«Olvida las consecuencias del fracaso. El fracaso es un paso transitorio que te prepara para tu próximo éxito» - Denis Waitley

Uno de cada cuatro jóvenes (el 24,4 %) no ha obtenido el título de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que es el básico y obligatorio para seguir estudiando (fuente: El Mundo). Estas cifras son alarmantes si tenemos en cuenta lo difícil que es encontrar trabajo incluso con estudios.

El fracaso escolar puede comenzar muy temprano, desde primaria. Así, desde los primeros signos de abandono escolar, no hay que dejarlo pasar, sino actuar de inmediato. Y para actuar, las clases particulares pueden ser una solución muy efectiva para los estudiantes que se sienten perdidos.

La frecuencia de las clases depende de varios factores, empezando por la edad del alumno.

Felipe
Felipe
Profe de Flash
4.80 4.80 (5) 20€/h
¡1a clase gratis!
Rodrigo
Rodrigo
Profe de Dibujo
5.00 5.00 (11) 16€/h
¡1a clase gratis!
Rodrigo
Rodrigo
Profe de Pintura acrílica
5.00 5.00 (9) 16€/h
¡1a clase gratis!
Patricia
Patricia
Profe de Álgebra
4.93 4.93 (67) 20€/h
¡1a clase gratis!
Adolfo
Adolfo
Profe de Inglés
4.87 4.87 (10) 12€/h
¡1a clase gratis!
Mina
Mina
Profe de Yoga
5.00 5.00 (16) 45€/h
¡1a clase gratis!
Jesus
Jesus
Profe de Economía
5.00 5.00 (1) 30€/h
¡1a clase gratis!
Kasia
Kasia
Profe de Español para extranjeros
4.90 4.90 (31) 27€/h
¡1a clase gratis!
Jose miguel
Jose miguel
Profe de Química
5.00 5.00 (3) 15€/h
¡1a clase gratis!
Elena
Elena
Profe de Ruso
5.00 5.00 (4) 14€/h
¡1a clase gratis!
Antonio
Antonio
Profe de Matemáticas
4.93 4.93 (15) 30€/h
¡1a clase gratis!
Pamela
Pamela
Profe de Hablar en público
4.88 4.88 (12) 30€/h
¡1a clase gratis!
Pablo
Pablo
Profe de Violonchelo
5.00 5.00 (4) 25€/h
¡1a clase gratis!
Natalia
Natalia
Profe de Dibujo
4.83 4.83 (6) 20€/h
¡1a clase gratis!
Juan
Juan
Profe de Inglés
4.95 4.95 (19) 18€/h
¡1a clase gratis!
Guadalupe pilar
Guadalupe pilar
Profe de Inglés
4.96 4.96 (28) 25€/h
¡1a clase gratis!
Juan
Juan
Profe de Informática básica
5.00 5.00 (11) 22€/h
¡1a clase gratis!

Fracaso escolar en primaria: ritmo de las clases particulares

Clases particulares en primaria
¡Las dificultades pueden comenzar muy pronto!

El fracaso escolar puede aparecer muy rápidamente en la trayectoria educativa del alumno. Si tomamos el ejemplo de Sara (el nombre ha sido cambiado), ya se sintió perdida en 1º de primaria con una fuerte impresión de no estar en su lugar. Con solo 18 años, dejó el sistema educativo durante dos años.

Y explica: «Tenía pocos amigos en el colegio, no le podía contar mis dificultades a ningún adulto, me sentía sola...» en primaria.

¿Cómo se puede remediar esto para evitar que el fracaso escolar cause una ruptura total con el sistema educativo?

Primero hay que preguntarse de dónde viene la dificultad del estudiante. En primaria, el fracaso a menudo se debe a un trastorno del aprendizaje, como la dislexia, la dispraxia, la disortografía, la discalculia o el TDAH.

A los primeros signos de falta de concentración y un trastorno del aprendizaje, el alumno debe consultar a un neuropsicólogo para determinar más claramente el problema y desarrollar soluciones específicas para el niño si es necesario.

Una solución puede ser tomar clases particulares de apoyo escolar. En el caso de un trastorno del aprendizaje, hay que optar por un profesor particular que sea sensible a estos trastornos o que haya recibido una formación especial. En todo caso, estos métodos deben adaptarse a las especificidades del niño.

Profesores particulares de primaria
Elige el profesor particular de tu hijo según sus habilidades y la conexión que tenga con el alumno.

En cuanto a la frecuencia, puedes hablarlo directamente con el profesor que hayas elegido. Durante la primera clase, hablará con tu hijo, analizará sus dificultades y le ofrecerá un programa para ayudarlo lo mejor posible.

Sin embargo, en primaria, media hora de apoyo escolar por semana ya es suficiente, sobre todo para un niño con trastornos de aprendizaje. A medida que avance en las clases, se pueden recibir clases de media hora dos veces a la semana.

En todo caso, Bruno Dechauvelle, profesor del Instituto de Poitiers, recomienda no exceder la media hora consecutiva de ayuda con los deberes para los más pequeños: «La concentración baja rápidamente».

Sin embargo, la regularidad es muy importante: si tu hijo no tiene un punto de referencia y recibe media hora de clases particulares a la semana y luego no tiene ninguna durante un mes, será difícil hacer que progrese. El apoyo escolar debe ser parte de su rutina y la regularidad del seguimiento le permite al profesor conocer mejor al alumno para que progrese de manera más efectiva.

Finalmente, puede ser interesante hacer un repaso antes de pasar al instituto para no comenzar la ESO con retraso.

Fracaso escolar en el instituto: ¿con qué frecuencia tomar clases?

Apoyo escolar en secundaria
La adolescencia es una etapa complicada que puede influir en el fracaso escolar.

Un retraso acumulado en primaria dará como resultado un retraso al llegar al instituto. Sin embargo, las causas del fracaso escolar en el instituto pueden no estar relacionadas con los años de primaria. Un alumno puede llegar a la ESO con todo lo básico adquirido, pero termina suspendiendo por varias razones al entrar en el instituto o en sus años posteriores.

Crisis de la adolescencia, edad en la que el alumno se ve muy afectado por los comentarios de los profesores más estrictos, rechazo de la autoridad, rebeldía, efecto masivo, deseo de pertenecer a un grupo, ruptura con los padres... Las causas del fracaso escolar son muchas y diversas y los primeros signos deben alertarte. Tienes que estar atento a los resultados académicos de tu hijo para actuar lo más rápido posible en caso de haber un problema.

Una ayuda adecuada y favorable es una solución efectiva para hacer que el estudiante vuelva a la normalidad y regrese al éxito académico.

Cada alumno es diferente y necesitará una clase específica adaptada a sus dificultades. Pero cuidado, el paso al instituto ya es una fuente de estrés de por sí, sin añadir el apoyo académico. Las clases de apoyo escolar deben adaptarse al horario del alumno y no al revés, para no cansar al estudiante, lo cual sería completamente contraproducente.

Según Bruno Dechauvelle, debemos estar atentos a la carga de trabajo que se le impone al alumno y el momento durante el cual se le impone. Las clases particulares a domicilio deben sincronizarse con el resto del trabajo escolar. Por ejemplo, si el estudiante tiene dificultades en matemáticas, hay que elegir un día en que no tenga horas de clases de matemáticas para darle la clase en casa. Lo mismo para física y química o clases de inglés.

«Esto ayuda a mantener un hábito, a suavizar los ritmos de aprendizaje», cree el especialista. «Obviamente, esto no es inamovible. Si hay una fecha límite concreta, como un examen o un trabajo, puede ser inteligente cambiar las clases en consecuencia».

Durante el instituto, la frecuencia de las clases particulares, ya sean de Lengua, de Matemáticas o de inglés, no debería ser demasiado intensiva durante el año escolar. Pueden ser una o dos horas por semana durante el año escolar y un programa de apoyo escolar más intensivo durante las vacaciones, por ejemplo, dos horas de apoyo escolar en casa durante 5 días seguidos.

Puede ser interesante recurrir a un profesor particular en agosto antes de pasar a bachillerato para prepararse mejor para el comienzo del nuevo año escolar. Así, el alumno empezará del año de una manera más serena teniendo en mente los conocimientos de los años anteriores.

Fracaso escolar en bachillerato: ¿un ritmo más rápido de clases particulares?

Clases particulares en bachiller
Los estudiantes de bachillerato a veces tienen otras prioridades además de su éxito académico.

En bachillerato, puede parecer interesante establecer un horario intensivo para el apoyo escolar a la llegada de los exámenes. Sin embargo, un ritmo regular no será necesariamente efectivo para el aprendizaje del adolescente.

El paso de secundaria a bachiller es difícil para muchos alumnos. Mientras que, en la ESO, los estudiantes reciben mucha ayuda para tomar apuntes, este ya no es el caso en bachiller. Del mismo modo, el progreso que se les exige es más rápido en bachiller que en la ESO.

En bachillerato, el alumno debe saber planificar su trabajo. Debe haber adquirido una determinada metodología y conocer su forma de memorizar para ahorrar tiempo. Sin embargo, no siempre es fácil para los estudiantes.

En este caso, el uso de las clases particulares puede ayudar a los alumnos a superar esta etapa difícil y adquirir una buena metodología para ser más efectivos en su aprendizaje.

No dudes en contratar clases de repaso durante las vacaciones escolares entre la ESO y bachiller. Las clases en casa harán que los estudiantes de bachiller tengan más confianza en sus conocimientos y tengan menos dificultades académicas.

Es conveniente que el alumno haga cursos intensivos en cada período de vacaciones (clases particulares durante las vacaciones de Semana Santa, por ejemplo). Esto es útil para repasar regularmente los conocimientos y evita tener que aprenderlo todo unas semanas antes de la fecha límite. En este caso, hay que planificar varias mañanas seguidas para retomar los conceptos básicos y garantizar un apoyo educativo de calidad.

Los alumnos con dificultades pueden recibir clases adicionales durante todo el año, dos o tres horas por semana como máximo.

No dudes en utilizar las plataformas de profesores particulares para ayudar a tu hijo a superar sus dificultades: HomEducation, Superprof, Infoclases... Sea cual sea el nivel educativo de tu hijo (primaria, secundaria y bachiller), sin duda, encontrarás un profesor que se adapte a él y a sus puntos débiles.

Las ventajas de Superprof: el precio de las clases lo decide el profesor según su nivel de estudios, su experiencia y el nivel del estudiante y la primera clase suele ser gratuita.

Entonces, ¿con qué frecuencia necesitaría tu hijo tomar clases de apoyo escolar a domicilio?

¿Necesitas un profesor de ?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 1 votes
Cargando…

Marisol

Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.