Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuáles son los aspectos positivos de enseñar en nuestro domicilio?

Publicado por Raquel, el 14/11/2018 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Las Ventajas de Dar Clases Particulares en Casa

«No hay mayor felicidad que sentirse bien en casa» – Serge Zeller

Es un hecho: el mercado de las clases de apoyo escolar está en constante evolución. Dar clases particulares se ha convertido en toda una profesión, para algunos a tiempo parcial y para otros a tiempo completo. Las clases de matemáticas, las sesiones de apoyo escolar, los cursos intensivos, etc., están siempre pensados para ayudar a los alumnos a progresar con una metodología y una tarifa horaria adaptadas a cada nivel y a las condiciones específicas de cada alumno.

La demanda de las clases particulares a domicilio está en constante cambio. Gracias a los cambios tecnológicos de las últimas décadas, la enseñanza ha vivido una auténtica revolución y, en consecuencia, esta modalidad educativa tiene, en muchos casos, poco que ver con cómo era antes. Los alumnos tienen la posibilidad de recibir clases a distancia, los recursos educativos son mucho más variados, la oferta de perfiles profesionales es tremendamente amplia, etc. Y nosotros, como profesores, debemos adaptarnos.

Además de dar clases online o desplazarnos a casa de nuestros alumnos, también podemos ofrecer clases en nuestra casa. ¿Alguna vez te lo habías planteado? ¡Pues se trata de una opción magnífica! Y en este artículo te contamos por qué.

Enseñar en casa: un espacio particular

Ya se trate de una clase de matemáticas, de clases avanzadas de idiomas, de un curso de preparación de exámenes oficiales (como los de Cambridge), etc., para dar clases desde casa debemos reunir una serie de requisitos que no están necesariamente al alcance de todo el mundo. A fin de cuentas, enseñar desde casa no tiene nada que ver con enseñar en casa de otras personas, y las ventajas son muy numerosas.

Delimita bien un espacio para que sea tu aula. Si trabajas en casa, tienes que saber separar tu lado profesional de tu lado personal.

Un profesor a domicilio es, por lo general, un profesor que va a casa del alumno, que se impregna del ambiente de trabajo que le ofrezca su alumno, que recurre a la metodología que pueda utilizar en función de las circunstancias y que, en definitiva, se adapta por completo a cada estudiante. En el caso de poder clases en casa, la situación se invierte: el alumno se desplaza y se sumerge en el entorno que tú le ofrezcas. Tú, como profesor, te sentirás más cómodo y seguro; y tendrás que conseguir trasmitirles esa misma sensación a tus alumnos.

Aunque la relación alumno-profesor puede ser muy estrecha, debemos tener en mente que es, ante todo, una relación profesional que se mantiene a través del intercambio pedagógico. Al dar clases desde casa, puedes aprovechar más todos los recursos a tu alcance para ofrecer una enseñanza de calidad.

Eso sí, debes siempre distinguir bien el espacio en el que vives, comes y duermes, del espacio en el que trabajas, donde das clases de química o inglés, donde das apoyo escolar u ofreces refuerzo para la preparación de exámenes de Selectividad. Debes reservar un espacio únicamente para tus clases.

Este espacio tan particular que es el domicilio de un profesor puede tener muchas ventajas prácticas que no debemos pasar por alto a la hora de dar clases particulares. Entre otras cosas, nos permite establecer una relación más estrecha con nuestros alumnos, ya que, al abrirles la puerta de nuestra casa, estamos depositando en ellos cierta confianza. Además, nosotros también nos sentiremos mucho más cómodos y tendremos a nuestra disposición todos nuestros recursos pedagógicos.

De todas maneras, si esta opción no termina de convencerte, recuerda que también puedes dar clases en casa de tus alumnos.

Dar clases en casa: una forma más sencilla de enseñar

Otra de las grandes ventajas de dar clases en casa es que podemos desarrollar una metodología particular totalmente adaptada de una manera más fluida. A fin de cuentas, tenemos todos nuestros materiales a nuestra entera disposición. Documentos oficiales, cuadernos de ejercicios, ejercicios online, ordenador, televisión, incluso consolas con ejercicios educativos. Solo necesitas saber qué necesitan tus alumnos y prepararlo todo para cuando lleguen.

Organiza tu tiempo y espacio para dar clases en casa. Dar clases desde casa es un actividad sencilla y eficaz, pero también requiere esfuerzo y preparación.

Dar clases particulares en casa es una forma muy sencilla de enseñar, por diversos motivos:

  • Tenemos un lugar cómodo que favorece la concentración en el que podemos hacer que nuestro alumno trabaje de la mejor manera posible.
  • Ganamos todo el tiempo que no perdemos en los desplazamientos.
  • Nos ahorramos el dinero que invertiríamos en transporte público (o en la gasolina del coche).
  • Nos sentimos más cómodos, lo que nos viene de perlas a la hora de explicar conceptos, definiciones y demás nociones, ya que estamos en nuestro «hábitat natural».
  • Podemos gestionar nuestro espacio de trabajo como mejor nos convenga.
  • Crearemos un ambiente relajado y, por consiguiente, más propicio para la adquisición de conocimientos.
  • Y un larguísimo etcétera.

Como ves, esta modalidad de enseñanza nos ofrece muchísimas ventajas. Desde clases particulares de matemáticas a sesiones de piano pasando por cursos intensivos de refuerzo escolar… Una vez que tienes el espacio de trabajo claro, la materia la eliges tú en función de tus conocimientos y experiencia. Recuerda que, para ser profesor, no basta con haber cursado unos estudios superiores; deberás demostrar también ciertas aptitudes, como unas buenas competencias comunicativas, paciencia y capacidad resolutiva.

Recuerda que en casa tienes todos tus materiales al alcance de la mano. Ya quieras dar clases de lengua española a alumnos de secundaria, clases de canto profesional o clases de apoyo en física, las sesiones te resultarán mucho más llevaderas en casa que en cualquier otro lugar.

Ante todo, no debes olvidar que no estás recibiendo a un amigo, sino a un alumno que necesita progresar y avanzar. Por tanto, debes proporcionarle un entorno de trabajo adecuado, en el que tú puedas trabajar de manera tranquila y cómoda, con una atmósfera que os haga a los dos disfrutar.

Dar clases particulares en casa: saber delimitar bien los espacios

Como ya hemos visto, dar clases particulares en casa puede tener muchísimas ventajas, pero siempre debemos tener cuidado, ¿Por qué? Porque debemos ser capaces de separar bien nuestra vida personal de nuestra vida profesional.

En casa tienes tu material al alcance. Si das clases desde casa, debes cuidar tu material y alejar las distracciones.

Si no delimitamos nuestros espacios de trabajo adecuadamente, podemos encontrarnos con alumnos intrusivos o acabar siendo profesores descuidados.

Un profesor debe actuar en cierto modo como un buen ejemplo (sobre todo para los más pequeños) y su relación con los alumnos ha de ser lo más profesional y neutra posible. Hay que dejar claro a los alumnos que, si bien se trata de nuestro domicilio y no de una academia, los lugares de trabajo están delimitados. Nuestro «aula» puede ser una habitación, un despacho, un salón… o incluso una combinación de más de un sitio. Pero el resto está al margen de las clases.

Ten en cuenta que los objetos y la decoración de tu casa pueden dar pistas de tu vida privada: una foto de familia, una mascota muy cariñosa, notas personales, recordatorios en post-its, libros de lectura, etc. Te recomendamos que hagas lo posible por mantener todos estos objetos al margen (dentro de las posibilidades) para conservar la intimidad de tu vivienda y, eso sí, lograr que el entorno de trabajo tenga las mejores condiciones (de luz, limpieza, tranquilidad, falta de ruido, etc.) posibles.

Ser profesor particular es todo un arte. No basta con que ofrezcas tus servicios para dar clases particulares en una plataforma en línea como la nuestra de Superprof, o con que te valgas del boca a boca para encontrar alumnos. También debes tener conocimientos técnicos, aptitudes pedagógicas y, en el caso de dar clase en casa, ser capaz de separar tu vida personal de la profesional. Esta especie de juego de rol es imprescindible si quieres que tus clases sean lo más eficientes posibles y que tus alumnos se beneficien al máximo de ellas.

Si consigues delimitar bien tus espacios, conseguirás que ambos (profe y alumno) le saquéis a las clases todo su partido. Tú te sentirás mucho más cómodo y, en consecuencia, tus explicaciones serán mucho más claras y fáciles de seguir. Tus estudiantes sentirán esa tranquilidad y estarán mucho más cómodos, con lo que la asimilación de conocimientos será mucho más eficaz. ¿Qué te parece?

El aula es un lugar muy importante. Elige bien el lugar en el que trabajar como profe.

Como hemos visto en este artículo, dar clases particulares en casa tiene muchísimas ventajas, sobre todo en lo que respecta a mejorar la calidad de la enseñanza y de la metodología utilizada (por la disponibilidad de recursos, por ejemplo). Además, te facilitará tu día a día como profesor, ya que no tendrás que perder tiempo y dinero en desplazamientos, podrás hacer que las clases sean mucho más estimulantes (preparando el aula previamente con decoraciones especiales, por ejemplo). Lo único que debes hacer es tener cuidado con la delimitación de los espacios. Ante todo, tienes que conseguir separar tu vida profesional de tu vida personal.

¿Sabes cómo establecer una tarifa a tus clases?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar