Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Profesor a domicilio: una actividad apasionante

Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Dar Clases Particulares por el Placer de Transmitir

Ser profesor particular es una manera interesante de ganar más dinero, pero también implica querer enseñar y transmitir conocimientos.

Este debe ser el principal leitmotiv de un profesor que quiere dar clases particulares a domicilio, dar clases particulares barcelona o en cualquier ciudad de España. ¿Y sabes qué? Seguro que encontrarás a alguien que esté interesado en tus conocimientos y habilidades:

  • Un alumno de primaria que necesite ayuda con los deberes (ejercicios y lecciones);
  • Un alumno que tenga un problema con su método de aprendizaje antes de los exámenes finales;
  • Un alumno de bachiller que quiera ponerse al día con las Matemáticas;
  • Un alumno de bachiller que tenga que aprobar una prueba de acceso a la educación superior (universidad, módulos superiores, etc.);
  • Un adulto que quiera tomar clases de idiomas o clases de música.

Si tienes habilidades para la enseñanza y te gusta compartir tu pasión, esta es tu profesión. ¿Por qué no te lanzas como profesor particular?

Nunca hablamos mejor que de lo que conocemos como la palma de la mano

Seguro que tienes una asignatura o un tema que te apasiona. A algunos les gusta la historia; a otros les encantan las matemáticas. También puede gustarte viajar y los idiomas. Todos estos ejemplos tienen un factor común: la pasión.

Por otra parte, según un estudio realizado por OpinionWay en 2013, la pasión es esencial para transmitir, y la enseñanza es un detonante de la pasión.

Placer por la docencia La enseñanza: ¡una actividad apasionante!

Piénsalo. Seguramente tú también tienes una pasión, algo que te hace vibrar y te permite evadirte.

Hay muchos ejemplos de personas que han hecho de su pasión, su profesión. Incluso hay entrenadores para videojuegos (¡sí, sí, es cierto!). Y algunos se ganan muy bien la vida. Todas las pasiones pueden dar dinero.

Con Internet, la aparición de los blogs y vídeos de consejos (incluyendo el famoso Do It Yourself), el conocimiento se convierte en un recurso. Algunos lo entendieron mucho antes que otros.

Tomemos como ejemplo los youtubers que se han convertido en auténticas estrellas. Y eso, simplemente compartiendo su pasión. ¿No te parece un sueño hecho realidad?

Lo principal es cautivar al público. Si lo logras, ¡lo tienes hecho! De ahí la importancia de que disfrutes con la enseñanza y las clases particulares.

Un segundo trabajo por placer

Está claro que las condiciones de trabajo en España dejan bastante que desear y que se prefieren las profesiones que te dan independencia, aspecto del que pueden disfrutar los profesores particulares a domicilio: tener más autonomía.

¿Y tú? ¿Has pensado en ejercer un segundo oficio, más interesante (o al menos igual de interesante) que el tuyo? Haciéndolo, te sentirás útil. Y tal vez, en su momento, la actividad de docente te dará una salida interesante.

Ser profesor como segundo empleo Ser profesor particular: una actividad complementaria con muchas ventajas.

En cualquier caso, ejercer de profesor como un segundo trabajo es una gran manera de aumentar tus ingresos fácilmente. De esta manera, podrás irte de vacaciones más a menudo, salir siempre que quieras o darte algún capricho. Y puedes conseguir estas ventajas siendo estudiante, trabajador, desempleado o jubilado.

No importa la edad; todo el mundo puede empezar a impartir clases particulares a domicilio (matemáticas, idiomas, contabilidad, etc.) siempre y cuando tengas los conocimientos necesarios.

La alegría de descubrir la profesión de profesor

Varios estudios demuestran que la profesión de docente siempre tiene una imagen muy positiva ante el público en general.

Muy a menudo tanto padres como alumnos prefieren un nuevo enfoque de la educación de los estudiantes: un enfoque más individual y personal. Y esto es genial, ya que es precisamente el objetivo de las clases particulares a domicilio.

Descubrir la enseñanza Lo que hace felices a los profesores: el éxito de sus alumnos.

La mayoría de los profesores están orgullosos de su profesión y están motivados. La profesión de docente todavía parece tener una buena imagen entre la población general.

Por lo tanto, si siempre has soñado con ser profesor (física, geografía, inglés o matemáticas), puede ser una excelente oportunidad. Especialmente si sientes que es lo que deberías haber hecho, pero no pudiste (o no quisiste) pasar unas oposiciones para ser profesor funcionario. Además de esto, es una experiencia interesante para tu CV.

Pero si el hecho de estar delante de una clase llena de alumnos de primaria o secundaria te asusta, no te preocupes: el profesor particular elige él mismo el número de alumnos que asisten a sus clases. Por lo general, son bastante pocos: a menudo solo uno o en grupos pequeños.

Por no hablar de que los alumnos a los que se imparten clase están interesados. Nada les obliga a recurrir a ti, por lo que son más capaces de progresar y aprender lo que se les enseña.

Y si todavía estás estudiando y no sabes si ser profesor es lo tuyo, tienes la oportunidad de comprobar si eres competente. Pon en práctica tus habilidades para la enseñanza con tus alumnos y comprueba si te gusta la profesión. Es un excelente comienzo para todos los futuros profesores.

La satisfacción de transmitir conocimiento a los alumnos con problemas

¿Has tenido la sensación de ser útil? ¿La impresión de que tu día y tu tiempo han servido ​​para que las cosas avancen? Esto es lo que la mayoría de los profesores particulares experimentan, tras haber identificado los problemas de sus alumnos, haberse ganado su confianza y haberles ayudado a mejorar.

Enfrentarse a un problema y resolverlo provoca mucha alegría y orgullo. Y si todavía no has encontrado la solución, te gustará buscarla para ayudar a un alumno con problemas (por lo general un alumno en riesgo de fracaso escolar) y ver cómo sus notas suben poco a poco.

Satisfacción de ayudar a los alumnos Compartir sus conocimientos con sus alumnos: la principal tarea de un profesor de apoyo.

Tu objetivo:

  • Crear un programa pedagógico;
  • Llevarlo a cabo con los padres y el alumno;
  • Seguir el progreso de tu alumno.

Todo esto para acompañar a tu alumno hacia su éxito escolar y que haga realidad sus sueños profesionales. Sí, es una tarea ardua, pero eso es precisamente lo que hace que este trabajo sea emocionante.

Ayudar a los alumnos para evitar repetir de curso

España es uno de los países a la cabeza en cuanto al fracaso escolar. Esto se debe a varios factores que parecen difíciles de evaluar con precisión.

Dicho esto, la historia del alumno juega un papel fundamental. Además, los profesores de la educación pública no tienen tiempo para ocuparse individualmente de cada alumno. La presión de terminar con el programa al final del año y las clases llenas de alumnos hacen que por desgracia algunos alumnos se queden atrás.

Se puede observar en todas las clases obligatorias: clases de Lengua, Física y Química, Matemáticas, Inglés, Historia y Geografía o Biología.

Mejorar las notas de los alumnos La repetición de curso: un hecho alarmante que hay que combatir.

Tú, como profesor particular, eres un complemento perfecto para ayudar a los alumnos que sacan malas notas a que las mejoren.

Idealmente, los padres deben recurrir a un profesor particular en cuanto aparezcan los primeros signos de fracaso para que el alumno se ponga al día y apruebe sus exámenes con más facilidad.

Independientemente del nivel del alumno al que impartas clase y el curso en el que esté, nunca es demasiado tarde para ayudarle a ponerse al día. Solo tienes que entender el porqué y el cómo de su situación de fracaso.

Como tal, el profesor de apoyo escolar a domicilio es tanto un profesor como un psicólogo o un coach. De hecho, las habilidades para la enseñanza tienen que ponerse en práctica tanto a nivel de la metodología como de la historia de tu alumno. Esto te permitirá establecer un seguimiento para simplemente ayudarle a ponerse al día, a adoptar un buen método de aprendizaje o ayudarle con los deberes.

El placer por transmitir y la pasión de una disciplina: dos criterios esenciales que marcan la diferencia entre un buen y un mal profesor particular. Si los tienes, ¿por qué no probar la experiencia de la enseñanza y un trabajo profesor madrid o en cualquiera otra ciudad de España?

Miles de alumnos te esperan para consolidar sus conocimientos, para aprobar las asignaturas que les resultan difíciles, para adquirir buenos hábitos para repasar mejor u organizar un calendario de estudio.

La motivación, el perfeccionamiento, el compromiso: estos son los conceptos más importantes que un profesor particular de apoyo escolar debe recordar.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar