«En familia, ¡nunca estamos solos para ser dueños de nuestro universo, dueños de nosotros mismos! ¡En familia, siempre estamos ahí para alguien!». - Michel Dallaire

El yoga se ha vuelto más viral que nunca en los últimos tiempos. Tanto es así que se han hecho muy populares las diferentes formas de aplicarlo: kundalini, hatha yoga, yoga prenatal, vinyasa yoga, pero también el yoga en familia. Se trata de una excelente manera de desarrollar un bonito vínculo entre padres e hijos a la vez que se aprovecha al máximo la respiración y la flexibilidad.

No obstante, las actividades familiares suelen ser difíciles de organizar en un centro de yoga. Por ello, si tu intención es practicar esta disciplina en casa con tu hijo, es más que posible. Esta es la razón por la que uno puede querer enseñar yoga a su hijo en casa y por su cuenta. De hecho, cada vez son más las personas que se decantan por las clases desde casa.

Por lo que si buscas montar una clase de yoga en familia con tu hijo, no lo dudes... No obstante, antes de nada, échale un vistazo a cómo puedes recrear una sesión en casa: ¿cómo puedes iniciar una práctica regular con tu pequeño yogui, sin salir de casa (¡o casi!)? ¡Aquí te dejamos todos nuestros consejos!

El lugar en el que organizar una sesión de yoga en familia

Dónde hacer yoga en familia
En casa, al aire libre, en un estudio de yoga especializado, y tú, ¿dónde organizarás tu sesión en familia?

Instintivamente, solemos asociar la organización de una sesión de yoga familiar a nuestro hogar. Normalmente, porque suele ser más sencillo, aunque también puedes alquilar alguna sala (como las de los centros cívicos) para practicar las posturas de yoga juntos durante una hora o media.

Lo cierto es que la comodidad es la que suele indicarnos que nos quedemos en casa. En todo caso, nos saldría más económico apuntarnos a clases de yoga que alquilar una sala para practicar este deporte por nuestra cuenta.

En casa, por lo tanto, practicar yoga con tu hijo puede ser muy divertido, pero tienes que saber cómo organizar la sesión. ¡Que no cunda el pánico, estamos aquí para ayudarte!

Primero, asegúrate de saber cuántos niños y padres participan en la sesión. Si tienes varios hijos pero solo uno quiere, si tu pareja no quiere/tiene tiempo para unirse a vosotros... todo esto puede cambiar la organización y el espacio donde practicar el yoga en familia.

Porque de eso se trata todo. En función del número de miembros de la familia que participen, quizá prefieras organizar tu taller de yoga en la sala de estar, moviendo algunos muebles, en el dormitorio del peque o al aire libre, si el tiempo lo permite.

Independientemente de tu caso, te darás cuenta rápidamente de que organizar una sesión familiar de yoga requiere saber adaptarse y ser versátil.

El material para organizar una sesión de yoga en familia

Material para el yoga familiar en casa
Al hacer yoga en familia, es necesario saber equiparse lo mejor posible, aunque solo sea para garantizar la seguridad de la familia.

Hablando de versatilidad, es recomendable interesarse por el tipo de material que utilizaremos para nuestra sesión de yoga. En esencia, una clase de yoga en familia no difiere mucho con respecto a una clase tradicional de yoga individual. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que las posturas simplemente se adaptarán a la forma de la pareja. Algunas posturas incluso tendréis que reproducirlas individualmente, tú y en paralelo tu hijo.

No obstante, en concreto, ¿qué se necesita para organizar una sesión de yoga entre padres e hijos?

  • Esterillas o colchonetas de yoga: la base de cualquier buen yogui que se precie, para amortiguar posibles choques.
  • Pequeñas pesas o mancuernas: dependerán de los ejercicios que elijas. La ventaja de organizar la clase tú mismo es poder utilizar objetos cotidianos como botellas de agua.
  • Gomas elásticas: siempre en función de cómo vaya tomando forma la sesión de yoga.
  • Botellas de agua: para beber en esta ocasión. Es muy importante hidratarse y transmitírselo al niño desde pequeño.
  • Conjuntos deportivos adaptados: ropa cómoda con la que te sientes bien. Por lo tanto, nada de vaqueros y camisetas de material poco transpirable. De hecho se trata de hacer deporte.
  • ¡Y eso es todo!

Con el objetivo de lograr la relajación y los estiramientos que el yoga propicia, todo estará basado en los pequeños detalles, ya que sabemos que lo importante es pasar tiempo juntos y forjar un vínculo familiar (¡sin olvidar nunca la seguridad!).

Las posturas de yoga en familia que podrás hacer en casa

Posturas básicas yoga familiar
El yoga, que combina el trabajo del cuerpo y la mente, propicia una serie de beneficios gracias a las múltiples posturas, pero ¿cómo son las propias del yoga en familia?

«Siembra un acto y cosecharás un hábito.
Siembra un hábito y cosecharás un carácter.
Siembra un carácter y cosecharás un destino.» - Dalai Lama

¿Ya tienes el lugar para tus sesiones de yoga en familia? ¿En casa o en otro lugar? ¿Estás bien equipado? Bien, si ya tienes todo esto listo, pasaremos a la siguiente cuestión, donde profundizaremos en el corazón del espíritu del yoga: las posturas. De hecho, con un niño, todo adquiere un nuevo significado, donde las diferencias físicas con un adulto son palpables, donde la flexibilidad no es la misma, al igual que la noción de la paciencia o el esfuerzo.

Por todo esto, hay determinadas posturas y ciertos ejercicios que son más propicios, que otros, para desarrollar el vínculo entre cuerpo y mente que destaca la práctica del yoga. ¡Todo en familia, claro!

Como pilares, primero tendrás que pensar en la seguridad, por supuesto, pero también en la alegría que pueden dar la ejecución de las asanas. Además, al tratarse de un yoga en familia, ¿por qué no aprovechas esta complicidad para ejecutar determinadas posturas?

Entre los ejercicios de yoga en familia más efectivos, podemos encontrar:

  • La vela, un imprescindible del yoga, que resultará muy divertido y natural para el niño. Esta postura mejora la circulación sanguínea y fortalece el organismo en general.
  • El gato, una postura que conocemos bien y que, sin duda, resultará muy divertida para tu hijo. Se trata de ponerse a cuatro patas, subiendo la espalda con la cabeza hacia adelante. Inhalamos mientras redondeamos la espalda, exhalamos volviendo a nuestra posición inicial. «El gato» permite darte cuenta de lo flexible que puede ser el cuerpo, y que está formado por cientos de músculos.
  • La alfombra voladora, una postura en pareja pensada principalmente para los más pequeños. El niño se tumba boca abajo sobre la barriga de sus padres, que respira con plena conciencia, dándose cuenta de cada gesto que realiza. También es posible reproducir esta postura solo.
  • La barca, donde en posición sentada, en pareja, os cogeréis las manos, uno frente al otro, y os tocaréis los pies. Todos empujan, para no «volcar la barca». El principal objetivo de esta postura es trabajar la confianza en uno mismo, la confianza en la pareja y, por extensión, enriquecer el vínculo familiar.

Existen muchas otras posturas adecuadas para el yoga en familia, pero cuando organizas una sesión tú mismo, es mejor estar seguro de la efectividad de estas. Lo cierto es que, a pesar de todo, podemos encontrarnos perdidos ante la avalancha de información. ¿Por qué no buscar ayuda?

Yoga en familia: consejos para la primera sesión en casa

Consejos sobre yoga familiar
Organizar una sesión de yoga en familia no significa que seas un maestro. Sin embargo, para dominar los conceptos básicos durante una primera sesión, la ayuda de un profesional puede ser más que bienvenida.

¿Quién no ha dudado nunca por primera vez? La organización de una sesión para niños también puede resultar más complicada de lo que pensamos. Podemos encontrarnos perdidos, o simplemente no querer cometer errores a la hora de presentarle a nuestro hijo los placeres del yoga y los ejercicios de respiración.

Por esta razón, quizá la idea de tomar una primera clase con un profesor cualificado puede ser una buena solución. En una asociación, en un club de yoga, por supuesto, pero también mediante una clases particular. Desde tu salón, puedes familiarizarte con algunas técnicas de un profesional.

Porque ser profesor de yoga es una profesión, ¡y no se puede improvisar (demasiado)! Si tu ambición es organizar una sesión de yoga en familia sin gastar demasiada energía, ¿por qué no consideras la opción de Superprof? ¡Algunos profesores de yoga ofrecen sesiones económicas en línea, en cualquier lugar y en cualquier momento! ¡Relájate y disfruta!

Porque la experiencia del yoga en familia no es la misma para los practicantes jóvenes y neófitos que para los yoguis adultos. Ya se trate de preparación física o mental, ¡tú tienes todas las cartas sobre la mesa para escoger cómo quieres organizar la sesión!

El yoga en familia es, por lo tanto, una disciplina totalmente asequible para todo el mundo y para el cual podrás organizar, en casa o en otro lugar, cualquier sesión. Entre la meditación y el desarrollo muscular, los beneficios del yoga son numerosos tanto para los niños como para los padres.

Pasar tiempo juntos mejora los lazos familiares y hace que los momentos divertidos estén tan presentes como los recuerdos de viajes. ¿Te apetece organizar tu propia sesión? ¡Empieza ya!

¿Necesitas un profesor de Yoga?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».