Aunque este año la vuelta al cole ha sido muy diferente a la del resto, no hay que olvidar que el regreso a las clases siempre es un momento muy esperado por los niños, pero en el contexto de una crisis como la que estamos viviendo lo es aún más porque tienen más ganas que nunca de ver a sus compañeros y profesores, socializar, hacer deporte y tener clases normales.

Es cierto que nada es igual que antes, ya que el coronavirus da lugar a situaciones complejas que a los niños les cuesta digerir, como que no pueden jugar a la pelota, no se pueden hacer actividades grupales, en algunos casos no hay actividades extraescolares, etc. Esta situación es difícil para ellos, generando una problemática aparte del virus.

En este artículo, te contamos por qué es tan importante volver al cole este año.

¿Por qué volver a clase?

Como decíamos, en los centros escolares, los niños y adolescentes reciben mucho más que simplemente una enseñanza académica, ya que cuando van a clase los alumnos pueden desarrollar sus capacidades sociales y emocionales.

Además, también pueden acceder a otro tipo de servicios como de salud mental, orientación escolar, comedor con alimentos saludables y otras ayudas que no pueden recibir por medio del aprendizaje a distancia.

Por otro lado, es evidente que los centros educativos tienen que establecer una serie de medidas de seguridad para que los estudiantes vayan a clase de la forma más segura posible... ¿Cuáles son las medidas que han adoptado los centros educativos?

medidas covid colegios
Los centros escolares han adoptado muchas medidas contra el virus.

La primera de ellas es la distancia social, de al menos 2 metros para intentar evitar los contagios entre alumnos y profesores. Una distancia de un metro también podría ser suficiente. Además, los estudiantes deben tener suficiente espacio para mantener dicha distancia durante la realización de ejercicio y otras actividades.

Otra de las medidas más notables es el uso de mascarilla que cubra la nariz y la boca. La edad a partir de la cual los niños deben llevarla varía según la comunidad autónoma.

Igualmente, el lavado de manos debe ser más frecuente y la desinfección de las superficies debe llevarse a cabo a diario.

Los profesores son los que tienen que cambiar de clase y no los alumnos y, además, es importante que los padres les tomen la temperatura a sus hijos todas las mañanas y no llevarlos si tienen más de 37,5 grados de fiebre. En ese caso, los padres deben avisar al centro para rastrear los posibles contagios en caso de que el alumno en cuestión tenga la enfermedad.

Otra medida que han tomado muchas de las comunidades autónomas es la contratación de nuevos profesores.

Las necesidades emocionales de los niños

La educación presencial es muy importante y beneficiosa para los niños. Según los psicólogos, las clases presenciales hacen que los alumnos tengan más interacción tanto con sus compañeros como con sus profesores y desarrollan así mucho más sus habilidades cognitivas, emocionales y sociales.

por que volver a clase
El aislamiento conlleva muchos inconvenientes para los niños.

Durante la cuarentena, los niños españoles han sufrido las consecuencias del exceso de pantallas, como problemas de concentración y de motivación y desgaste emocional, por lo que la vuelta al cole será incluso más beneficiosa para los estudiantes en ese sentido.

Por otro lado, gran parte de los alumnos tiene muchas ganas de volver a relacionarse con sus compañeros después de haber pasado 6 meses sin ir a clase por el confinamiento y las vacaciones de verano.

Por tanto, es muy importante que los niños tengan relación con sus amigos para cubrir sus necesidades emocionales. De esta manera, aprenderán valores muy importantes como la empatía y el compañerismo, y desarrollarán mejor otras habilidades como la comunicación y la resolución de problemas.

Otra ventaja de las clases presenciales es que en los centros educativos los alumnos podrán asimilar perfectamente y para siempre todas las medidas que tienen que adoptar para evitar la propagación del virus y aprender a vivir en esta nueva normalidad. Los niños y adolescentes que no asistan a clase no aprenderán a relacionarse debidamente ni aprenderán las medidas necesarias que hay que respetar en esta nueva situación y podrían provocar situaciones de contagio tras el aislamiento.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que no se puede posponer la formación de los niños y adolescentes de forma indefinida, así que lo mejor es que los alumnos vuelvan a clase siempre y cuando, claro está, el centro educativo adopte las medidas necesarias para garantizar la salud de los estudiantes. Para ello, lo ideal es que los padres tranquilicen a sus hijos y les ayuden en todo lo que necesiten.

La vuelta a la normalidad para los profesores

Esta nueva forma de docencia online que tuvieron que adoptar los profesores durante el confinamiento ocasionó dificultades tanto a los docentes como a los alumnos, ya que nadie se esperaba esta situación y ni los profesores ni los padres estaban preparados.

inconvenientes clases online
Los profesores han intentado hacer lo posible para ayudar a los alumnos.

De un día para otro, los docentes tuvieron que olvidarse de las clases presenciales y empezar a impartir clases online. Como este tipo de enseñanza antes era simplemente complementario y después se convirtió en la única forma de enseñar, fue muy complicado para todos.

Aun así, los docentes intentaron implicarse en la medida de los posible e investigaron mucho sobre las distintas opciones para que la enseñanza fuera de calidad, lo que hizo posible que muchos niños pudieran seguir el ritmo del curso escolar.

Aparte de las dificultades técnicas, las clases online dificultaron que los alumnos se comprometieran con el estudio, ya que no tenían el seguimiento presencial del profesor. Además, a los docentes también les resultó más difícil monitorizar el trabajo de sus estudiantes y ponerles exámenes sin una vigilancia adecuada.

Ante las dificultades que encontraron con las clases online, la vuelta a los centros escolares y las clases presenciales también será beneficioso para los profesores, que podrán volver también a la normalidad, tener un horario fijo y relajarse un poco más tras verse tan saturados durante los meses de clases online.

La brecha digital: el gran problema de las clases online

Si bien las clases online fueron una alternativa buena y segura durante el confinamiento, también trajo consigo muchos problemas en la educación de España y de todo el mundo, sobre todo por la brecha digital.

El uso actual que se les está dando a los medios digitales para impartir clases online y garantizar así el aprendizaje de los estudiantes en la gran mayoría de los países ha hecho millones de niños se queden atrás.

brecha digital coronavirus
La brecha digital es más obvia en los barrio más desfavorecidos.

En todo el mundo, la mitad de los alumnos no tienen ordenador y más del 40 % no tiene acceso a Internet, unas cifras que corroboran la brecha digital en la educación y que se acentúa en los países en vías de desarrollo. En cuanto a España, hay unos cien mil hogares con niños que no tienen conexión a Internet.

Además, si impartir clases online ya es complicado en los centros escolares de categoría media, lo es mucho más en los establecimientos educativos situados en los barrios más desfavorecidos.

Así, la enseñanza a distancia supone muchos problemas para muchas personas y supone un inconveniente más para los alumnos que tienen problemas con los estudios o que se encuentran en una situación complicada. Incluso pueden plantearse abandonar el sistema educativo.

Todo esto, con las clases presenciales y la vuelta a clase, queda solucionado.

¿Necesitas un profesor de Apoyo escolar?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Marisol

Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.