Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cómo utilizar las escalas con la guitarra

Publicado por Raquel, el 12/01/2019 Blog > Música > Guitarra > ¿De qué Sirve la Escala Cromática en la Guitarra?

«La música es la voluptuosidad de la imaginación» – Eugène Delacroix

Aprender a tocar la guitarra es un proceso largo, pero muy placentero.

Escala pentatónica, riff, ritmo… El mástil de la guitarra no debe esconder ningún secreto para ti. Debes explorarlo de principio a fin para dominarlo a la perfección y tocar las escalas, hasta con los ojos cerrados.

En este artículo nos centramos en la cromática. ¿Te animas a descubrirla con nosotros?

¿Qué es la escala cromática?

Una escala cromática es una escala de paso. No es muy melódica, pero nos permite perfeccionar nuestra técnica y hacer ejercicios.

Se declina sobre una escala cromática de doce grados, cada uno de ellos separados por un semitono.

Las notas están todas separadas por el mismo interval y es imposible determinar el tono de la escala. Una escala cromática es atonal: es una sola escala que existe en cualquier tonalidad.

Una escala cromática son todas las notas y sus alteraciones hasta la octava superior.

Gana flexibilidad con ejercicios de práctica. Utiliza los dedos para mejorar tu destreza.

La escala cromática de Do es la siguiente: Do, Do#, Re, Re#, Mi, Fa, Fa#, Sol, Sol#, La, La#, Si, Do.

Para que lo memorices mejor, debes saber que entre Mi y Fa, y entre Si y Do no hay más que un semitono. No hay que cambiar una de las dos notas en este caso.

Entre cada tonal (Do en este caso), encontramos 12 notas.

Lo cierto es que puedes utilizar otra alteración de una nota en bemol; es decir, en lugar de un Do#, tendríamos un Re bemol. Por convención, se calcula que los dos son la misma nota.

¿Cuál es la diferencia entre la escala cromática y la escala diatónica?

La escala diatónica no se usa mucho en la guitarra, pero te puede servir para entender mejor la teoría musical.

El término «diatónico» viene del griego y quiere decir «que atraviese las tónicas». La escala diatónica posee las 7 notas naturales de la música: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, Do.

No tiene ninguna tonalidad. Solo se puede tocar de una manera: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si, Do.

La escala diatónica es el nombre que se le da también a la escala de Do mayor, que se puede tocar en cualquier tonalidad.

La escala diatónica es una muestra de la escala cromática. Esta está compuesta por semitonos cromáticos y diatónicos a la par:

  • Un intervalo entre dos notas iguales es un semitono cromático (entre Re y Re#, por ejemplo).
  • Un intervalo entre dos notas diferentes es un semitono diatónico (entre Sol# y La, por ejemplo).

¿Conoces la escala mayor?

Cómo tocar la escala cromática en la guitarra

La escala cromática cuenta con 12 posiciones posibles. Se puede tocar en una guitarra acústica, guitarra folk, guitarra eléctrica…

Por una parte, el ejercicio de base de los cromatismos consiste en tocar cuatro notas consecutivas en una misma cuerda. El objetivo es repetir el ejercicio a lo largo de todo el mástil desplazándose poco a poco. Por ejemplo:

  • Cuerda de Re (cuarta cuerda): el índice, en el traste 5; el corazón, en el 6; el anular, en el 7; el meñique, en el 8.
  • Cuerda de Sol (tercera cuerda): el índice, en el traste 5; el corazón, en el 6; el anular, en el 7; el meñique, en el 8.
  • Cuerda de Si (segunda cuerda): el índice, en el 5; el corazón, en el 6; el anular, en el 7; el meñique, en el 8.
  • Cuerda de Mi agudo (primera cuerda): el índice, en el 5; el corazón, en el 6; el anular, en el 7; el meñique, en el 8.

También puedes hacer el mismo ejercicio desplazándote hacia los agudos en la misma cuerda.

Empieza por la cuerda de Mi grave, con el índice en 4 y luego desciende hasta la cuerda de Mi agudo. Desplaza los dedos de un traste al otro hacia los agudos y vuelve a subir. Repite esto hasta el traste 10/11. Empieza lentamente y vete aumentando el ritmo a medida que domines la digitación.

Verás que repitiendo este ejercicio todos los días conseguirás grandes progresos.

Presta atención para no empezar por trastes demasiado graves y practica con tu dedo meñique, sobre todo si no tienes mucho control sobre él. Si puedes, te recomendamos que uses una púa con movimientos de «ida y vuelta».

Cada nota debe tener la misma duración incluso cuando cambias de cuerda. Ayúdate de un metrónomo para aprender a mantener el ritmo.

Además, cada nota debe sonar correctamente, producir sonidos limpios. Tómate todo el tiempo que necesites para dominar cada movimiento. Empieza lentamente y no aceleres el ritmo hasta que no manejes a la perfección cada nota, cada acorde.

Las escalas cromáticas se reflejan en las teclas. Los cromatismos también están presentes en el piano.

Con este ejercicio irás desarrollando la destreza de tu mano izquierda y ganarás flexibilidad en los dedos hasta conseguir reproducir la escala cromática. Trabajarás tu destreza, la independencia de las manos y su coordinación, tu agilidad y la precisión de tus dedos.

La posición de la mano izquierda

Si bien la mano derecha se coloca de manera natural para rasgar las seis cuerdas, tendrás que practicar con la mano izquierda hasta que encuentres la mejor postura.

Tendrás que rotar ligeramente tu muñeca para tocar las cuerdas sobre el mástil con la punta de los dedos.

Presta atención para colocar correctamente los dedos sobre las cuerdas. Tienes que utilizar las puntas y no otras partes de las falanges o la totalidad del dedo (¡te vendrá bien tener las uñas cortas!).

Colócate lo más cerca posible del traste. Si estás en el espacio 7, entre el sexto y el séptimo traste, tendrás que colocarte lo más cerca posible del séptimo traste. De este modo conseguirás el punto de presión óptimo sin llegar a tocar el traste directamente.

Además, no tienes que mover la mano, sino que debes dejarla en la misma posición. Lo que tienes que mover son los dedos cuando bajes hacia los agudos o cuando subas hacia los graves. La mano no se mueve, se mantiene en la misma posición.

Es una forma estupenda de aprender a coordinar ambas manos para ir adquiriendo velocidad.

Presta atención a tu mano izquierda.

Por último, mantén todos los dedos apoyados: cuando ya hayas tocado una nota con el índice, deja el dedo en el mismo sitio hasta que estés listo para tocar la nota siguiente con otro dedo. El objetivo es que desarrolles una fuerza suficiente con cada uno de los dedos, sobre todo con el meñique, en lugar de utilizar la fuerza del total de la mano o de la muñeca.

Al empezar a tocar la guitarra tienes que pensar en muchas cosas. Por eso te aconsejamos que te apuntes a unas clases con un profesor que te ayude a aprender las bases sin que adquieras malos hábitos, en lugar de estudiar de manera autodidacta.

Descubre con Superprof la escala menor en la guitarra.

Por qué utilizar la escala cromática

Tocar la guitarra es utilizar a la vez muchos conocimientos para producir sonidos de acordes.

Ya quieras tocar blues rock, jazz o simplemente improvisar con solos, la escala cromática te ayudará a dominar más tu instrumento.

Calentar con la escala cromática

La mano está llena de pequeños músculos potentes y precisos. Cuando tocamos la guitarra, nuestro esfuerzo se concentra en las manos. Por eso, al igual que cuando practicamos deporte, hacemos movimientos controlados, intensos y repetitivos; así que tenemos que calentar bien para poner la máquina a punto y evitar lesiones.

Empieza estirando bien los dedos y las muñecas:

  • Extiende los brazos en sentido horizontal, con los dedos hacia arriba. Tira suavemente de ellos hacia atrás, hacia la muñeca, con la mano contraria durante 5 segundos. No los fuerces y respira con suavidad. Haz este ejercicio tres veces con cada mano.
  • Repite el ejercicio anterior pero colocando los dedos hacia abajo, en lugar de hacia arriba. Repite de nuevo tres veces durante 5 segundos en cada mano.
  • Cierra las manos cruzando los dedos y haz movimientos circulares para calentar las muñecas.

Ahora puedes empezar con los cromatismos por grupos de tres o cuatro, prestando especial atención a los movimientos de los dedos. El objetivo no es ir rápido, sino conseguir terminar ejercicios correctamente.

La escala cromática como ejercicio técnico

Como ya hemos visto, trabajar sobre los cromatismos es una práctica estupenda para aprender a tocar la guitarra.

Ejercita los dedos para no hacerte daño. ¡No te olvides de calentar bien las muñecas!

Este ejercicio te permite mejorar tu destreza, reforzar los dedos y ganar agilidad, así como perfeccionar el ritmo y economizar movimientos.

Si el ejercicio anterior te resulta demasiado fácil, puedes practicar los cromatismos en los espacios 5, 6, 7 u 8.

A continuación te enseñamos un par de ejercicios, conocidos como «spider» para que practiques:

Utilizar la escala cromática como una escala de paso

Como la escala cromática es atonal, puede utilizarse para pasar de una escala de referencia a otra.

Dos notas que no van bien juntas tendrán una transición mejor si se intercalan cromatismos. Esta técnica es muy útil si quieres improvisar.

Aportar más matices a nuestras improvisaciones

A la hora de improvisar, sobre todo cuando estamos empezando, tendemos a aferrarnos a las escalas de guitarra y a los acordes que más conocemos y dominamos.

Integrar semitonos cromáticos y diatónicos nos permite variar nuestra manera de tocar.

Intenta tocar estas notas en el tempo adecuado para garantizar la armonía de tu improvisación y hacer que sea lo más pulida posible.

Después de todo esto, ¿te animas a practicar la escala cromática? 

Descubre también la escala pentatónica.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar