En unas buenas vacaciones, no tienes nada que hacer y tienes todo el día para hacerlo.

Robert Orben, escritor

Las vacaciones de verano suponen el culmen de todo el trabajo realizado durante el curso por lo que los niños y adolescentes (así como los profesores) las esperan con ansias ya que el verano es sinónimo de disfrutar de la piscina y los amigos, salir de viaje o simplemente descansar.

No obstante, los dos meses (o incluso más, en función del curso) pueden pasar factura, ya que resulta muy sencillo olvidarse de todos los logros del año. De este modo, te puedes enfrentar a una cuesta de septiembre terrorífica, ya que te resulta más complicado volver a cogerle el ritmo...

Por esta razón, lo mejor es plantearse la idea de repasar un poco durante todo el verano para poder cubrir algunas lagunas que tus hijos pueden tener en torno a algunos conceptos (o incluso para ir por delante un poco) y también para que les suene todo cuando empiecen el cole.

Aunque no lo parezca, puede resultar complicado saber qué ritmo hay que adoptar para estas revisiones veraniegas. En una encuesta realizada por el equipo de Mastermania.com, el 50 % de las personas encuestadas afirmó que aprovecharía el verano para estudiar, emprender nuevos estudios o incluso mejorar el nivel de un idioma. Pero ¿y el resto?

Si tienes dudas sobre cada cuánto hay que repasar en verano, aquí te damos algunos consejos para que te puedas planificar y tengas tiempo para todo.

Los mejores profesores disponibles
Felipe
4,8
4,8 (5 opiniones)
Felipe
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (11 opiniones)
Rodrigo
18€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (9 opiniones)
Rodrigo
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Patricia
4,9
4,9 (71 opiniones)
Patricia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mina
5
5 (20 opiniones)
Mina
35€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jesus
5
5 (1 opiniones)
Jesus
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Kasia
4,9
4,9 (31 opiniones)
Kasia
27€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jose miguel
5
5 (3 opiniones)
Jose miguel
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Elena
5
5 (6 opiniones)
Elena
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Antonio
4,9
4,9 (15 opiniones)
Antonio
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pamela
4,9
4,9 (13 opiniones)
Pamela
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (11 opiniones)
Pablo
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Natalia
4,9
4,9 (7 opiniones)
Natalia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
4,9
4,9 (20 opiniones)
Juan
17€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Guadalupe pilar
5
5 (37 opiniones)
Guadalupe pilar
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
5
5 (11 opiniones)
Juan
22€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Felipe
4,8
4,8 (5 opiniones)
Felipe
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (11 opiniones)
Rodrigo
18€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (9 opiniones)
Rodrigo
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Patricia
4,9
4,9 (71 opiniones)
Patricia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mina
5
5 (20 opiniones)
Mina
35€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jesus
5
5 (1 opiniones)
Jesus
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Kasia
4,9
4,9 (31 opiniones)
Kasia
27€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jose miguel
5
5 (3 opiniones)
Jose miguel
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Elena
5
5 (6 opiniones)
Elena
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Antonio
4,9
4,9 (15 opiniones)
Antonio
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pamela
4,9
4,9 (13 opiniones)
Pamela
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (11 opiniones)
Pablo
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Natalia
4,9
4,9 (7 opiniones)
Natalia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
4,9
4,9 (20 opiniones)
Juan
17€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Guadalupe pilar
5
5 (37 opiniones)
Guadalupe pilar
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
5
5 (11 opiniones)
Juan
22€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Vamos

No hay que obligar a repasar durante las vacaciones

Repasar en verano no es una obligación
Dedícale algo de tiempo a tu hijo a la hora de hacer deberes.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que obligar a un niño a trabajar durante las vacaciones puede resultar contraproducente, sobre todo si eres de los que pierdes la paciencia pronto y te enfadas. Corres el riesgo de que tire la toalla antes de empezar o incluso que no quiera volver a la escuela o al instituto.

Recuerda que el objetivo de las vacaciones es mantener activas las neuronas para evitar que los niños olviden lo aprendido durante el curso anterior.

Por otro lado, los deberes durante las vacaciones no les ayudarán por sí solos a ponerse al día ante algunas dudas que pueden haber quedado del curso anterior o a la hora de repasar. Para eso, es mejor encaminar la idea hacia un tipo de curso de verano, en el que tus hijos muestren interés y quieran aprender.

