Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cronología del idioma de Cicerón desde la Antigüedad hasta nuestros días

Publicado por Elvira, el 09/10/2017 Blog > Apoyo escolar > Latín > La Gran Historia de la Lengua Latina

«Sin el latín, no se podrán comprender los 3000 años de historia que vieron el nacimiento del Imperio Romano, el triunfo del cristianismo y la confirmación de la identidad de Occidente» – Jürgen Leonhardt, autor de La gran historia del latín: desde sus orígenes hasta nuestros días.

La lengua latina fue la primera de todas las lenguas europeas en gozar tanto de un estatus de lengua internacional como de lengua universal.

Hoy en día, el latín es considerado una lengua muerta, pero, en el pasado, se consideró la lengua oficial de la Antigua Roma y, por tanto, de todo el Imperio Romano de Occidente hasta su caída, uno de los imperios más poderosos (y uno de los más fascinantes) de la Historia.

Es frecuente encontrar personas que no son ni historiadores ni arqueólogos, pero que saben que el latín fue la lengua de la civilización romana y que el español se basa en el alfabeto latino.

A su vez, a nivel mundial, se reconoce que Portugal, España, Francia o Italia forman parte de los países latinos.

¿Conoces la verdadera historia de la lengua latina desde su origen hasta nuestros días?

Para algunos, el latín dejó de existir cuando el último hablante que tenía esta lengua como materna murió sin transmitir el idioma a otras personas. Para otros, en la actualidad, el latín es una lengua bella y viva, ya que se refiere a todo el continente americano y latinoamericano, a toda Europa occidental, central y oriental (para aquellos países que no utilizan el alfabeto cirílico), a la mayoría de África y a Oceanía. Hasta los países asiáticos que no emplean el alfabeto latino traducen sus transcripciones a menudo al inglés (lengua impregnada de latín).

¿Cuál es la historia del latín? Esa es la cuestión que Superprof intentará responder en este artículo.

Los orígenes de los romanos: el latín arcaico

En los orígenes, no había nada y después…

Será sobre las riberas del Tíber, en la región del Lacio, a la altura de Roma, donde se empleará la primera forma de lo que llamaremos posteriormente latín.

Fundadores del latín «Roma no se hizo en un día». Se fundó en el año 753 a.C. ¿Ya hablaban Rómulo y Remo el latín?

Se trataba de un dialecto itálico, como el samnita, el osco o el umbro. Estos dialectos presentaban bastantes diferencias, pero compartían la característica de proceder de los alfabetos griego y etrusco.

No obstante, los orígenes de la lengua latina son muy oscuros y difíciles de documentar. De hecho, los hablantes del latín arcaico (prisca Latinitas en latín), anterior al Imperio Romano, tenían una lengua de tradición oral.

Es más, su arte por la elocuencia, como los antiguos griegos con Sócrates, solo sirvió para dejar algunos trazos escritos.

El escrito más antiguo se recuperó en un descubrimiento arqueológico en 1887, que figuraba en la fíbula prenestina, que data del siglo 7 a.C.

Se cree que la lengua latina evolucionó durante cuatro o cinco siglos antes de llegar a unificarse como lengua de todos los romanos y antes de que se adoptara como la lengua escrita en actos jurídicos y como la lengua vehicular de la civilización romana.

No obstante, la leyenda dice que Rómulo y Remo fueron los que fundaron la ciudad de Roma en el año 753 a.C. debido a un duelo entre los hermanos en el que ganó Rómulo, gracias al cual, la ciudad tomó el nombre de «Roma».

Desde el siglo III a.C., durante la época real y la República romana, en el apogeo del Imperio Romano, numerosos eruditos sirvieron de medio de difusión del latín oral: comedias de Plauto (-254; -184), Terencio (-185;-159), cartas de Cicerón (-106;-43), las sátiras y epodos de Horacio (-65;-8) y el Satiricón de Petronio (27-66).

Desde los primeros siglos del latín arcaico, fueron numerosos los préstamos provenientes del alfabeto griego (ya presente en el suelo italiano, sobre todo, en Sicilia y Taranto): muchas palabras de la koiné griega estaban presentes en el latín y, más de un milenio más tarde, en la lengua española.

La época del latín arcaico acabó en torno al año 100 a.C.

Si deseas encontrar un curso de latin con un docente apasionado cerca de ti, ¿Qué esperas para conectarte sobre Superprof.es?

Las épocas del antiguo latín clásico

Denominamos latín clásico al que prevalece en los textos literarios destinados a los romanos, en los que se empleaba una semántica que se consideraba «clásica».

Es la edad de oro de la literatura latina: el latín literario, que se extiende durante el siglo I a.C.

La edad de oro del latín (-100;14)

La terminación de las palabras latinas cambia con respecto al latín arcaico y nacen numerosas producciones literarias. Los historiadores sacan a la luz innumerables escritos de autores históricos conocidos en todo el mundo:

  • Julio César
  • Cicerón
  • Tito Livio
  • Catulo
  • Lucrecio
  • Virgilio
  • Horacio
  • Ovidio

La prosa y la poesía se desarrollaron en las últimas décadas de la República romana, por lo que podemos hablar de una transición de la lengua latina con una tradición oral hacia una lengua literaria noble, es decir, clásica.

Esta etapa se caracterizó por una flexibilidad y libertad de la sintaxis como nunca se había visto.

La edad de plata (14-130)

Esta etapa se conoció como la época «post-agustiniana» para evocar una literatura de latín clásico menos rica que la edad de oro.

Construcciones por los romanos El emperador romano Vespasiano (9-79) fue quien hizo construir el Coliseo romano, inaugurado en el año 80 por el emperador Tito.

Entre los grandes autores de la historia de la literatura romana, encontramos a Séneca, Plinio el Viejo (muerto en Pompeya en el año 79), Petronio, Quintiliano, Tácito, Plinio el Joven y Juvenal.

El «latín imperial», que corresponde al apogeo del Imperio bajo los emperadores romanos Nerón y Domiciano, se caracterizó por un refinamiento y una complejización del arte de la retórica.

Asimismo, la influencia del estoicismo de la Antigua Grecia hizo que se redujera la importancia que se le había concedido a los dioses en una Roma en la que la mitología era politeísta y precristiana.

El latín «tardío»

Desde el siglo II hasta el VIII de la era cristiana, las numerosas invasiones bárbaras precipitaron la caída del Imperio Romano, lo que implicó su disolución desde el punto de vista político.

Esta época supuso un cambio en la lengua latina, pues dejó de ser la lengua oficial más poderosa del estado.

Aunque el Imperio Romano de Oriente (o Imperio Bizantino) conservara sus fronteras hasta la caída de Constantinopla en el año 1453, la lengua que se empleaba era el griego y no el latín. Por lo tanto, durante esta etapa, aparecieron múltiples palabras extranjeras en el léxico latino: fue la época del «bajo latín».

Además, debe notarse que el latín que hablaba la clase elitista (sermo cotidianus) de Roma era muy diferente al que hablaban las clases populares del Imperio (sermo plebeius).

Fue la lengua de la plebe, del pueblo, la que dio lugar al nacimiento de las lenguas romanas: en los territorios en los que el latín vulgar (lingua romana) se extendía, se combinaron la lengua imperial de las regiones y los dialectos de las provincias sometidas al Imperio de Roma.

¿Qué esperas para tomar tu primer curso latin con uno de nuestros docentes?

Del latín medieval al latín humanista

Durante la Baja Edad Media hasta el Renacimiento europeo (siglos IX-XVI), la lengua latina estuvo sometida a un largo período de modificaciones.

El latín en el Vaticano. Después de haber estado situada en Aviñón (Francia), la Santa Sede de la Iglesia Católica se encuentra en el Vaticano, donde se ha preservado el uso del latín.

El latín de la época feudal representó la lengua literaria que se empleó en toda Europa occidental. En concreto, fue en esta época en la que el cristianismo y la Iglesia Católica preservaron el latín como la lengua para la escritura.

Las personas alfabetizadas de la época formaban parte de la nobleza o del clero y hubo una gran producción de documentos de tipo litúrgico. Asimismo, la literatura eclesiástica también se destinó al arte de examinar los textos antiguos.

La lengua latina cambió significativamente: Carlomagno la sometió a una reforma en el año 800, se simplificó su composición sintáctica y se incorporaron numerosos neologismos a la lengua cotidiana.

Después de los siglos de oscurantismo cristiano en Europa, llegó una nueva época, donde el arte, la razón y la ciencia se impusieron al culto de la divinidad: el Renacimiento.

Posterior y paradójicamente, el latín siguió siendo el lenguaje noble de las ciencias.

De este modo, fueron numerosos los filósofos y científicos «humanistas» de los siglos XV y XVI que conservaron el latín en su producción literaria, sobre todo, en obras científicas, filosóficas y religiosas, como Erasmo (1467-1536), René Descartes (1596-1650), Francis Bacon (1561-1626) o Isaac Newton (1643-1727).

El latín se convirtió en la lengua franca del conocimiento, entendida por todos los eruditos de Europa donde se aplicaba el Derecho romano.

Por consiguiente, el latín fue también la mejor de las herramientas lingüísticas de reyes y emperadores en las relaciones diplomáticas internacionales.

Si te interesan las clases de latin para principiantes, no dudes en ponerte en contacto con nuestros profesores a través de la plataforma.

Del «neolatín» al latín contemporáneo

Incluso hoy en día, el latín es uno de los idiomas oficiales del Vaticano. Increíble, ¿verdad? Los Estados pontificios y la Iglesia Católica nunca han abandonado su lengua histórica.

Latín hoy en día. El latín se ha seguido empleando en la lengua de las ciencias: por ejemplo, para designar el hibisco se emplea la nomenclatura latina.

Los lingüistas y científicos de las letras clásicas han utilizado la denominación de «neolatín» para referirse al uso del idioma latino desde el Renacimiento italiano.

Un año después de la caída del Imperio Romano de Oriente (Imperio Bizantino), Gutenberg inventó la imprenta en 1454. Esta innovación supuso toda una revolución para que los textos latinos estuvieran disponibles para todo el mundo.

Sin embargo, dos o tres siglos después, cuando las lenguas romanas se unificaron bajo el Antiguo Régimen, el latín cayó poco a poco en desuso. A partir del siglo XVIII, el latín se dejó de utilizar en muchos ámbitos y solo se reservó para las producciones científicas y literarias, sobre todo, para la poesía.

Desde finales del siglo XIX, el latín ha sido siempre una lengua litúrgica y religiosa, aunque cada vez tiene menos seguidores entre los cardenales y teólogos de la Iglesia Católica romana. Sin embargo, también los términos vernáculos del campo de la ciencia se han conservado en gran parte en latín, sobre todo, en medicina, botánica, biología o medicina.

Hoy en día, el debate sigue vivo: se considera que el latín es una lengua muerta, pero, ¿se debe mantener o suprimir el latín en las clases de enseñanza PAU latin, secundaria y bachillerato?

Si deseas encontrar un profesor de latin 2 bachillerato, no dudes en utilizar nuestra plataforma para ponerte en contacto con docentes cerca de ti.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 4,43 sobre 5 entre 7 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar