¿Quién no ha cantado nunca canciones infantiles cuando era niño? Mejor, ¿quién no ha cantado nunca canciones infantiles a grito pelado? Entre El patio de mi casa, Una muñeca vestida de azul o Un elefante se balanceaba, las canciones infantiles siempre han ilusionado a los niños.

Aunque están hechas para que se recuerden fácilmente, hay miles de canciones infantiles en España. ¿Sabías que la primera colección de canciones infantiles data de 1744 (en Inglaterra)?

Las canciones infantiles tienen diversos usos, tanto educativos como lúdicos. Pero también permiten forjar un fuerte vínculo entre padres e hijos. Un vínculo que se forja cuando cantamos, desde las canciones de cuna hasta las canciones más serias.

Por tanto, la infancia y la música suelen estar íntimamente ligadas, ya que las canciones para niños pueden acompañarlos durante buena parte de sus primeros años. Por eso es importante poder conocer las más populares, pero también las más agradables para cantar juntos.

Pues aquí tienes nuestra selección de las 10 mejores canciones infantiles para cantar en familia... ¡sin moderación!

Al corro de la patata, uno de los grandes clásicos

¿Quién no conoce esta canción infantil? ¡Es uno de los grandes clásicos! Seguro que la cantaste alguna vez de pequeño. Pues hoy en día sigue siendo una excelente canción para animar a que los niños canten y jueguen en equipo e interactúen unos con otros.

canciones para niños
¿Y si haces un karaoke con tus hijos?

Como sabrás, para jugar, los niños se tienen que coger de la mano formando un corro y girar sin soltarse mientras cantan lo siguiente:

Al corro de la patata

comeremos ensalada,

lo que comen los señores

naranjitas y limones.

Achupé, achupé

sentadito me quedé.

Cuando los niños dicen la última frase, tienen que sentarse de golpe. Aunque en principio es para cantarla con amigos, igualmente es ideal para que la cantéis en familia para reíros y divertiros con esta simpática canción.

¿Y qué es eso de «achupé»? Pues curiosamente, según documentos antiguos, este término proviene del sonido de los estornudos de los enfermos de la Peste Negra.

Aunque a nosotros los adultos puede que nos resulte un tanto repetitiva, a los niños de hasta los siete años les encanta.

Estaba el señor Don Gato, historia con rimas

¡Esta seguro que también la conoces!

Es una canción muy divertida que cuenta la historia de un gato y sus aventuras con divertidas rimas, por lo que os lo pasaréis genial cantándola.

Se trata de una canción larga, con mucho vocabulario, muy entretenida y con una melodía pegadiza que nos va contando las andaduras del señor Don Gato, desde su enamoramiento de una gata blanca hasta que, tras caerse al suelo desde su tejado, resucita «al olor de las sardinas».

En la canción hay que repetir el último verso de cada estrofa, lo cual ayuda al desarrollo de la memoria de los niños. Es un buen ejemplo de las cualidades mnemotécnicas de la música, ya que nos ayudar a recordar o memorizar diferentes cosas.

Probablemente su origen se remonta a un romance sefardí, de la época en la que los judíos españoles expulsados de la Península se mudaron al norte de África.

Susanita tiene un ratón, con un ritmo muy contagioso

¡Es una de las canciones infantiles que nunca pasarán de moda!

canciones divertidas para niños
Hay canciones infantiles para los más peques, pero también para niños más mayores.

El tema fue compuesto por Rafael Pérez Botija y popularizado por Emilio Aragón caracterizado como Miliki en el programa de los payasos de la tele que nos entretenían con su buen humor.

Como seguro que recuerdas, esta canción infantil cuenta la divertida historia de una niña y su mascota, un ratón. Este ratón chiquitín tiene mucho en común con los niños, en lo que a gustos alimenticios se refiere, ya que come bolitas de anís, chocolate y turrón.

Su contagioso ritmo que invita a bailar hace que sea ideal para cantarla en familia con los más pequeños de la casa.

Dulce Navidad, la canción infantil imprescindible en Navidad

Escrito originalmente en inglés con el título Jingle BellsDulce Navidad es uno de los villancicos infantiles más famosos. Es mundialmente conocido.

Esta canción para niños es uno de los imprescindibles musicales, que no cantamos para irnos a dormir, sino para celebrar el invierno y anunciar la temporada navideña. Este espíritu navideño es imprescindible en la imaginación del niño, que sitúa a Dulce Navidad como un clásico.

Como un clásico sí, pero como un clásico muy agradable para cantar en armonía con la familia, ya que las canciones infantiles como esta unen a toda la familia en torno a una melodía y una letra sencilla y evocadora.

Y seamos realistas, ¡no todas las canciones tienen este poder!

Un elefante se balanceaba, la canción infantil para aprender a contar

Entre las canciones para niños más divertidas y bonitas, esta ocupa un lugar destacado. Esta canción infantil, ideal para aprender más sobre los números y los animales, nos cuenta la historia de un elefante que se balancea en una telaraña.

La canción es tan divertida como lógica, por eso el verso se repite a medida que van apareciendo más elefantes. Una historia de la que los niños no se cansan y que les permite familiarizarse con los números cantando con papá o con mamá.

canciones infantiles educativas
Ideal para aprender a contar.

¿Quién dijo que las canciones de cuna y las canciones infantiles no eran divertidas? Además de provocar risas, son muy educativas, ¡y esta canción es el mejor ejemplo!

El patio de mi casa, otra canción para hacer corro y bailar

El patio de mi casa es una de las canciones infantiles más cantadas a lo largo de la historia, ¡pero no pasa nunca de moda!

Sigue siendo una buena elección para divertirse en familia, ya que se canta y se baila haciendo un corro y bailando, al igual que en Al corro de la patata. Los más pequeños se divertirán un montón pasando un rato muy agradable junto con sus padres.

El patio de mi casa

es particular:

cuando llueve se moja

como los demás.

Agáchate

y vuélvete a agachar

que los agachaditos

no saben bailar.

Hache, i, jota, ka

ele, elle, eme, a,

que si tú no me quieres

otra amiga me querrá.

Chocolate, molinillo,

corre, corre que te pillo.

¡A estirar, a estirar

que el demonio va a pasar!

Tengo una muñeca vestida de azul, para aprender matemáticas

Esta canción infantil es otro de los grandes clásicos de nuestra infancia.

No solo es divertida, sino que además este tema sobre la muñeca que se viste de azul consigue que los niños aprendan matemáticas encadenando números y haciendo sus primeras sumas sencillas: Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis, seis y dos son ocho, y ocho dieciséis, y ocho veinticuatro, y ocho treinta y dos.

Al igual que de muchas otras, se cree que la autora de esta canción infantil fue Montserrat del Amo, escritora española de literatura infantil y juvenil.

Soy una taza, una canción infantil más moderna

Como decimos, esta canción no es antigua y tradicional, sino un ejemplo de las canciones infantiles más modernas. Enseña a los niños a identificar, al ritmo de la música, algunos utensilios de casa: la taza, la tetera, el cucharón, el plato hondo, el plato llano, el cuchillo, el tenedor, el salero, el azucarero, la batidora y la olla exprés.

Fue lanzada en España en 2008 por el grupo madrileño EnCanto y se ha convertido en todo un éxito. Las canciones de este grupo forman parte de Cantajuego, que como ya sabrás es un famosísimo proyecto pedagógico musical en formato audiovisual.

Sus canciones combinan coreografía, letra y música para introducir a los niños en distintos aspectos de la vida cotidiana: números, formas, colores o, como es el caso de Soy una taza, los utensilios de cocina. Además, ayudan al desarrollo de la motricidad, la imaginación y la interacción con los demás.

Con su letra divertida y pegadiza, al cantar esta canción hay que representar los elementos con el cuerpo haciendo una coreografía sencilla, lo que la hace ideal para cantarla y bailarla en familia.

Debajo un botón, para mejorar la pronunciación

Debajo un botón es otra de esas canciones infantiles que nunca pasan de moda, muy divertida y que ha sido interpretada por muchos artistas.

Es ideal para los niños más pequeños, ya que es muy fácil de memorizar al repetirse constantemente, pero incluye cierta dificultad para que los niños practiquen la vocalización, ya que el ritmo de la canción va aumentando cada vez más y requiere una buena pronunciación.

Las canciones de las películas de animación

Si tus hijos son un poco más mayores y quieres que desarrollen su potencial artístico en el canto con canciones más difíciles y desafiantes, las canciones de las bandas sonoras de las diferentes películas de animación que veáis en familia son una buenísima opción.

canciones peliculas animacion
¡A practicar con las canciones de las pelis de dibujos!

Hay tantas películas y tantas canciones que el cine infantil es una fuente muy importante de canciones infantiles. Las películas de Disney de toda la vida, como La sirenita o El rey león, son un buen ejemplo de ello. ¡Tus hijos podrán practicar su técnica vocal mientras se divierten cantando este tipo de canciones! ¡Hakuna matata!

¿Por qué no buscas ya mismo en YouTube todas estas canciones para cantarlas con tus hijos?

¿Necesitas un profesor de Canto?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Marisol

Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.