«Para un buen matrimonio hay que enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona». -Mignon McLaughlin

El matrimonio es algo que hay que hacer con cabeza, una decisión que no se toma de la noche a la mañana, tal y como piensan la mayoría de españoles, aunque hay quienes afirman que debe hacerse de manera instintiva. No obstante, una vez tomada la decisión, llegará la preparación de la boda y entre dichos preparativos encontramos la fotografía de bodas... ¿Cómo sacar las fotos más bonitas de esta nueva vida de recién casados?

La fotografía de bodas es un arte que no está hecho para todo el mundo. Sin embargo, es posible aprender a sacar fotografías de bodas. Con experiencia y estos consejos que te damos a continuación, ¡conviértete en un fotógrafo experimentado y preparado!

Fotógrafo de bodas: conocer a los novios

El primer paso que debe dar un fotógrafo de bodas es conocer a los novios y conversar con ellos para saber cómo quieren organizar su gran día. El reencuentro con el fotógrafo permite, como con todos los demás proveedores, verificar que las dos partes están en la misma onda. La fotografía va más allá del conocimiento técnico. Es fundamental que el fotógrafo respete los deseos de los novios para que estén satisfechos con su álbum de fotos.

Fotografía de bodas
Encontrarse con los novios permite organizarse un poco a la hora del reportaje de bodas.

Pídeles que te proporcionen toda la información del día de la boda: lugar de la ceremonia, número de invitados, si se trata de una boda temática... Sin embargo, también será necesario ver con los novios qué fotos quieren para el día de su boda: fotos posando en diferentes lugares de la ciudad o fotos en el lugar del convite, de todos los invitados, vídeos durante el banquete... Estos puntos esenciales permiten no tener que molestar a los novios durante su gran día.

También es necesario hablar con los novios a la hora de organizar las sesiones de fotos de pareja (pre o posboda). Algunos quieren tener fotos del antes, del durante y del después de la boda, algo que deberás tener en cuenta a la hora de dar presupuesto.

Fotógrafo: el material del día de la boda

No puedes decirle a los novios que tu cámara ha dejado de funcionar en mitad de su gran día, ser un fotógrafo profesional requiere cierta organización. Por ello, es muy recomendable llevar varios equipos de fotografía para tener siempre uno a punto.

Tener dos cámaras para el reportaje fotográfico también permite colocar dos lentes diferentes en cada una de ellas. Así, en lugar de cambiar la lente todo el rato, a riesgo de perder algunos momentos, tendrás dos cámaras preparadas sistemáticamente para capturar todas las emociones de los novios.

Tampoco debe faltar:

  • Un trípode.
  • Una flash cobra.
  • Varias baterías.
  • Tarjetas de memoria.
  • Un ordenador portátil.

Este último te permitirá descargar la cámara durante el día pero sobre todo comprobar la calidad de tus fotos. No es un requisito. Siempre puedes llevar varias tarjetas de memoria.

En cuanto a las lentes, opta por comprar una adecuada para las capturas en interiores con poca luz.

Todos estos consejos también son aptos para el día de la sesión de fotos con el novio y la novia (pre o posboda). Para realizar unas buenas fotografías, será fundamental contar con un equipo de fotografía profesional, razón por la cual también te han contratado.

Algunos fotógrafos ofrecen fotografías y vídeos, tú decides qué servicios quieres ofrecerles a los novios.

Fotos de boda: hacer una lista de las etapas más importantes

Durante el encuentro con los novios, estos te transmitirán todos sus deseos y expectativas con respecto a las fotos del gran día. Por eso, te aconsejamos que tomes nota de todo, de todos los momentos importantes del día que no debes perderte. Además de las etapas tradicionales de cualquier boda como la ceremonia (religiosa o civil), los preparativos, el banquete, las fotos grupales o las del baile, la pareja puede tener otras expectativas específicas. Quizá quieran que estés pendiente de sacar una foto de una animación específica, de que saques fotos de los detalles de la decoración, de que saques una foto de los abuelos juntos, etc.

Por lo tanto, es importante tener en cuenta todo esto antes de la boda. Esta lista la puedes tener ese día para asegurarte de que no te olvidas de nada. Ser fotógrafo también implica transmitir y fotografiar emociones, risas y momentos de complicidad combinados con la espontaneidad del momento. A veces también tienes que separarte un poco del guion para sacar buenas fotos.

Qué tener en cuenta en la fotografía de boda
No hay que olvidar todas la etapas de una boda.

Reportaje fotográfico: localizar los lugares de la boda

Un buen fotógrafo debe estar organizado y preparado. Entre todos los preparativos, vale la pena ubicar los lugares de la boda antes de ese día, si es posible. Esto también se aplica a la preparación de la sesión con los novios. Conocer los lugares te permitirá saber qué fondos quieres usar, cuáles son las luces que hay, cómo podrás preparar el fondo para la sesión de fotografía grupales, etc.

Aunque te parezca tedioso tener que desplazarte antes de la boda, ahorrarás mucho tiempo en el gran día, te permitirá sacar las mejores fotos con más serenidad.

Sesión de fotografías de boda: pedir ayuda a un invitado

Para mantener la discreción y no molestar a los novios, que seguramente estarán muy ajetreados ese día, puedes pedirle a un familiar de la pareja que te ayude a identificar quiénes son las personas más importantes para sacarles fotografías. Este aliado podrá ayudarte especialmente en las fotos de grupo y en las fotos de retrato para no cometer errores y ahorrar tiempo.

Por lo general, los invitados están encantados de ayudar con una boda. Desde la ceremonia hasta el banquete, esta ayuda te permitirá familiarizarte con todos los invitados para realizar tomas maravillosas.

Fotógrafo de bodas: aprovechar la profundidad de campo

Por supuesto, cualquier buen fotógrafo conoce la importancia de la profundidad de campo, ya sea para los retratos o para fotografías de otro tipo, pero recordarlo de vez en cuando no viene mal.

En el reportaje de bodas, la profundidad de campo es particularmente útil para resaltar a los novios o para separar un objeto particular de su fondo. Esta técnica de fotografía se puede utilizar especialmente para fotografiar los detalles de la decoración de la boda.

Para lograr este efecto, opta por lentes de gran apertura. Aunque puedas aumentar el efecto al retocar las fotos, es importante trabajar sobre una buena base.

Mejores fotografías de boda.
Los efectos de profundidad de campo permiten sacar fotografías maravillosas.

Trabajar en formato RAW el día de la boda

Con la excepción de los vídeos de bodas, los fotógrafos pueden trabajar en formato RAW, JPEG o ambos. El formato JPEG es un archivo de foto reelaborado automáticamente por la cámara y mucho más pequeño que el archivo RAW que contiene toda la información sin procesar de la imagen. Por lo tanto, sacar fotos en formato RAW te permitirá trabajar sobre las fotografías como mejor te parezca. Puedes cambiar más fácilmente la exposición, las luces, los colores, el contraste, etc. Las impresiones de alta definición también se verán mejor.

No obstante, ten en cuenta que disparar en formato RAW también ocupa más espacio en la tarjeta de memoria. Procura tener la cantidad de tarjetas de memoria necesarias para no tener problemas en todo el día.

Fotógrafos de bodas: utilizar la opción Bracketing

Muy útil para los días de sol en las bodas, la opción Bracketing de una cámara permite sacar varias fotos en lugar de una a una. Cada foto saldrá con un grado de exposición diferente. Normalmente, el fotógrafo toma una primera foto, luego la cámara toma dos fotos más, una subexpuesta y la otra sobreexpuesta.

De este modo, el fotógrafo puede elegir qué prefiere. Resulta especialmente práctico cuando parte de la foto aparece en sombra mientras que otra parte está al sol. Este modo de Bracketing permite que el fotógrafo pueda posteriormente retocar las fotos.

Utilizar un flash cobra para sacar fotos el día de la boda

El flash no siempre es del agrado de todos. Sin embargo, para el reportaje es fundamental. El flash puede llenar la falta de luz en algunos lugares, como en la iglesia o en el baile. Pero procura no deslumbrar a los invitados ni a los novios. Para utilizarlo con la mayor discreción posible es imprescindible coger un flash orientable y colocarlo hacia arriba o hacia una pared o un fondo de color neutro.

El flash puede ser útil durante la sesión de fotos para las fotos de la preboda o posboda o para disparar sobre la marcha. Capta la luz en todos los momentos para obtener las mejores fotos.

Trabajar en la postproducción de las fotos de la boda

Fotografía de bodas: consejos para sacar buenas fotos.
La postproducción es una parte esencial del trabajo del fotógrafo.

Una vez terminada la fiesta, el trabajo del fotógrafo, por supuesto, no se acaba, sino que solo acaba de empezar. Después viene la fase de postproducción. El fotógrafo debe revisar todas estas fotos y seleccionar solo las mejores. Crea una nueva carpeta y pon en ella las fotos más bonitas, pero también las que esperan los novios. Tendrás que tomar decisiones para no enseñarles demasiadas fotos a los recién casados.

Las fotos seleccionadas seguramente tendrán que ser retocadas, recortadas, etc. Este paso requiere muchas horas de trabajo, pero es quizás la parte más satisfactoria porque finalmente los novios podrán disfrutar de un trabajo fotográfico de calidad.

¿Necesitas un profesor de Fotografía?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».