«La vida es como montar en bicicleta, hay que avanzar para no perder el equilibrio». —Albert Einstein

En el mes de octubre en España, numerosos han sido los municipios y distritos que han entrado en fase de «alerta roja» al superar la tasa de incidencia acumulada de 500 contagiados por cada 100 000 habitantes en los últimos 14 días, marcada por el Ministerio de Sanidad. Para muchos otros, la situación ha sido levemente mejor en comparación, pero contando igualmente con un alto número de contagios, en torno a 300 por cada 100 000 habitantes, lo que los hacía situarse en una situación de «alerta naranja». Se estudia si este fenómeno ha estado ligado con la vuelta a las aulas pero de momento no hay nada concluyente.

Al fin y al cabo, los niños necesitan volver a la escuela, seguir aprendiendo y establecer una rutina. Cada autonomía ha diseñado un protocolo sanitario estricto aplicable a todos los establecimientos escolares y las escuelas han hecho todo lo posible por adaptarse rápidamente con los medios disponibles. Así mismo, las actividades extraescolares han retomado su actividad, notablemente las deportivas. Cines, bibliotecas y asociaciones intentar dar servicio, aunque con fuertes restricciones. De todos modos, los contactos siguen disparándose. ¿Qué estamos haciendo mal?

Sea como fuere, los protocolos sanitarios están clara y estrictamente definidos para establecimientos públicos y escuelas, pero ¿y las clases particulares? ¿Qué medidas deben respetar profes y alumnos en esta nueva normalidad?

Felipe
Felipe
Profe de Flash
4.80 4.80 (5) 20€/h
¡1a clase gratis!
Rodrigo
Rodrigo
Profe de Dibujo
5.00 5.00 (11) 16€/h
¡1a clase gratis!
Rodrigo
Rodrigo
Profe de Pintura acrílica
5.00 5.00 (9) 16€/h
¡1a clase gratis!
Patricia
Patricia
Profe de Álgebra
4.93 4.93 (70) 20€/h
¡1a clase gratis!
Adolfo
Adolfo
Profe de Inglés
4.89 4.89 (11) 12€/h
¡1a clase gratis!
Mina
Mina
Profe de Yoga
5.00 5.00 (17) 35€/h
¡1a clase gratis!
Jesus
Jesus
Profe de Economía
5.00 5.00 (1) 30€/h
¡1a clase gratis!
Kasia
Kasia
Profe de Español para extranjeros
4.90 4.90 (31) 27€/h
¡1a clase gratis!
Jose miguel
Jose miguel
Profe de Química
5.00 5.00 (3) 15€/h
¡1a clase gratis!
Elena
Elena
Profe de Ruso
5.00 5.00 (5) 14€/h
¡1a clase gratis!
Antonio
Antonio
Profe de Matemáticas
4.93 4.93 (15) 30€/h
¡1a clase gratis!
Pamela
Pamela
Profe de Coaching de seducción
4.90 4.90 (13) 10€/h
¡1a clase gratis!
Pablo
Pablo
Profe de Violonchelo
5.00 5.00 (4) 25€/h
¡1a clase gratis!
Natalia
Natalia
Profe de Dibujo
4.86 4.86 (7) 20€/h
¡1a clase gratis!
Juan
Juan
Profe de Inglés
4.90 4.90 (20) 18€/h
¡1a clase gratis!
Guadalupe pilar
Guadalupe pilar
Profe de Inglés
4.97 4.97 (32) 25€/h
¡1a clase gratis!
Juan
Juan
Profe de Informática básica
5.00 5.00 (11) 22€/h
¡1a clase gratis!

Covid-19 y clases particulares presenciales: medidas de prevención

Intenta mantener la distancia de seguridad durante las clases particulares
Mantén la distancia de seguridad siempre que sea posible y minimiza el riesgo de contagio.

El curso escolar ha arrancado entre la segunda y la tercera semana de septiembre dependiendo del nivel de estudios y de la Comunidad Autónoma. Si eres profe particular, en septiembre comienza el curso para ti también. No hay de momento una normativa específica para la impartición de clases particulares, pero esta actividad sí se ve afectada por medidas más generales como las restricciones de movimiento y de realización de reuniones.

Te recomendamos que te mantengas informado de estos cambios a través de los medios de comunicación tradicionales y a través de las páginas y cuentas oficiales de las instituciones.

Hemos recogido y adaptado en este artículo algunas medidas basadas en el protocolo sanitario de referencia en las escuelas que deben ser aplicadas a la hora de impartir clases particulares de forma presencial.

En primer lugar, tenemos las medidas de prevención. Seguramente ya estarás habituado a ellas ya que son acciones que debemos llevar a cabo para la realización de multitud de acciones. Se trata de medidas que se aplican cuando vas al supermercado, al gimnasio o de tiendas.

Lo fundamental es un gesto tan sencillo como lavarse las manos. Cada vez que llegamos a casa, cada vez que vamos a tomar algo o a comer a un establecimiento, cada vez que llegamos a nuestro puesto de trabajo. Si no tienes la posibilidad de usar agua y jabón, desinféctate las manos con gel hidroalcohólico. Es un producto que desde ahora tienes que llevar siempre encima: móvil, cartera, llaves y gel.

Tose y estornuda en tu codo. Si es posible en espacios abiertos y lejos de otra gente. Si te suenas los mocos, tira el pañuelo inmediatamente después, no lo vuelvas a guardar en el bolsillo.

Cuanto llegas a casa de tu alumno, no establezcas contacto físico ni con él ni con los demás convivientes: ni besos, ni abrazos, ni dar la mano. Incluso se desaconsejo chocar el codo.

Si en el espacio en el que das la clase puede haber un metro y medio entre tu alumno y tú, mucho mejor. Es obvio que la distancia de seguridad es complicada de mantener en ciertos contextos, como en las calles céntricas de la ciudad o el transporte público pero en los lugares que se pueda hacer, se hace.

Por otro lado, está claro que no toda la responsabilidad recae sobre ti como profe particular. El alumno y las personas responsables del espacio en el que impartes las clases también tienen que respetar las medidas. Pide a tus alumnos o a sus tutores que te mantengan informado si alguno de los miembros de la casa desarrolla síntomas. Cancela inmediatamente las clases si tienes fiebre o si le sube a alguno de tus alumnos. Más vale cancelar una clase y que no pase nada. Recuerda que si has estado en contacto con una persona que es positiva en coronavirus  tienes que guardar una cuarentena de dos semanas.

Uso obligatorio de mascarilla al impartir clases particulares presenciales

La mascarilla debe cubrir nariz y boca correctamente
Ponte la mascarilla como se debe, si dejas la nariz fuera, ¡no sirve para nada!

Mascarrilla, máscara, mascareta, màscara, maskara… sea en la lengua que sea, esta palabra está en boca de todos. La mayoría se queja de su uso, muchos la odian y algunos no la soportan; pero lo cierto es que el uso de la mascarilla es de las medidas más eficaces para evitar la propagación del virus. Tanto en espacios abiertos como cerrados, en España es obligatorio el uso de la mascarilla. Solo se puede retirar para comer, tomar algo o fumar, actos que tampoco pueden hacerse en todos los sitios.

En resumidas cuentas, deberíamos quitarnos la mascarilla única y exclusivamente cuando estamos en nuestra casa. Además, en caso de recibir en casa a una persona con la que no convivimos, es muy recomendable tener las mascarillas puestas. Lo mismo si vamos a visitar a alguien.

Por lo tanto, cuando le des clases particulares a un estudiante, ni se te ocurra quitar la mascarilla. Aunque veas que no te reciben con la mascarilla puesta o te digan que te la puedes quitar, no cedas. ¿Sabes tú con quién han estado en contacto? ¿Con cuántas personas? No solo se trata de ser un buen profesional y proteger a tus alumnos, si no de cuidar de ti mismo. No tienes por qué exponerte a un posible contagio cuando la solución para evitarlo es tan sencilla como tener la mascarilla puesta. ¿Te compensa dar y cobrar esa clase y exponerte a un posible contagio o cuarentena? Te recomendamos también que avises de esto antes de ir a dar la clase, en el momento de concertarla. Explícale al estudiante que aunque esté en su casa recibiendo la clase, ambos tenéis que tener puesta la mascarilla durante toda la sesión.

Si usas mascarillas quirúrgicas o FFP2 recuerda que tienen una vida útil de 4h y debes tirarlas a la papelera todos los días después de su uso. Si usas de las de tela, asegúrate de que cumplen su función y están homologadas, no se trata de un simple trozo de tela que nos cubra la boca y la nariz. Así mismo, échalas a lavar todos los días en cuanto llegues a casa.

Higiene y desinfección: acciones clave a la hora de dar clases

Que no falte agua y jabón en casa
Lávate bien entre los dedos y debajo de las uñas.

Al igual que con muchos otros virus y bacterias, la transmisión se hace al llevarnos las manos a la cara. Utilizamos las manos para tocar y coger cientos de cosas al día. Así mismo, nos tocamos la cara con las manos muy a menudo. Por lo tanto, si hemos tocado una superficie en la que hay presencia de algún virus o bacteria, es muy probable que nos lo llevemos a la cara posteriormente. Por lo tanto, hay que lavarse las manos frecuentemente.

Se recomiendo lavar las manos con agua y jabón, frotándolas durante 30 segundos. Hay que frotar bien entre cada dedo, las muñecas y las uñas.

Cuando llegas a casa, es lo primero que tienes que hacer. O como mucho lo segundo, después de quitarte los zapatos. Sécate las manos con papel de cocina o con un pañuelo y tíralo a la basura. Si no, también puedes dejar que se sequen al aire libre. En los establecimientos o espacios públicos, evita el secador de manos, puede ser un punto en el que se acumulan los virus.

En los establecimientos, evita tocar los pomos de las puertas y los interruptores con la mano, hazlo con el codo preferiblemente.

Recuerda llevar siempre encima gel hidroalcohólico. Échatelo tantas veces como consideres necesario.

La limpieza y ventilación del espacio antes y después de la clase

Imparte las clases particulares en la modalidad que prefieras.
Elige aquello que conlleve el menor riesgo posible.

La ventilación de los espacios es una medida de prevención muy eficaz para evitar la propagación del virus. Pide a tus alumnos que ventilen la habitación en la que vas a dar las clases antes y después de la sesión. Se recomienda que el espacio se ventile durante 15 minutos como mínimo para minimizar el riesgo de contagio.

Por supuesto, la desinfección del espacio y del material es otra pieza clave. Es recomendable desinfectar mesas, silla y material antes y después de cada clase.

Para llevar a cabo la limpieza y desinfección, puedes utilizar toallitas desinfectantes desechables. Para no generar tantos residuos, utiliza mejor bayetas lavables e imprégnalas de alcohol al 70 o 90 %. Echa las bayetas a lavar todos los días.

Evita intercambiar objetos con los alumnos. No toques su material. Si tenéis que compartir algún objeto o le tienes que dar algún material, desinféctalo.

Parecen un montón de medidas y protocolos pero después de hacerlo todos los días durante unas semanas serán un acto rutinario. Realizarás estás acciones de forma inconsciente y no te costará tanto como al principio. ¿A que ahora cada vez que entras y sales de un local ya te echas gel hidroalcohólico de forma automática? Ya ni lo piensas. Los dispensadores están en las entradas y en las salidas de las tiendas y los utilizamos.

Eso sí, necesitarás más organización y los horarios serán más ajustados, ya que cumplir con este protocolo lleva tiempo. Hay un montón de niños y jóvenes deseando aprender de un súper profe como tú, así que mucho ánimo con las clases particulares a domicilio. Si no te sientes seguro, no hay prisa, prioriza las clases por webcam y a seguir compartiendo tu pasión.

¿Necesitas un profesor de ?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 2 voto(s)
Cargando…

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.