En algunos niveles, nos encontramos con el hecho de que los padres no pueden reemplazar a los profesores, por lo que es mejor contar con el apoyo de un profesor para que le dé clases y evitar que el niño se frustre.

En función del programa previsto para el verano y de tus vacaciones, podrás adaptar nuestras sugerencias a tu día a día.

¿Tus hijos tienen algunas lagunas que cubrir? Descubre cómo ayudarles en verano.

Las vacaciones de verano: un período de descanso necesario

Las vacaciones son sobre todo para descansar del curso escolar.
Deja que tu hijo disfrute de su verano.

La primera parte de las vacaciones escolares debe dedicarse al descanso. Hay padres que prefieren no tocar un libro antes del 31 de julio, ya que el curso académico es muy largo, en ciertas ocasiones, muy complicado, y resulta imprescindible tomarse un tiempo para que las pilas se recarguen.

Eso sí, descansar no implica no hacer nada en absoluto.

Durante los dos meses de vacaciones, te recomendamos que ofrezcas a tus hijos diversas actividades que les permitirán desarrollarse de manera diferente:

  • Campamentos deportivos
  • Campamentos de verano (o colonias)
  • Estancias lingüísticas de inmersión en el extranjero
  • Creación de un diario (o bitácora) en el que recoger lo más destacado de las vacaciones
  • Visitas culturales (museos, escape rooms...)
  • Lecturas (manga, cómics, novelas infantiles, etc.)
  • Películas o dibujos animados en un idioma extranjero
  • Videojuegos educativos
  • Ver un documental...

El aprendizaje se realiza de muchas formas y la variación de las actividades permite desarrollar otras habilidades tan útiles como las adquiridas en la escuela: autonomía, autoestima, conocimientos generales, memoria...

El descanso es un tiempo necesario para el proceso de aprendizaje. Después de haber adquirido múltiples nociones durante todo el curso académico, el cerebro del niño necesita descansar para asimilar.

¿Qué herramientas existen para repasar en verano?

¿Qué programa hay que seguir para repasar durante las vacaciones escolares?

¿Cómo repasar durante las vacaciones de verano?
También puedes proponerle ejercicios de los libros de texto del curso que tu hijo ha finalizado.

Sea cual sea la edad de tu hijo, lo mejor es dejar pasar unos días sin hablar de estudios o repaso. Una vez recargadas las pilas, el programa podrá variar según el curso escolar.

¿Qué ritmo pueden adoptar los alumnos de Primaria durante las vacaciones de verano?

Durante los primeros días, el niño estará descansando y desconectado de todo. Eso sí, podrá realizar algunas actividades en las que tenga que poner a trabajar a las neuronas, pero sin mencionar nada de programas escolares, ni del curso pasado ni del que viene.

Una vez pasado el período de descanso, la cosa cambia.

Al igual que durante el año escolar, puedes proponerle a tu hijo que realice las revisiones solo de lunes a viernes, de tal forma que tenga los fines de semana libres.

De lunes a viernes, bastará con unos 30 minutos de repaso. Debes ritualizar el tiempo de revisión diario para que no sea una tarea sino un hábito de cara a volver a la escuela.

Es mejor dedicar este tiempo al trabajo por la mañana, cuando el niño está más despierto. De este modo, no volveremos a mencionarlo durante el resto del día. Tampoco es recomendable llevarse el cuaderno de vacaciones a la playa, ya que allí estará para disfrutar. Cada cosa a su tiempo.

Por ejemplo, de lunes a viernes, de 10 a 10:30 de la mañana, después del desayuno y una vez que el niño se haya vestido y cepillado los dientes, te puedes sentar en la mesa con él y acompañarlo mientras hace los ejercicios del día.

Los cuadernillos de vacaciones suelen ser muy prácticos a la hora de repasar el programa escolar del curso anterior y preparar el inicio del curso siguiente. El objetivo es hacer los ejercicios y corregirlos con él para que no lo sienta como un «castigo».

Eso sí, hay que mantener la calma y la paciencia y tener tiempo para él. Si no es así, es mejor delegar esta parte y recurrir a un profesor de apoyo.

Por ejemplo, para un niño de quinto de Primaria, este puede ser el programa que deba seguir de lunes a viernes (que integre las asignaturas que le cuesten más o las más importantes):

  • Lunes: 30 minutos de lengua
  • Martes: 30 minutos de matemáticas
  • Miércoles: 15 minutos de inglés y 15 minutos de francés
  • Jueves: 30 minutos de lengua
  • Viernes: 30 minutos de matemáticas

Es fundamental mantener un ritmo regular de acostarse y levantarse a la misma hora para que se prepare bien para el inicio del año escolar y no notar demasiado el cambio de cara a la vuelta.

¿Necesitas otros consejos para que tus hijos repasen en verano?

Los últimos días antes del inicio del curso escolar se dedican a la organización: comprar los libros, el material y la ropa, guardar y preparar la mochila para el inicio del curso escolar...

¿Qué ritmo pueden adoptar los alumnos de Secundaria?

¿Quieres repasar para llegar mejor en septiembre?
¿Qué quieres repasar durante las vacaciones?

Para los alumnos de Secundaria, el ritmo será el mismo: no se trata de tener clases desde el minuto cero en el que estamos de vacaciones. Al principio, podremos compaginar ese descanso con las actividades extraescolares que nos permitan estar activos y frente a las pantallas todo el día.

Después, con total tranquilidad, retomaremos las revisiones durante 45 minutos cada día de lunes a viernes.

Para los alumnos de primero y segundo, quizá sea necesario acompañarlos y estar presentes en este tiempo de trabajo para apoyarlos y corregir con ellos. Por supuesto, todo depende del nivel de autonomía del niño: algunos podrán y querrán hacerlo ellos solos.

Para los alumnos de tercero y cuarto, trata de dejarlos solos. Eso sí, echa un vistazo de vez en cuando para ver qué hace.

Con el fin de ayudarte, aquí te dejamos un ejemplo de un posible programa con diferentes materias:

  • Lunes: 45 minutos de lengua
  • Martes: 45 minutos de matemáticas
  • Miércoles: 30 minutos de primer idioma y 15 minutos de alguna especialidad
  • Jueves: 25 minutos de historia y 20 minutos de especialidad
  • Viernes: 15 minutos de especialidad, 30 minutos de segunda lengua

En la medida de lo posible, planifica las revisiones por la mañana, cuando el niño aún esté bien despierto y pueda trabajar mejor.

Una vez terminada la revisión, podrá disfrutar haciendo lo que quiera. El objetivo no es trabajar 6 horas al día.

En el caso de que tu hijo necesite repasar algunos conceptos, puedes planificar un curso de recuperación con un profesor particular o con una academia (grupos reducidos), durante unos días antes del inicio del año escolar para llegar más fresco.

Estas sesiones suelen funcionar muy bien para ponerse al día y retomar el rumbo antes del comienzo del curso escolar. Estos cursos están especialmente recomendados para estudiantes que carecen de confianza en sí mismos y necesitan un impulso para sentirse mejor.

¿Qué ritmo pueden adoptar los alumnos de Bachillerato?

En el caso del Bachillerato, el ritmo será el mismo: dedicar algo de tiempo de descanso al inicio de las vacaciones escolares y luego trabajar al menos una hora al día, a poder ser durante la mañana.

En el caso de los alumnos de segundo, pueden encontrarse hasta con casi tres meses de vacaciones, ya que hay universidades que empiezan a finales de septiembre.

En función de los gustos y necesidades de tu hijo, puedes planificarle algún tipo de curso de verano a mediados de julio o una estancia de idiomas para aprovechar las largas vacaciones.

Por lo demás, a continuación te dejamos un ejemplo de un programa común para todos los estudiantes de Bachillerato:

  • Lunes: una hora de lengua
  • Martes: una hora de matemáticas
  • Miércoles: 30 minutos de primer idioma y 30 minutos de alguna especialidad
  • Jueves: 30 minutos de historia y 30 minutos de otra especialidad
  • Viernes: 30 minutos de especialidad y 30 minutos de segunda lengua

¡Con esto, deberías estar preparado para una vuelta al cole sin problemas! ¿Listo para repasar este verano?

>

La plataforma que conecta profes particulares y estudiantes

1ª clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntúalo!

5,00 (2 nota(s))
Cargando...

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».