Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo memorizar fácilmente las letras árabes?

Publicado por Coral, el 15/05/2017 Blog > Idiomas > Árabe > Consejos para Aprender el Alfabeto Arabe

La lengua árabe es uno de los idiomas más hablados del mundo. Con sus más de 300 millones de interlocutores repartidos por todo el mundo, el árabe es considerado como un “idioma universal” que se encuentra en una fase de expansión considerable. Y es todavía de mayor importancia dada la situación (geo)política, económica y cultural que representa el mundo árabe en las relaciones internacionales.

¡De ahí la importancia de ponerse a aprender árabe! ¿Pero cómo podemos aprender árabe rápidamente?

Cada año, son muchos los españoles que, atraídos por los países árabes, visitan los países del mundo árabe.

Sin embargo, para viajar o trabajar en un país árabe, la barrera de la lengua puede convertirse en un problema.

La lengua de Ismail puede dar miedo en un primer momento, dado su alfabeto indescifrable para los no iniciados. Sin embargo, se puede aprender el alfabeto árabe y sus 28 signos en solo algunos meses de aprendizaje. ¿Te animas a aprender este idioma?

¡Descubre cómo aprender las letras árabes sin pasar por un curso tradicional!

El alfabeto árabe, ¿qué es?

Orígenes del alfabeto árabe

Con una fuerte influencia del alfabeto arameo, el árabe escrito (hacemos referencia al árabe literal y no al dialectal, más oral), aparece por primera vez en el siglo XI, en Siria. Sin embargo, la lengua árabe existía ya desde hacia varios siglos y comenzaba a seducir a nuevos hablantes. Poco a poco, la lengua adquirió tal importancia que acabó por remplazar la lengua aramea: los últimos trazos de nabateo remontan al siglo IV.

Aprende a escribir los signos árabes. Estas son las 28 letras que tienes que recordar para dominar la escritura de la lengua del Corán.

Sin embargo, el alfabeto se consideró rápidamente como demasiado simple, al no tener en cuenta todas las singularidades del árabe oral. Así, aunque el árabe escrito no utiliza por lo general diacríticos, los escritores de árabe debieron adoptar el punto y la hamza. Además, los 22 signos del alfabeto árabe se convirtieron en 28 para adaptarse a las evoluciones de la lengua. En el siglo VIII, los gramáticos árabes reorganizaron el alfabeto de la lengua del Corán con el fin de facilitar su aprendizaje.

Gracias al advenimiento del Islam y a la circulación del Corán en lengua árabe, el alfabeto árabe se convirtió en una necesidad para los pueblos del norte de África. Todavía hoy en día, la traducción del Corán supone un problema para los lingüistas, que estiman que su auténtico significado solo puede entenderse en árabe. El alfabeto árabe es por tanto indispensable para poder abrirse a la cultura árabe y comprender la historia de los países árabes.

Las características del alfabeto árabe

Si excluimos la hamza, el alfabeto árabe cuenta hoy en día con 28 signos oficiales. Contrariamente a las lenguas occidentales, el árabe es una lengua en la que no existen mayúsculas ni minúsculas: a veces puede resultar complicado para un principiante en lengua árabe delimitar las frases de un texto.

La escritura árabe se hace de derecha a izquierda y de arriba a abajo, como en la mayoría de textos internacionales.

Cada letra árabe tiene 4 variantes: la estructura de las palabras varía según el lugar que ocupa la palabra en la frase. Así, existe:

  • Una escritura aislada de la letra,
  • Una escritura de la letra al principio de la frase,
  • Una escritura de la letra en medio,
  • Una escritura de la letra al final de la frase.

Para dominar el alfabeto árabe, hay que tener en cuenta estas variaciones, para no correr el riesgo de no reconocer un signo durante su lectura en árabe.

El alfabeto de 28 signos se convierte rápidamente… ¡en un alfabeto de 112 signos!

Sin embargo, en tanto que grafía aislada, hay 18 signos que son similares:

  • ع et غ
  • ب, ت et ث ;
  • ج, ح et  خ;
  • د et ذ;
  • ر et ز ;
  • س et ش ;
  • ص et ض ;
  • ط et ظ.

Vemos que solo cambia el punto (o el número de puntos): por tanto, no es la escritura del signo la que resulta en sí compleja, sino la memorización de todas las variantes.

Instalar un teclado árabe en tu ordenador

En el siglo XXI, la mayoría de estudiantes de una lengua extranjera utilizan los ordenadores para repasar.

Sin embargo, los alumnos de chino, japonés o árabe pueden pensar que es imposible escribir su segundo idioma en sus dispositivos electrónicos.

¡Se equivocan!

Cómo instalar el teclado árabe en tus dispositivos electrónicos. ¿Por qué no repasar la lengua árabe en tu ordenador gracias a un teclado adaptado?

Para evitar el método de copiar-pegar e incluir un alfabeto árabe en tu aparato, nada más sencillo: existen programas específicos para eso.

Para empezar, si eliges repasar con Word, basta con que cambien el tipo de letra en la barra de arriba. Puedes elegir entre Árabe tradicional, Árabe Simplificado (en el que no hay puntuación de vocalización) o Árabe Typesetting.

Para trabajar con Open Office en árabe, el utilizador debe ir a “Preferencias”, “Parámetros lingüísticos”, “Lenguas”, “Scripts complejos” y elegir la lengua árabe. También es importante ajustar la alineación con el fin de poder escribir en árabe de derecha a izquierda del documento.

Para tener un teclado directamente en el dispositivo, hay varios programas posibles:

  • En el ordenador: Teclado árabe co, Teclado Árabe para Windows, Teclado Árabe para Mac, Arabic Keyboard Typing Tutor, Teclado Virtual, etc.
  • En el smartphone o tableta: IQQI Teclado Árabe, GO Keyboard (Arabic), Gboard, Arabic Keyboard, etc.

Con las herramientas adecuadas, se puede repasar el alfabeto árabe directamente con el ordenador y hacer fichas de revisión para poder consultarlas regularmente.

¿Quieres saber cómo rezar en árabe?

El método de vocalización de signos

Para aprender el alfabeto árabe, es casi imposible no pasar por la expresión oral.

En efecto, los signos árabes están tan alejados de nuestro alfabeto clásico que pueden parecer indescifrables: por eso aprender la fonética de los signos permite memorizar mejor el alfabeto.

No sirve de nada tratar de encontrar similitudes entre nuestras lenguas occidentales y la lengua árabe, que tiene sus propias singularidades sonoras en absoluto equiparables a las nuestras.

Aprender a escribir árabe clásico. La asimilación del alfabeto y la escritura árabe permite realizar auténticas estancias en inmersión, en Argelia por ejemplo.

Para aprenderse de memoria el alfabeto árabe, lo mejor es practicar leyendo una y otra vez los signos árabes en voz alta para llegar a una especie de melodía, más fácil de memorizar que la simple lectura.

El aprendizaje necesita el desarrollo de ciertas competencias lingüísticas:

  • Trabajar el oído: saber escuchar bien permite al estudiante memorizar la pronunciación correcta de un nativo árabe. Hay páginas para aprender arabe online o CD-Roms educativos que permiten escuchar la vocalización de los signos del alfabeto árabe.
  • Trabajar el acento árabe: leer el signo no basta, el alumno tiene que aprender a pronunciar correctametne cada letra árabe. Para eso, hay que estudiar la vocalización de los signos y aprender a colocar bien la lengua y asimilar los sonidos usados en la lengua árabe oral.
  • Trabajar el trazado: como con el mandarín, la escritura árabe tiene su propio sentido. El trazado que aconsejan los lingüistas permite no liarse entre signos distintos y acelera la memorización de la caligrafía árabe. Para ver el sentido correcto del trazo de los signos árabes, los estudiantes pueden recurrir a las videotecas de aprendizaje en línea.

Para saber si su pronuncación es correcta, el estudiante de árabe puede descargar en su móvil aplicaciones de reconocimiento vocal en árabe, que permiten evaluar y corregir el acento hispanófono.

Antes de comenzar el aprendizaje del alfabeto árabe, se aconseja establecer un orden preciso entre las letras árabes, con el fin de crear una continuidad y una lógica en la mente del estudiante.

El estudiante puede optar por ejemplo por dividir las letras en las siguientes categorías:

  • Las letras que se pronuncian ligeramente (como ت [ta], س  [si], ك   [ka] ,  ذ [dha]) y las letras con una pronunciación empática (como Sa – con la « s » como en la palabra española « sol ») ت  [ta] y ق  [qa]. Esta última letra se pronuncia apoyándose en la garganta, al contrario que la lera « ka » que se pronuncia a partir de la boca.
  • Las letras que permiten adherirse de derecha a izquierda, y las letras que se adherirse a la derecha pero que no permiten adherirse a la izquierda. Se trata de las siguiente letras: [alif], د  [da], ذ [dha], ر  [raa] (r roulé),ز[zayn] y و [waw].
  • Las letras variables y las letras invariables. Dentro del idioma árabe, las letras variables que cambian de declinación cuando se encuentran al final de la palabra, y las letras invariables que se escriben de la misma manera al principio, en el medio y al final de la palabra.

Si vives en la capital deseas encontrar una buena alternativa a la academia arabe Madrid, encontrarás profesores apasionados y nativos sobre nuestra página web.

Memorizar el alfabeto árabe gracias a ejercicios regulares

Para aprender un idioma, hay un principio básico que debe aplicarse de forma constante: ¡la regularidad!

En efecto, de nada sirve que te precipites en tu aprendizaje para finalmente olvidarlo todo al cabo de uno meses. Algunos investigadores del campo de la lingüística han llegado a desarrollar el sistema de repetición espaciada, basado en la curva del olvido: el alumno tiene que revisar un signo o una palabra justo antes de olvidarlos. Este sistema permite aprender entre 10 y 15 signos árabes al día y recordarlos a largo plazo.

Para aprender de forma pedagógica, nada mejor que un ejercicio realizado por profesionales del idioma. El alumno podrá seguir así su progreso y retener más fácilmente el alfabeto árabe con ejercicios diferentes.

Destreza y habilidad para escribir la caligrafía árabe. ¿Quién no ha soñado nunca con poder destacar en el arte de la caligrafía?

Para entrenarse en la memorización del alfabeto árabe, el alumno hispanófono puede pasar por los manuales especializados redactados por prestigiosos lingüistas:

  • Al-birka,
  • ¡Alatul!
  • Gramática práctica de árabe,
  • Al-Yadual,
  • El árabe sin esfuerzo.

Con el fin de revisar en el transporte público o durante un viaje al extranjero, algunos estudiantes de la lengua de Ismael eligen descargarse aplicaciones educativas gratuitas, en Android o iOs.

Los ejercicios para móvil tienen sobre todo un aspecto lúdico muy adecuado para los alumnos más jóvenes, que podrán aprender divirtiéndose.

También hay puzles del alfabeto, juegos de letras ocultas, planchas de madera y otros juguetes para ayudar a los más pequeños a aprender la lengua árabe desde la infancia. Estos juguetes educativos están disponibles en las plataformas de comercio en línea, así como en algunas tiendas de juguetes especializadas.

Si practicas regularmente la lengua del Corán y tienes una férrea motivación, podrás aprender el alfabeto árabe en tan solo unos meses.

Consejos para facilitarnos el aprendizaje de la lengua árabe

  1. ¡Prohibido transcribir!, sobre todo si te encuentras al principio del proceso de aprendizaje. El árabe se lee tal y como se escribe (al contrario del inglés), por lo que no tiene sentido apuntar en letras latinas la pronunciación (sobre todo si tenemos en cuenta que nuestro alfabeto se queda muy corto para representar todos los sonidos del árabe). Si a la hora de reconocer las 28 letras en las cuatro posiciones distintas con la vocalización correspondiente de cada esquema os supone un esfuerzo desmesurado y lo veis como algo imposible, el árabe no es vuestro idioma. Es normal que al principio cueste, y mucho, y para leer 3 palabras a lo mejor necesitemos 10 minutos y equivocarnos en 4 consonantes, amén de olvidarnos del alifato por el camino, pero es la única forma de aprender a leer. Tened en cuenta que habrá que forzar la vista y el cerebro para aprender a reconocer unas letras que no tienen nada que ver con las nuestras, y os aseguro que con mucho empeño, cada día será un poco más fácil y reconoceremos más letras y más palabras del tirón.
  2. Memorizar y prescindir de las vocales cuanto antes. ¿Por qué? Porque los textos “reales” (libros, periódicos, cómics, carteles de tiendas y todos aquellos documentos que nos podemos encontrar en nuestro día a día) no van vocalizados. Quiero decir: en el árabe existen dos tipos de vocales: las llamadas “semivocales” y las vocales. Las semivocales son las que nos aprendemos en el alifato (alif – ya’ – waw) y actúan como su nombre indica: como sonidos vocálicos que también ejercen de consonantes (por ejemplo, para formar diptongos). Y por otro lado tenemos las vocales y otros signos que nos ayudan a leer se colocan encima (o debajo) de las letras, pero… solo se utilizan para alfabetizar, porque en la realidad, no se escriben. ¿El motivo? Cuestión de pragmática pura: en árabe, las palabras se escriben de un tirón de derecha a izquierda, por lo que habría que, primero, escribir la palabra completa, y luego volver al principio para vocalizar, y eso supone una pérdida de tiempo. Además, las letras suelen ser bastante pequeñas y se solaparía absolutamente todo, por lo que es poco práctico. Así que, mi consejo, si os encontráis la palabra كَاتِب (kātib) y veis que la primera sílaba va con fatha (“a”) y la segunda con kasra (“i”), grabadlo en vuestro cerebro. Esto además tiene mucho que ver con el punto 3, pero antes matizo: la única excepción de renombre a lo de la no vocalización de los textos es el Corán, que sí va vocalizado, pero por cuestiones relacionadas con su lectura y su interpretación.
  3. الموسيقى  (al-mūsīqa): los esquemas. El funcionamiento por esquemas es, bajo mi punto de vista, una de las mejores cosas de esta lengua y una de las características que más nos pueden facilitar la vida para aprenderla. Al principio cuesta entender esto, pero si se domina, se le puede sacar un partidazo tremendo porque nos va a permitir asimilar estructuras por sonidos, como si fueran cancioncillas. Por ejemplo, los verbos se citan siempre con la forma perfectivo – imperfectivo – masdar (sustantivo formado a partir del verbo). Si tenemos el verbo استعمل (usar), se citaría como اِسْتَعْمل – يَسْتَعْمِلُ – اِسْتِعْمَال (ista’mala – yasta’milu – isti’māl). Pues bien, todos los verbos que empiecen por – استـ van a tener siempre la misma música, es decir, que la vocalización va a ser la misma y van a sonar exactamente igual (pero cada uno con sus consonantes, claro: istaqbala – yastaqbilu – istiqbāl; istayqada – yastayqidu – istyqād…). Lo mismo se aplica a algunos adjetivos como los colores, los comparativos, etc.
    Consejo
    : escuchad el soniquete de las palabras nuevas e intentad buscarle relación con otras que ya conocéis. Esto facilita muchísmo el punto anterior, de ahí que os dijese antes la importancia de que debéis memorizar las vocales cuanto antes. ¿Os dais cuenta del trabajo que nos quitamos de en medio en cuanto a memorizar vocales y estructuras si conseguimos relacionar la música de las palabras que nos aprendermos con las nuevas que van apareciendo? Eso sí, si aparecen palabras nuevas que ni conocemos ni conseguimos relacionar con contenidos ya aprendidos, lo mejor es vocalizarlo en un principio hasta que nos la aprendamos, pero nunca transcribáis la palabra.
  4. الحروف الأصلية: las radicales. Otra de las características que nos pueden facilitar enormemente la vida, esta vez en el campo léxico. Las palabras árabes son , en su mayoría, trilíteras (aunque también hay cuadrilíteras). Esto es, que son 3 (o 4) las letras que proporcionan el significado principal a la palabra y, en torno a eso, se le añaden otras letras (siempre conforme a una estructura determinada) para proporcionarle así un significado diferente en función de la estructura que tome (lo que llamamos formas en el caso de los verbos o esquemas para todo lo demás). Esto tiene mayor utilidad si le damos la vuelta, que es lo que a mí me interesa que veáis: si nos encontramos una palabra que al principio no nos suena de nada, pero sabemos “descascarillarla” correctamente para llegar a su significado original, vamos a seguir sin saber lo que significa, pero al menos tendremos una pista de por dónde pueden ir los tiros. Por ejemplo, si nos aparece يَتَشَمَّسونَ (yatashammasūna) y no sabemos qué palabra es, pero sacamos las radicales  y entonces descubrimos que se nos queda en شَمَسَ (shamasa), y de ahí conocemos la palabra شَمس (“sol”)… pues muy seguramente estarán relacionadas de alguna manera (en este caso, تشمس es el verbo “tomar el sol”). Otro ejemplo: nos aparece مَنْظَر (mandhar) y no tenemos ni idea de lo que es, pero conseguimos sacar las radicales y se nos queda en نَظَرَ (nadhara), que significa “mirar”. Pues más de lo mismo. seguramente el significado tenga relación por alguna parte (en este caso, منظر significa “vista”).
  5. اكتب، اكتب، اكتب: escribir, escribir y escribir. Esto no tiene mayor historia ni explicación: en todas las lenguas es imprescindible escribir para memorizar bien la ortografía de las palabras, y el árabe no es una excepción. Más bien al contrario: con tanto sonido parecido o se escribe mucho, o como lo dejemos en manos del oído, lo llevamos claro. Sobre todo por las largas y por las enfáticas. Y si encima tendemos a no saber dónde va el acento y adoptamos malos hábitos de pronunciación o de musicalidad, pues apaga y vámonos.
  6. Transcripciones y nombres propios, nuestros peores enemigos. Yo creo que esto es una de las mayores pesadillas del árabe. Como ya sabréis el árabe no tiene mayúsculas, esto es un gran problema a la hora de distinguir los nombres propios ya no solo de personas, sino también de ciudades, pueblos, marcas o todo lo que se os ocurra que pueda tener nombre propio. Por ejemplo, en el caso de los nombres de personas, muchas veces coinciden con palabras del vocabulario común (por ejemplo,  نور، ابتسام y حياة son nombres de chica, pero también significan “sonrisa”, “luz” y “vida”, respectivamente).
    Lo mejor es leer las palabras del tirón y luego analizar bien el contexto. Y en caso de duda, teclead en Google, a ver lo que os sale …

Para tomar tus primeros cursos de arabe, no dudes en ponerte en contacto con uno de nuestros profesores.

Fuente: elartedetraducir.wordpress.com

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 3 votos)
Cargando…

4
Dejar un comentario

avatar
3 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
Cuenca Lima NarcisaMedinaGaspard MaldonadoRodriguez Esquivel Guido Alberto Recent comment authors
newest oldest most voted
Rodriguez Esquivel Guido Alberto
Invitado
Rodriguez Esquivel Guido Alberto

Puis si pero quiero un curso que muestre las letras y la fonetica y que precio tiene

Gaspard Maldonado
Admin
Gaspard Maldonado

Hola Guido y gracias por tu comentario,

Seguramente encontraras lo que buscas sobre nuestro servicio.
Tenemos muchos profesores de letras y fonética disponibles sobre nuestra plataforma =)

Medina
Invitado
Medina

Gracias

Cuenca Lima Narcisa
Invitado
Cuenca Lima Narcisa

Me intereza mucho aprender a ller en arabe me gustaria q mr enseñen el coran