Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo se desarrolla una clase de lengua rusa?

Publicado por Elvira, el 07/03/2019 Blog > Idiomas > Ruso > ¿Cómo Organizar una Clase Particular de Ruso?

«Un profesor logra su objetivo en el momento en que su alumno se vuelve original». – Lane Cooper

En nuestra plataforma Superprof encontramos más de un millón de profesores particulares registrados en toda España.

Antes de empezar a dar clases de ruso, es esencial saber qué te va a esperar. No comenzamos a enseñar idiomas extranjeros sin tener la más mínima idea de la metodología que debemos adoptar para hacer mejorar a los estudiantes.

Ya quieras dar clases en grupo, lecciones individuales o clases de ruso en línea, es importantísimo saber cómo organizarse y prepararlas.

A continuación, os dejamos algunos consejos que os permitirán preparar un buen curso de idioma ruso.

Preparar la primera clase de ruso con el alumno

Prepararse bien la primera clase. Para ser un buen docente e impartir clase bien no basta con ser políglota.

Ser un profesor de ruso no es algo que se pueda improvisar, ya que requiere organización y disciplina. Tu curso de ruso tendrá que estar preparado con antelación.

Si estás ya ante tu primera clase con un alumno, no hay duda de que tienes que echar toda la carne en el asado en tu primera clase.

Se trata más bien de dar una clase para medir los niveles de los dos conocerse y saber si hay cierto feeling.

Durante este primer encuentro, el profesor particular deberá presentarle al alumno su formación y profundizar en aquellos aspectos que comentaba en su anuncio. Dependerá de él dirigir la entrevista y dejar que el alumno haga sus propias preguntas.

En un primer lugar, lo normal es que el profesor presente en detalle su formación académica y profesional, así como sus experiencias.

Por lo tanto, lo más importante es describir cuál es tu método de aprendizaje: ¿cómo se desarrolla una clase contigo?

Para prepararte para tu primera clase con un nuevo alumno, tu alumno necesitará conocer en detalle el CV de su posible profesor, para tener confianza en sí mismo y que el profesor sea simpático para darle esta confianza que necesita.

Deberás demostrar que sabes lo que estás haciendo y que sabes cómo organizar tu clase de acuerdo con los objetivos de tu alumno.

Dichos objetivos deberán ser definidos entre los dos partícipes, profesor y alumno.

¿Tu alumno quiere descubrir la cultura rusa, mejorar sus habilidades orales, tomar clases de gramática rusa, tener una calificación excelente en su examen de ruso o volverse bilingüe?

Dependiendo de su objetivo, quizás puedes preparar tus futuras clases con el alumno.

También es recomendable hacerle una prueba de nivel a tu estudiante (nivel principiante, nivel intermedio, nivel avanzado). Si no ha visto el ruso en su vida, será fácil y no tendrás que hacerle sentir mal con preguntas.

Si, por otro lado, el alumno ya tiene un cierto nivel, puedes hacerle preguntas en ruso para ver si sabe responder pero también para tomar nota de su nivel de fonética a través de su pronunciación o del uso que haga de la gramática rusa.

En función del nivel, no te limites a hacer preguntas sobre cómo se llama o qué edad tiene, sino también preguntas más complicadas para que puedas evaluar realmente su nivel como si tiene hermanos y hermanas, qué deporte practica…

Determinar los objetivos de cada sesión de ruso

Organización de las clases ruso-hispanas Una clase de ruso, independientemente del nivel, habrá que prepararla siempre con antelación.

Hablar ruso con fluidez no te convertirá en un buen maestro. Del mismo modo, saber improvisar es bueno para un profesor, pero hay que ser coherente.

Para ser coherente y saber hacia dónde vas, tienes que preparar tus clases por adelantado.

En un primer lugar, deberás determinar cuál es el objetivo final. Para ello, tendrás la primera clase.

En función de este objetivo final, dependerá de ti fijaros objetivos intermedios, lo que quizá haga que la meta final sea más fácil de lograr y muestre el progreso de su estudiante.

En cada clase, hay que definir un mini objetivo y el alumno podrá decidir si al final de cada clase ha tenido éxito o no. Por ejemplo:

  • Tener éxito en un ejercicio
  • Aprender una fecha importante de la civilización rusa
  • Elegir un libro para leer en la literatura rusa
  • Aprender una nueva declinación
  • Saber presentarse en lengua rusa
  • Entender perfectamente un audio auténtico de un nativo…

Ten cuidado de adaptar los objetivos según los alumnos. Cada alumno debe tener metas intermedias personalizadas para que su trabajo sea efectivo.

Preparar cada clase de ruso con atención

Una vez que se define el objetivo de las clases, es hora de llegar al núcleo del asunto: la preparación de tu curso.

Aprender ruso pasa por varias etapas:

  • Conocer el alfabeto cirílico
  • Perfeccionar la comprensión oral
  • Aprender a hablar ruso
  • Asimilar expresiones rusas …

Para cada noción que se enseña, es necesario delimitar el tema. Cada problema tiene su principio y fin.

Aprender el alfabeto ruso, por ejemplo, comienza con la enseñanza de cada letra y termina cuando el alumno conoce el alfabeto de memoria.

Es imprescindible proporcionar ejemplos para cada noción enseñada. Las oraciones de ejemplo cuando un estudiante aprende gramática son esenciales para ayudarlo a recordar mejor. ¡Y habla todo el ruso que puedas durante la clase!

De una clase a la siguiente, repasa las clases impartidas al alumno para ponerte de nuevo en la piel del alumno y saber cómo estructurar la siguiente clase.

Para ayudarte en la preparación de cada clase, comprueba al final de cada sesión que el concepto se haya entendido bien. Si este no es el caso, podría ser objeto de un recordatorio y una profundización en la siguiente sesión.

Siempre trata de ponerte en el lugar del alumno para entender lo que no ha aprendido y pregúntale cómo puedes ayudarlo a lograr este o aquel objetivo.

Prepara unas fichas resumen de la clase para entregárselas al alumno al final. Podréis echarle un vistazo nuevamente al comienzo de la próxima clase y que el alumno autoevalúe su memorización y comprensión.

Si tu alumno necesita que lo ayudes con la preparación para un examen, prepárate algunos temas y ponlos en práctica en la vida real.

Cómo aprender ruso mientras te diviertes. Demuestra tu creatividad a la hora de preparar tus clases particulares.

Hacer una evaluación al comienzo del curso será útil, pero también podrás realizarla puntualmente, cada 5 o 6 sesiones para establecer una evaluación de sus debilidades, fortalezas, brechas y necesidades.

Esta es una excelente manera de mostrarle al alumno que también ha progresado y continuar motivándolo.

No dudes en hacer un resumen de su progreso a menudo para que no tire la toalla. Un profesor particular es un verdadero coach escolar. Su función es hacer que el alumno avance paso a paso y siempre empujarlo hacia adelante.

En resumen, para preparar cada clase, te dejamos un ejemplo de procedimiento que podrás seguir:

  • Enumerar los objetivos intermedios que el alumno deberá alcanzar.
  • Dentro de cada objetivo, escribir las lecciones que se necesitarán para presentar tal concepto al alumno al estudiante.
  • Buscar los soportes para el aprendizaje (audio, imágenes, textos, vídeos…).
  • Preparar ejercicios para la práctica.
  • Establecer un calendario basado en todo eso. Podrás proporcionárselo al estudiante para mostrarle su progreso a lo largo del año.

Algunos consejos para organizar tus clases de ruso

Anticípate siempre a cualquier pregunta que el alumno pueda tener. En cuanto prepares una clase, plantéate qué dudas le pueden surgir al alumno.

De este modo, podrás estructurar tu curso en base a estas preguntas, o prepararte mejor para responderle si es necesario.

Lo más importante en una clase particular es escuchar al profesor. En una clase de francés, en una clase de italiano o en una clase de ruso, el profesor debe estar atento al estudiante para comprender sus problemas y resolverlos.

Una clase de ruso se puede asemejar a una clase de conversación. No te pongas en la posición de un profesor que da una conferencia. A veces, el estudiante podrá plantearte preguntas que poco tengan que ver con el tema que estéis dando. Dependerá de ti saber cómo hacer malabares con estas interrupciones y volver al tema principal de la clase.

También puedes tomar nota de la pregunta para abordarla en la próxima clase.

No lo dudes y muéstrate totalmente creativo. Muestra toda tu artillería pesada en la enseñanza del ruso.

Cuando prepares tus clases, presta atención al reloj. Si tienes una hora de clases de ruso, deberás delimitarla claramente para tener el tiempo necesario para abordar completamente la noción prevista:

  • 10 minutos de repaso de la lección anterior;
  • 20 minutos de lecciones con ejemplos;
  • 20 minutos de ejercicios de aplicación;
  • 10 minutos de recordatorio de la lección y posibles tareas para la próxima vez.

Puedes recurrir al material didáctico que exista, pero lo mejor es crear el tuyo y actualizarlo. Puedes usarlo en varias clases diferentes en función de los objetivos de tus estudiantes.

Si estás en la universidad, presta atención a la pequeña brecha de edad que puede ser tanto una ventaja como una debilidad. No seas demasiado familiar con los más jóvenes. Se sentirán más cómodos contigo, pero debes mantenerte en tu rol de maestro experimentado, estableciendo una cierta distancia para mantener tu autoridad.

Aprender un idioma es un proceso vivo y cambiante. No tengas miedo como profesor de no saber todo e invita a tus alumnos a que indaguen por sí mismos.

¡Las clases particulares para adultos o niños deben permitir que todos se sientan cómodos y seguros para aprender el idioma ruso con buen humor!

Siéntete libre de recurrir a los juegos, especialmente en las clases intensivas y en las lecciones grupales, para romper con la monotonía y aprender ruso de manera fácil y divertida. ¡También puedes proponer ver una película rusa o imaginar una secuela de un extracto de un libro de Tólstoi o Dostoyevski!

Estos consejos pretenden ser generales, ya que todos los profesores son libres de organizar su curso como mejor le parezca y sobre todo en función de los objetivos de sus alumnos.

La experiencia, sin duda, te hará modificar tus clases para encontrar la fórmula ideal para cada uno de tus alumnos.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…
avatar