Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Además de a domicilio, ¿qué otras modalidades de enseñanza hay?

Publicado por Raquel, el 18/11/2018 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > ¿Se Pueden Dar Clases Particulares Sin Ser a Domicilio?

«Un método de enseñanza que no enseñe al alumno a plantearse preguntas es erróneo» – Paul Valéry

Los profesores particulares son el nuevo modelo de enseñanza preferido por los españoles. Dar clases extraescolares nunca había estado tan de moda y las cifras son las que lo demuestran. Miles de millones de euros se mueven al año en nuestro país a través de las clases particulares y eso es solo la punta del iceberg, porque la gran mayoría de ellas no está regulada, por lo que no se puede incluir en esta valoración.

El caso es que las hay de todo tipo y para prácticamente todas las materias: clases particulares de apoyo para el instituto, para preparar la Selectividad, para las carreras universitarias, etc. Y todas ellas a domicilio, aunque a veces resulta un poco complicado (por las circunstancias personales y particulares tanto del profesor como del alumno). En estos casos, hay varias soluciones y la más sencilla suele ser dar clases en otros sitios, como en entornos públicos, bibliotecas y lugares accesibles. Ten en cuenta que, pese a los obstáculos que puedan aparecer a lo largo del camino, las clases particulares pueden ayudarte a aprender a estudiar y a orientar toda tu carrera, desde Primaria hasta la universidad.

Clases particulares: ¿por qué enseñar fuera de casa?

Las clases particulares a domicilio son muy sencillas de planificar. Tanto si enseñas mates, como lengua o química, puedes planificarte el tiempo y organizar la clase en casa del alumno (o incluso en tu propia casa, si el alumno está dispuesto a ir a la casa del profe). Ir a casa se trata de la solución privilegiada para aquellos que quieran mejorar y establecer una relación de confianza con su profesor particular (y con el alumno, ya que es algo recíproco). Si ya eres profesor en algún colegio o institución, dar clases particulares a domicilio te ayudará a conseguir un pellizco extra de dinero que siempre viene bien a fin de mes.

Busca lugares tranquilos en los que explicar a gusto. Ten en cuenta que el lugar de enseñanza no debe ser un obstáculo.

Ahora bien, en algunos casos, se toma la decisión de dar clase en otros sitios y no en casa. El éxito escolar no depende de las condiciones de la enseñanza, pero sí influyen determinantemente en el aprendizaje. Por eso, hay que pensárselo bien antes de dar el paso y abandonar la comodidad del apartamento. Hay varias razones por las que podrías decidir dar clase fuera del domicilio (tanto si es solo a veces, como si es tu costumbre como profesor):

  • Por mudanza.
  • Por obras en casa.
  • Por un problema personal.
  • Por querer conservar tu intimidad (o la del alumno).
  • Por vivir con mucha gente.
  • Por un animal de compañía que asusta al alumno o al profesor.
  • Por un compañero/a de piso que no quiere gente en casa, etc.

Podríamos hacer esta lista muchísimo más larga, pero seguro que lo vas pillando. Por eso, la principal razón que hay que respetar y comprender es que si el profesor o el alumno no quieren hacer la clase en alguna de las casas, hay que buscar un lugar donde poder darla.

Dar clases fuera de casa es una solución alternativa, pero también puede ser la decisión final. Puede ser también una muestra de que estamos dispuestos a y preparados para dar clases en cualquier sitio. Es también la prueba de la motivación del profesor que, además, puede conjugarse con el sol del verano o el equilibrio de la primavera, por ejemplo. Del otoño y del invierno mejor no hablemos.

De este modo, se puede preparar y dar clases fuera de casa, pero, ¿cuál es el mejor sitio para impartir cursos?

Los diferentes lugares para dar clases fuera de casa

«Enseñar te pone los pies en la tierra y te aleja del ego» – Pétronille de Saint-Rapt

Partimos de la base de que el sitio más tranquilo para dar clases es siempre tu propia casa. Entre la comodidad de tu mobiliario, el calorcito de la casa y la confianza con el alumno, se juntan todas las condiciones para alcanzar el éxito en el aprendizaje y permitir que el alumno mejore progresivamente.

No subestimes el poder de tu metodología. Para dar una buena clase, el lugar es importante, pero más importante es la calidad del docente.

Sin embargo, como ya vimos antes, a veces es difícil, por no decir imposible, dar clases a domicilio y por lo tanto hay que plantear otros lugares, fuera de casa. Pues bien, ante esta situación podemos encontrarnos un poco perdidos, porque hay muchísimas opciones, con sus pros y sus contras. Dejemos a un lado los lugares para clases musicales (piano, violín, guitarra o canto) y centrémonos en localizar un sitio tranquilo para el resto de materias. Entre los múltiples emplazamientos que podemos tener en mente, aquí te listamos algunas opciones:

  • La terraza de un bar o de una cafetería tranquila o no muy concurrida.
  • Una biblioteca.
  • Un aula vacía en una escuela o en la universidad.
  • Un parque.
  • Un prado, a modo de picnic, si tenemos el campo cerca.
  • En un espacio de coworking, etc.

Estamos de acuerdo en que la lista no es todo lo larga que podría ser, pero es solo para demostrarte que dar clases fuera de casa es posible y que no es, en absoluto, un fracaso. Lo esencial, al fin y al cabo, es tener la voluntad de compartir y enseñar tu conocimiento, con un buen método pedagógico y con una relación armoniosa con tu alumno.

Ventajas e inconvenientes de enseñar fuera de casa

Ya hemos establecido que enseñar fuera de casa es posible, pero no podemos tomarnos a la ligera las características y consecuencias de este tipo de enseñanza (porque tiene unas cuantas). Ya te avisamos ahora que puede que no sea fácil ni tranquilo, pero puede ofrecerte una serie de beneficios que la enseñanza a domicilio no puede darte.

La pedagogía es básica para ser un buen docente. Para ser un buen profesor particular, debes dominar los fundamentos de la didáctica.

Ventajas

Dar clase fuera de casa es tener la garantía de que no te van a molestar los elementos que normalmente tienes en casa (compañeros de piso, pareja, animales de compañía, etc.). Tampoco te podrán distraer los objetos domésticos, de forma que ni tu alumno ni tú podréis poneros a debatir sobre ese vaso que está en la mesa o la foto de la estantería. Además, el hecho de estar fuera de casa os ayudará a ti y a tu alumno a concentraros y a abstraeros de todos los ruidos que tendréis alrededor, por lo que trabajaréis vuestras capacidades de concentración.

Inconvenientes

Enseñar fuera de casa también tiene sus contras, claro está, aunque estos no nos impidan dar clase. Entre las desventajas que podemos encontrar hay que mencionar el mundo exterior que, aunque puede ser de ayuda para que te esfuerces en abstraerte, también puede volverse tan insoportable que te sea imposible concentrarte y a tu alumno asimilar los conocimientos. Esto puede desanimarte, pero también puedes motivarte ante este reto e intentar buscar formas creativas de superarlo con calma.

Además, sea el curso que sea, no debes perder la paciencia en ningún momento, pese a las circunstancias. Está claro que enseñar en casa te protege de todo lo que ocurre fuera, pero fuera de casa no eres dueño de los horarios de los lugares públicos o de la meteorología (si prefieres dar clase al aire libre). Tendrás que adaptarte.

Disfruta de la enseñanza individualizada. Sea cual sea el lugar, las clases particulares son una opción estupenda.

Como decíamos antes, para materias como la música o el canto, dar clases fuera de casa puede hacerse un poco cuesta arriba o directamente imposible, ya que no podrás dar una enseñanza completa a tu alumno. Por ello, tendrás que adaptar la metodología y hacer que el curso sea interesante y completo de otras formas. ¡Se premia la creatividad! ¡Challenge accepted!

En resumen, dar clases fuera de casa es posible, claro que sí. Es cierto que impartir cursos en casa es muy cómodo, pero por si te hace falta y si eres capaz, puedes dar clase en lugares públicos. Solo hace falta un poco de motivación, el gusto por compartir conocimiento y una buena metodología pedagógica. ¡La decisión es tuya!

Por último, ¿sabes qué precio ponerle a tus clases?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar