Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

,Cómo adaptar el precio de las clases en función del lugar

Publicado por Raquel, el 14/11/2018 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Clases Particulares: Qué Tarifa Aplicar según la Zona Geográfica

«El papel esencial del profesor consiste en despertar la alegría de trabajar y conocer» – Albert Einstein.

Dar clases particulares es un trabajo que interesa a jóvenes y a no tan jóvenes: estudiantes de bachillerato, universitarios, profesionales de diversas disciplinas, empleados que buscan una reconversión laboral… El perfil de los profesores particulares puede ser de lo más diverso. Además, la oferta de clases no deja de aumentar porque tampoco lo hace la demanda.

No obstante, antes de lanzarte a la aventura y ofrecer tus servicios como profesor de matemáticas, física, lengua, cocina, yoga, etc., tienes que saber analizar el mercado y tomar algunas decisiones: a qué niveles te vas a orientar, dónde vas a dar clase, cuántos alumnos esperas conseguir, qué horario te viene bien y, otro elemento muy importante, qué tarifa vas a establecer.

Para que te hagas una idea, el precio medio de las clases de apoyo escolar a domicilio en España es de 9,76 €/hora. No obstante, esta tarifa depende de muchos factores, por lo que se puede reducir a 6€ o subir a más de 30€.

Quizás te preguntes: ¿de qué factores depende esta variación? Pues, entre otros, de:

  • El nivel académico de las clases.
  • La formación y experiencia del docente.
  • La oferta de la zona en la que trabajes.
  • La ciudad o región geográfica en la que vivas.

Este último criterio a veces pasa desapercibido, pero es uno de los más relevantes. A fin de cuentas, no cuesta lo mismo una hora de clase para preparar un examen oficial de Cambridge en Madrid que en algún pueblo de Ciudad Real. A continuación echamos un vistazo a los distintos criterios que determinan las tarifas de las clases particulares.

Analizar la zona en la que vivimos para adaptar nuestras tarifas

Ya vivas en una ciudad pequeña, en un pueblo o en las afueras de una capital de provincia, debes siempre tener en cuenta que la tarifa de tus clases se debe adaptar de manera coherente a tu zona. Puede parecer un criterio sencillo de aplicar, pero también es muy delicado, ya que de él depende tanto el éxito de nuestras clases como nuestros ingresos.

Piensa bien la tarifa de tus clases. Hay que tener en cuenta distintos criterios a la hora de establecer un precio para tus clases.

Como es lógico, no tendremos la misma competencia si vivimos en Madrid, que si vivimos en Lugo o en Murcia. Por tanto, las tarifas se deben adaptar en consecuencia. En una ciudad grande como la capital o Barcelona, habrá muchísimos profesores particulares. Tantos que quizás los alumnos se pueden sentir abrumados y un poco perdidos a la hora de tomar una decisión.

Los profesores deben saber adaptarse al mercado y ofrecer unos servicios de calidad a precios competitivos que les garanticen un buen número de alumnos y una cantidad de beneficios adecuada. Para algunos, la enseñanza a domicilio no es más que una forma de llegar con más holgura a fin de mes, pero para otros es su único sustento y de ello depende su alquiler y su comida. Por tanto, tendrás que establecer una tarifa también dependiendo de tus expectativas.

Nuestro consejo es que tengas en cuenta el precio de otros profesores que trabajan en tu zona para hacerte una idea de qué tarifas se manejan y así posicionarte de manera adecuada. Los alumnos que buscan clases, ya sean de guitarra, de matemáticas o de lengua castellana, tienen la esperanza de encontrar un buen profesor en el que no se tengan que gastar mucho dinero. Y eso es algo que también debemos tener en cuenta.

Pero cuidado: una tarifa baja puede ser un arma de doble filo. Quizás te ayude a conseguir muchísimos alumnos a corto plazo, pero tendrás que mantenerlos con una enseñanza de calidad (por muy bajo que sea el precio de tus clases, si los alumnos no notan resultados, buscarán a otra persona). Por otra parte, si un precio bajo no te permite recibir todos los ingresos que esperas o te obliga a pasar muchas más horas de las previstas preparando sesiones y dando clases, probablemente no te sientas a gusto y empeores la calidad de tu enseñanza. En consecuencia, tus alumnos no notarán resultados y buscarán a otra persona. Como decíamos, establecer una tarifa puede ser un tema muy delicado.

Dar clases particulares puede ser una forma estupenda de sacarse un dinerillo si estamos estudiando en la Universidad, por ejemplo, pero también se puede convertir en todo un trabajo a tiempo completo de lo más gratificante y estimulante.

Ofrecer diferentes precios para explorar la zona

Cuando empezamos a dar nuestros primeros pasos en un ámbito profesional, sea el que sea, lo más probable es que cometamos errores y que tengamos que probar distintas estrategias hasta conseguir la combinación más adecuada que nos permita disfrutar dando clase con una retribución económica adecuada. Cuando nuestro trabajo consiste en ofrecer unos determinados servicios (como es el caso de las clases particulares), tenemos que saber escuchar a nuestros posibles clientes para adaptarnos y conseguir una oferta atractiva.

Analiza los precios de otros docentes que ofrecen los mismos servicios que tú. Ten muy en cuenta las tarifas de otros profesores en tu zona.

Como profesor particular, ya sea de matemáticas, de apoyo escolar o de música, no podemos ofrecer la misma tarifa horaria a todos los niveles, a todas las horas, etc.

Para empezar, considera la competencia de la región y prueba con distintas tarifas para ver si funcionan con los alumnos de la zona y si se ajustan al mercado actual. Puedes ofrecer una primera clase de toma de contacto gratuita, reducciones si el pago se hace anticipado, etc.

Como profesor freelance o autónomo, tendrás que tener en cuenta también otros gastos de gestión que no existen cuando trabajas para una empresa. Tendrás que encontrar clientes, ser capaz de mantenerlos, establecer tarifas justas que te permitan recibir ingresos… ¡Es todo un arte! Quizás te lleve tiempo dominar todo esto, pero no te preocupes, todo proceso de adaptación lo requiere.

Comparar las tarifas de los profesores de otras regiones

Una idea: ¿por qué no investigas otras zonas para ver qué tarifas se establecen? Puede ser una buena idea si quieres conseguir posicionarte adecuadamente en el mercado y conseguir una tarifa atractiva. Ten en cuenta que en las ciudades más grandes, las tarifas pueden cambiar incluso de un barrio para otro. En algunos sitios la oferta de clases particulares a domicilio es menor que en otros, lo que también influye en el precio.

Trabaja dando clases para sacarte un dinerillo. Para algunos profesores, las clases particulares les proporcionan unos ingresos extra a final de mes.

Si quieres hacerte una idea de las tarifas marcadas, puedes recurrir a plataformas especializadas como la de Superprof. Verás qué precios marcan los profes de cada asignatura en distintas ciudades. Aunque no sean exactamente los mismos servicios que tú ofreces y en el mismo lugar, probablemente te sirvan para tener una idea general.

Tras un análisis exhaustivo, te darás cuenta de que las ofertas de clases particulares son muy distintas: el perfil de los profesores es muy variado, la modalidad de enseñanza y las metodologías son distintas, y, como es lógico, también lo son las tarifas que marcan.

Eso sí, si consigues posicionarte adecuadamente y redactar una oferta atractiva, quizás los alumnos pasen más por alto tu tarifa y estén dispuestos a pagar un precio más elevado.

Hablar con alumnos de la zona para establecer una tarifa

A la hora de establecer un precio para cada hora de clase, también puedes escuchar a tus posibles clientes. Presta atención a las necesidades y expectativas de los estudiantes de tu zona para sacar algo de información sobre:

  • Sus expectativas con respecto a los profesores particulares.
  • La calidad de la enseñanza en los centros educativos de la zona.
  • El presupuesto que están dispuestos a gastar en su educación.
  • El tiempo del que disponen para dar clases y los horarios más adecuados.
  • La opinión que tienen de esta modalidad de enseñanza, ya se traten de cursos de preparación de exámenes o clases de apoyo escolar.
  • Y un larguísimo etcétera.

A final de cuentas, para saber qué debemos ofrecer, lo mejor que podemos hacer es escuchar a los que demandan nuestros servicios. Por suerte, gracias a la revolución 2.0 de la educación, las clases particulares están viviendo un gran periodo de auge, por lo que cada vez son más los alumnos que buscan alguien que les ayude a progresar en matemáticas, física, geografía o historia.

Analiza el precio de otras clases particulares de la zona. Recomendación: haz un buen estudio de mercado antes de marcar una tarifa.

Como ves, trabajar como profesor particular es una tarea de lo más enriquecedora, que nos aporta cientos de valores de lo más gratificantes. No obstante, a veces resulta difícil hacerse un hueco en el mercado, sobre todo en lo que respecta a establecer una tarifa o decidir dónde dar clase. Pero si te tomas tu tiempo para comparar, estudiar la zona y pedir información, encontrarás la forma de fijar un precio adecuado.

¿Sabes que también puedes dar clases particulares en otros sitios que no sean tu casa o la de tus alumnos?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar