«La formación permanente refuerza la capacidad de las personas para conseguir sus sueños, mejorar sus expectativas y cambiar su vida a mejor», Sylvia Mathews Burwell

Después de hacer balance de las competencias que tienes, has decidido que quieres evolucionar profesionalmente y para, ello, tienes que volver a estudiar. Cada año son cientos de personas en España las que deciden retomar sus estudios o compaginar su trabajo con una formación continua. Los objetivos pueden ser muy diversos, como adquirir un certificado de profesionalidad, realizar un nuevo proyecto formativo o adquirir nuevas competencias y habilidades.

Pero antes de lanzarte, hay que pasar por varias etapas, muy necesarias: diseñar un plan de formación, elegir el organismo o institución en la que vamos a realizar la formación, encontrar formaciones que encajen con nuestra situación y, sobre todo, ver cuánto dinero vamos a necesitar para la matrícula y demás gastos.

¿Cuánto cuesta retomar los estudios y que formas tenemos de financiarlo? Excedencias para formarse, becas, créditos… ¿de cuánto dinero estamos hablando?

El precio de volver a estudiar: presupuestos muy diversos

La formación continua es un tipo de formación dirigida a personas activas que no estudian desde hace más de dos años. Aunque se llame formación continua no quiere decir que estemos siempre estudiando a la vez que trabajando, si no que en nuestros años de vida activa seguimos formándonos de forma regular en aquello que creemos útil o nos gusta. Es decir, siempre te estás formando, aunque sea a base de pequeñas formaciones y cursillos.

Presupuesto para estudiar
El precio de las formaciones varía enormemente.

Pero la formación permanente tiene su precio. Así como para hacer una formación profesional o una carrera universitaria por primera vez existen becas a las que tienen derecho muchos jóvenes, cuando queremos volver a estudiar no tenemos estas ayudas del Estado. Así mismo, conseguir una beca de una entidad privada también será más complicado cuando ya hemos realizado estudios superiores.

Es por eso que cuando decidimos retomar los estudios los precios de las formaciones nos parecerán elevados.

No obstante, es imposible acotar un rango de precios. Tenemos másteres de 3000 € a 10 000 € (o más), cursos de un mes de 50 € o 300 €… imposible decir un número orientativo. Hay que comparar multitud de aspectos antes de juzgar un precio de caro o barato.

Aún así, tienes que contar con unos gastos que suelen ser fijos:

  • Los gastos de apertura de expediente.
  • Los gastos de inscripción.
  • El precio de los créditos o matriculación.
  • El precio de presentarse a exámenes oficiales (que puede estar incluido o no en la matrícula).
  • El gasto en material (sobre todo libros).

Así, el precio puede ser mucho más elevado de lo que teníamos en mente al principio, hay siempre que informarse bien.

Pero no hace falta entrar en pánico, hay muchas formaciones asequibles, como lo es la ESA (Educación Secundaria para Adultos), la realización de formaciones profesionales (FPI o FPII) en las que solo pagas el seguro escolar (menos de 5 €) en un instituto público o las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) (alrededor de 200 € al año con derecho a examen oficial).

La distinción entre organismo público o privado es crucial. Estaremos hablando de rangos de precios muy muy diferentes e incomparables.

Los organismos privados no reciben ayudas estatales, como es lógico, por lo que los precios son mucho más altos. En el ámbito público parte del gasto está sufragado por el Estado, por lo que el estudiante solo paga una pequeña parte del servicio. No vamos a entrar en las diferencias de estudiar una formación en un organismo público y en un organismo privado. Esa comparativa te la dejamos a ti según lo que busques, tus objetivos y el dinero que tengas.

Escojas la vía que escojas, infórmate bien de las becas, bolsas y financiación que se ofrecen ya que todos los días hay nuevos convenios con empresas y nuevas líneas de ayuda para la formación.

«Hay precios muy diferentes. En la universidad hay másteres que pueden costarte 3000 € o 15 000 €»

Está claro que sin ayudas ni subvenciones prepara tu bolsillo y consulta el saldo de tu cuenta de ahorros en el momento en el que hayas decidido retomar tus estudios. Hay bancos que dan créditos a estudiantes a intereses relativamente bajos y con facilidades de financiación.

Así mismo, comprueba si tienes derecho a alguna reducción por tu situación personal: familia numerosa, grado de minusvalía igual o superior al 33 %, víctimas de actos terroristas o violencia de género. No es que sea una alegría poder optar a reducciones por estos términos, pero si estás en alguna de estas situaciones no dudes en aprovecharlo. Excepto lo bonito de tener una familia numerosa, ¿no crees?

Cuánto vale la matrícula de la universidad.
¿Dónde encontrar cursos de formación continua?

Otra forma de poder optar a un título sin tanto gasto ni tanta inversión de tiempo es escoger la opción de obtener los llamados certificados de profesionalidad. Como se expone en la página web del Ministerio de Trabajo y Economía Social, los certificados de profesionalidad son el instrumento de acreditación oficial de las cualificaciones profesionales del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales en el ámbito de la administración laboral. Se ordenan en 26 familias profesionales y tres niveles de cualificación.

Cada certificado acredita el conjunto de competencias profesionales que capacitan para el desarrollo de una actividad laboral existente en el sistema productivo del mercado.

Cada certificado se corresponde con un perfil profesional estructurado en unidades de competencia. El certificado incluye la formación asociada a dicho perfil, de manera que las unidades de competencia se asocian a módulos formativos, contemplándose también un Módulo de Formación Práctica en Centros de Trabajo.

Los certificados tienen carácter oficial y validez en todo el territorio nacional y son expedidos por el SEPE y los órganos competentes de las Comunidades Autónomas.

Los certificados de profesionalidad se obtienen a través de dos vías:

  • Formación formal: superando todos los módulos correspondientes al certificado.
  • Reconocimiento de la experiencia laboral o vías no formales de formación: cuando se haya obtenido el reconocimiento y la acreditación de todas las unidades de competencia del certificado.

Reducciones en el precio de la formación continua

En este caso habría que consultar las reducciones que cada entidad ofrece para sus estudiantes, ya que no hay a nivel estatal un financiamiento para la formación continua a nivel individual, aunque sí para empresas. Por ejemplo, en la página de la UNED se explica que tendrán un descuento del 15 % en los cursos de Formación Permanente los tutores y PAS de la sede central y de los centros asociados y personal de la Fundación UNED, los estudiantes de las enseñanzas oficiales de la UNED con más de 18 ECTS matriculados, los estudiantes con otra matrícula en formación permanente de la UNED de más de 15 ECTS y los estudiantes de CUID de la UNED con un precio de matrícula ordinaria de la modalidad semipresencial sin descuento por familia numerosa, general o discapacitados.

Para aquellos que quieran retomar los estudios integrando una universidad para la realización de másteres propios, títulos propios y expertos o cursos y especialistas recomendamos que consulten las posibilidades de solicitar una beca, ya que algunas facultades cuentan con ayudas para compensar las condiciones socio-económicas desfavorables de aquellos alumnos que hayan cursado alguna actividad de formación continua de las contempladas en la convocatoria. Todo ello siempre dentro de los créditos disponibles para tal fin de los que disponga el vicerrectorado de postgrado, empleabilidad y relaciones con empresas e instituciones de la facultad.

Formación permanente bonificada para empresas

Bonificación de cursos para empresas.
Tu empresa puede ayudarte a encontrar cursos de formación permanente.

En cuanto a las empresas, estas pueden conseguir bonificaciones para la formación permanente de sus empleados. Como se explica en la página de la Cámara de Comercio de España, si una empresa cotiza por la contingencia de formación profesional dispone anualmente de un crédito de bonificaciones para la formación de tus trabajadores, cuyo importe resultará de aplicar a la cuantía ingresada por la empresa durante el año anterior en concepto de cuota de formación profesional, el porcentaje de bonificación que se establece en la Ley de Presupuestos Generales del Estado, en función del tamaño de la empresa. Veamos algunas cifras:

-En empresas de 1 a 5 trabajadores: 420 euros/empresa/año.

-100 % de bonificación de 6 a 9 trabajadores.

-75 % de bonificación de 10 a 49 trabajadores.

-60 % de bonificación de 50 a 249 trabajadores.

-50 % de bonificación de más de 250 trabajadores.

Los requisitos para bonificar la formación son: facilitar la información a la representación legal de los trabajadores, comunicar el inicio de la formación, realizar correcta y completamente la formación y comunicar la finalización de la formación.

No asalariados: cómo financiarse para retomar los estudios

No todo el mundo que quiere volver a estudiar es asalariado. Muchos autónomos desean también seguir formándose. Personas que están en el paro o en búsqueda activa de empleo también desean adquirir nuevas competencias para ser más competitivos en el mundo laboral.

Existen cursos y formaciones subvencionadas para autónomos y desempleados. Con una búsqueda en Google encontrarás multitud de organismos que ofertan cursos gratis o con importantes reducciones para los trabajadores por cuenta propia o en búsqueda activa de empleo.

Retomar los estudios financiándonos nosotros mismos

Los banco emiten créditos para estudiar.
Empieza a ahorrar si quieres retomar los estudios.

Es lo más común. Tendrás que rascarte el bolsillo si quieres volver a estudiar. Muchos son los que por motivos económicos dejan de estudiar, trabajan y ahorran durante unos años y después retoman sus estudios. No tienes por qué dejar de trabajar totalmente si ves que vas a ir muy justito; puedes buscar un trabajo por horas o a jornada parcial, siempre y cuando puedas organizarte bien y cuadrarlo con los estudios.

Lo mejor es que tengas unos ahorros cuando decidas volver a estudiar, independientemente de que vayas a seguir trabajando o no.

Algunos tienen la suerte de que sus allegados están dispuestos a financiar sus estudios, incluso por segunda vez.

Sea cual sea la solución, mantente motivado si decides volver a estudiar.

¿Necesitas un profesor de Orientación escolar?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 2 voto(s)
Cargando…

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.