Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Conocer las reglas de la escritura romana

Publicado por Marisol, el 20/03/2018 Blog > Apoyo escolar > Latín > Consejos para Aprender a Escribir en Latín

Qui scribit bis legit: Quien escribe lee dos veces – proverbio latino

Los alumnos suelen considerar el latín como una asignatura desalentadora. De hecho, los profesores a menudo se enfrentan a alumnos poco motivados, que no entienden de qué sirve el latín si ya no se habla y que son bastante pasivos con respecto a este idioma antiguo.

Hacer que el latín siga vivo como muchos otros idiomas es una excelente manera de hacer que los estudiantes se interesen por esta lengua muerta que tiene mucho que aportar.

Este aprendizaje es interdisciplinario, ya que permite conocer más sobre la mitología, el significado de las palabras y su origen (hay muchas palabras latinas que se usan en español, como viceversa o currículum), conocer las locuciones latinas y adquirir un buen conocimiento general sobre los autores clásicos (Séneca, Tito Livio, Plutarco, Homero…).

¡Descubre con Superprof cómo familiarizarte con el latín!

Aprender a escribir en latín: interésate por el idioma

Interesarse por el latín ¿Cómo aprender latín? ¡Como las ciencias!

Hoy en día, la enseñanza del latín ya no se hace únicamente sobre la base de estudiar «de memoria» y la repetición. La excusa de tener mala memoria no es válida, ¡lo sentimos!

Es cierto que si quieres aprender un idioma vivo, la mayoría de los profesores te dirán que debes conocer las reglas gramaticales del idioma, mucho vocabulario y ¡voilà! Así que, si se tiene una mala memoria, aparecerán muchos problemas a la hora de hablar el idioma.

Pero esta teoría es discutible para los idiomas modernos, ¡y más aún para una lengua muerta como el latín!

De hecho, los profesores de latín entregan con demasiada frecuencia listas de palabras y expresiones latinas que hay que aprenderse de memoria. Gracias a este método taylorista, se supone que el estudiante debe retener 2000 palabras desde el primer año de práctica.

Por supuesto, el cerebro no funciona de esa manera y si las repeticiones no se realizan a un ritmo regular, muchas de las palabras aprendidas en un momento dado se olvidarán rápidamente. Aprender de memoria el léxico latino no tiene sentido…

Entonces, ¿por qué no enseñar latín como se enseñan las ciencias?

Los profesores de ciencias no les piden a los alumnos que memoricen conceptos, sino que hacen que se interesen por el tema con experimentos. ¡En latín, se puede hacer lo mismo y la memorización será mucho más natural que con listas de palabras!

¿Te gustaría saber también qué palabras y expresiones latinas se siguen utilizando en castellano?

Comprender la evolución de las palabras latinas

Evolución del latín Los idiomas que se hablan hoy en el sur de Europa provienen del latín.

Aprender latín es mucho más fácil para los españoles, ya que el castellano proviene directamente del idioma de los romanos. De hecho, el 90 % de las palabras que se utilizan en la vida cotidiana derivan del latín.

Entender la evolución de las palabras entre el latín y el español es útil para comprender mejor y aprender a escribir en latín más rápidamente.

Una lengua es como un organismo vivo: es diferente cuando nace de cuando es adulto; evoluciona constantemente. Ya no hablamos el mismo español que en el siglo XV. Con el latín pasa lo mismo.

El latín clásico, el que se estudia, no era igual que el latín popular, llamado vulgar, que hablaba el pueblo. Entró en España a través de las legiones romanas y se convirtió en la lengua romance que dio origen al español.

En un idioma y particularmente en el latín, las palabras llevan acentos tónicos. Las palabras de dos sílabas se acentúan en la primera sílaba, mientras que las palabras de tres sílabas se acentúan en la penúltima. El acento tónico es la sílaba acentuada que más escuchamos.

Si la palabra no está escrita, el pueblo tiende a suprimir el resto o a transformarlo:

  • Computum dio cuenta,
  • Organum dio órgano,
  • Rosam dio rosa,
  • Portam dio puerta,
  • Famem dio hambre.

El español es el resultado de una lucha entre el pueblo y los letrados, por lo que a menudo encontramos palabras con el mismo origen latino que designan dos cosas diferentes: porticum dio porche para el pueblo y pórtico entre los literatos, por ejemplo.

Aquí tienes algunas reglas de evolución del latín al castellano:

  • A las palabras latinas que comienza con sp- se le añadió una –e delante para facilitar la pronunciación: space = espacio, speciem = especie, scalaria = escalera…
  • Los labialesb, p f y v experimentaron muchos cambios y se reemplazaron entre sí. Así, hibernum dio invierno y ripam dio ribera.
  • Las consonantes oclusivas sordas latinas (P- T- C/QU) entre vocales (o entre vocal y L o R) sonorizan en castellano evolucionando respectivamente a (B-D-G/GU): sapere > saber; totum > todo; lacrimam > lágrima; aquilam > águila.
  • La F inicial latina normalmente da en castellano una H: ferrum> hierro
  • Los grupos consonánticos -MN / NN y GN palatalizan en Ñ: somnum > sueño
  • El grupo LI seguido de vocal resulta en castellano -J: alium > ajo. También evolucionan a –J la -X en posición intervocálica (fixum > fijo) y el grupo
  • interior -CUL- en posición intervocálica (apiculam > abeja)
  • Los grupos consonánticos PL- FL- CL- en posición inicial palatalizan en LL pluviam>lluvia

En cuanto a la evolución de las vocales:

  • La vocal -O en sílaba tónica diptonga en –UEe: portam > puerta
  • Los diptongos latinos normalmente monoptongan al pasar al español: paeninsulam > península
  • La vocal -E en sílaba tónica diptonga en -IE: herbam > hierba
  • Las vocales -I / – U postónicas en posición interior de palabra desaparecen (síncopa): nobilem > noble; calidum > caldo

El estudio de la evolución de una lengua como el latín es muy interesante y permite conocerlo y dominarlo mejor. Te divertirás mucho estudiando la etimología del castellano en tus clases de latín.

¿Quieres aprender a hablar en latín? ¡Lee nuestro artículo!

Hacer del latín una lengua viva

Aprender latín Imagina una conversación entre estos dos personajes.

Uno de los métodos para hacer que los alumnos aprendan latín de forma amena es ver el latín como una lengua vivo. Los programas escolares se están moviendo en esta dirección, ya que abogan por ejercicios prácticos escritos y orales, tanto individuales como colectivos, para facilitar la memorización de nociones y formas.

Por ejemplo, para ayudar a un estudiante a reutilizar sus conocimientos y así no olvidar el léxico latino que ya ha visto y aprendido, se pueden hacer ejercicios. Imaginar un diálogo entre dos personajes es un ejercicio muy común cuando se estudia un idioma vivo. ¿Por qué no usarlo en las clases de latín?

El objetivo es acostumbrarse a la escritura latina poco a poco y formar frases completas al reactivar los conocimientos. Se progresará mucho y el intercambio entre los estudiantes hará que den lo mejor de sí mismos.

Traducir el latín es un buen ejercicio siempre que sea divertido. Una traducción del texto del latín al español puede ser un juego: hay que poner las palabras en orden en el texto final.

Los estudiantes incluso aprenderán a hablar latín, aunque no sea necesariamente el objetivo cuando se empieza a estudiar latín.

Aprender a leer en latín puede ser de gran ayuda para escribir en latín, así que puedes devorar los grandes clásicos de textos antiguos en versión original.

¿Y sabes qué? El latín puede ayudarte con otras asignaturas, ya que es una materia interdisciplinaria que mezcla historia romana, geografía, análisis y ortografía.

¡Lee también nuestro artículo sobre el origen del alfabeto latino!

Conocer las diferencias entre la gramática latina y la española

Orden de las frases en latín ¡Inventa un juego para aprenderte la gramática romana!

Aprender latín a partir de la palabra escrita requiere, ante todo, un conocimiento de la gramática latina, pero especialmente el conocimiento de la construcción de las frases en latín.

En castellano, podemos decir:

«La madre infeliz le pidió a Dios, con sus oraciones, la salud de su hijo».

Sin embargo, esta oración si nos atenemos a las reglas gramaticales, no tiene el orden normal. Deberíamos decirla respetando el orden de: sujeto, verbo, CD, CI y demás complementos:

«La madre infeliz pidió la salud de su hijo a Dios con sus oraciones».

Las inversiones en español se usan simplemente por elegancia. En latín, ¡es una regla! Nuestra frase anterior se traducirá de acuerdo con la importancia que queramos dar uno u otro término:

Misera mater orationibus Deo filii sanitatem rogabat, es decir, (la) madre infeliz (con sus) oraciones (a) Dios (de su) hijo (la) salud pidió. No hay artículos en latín, por eso hay algunas palabras que están entre paréntesis.

Tomemos otro ejemplo para entenderlo mejor: Legatus mittit servum que significa el delegado envía al sirviente. Esta misma oración se puede escribir de cinco maneras diferentes y, sin embargo, siempre querrá decir lo mismo:

  • Servum mittit legatus,
  • Mittit legatus servum,
  • Legatus servum mittit,
  • Servum legatus mittit,
  • Mittit servum legatus.

Pero entonces, ¿cómo se puede saber dónde está el sujeto del verbo, el complemento directo, etc.?

Gracias a las declinaciones que lamentablemente debemos aprender de memoria. Sin duda es el único elemento que uno debe aprender de memoria en latín, porque cuando uno conoce las declinaciones, escribir latín es muy fácil. Simplemente hay que colocar la desinencia correcta según el lugar de la palabra en la oración y listo.

Hay cinco declinaciones que hay que aprender en cada caso: nominativo, vocativo, acusativo, genitivo, dativo y ablativo.

Familiarizarse con las expresiones latinas requiere el conocimiento de las declinaciones. Es cierto que es muy útil usar un diccionario de latín-español al traducir, pero es muy tedioso tener que estar buscando las declinaciones. ¡Así que a estudiar!

Échale un ojo también a nuestro artículo sobre los mejores consejos para aprender a hablar en latín.

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar