Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Qué beneficios aporta ser profesor de adultos?

Publicado por Raquel, el 15/11/2018 Blog > Clases particulares > Dar clases particulares > Ventajas de Dar Clases a Adultos

« Un maestro es una brújula que activa los imanes de la curiosidad, conocimiento y sabiduría en sus pupilos» – Ever Garrison

Existen muchas formas y recursos para desarrollarse académica e intelectualmente, independientemente de la edad: cursos de idiomas, clases particulares a domicilio, estancias intensivas, etc. En los últimos años, cada vez son más los adultos que se apuntan a cursos formativos o contratan los servicios de un profesor particular (como los que se encuentran en nuestra plataforma de Superprof, por ejemplo).

Algunos buscan una actividad para su tiempo libre y se apuntan a talleres de costura, clases de cocina, sesiones de yoga, etc. Otros quieren mejorar sus competencias y desarrollarse en el mercado laboral, por lo que prefieren cursos de idiomas o clases de oratoria, por ejemplo. Como sabrás (o te podrás imaginar) las disciplinas que se pueden aprender son casi infinitas.

Debemos entender que los niños y jóvenes no son los únicos que se pueden beneficiar de unas clases o cursos formativos, del mismo modo que los adultos no son tampoco personas plenamente formadas por el simple hecho de que ya no van al colegio o a la Universidad.

Cualquier persona puede sacarle el máximo provecho a unas clases especializadas en un ámbito concreto (en el que quizás ya tienen unos conocimientos básicos), a unos cursos de idiomas extranjeros o incluso a talleres para perfeccionar su dominio de su propia lengua materna. Las clases para adultos tienen muchas ventajas ¡y no solo para los alumnos!

¿Qué implica dar clases a personas adultas?

«La educación es la llave para el éxito en la vida, y los maestros tienen un impacto duradero en la vida de sus estudiantes» – Solomon Ortiz.

Trabajar como profesor de adultos (ya sea dando clases particulares u ofreciendo sesiones de apoyo académico a domicilio de matemáticas, de inglés, de pilates, de bricolaje o de cualquier otra disciplina) es un auténtico placer. ¿Por qué? Pues por muchos motivos.

¿Te animarías a dar clases particulares a mayores? Los cursos de formación en empresas no son la única modalidad de enseñanza para adultos.

Para empezar, por lo general, los niños suelen ser un alumnado más agitado, nervioso y con menos capacidad de concentración. Los adultos, por el contrario, tienden a tener más ganas de aprender. Son más conscientes del valor de su formación y se concentran más en las clases.

Por otra parte, los adultos son más tranquilos. En consecuencia, prestarán más atención a las explicaciones, asimilarán de otra manera los conceptos nuevos y avanzarán más rápidamente y con más motivación. Por supuesto, estas afirmaciones generales no son siempre ciertas porque siempre hay excepciones (jubilados que quieren aprender inglés y no tienen facilidad para los idiomas, jóvenes que necesitan utilizar Excel con soltura o aprender programación y se les resisten las fórmulas matemáticas, etc.).

Como sabes, los profesores también necesitan su dosis de motivación para disfrutar más de las clases. Los adultos, por lo general, suelen tener más ganas de aprender, de modo que el aprendizaje resulta mucho más fluido y natural que con los más pequeños de la casa. En consecuencia, la metodología de aprendizaje de ambos grupos de alumnos es totalmente diferente.

En comparación con un alumno más joven, un alumno adulto seguramente tenga más recursos para aprender. Entre las características más comunes de los estudiantes adultos encontramos:

  • Facilidad de aprendizaje.
  • Rapidez para asimilar conceptos.
  • Curiosidad pertinente.
  • Interés real y sin motivación de resultados académicos.
  • Disfrute por la disciplina que se está estudiando.
  • Diálogo fluido con el profesor.
  • Etc.

En resumidas cuentas, un adulto es un alumno más <<fácil de llevar>> que un niño (siempre con excepciones), por estos motivos ya mencionados y otros muchos que se nos quedan en el tintero. Eso sí, debes también tener en cuenta que se trata de dos maneras de enseñar muy diferentes: aunque la base didáctica sea la misma, las metodologías cambian mucho de un tipo de alumnado a otro.

Ventajas de dar clases a adultos: alumnos más receptivos en clase

Sin menospreciar el valor de las clases con niños (enormemente gratificantes), debemos decir que las clases para adultos suelen ser muy enriquecedoras para los profesores, que probablemente tengan una edad más parecida a la de sus alumnos. La edad adulta está asociada con la madurez, lo que implica también una mayor concentración hacia la disciplina en cuestión y más receptividad hacia los profesores durante las sesiones.

Los adultos no lo saben todo, también pueden seguir aprendiendo. Las clases para adultos son muy motivadoras, tanto para los alumnos como para los docentes.

Esta es otra de las grandes ventajas de enseñar a adultos. Ya se trate de clases a domicilio, de sesiones de ejercicio físico, de cursos intensivos de inglés, etc., las clases supondrán un momento de intercambio durante el cual el alumno se concentrará en las explicaciones y exposiciones de sus docentes. Si por lo general los adultos tienen una mayor motivación para aprender, ¡imagínate todo lo que puedes lograr si además consigues hacer que de verdad disfruten aprendiendo!

Tendemos a pensar que, cuando nos hacemos mayores, ya no tenemos nada más que aprender. ¡Pero nada más lejos de la realidad! De hecho, lo que ocurre es que tendemos a confiarnos, creer que ya sabemos todo lo que tenemos que saber, y lo que necesitamos es un profesor que nos motive a seguir avanzando. Descubrir nuevos conceptos y definiciones, aprender técnicas o disciplinas nuevas, ampliar nuestro ámbito de especialización… Cada uno decide sus propios límites.

En estos casos es donde el docente brilla con luz propia: se encargará de buscar qué motiva a sus alumnos para hacer las clases más amenas, intentará ganarse su confianza y hará lo posible por encontrar la metodología de aprendizaje ideal para cada estudiante. Los alumnos, por su parte, contribuirán con su diálogo y ganas de aprender para lograr que cada sesión sea más enriquecedora.

Descubre las ventajas de trabajar como profesor para adultos en empresas.

Ventajas de enseñar a mayores: un intercambio más constructivo con el profesor

Los adultos, al ser más receptivos, tienden a involucrarse más en las clases que los alumnos más pequeños. Esto permite a los profesores construir un diálogo más interesante y un intercambio más enriquecedor para todos. Por un lado, el profesor se encontrará frente a un alumno interesado, que planteará preguntas reflexionadas y que podrá contradecirle en sus explicaciones (ya sea a partir de su experiencia o de su formación previa).

Disfruta de la enseñanza con un alumnado maduro. No importa si son aulas llenas o sesiones particulares: enseñar a adultos es un placer.

Por otra parte, estamos ante alumnos que buscarán obtener respuestas adecuadas a preguntas precisas (o menos precisas) que les permitirán construir las bases de su conocimiento. Este diálogo generará debates, fórmulas de enseñanza más profundas y conversaciones más elevadas que las que podrían tener lugar con niños.

Con una metodología concreta y adaptada a su edad y su madurez, los profesores deberán ofrecer a sus alumnos unas clases pensadas para ellos. Colmarán sus lagunas de conocimiento e inculcarán un espíritu crítico de cultura y reflexión que se construirá yendo más allá de las preguntas y explicaciones superficiales.

Entonces, ¿te animarías a trabajar como profesor particular para adultos?

Otra ventaja de ser profe para adultos: ir más allá en las explicaciones

Ya hemos dejado más que claro que dar clases a adultos puede ser muy estimulante tanto para los profesores como para los alumnos. La relación que se desarrolla permite a ambos, sobre todo porque su rango de edad es más próximo, entenderse mejor, captar mejor la atención el uno del otro y construir un intercambio enriquecedor sobre un tema o una disciplina concretos.

Este intercambio será también decisivo para marcar el rumbo de las clases y permitirá que las sesiones se desarrollen con mayor fluidez, con lo que los profesores podrán ir un paso más allá en sus explicaciones de lo que harían con niños. Esta es otra de las muchas ventajas de enseñar a adultos.

Así, una clase de guitarra será mucho más productiva en lo que respecta a asimilar más rápido una tablatura o tocar piezas más complejas cada semana. Lo mismo con las clases de matemáticas, de inglés o de cualquier otra disciplina: se podrá elaborar una reflexión guiada mucho más extensa.

Disfruta de la enseñanza como nunca antes. Sean niños, adolescentes o adultos, el vínculo del profesor con sus alumnos es muy especial.

Esta facilidad de asimilación, sumada a una relación de confianza alumno-profesor permite:

  • avanzar más rápido sobre el programa decente,
  • detenerse más sobre conceptos o definiciones si se cree necesario,
  • crear un diálogo constructivo y productivo,
  • elaborar mayores progresos con resultados visibles,
  • ganar confianza en uno mismo por los progresos alcanzados,
  • entender los contextos de enseñanza,
  • Etc.

Después de todo esto, ¿todavía crees que dar clases a adultos no es buena idea? Todas estas ventajas te permitirán construir una relación alumno-profesor basada en el trabajo, la confianza, la disciplina y, ante todo, el placer de intercambiar conocimientos.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar