«La música decora el silencio». - Gustav Mahler

Se estima que el número de guitarristas en todo el mundo ronda los 50 millones, de los cuales solo el 16 % se dedican a la guitarra de manera profesional. Encontrar un lugar en el mundo de la música es complicado, puesto que requiere mucho trabajo técnico, un poco de suerte y, por supuesto, ciertas habilidades comunicativas.

Muchos sueñan con la fama dejándose la vida en el mástil de su guitarra, pero pocos tienen la oportunidad de hacer realidad su sueño. Ya que detrás de la vida glorificada de las estrellas de la música se esconde una realidad más diferente de lo que pensamos.

Entonces, ¿por qué convertirse en guitarrista profesional?

Son varias las razones que pueden explicar este frenético deseo de ganarse la vida tocando la guitarra. Aquí te dejamos seis.

Convertirse en guitarrista profesional para vivir un sueño

guitarrista profesional conciertos
Los instrumentos musicales ejercen un poder frenético en los músicos.

Esta es probablemente la primera razón que mencionaría cualquiera que quisiera aprender a tocar la guitarra y vivir de ella: el amor por la guitarra. La relación entre el guitarrista y su instrumento musical es una fusión. ¿No has oído nunca eso de que la música es la amante más exigente?

Se trata de una pasión que requiere de muchas horas de trabajo y que puede llegar a convertirse incluso en una obsesión. Los músicos le ponen tanta alma, tenacidad y rigor que es normal querer «retirarse» en el futuro.

De este modo, hacer otro trabajo adicional se vuelve complicado y el deseo de ganarse la vida con la música se vuelve cada vez más fuerte. Como toda pasión, tiene aspectos buenos y malos. Dedicarse a la música puede traer mucha alegría pero también mucha desilusión.

El guitarrista cosechará muchos éxitos mientras sus fracasos lo deprimirán porque el instrumento y él se convierten en un todo y sus decepciones como guitarrista se convierten en fracasos profesionales y personales.

Además, el músico profesional lo da todo a la hora de tocar la guitarra, ya no por su propio placer, sino para ganar dinero y no tener que trabajar de otra cosa.

Independientemente de que decidas tocar rock, jazz, música moderna o blues, ¡tu pasión te dará una de cal y otra de arena!

Dar conciertos en un grupo de música

Aunque el trabajo en solitario sea necesario, sobre todo al principio, el guitarrista suele querer dar un paso más, compartiendo su pasión con otros músicos. Como profesional, es interesante asociarse con un bajista, un batería, un saxofonista y/o un pianista para mejorar la técnica y fomentar la práctica musical y la creación musical.

Esta es a menudo una de las razones que empujan a un artista aficionado a convertirse en profesional. Con un grupo de música, podrá encontrar rápidamente a su público y crecer. Por eso es importante desarrollarlo y explotarlo al máximo para ganar dinero gracias a él.

Trabajar con otros músicos profesionales resulta gratificante, tanto a nivel personal como profesional intercambias ideas, trabajas en una visión a largo plazo para tu grupo de música, compartes objetivos y ambiciones comunes.

Es más motivador progresar con otros músicos a los que estimas durante los ensayos y con los que estás cerca que solo en tu casa. Nada te impide tener una carrera en solitario por otro lado, pero un grupo resulta enriquecedor y te permitirá descubrir otras facetas de la profesión.

Sin duda, tus compañeros se convertirán en amigos con los que compartirás una pasión común, cosa que no tienen todos.

Lo único que tienes que hacer es encontrar tu trío, cuarteto o un grupo musical más grande para experimentar la felicidad de componer, improvisar y compartir momentos de estrés, placer y muchas risas juntos.

Convertirse en músico profesional para transmitir tu pasión

profesión guitarrista
La profesión de docente exige unas competencias que son compatibles con las del músico profesional.

Ser guitarrista profesional no es solo trabajar en tu casa y tocar con tu banda. También puedes ser profesor de música o profesor de guitarra. O los dos a la vez. ¡La profesión de músico es muy versátil y nada te impide acumular puestos relacionados con tu instrumento!

Ser profesor de música te permite compartir tu pasión con músicos jóvenes o guitarristas más experimentados que quieran mejorar aún más. Les enseñarás nociones sobre ritmo, lectura de partituras, teoría musical y práctica instrumental, pero también tu visión y tu pasión por la guitarra.

No dejes nunca atrás la pedagogía en tus clases. La enseñanza no es igual para todo el mundo y el hecho de ser un excelente músico no significa que puedas transmitir tu pasión a todos. La enseñanza requiere habilidades que necesitarás desarrollar.

Independientemente de que quieras enseñar en una escuela de música, un conservatorio de música o como profesor particular, cada elección tiene sus ventajas. Como profesor en una escuela o una asociación, puedes configurar un proyecto musical con tus alumnos, por ejemplo, para una experiencia enriquecedora para todos. Si eres profe particular, tendrás mucho tiempo para ver qué avances hace tu alumno y verlo evolucionar, cosa que resulta muy gratificante.

Sin tener que dar clases de guitarra, también puedes ser un músico que trabaja dentro de la Universidad o una organización de infancia temprana para transmitir la pasión por la música a los niños.

Compartir tus emociones con el público como guitarrista profesional

Más allá de la enseñanza musical, hacer música no significa necesariamente transmitir tu pasión a otras personas. Es bastante raro introducirse en el mundo de la música solo para el propio disfrute. Llega un momento en que el deseo de compartir tu trabajo es más fuerte que el miedo a hacerlo.

Como dijimos anteriormente, quizás llegue el momento en el que desees compartir tus emociones rodeado de otros músicos. Incluso puede que llegues a dedicarte a la composición para crear tu propia música a partir de una improvisación.

sensacion de guitarrista
El escenario tiene un gran poder de atracción para muchos músicos.

La felicidad solo es real cuando es compartida. La felicidad de tocar música es aún más importante cuando puedes compartir tu arte con otras personas y un público, que está ahí para escucharte.

Podrás recibir un feedback directo del público y sentirte abrumado con los aplausos o cumplidos que cada persona pueda darte después de tu aparición en el escenario. Es reconfortante encontrar personas que comprendan las emociones que quieres transmitir y que respondan a lo que das.

Ser músico profesional para tener una profesión distinta

Independientemente de que hagas música clásica, funk o pop rock, una cosa es segura: ¡nunca te aburrirás de ser un guitarrista profesional!

Ser guitarrista profesional no significa únicamente hacer música, también implica ser comercial para cobrar honorarios, ser community manager para darse a conocer en las redes sociales, ser contable para hacer frente a tus facturas...

Tendrás que asumir varios roles para desarrollar tu profesión y poder vivir de tu música. Serás un verdadero emprendedor, músico de jazz, folk o hard rock de vez en cuando, comercial experimentado para desarrollar tu red de contactos en otras ocasiones y community manager el resto del tiempo.

Si estás en una banda, cada uno también puede ocuparse de un aspecto de estos que comentamos según sus habilidades y preferencias.

Tu horario nunca volverá a ser el mismo. Puedes dar clases de guitarra los miércoles por la tarde y los sábados por la mañana, prepararte para una audición, ensayar con tu grupo los martes y jueves por la noche, trabajar la técnica, preparar tus clases y ocuparte de las redes sociales el resto del tiempo, todo antes de dar el concierto el viernes y el sábado por la noche.

Tus semanas no serán las mismas y no te aburrirás en tu trabajo. Eso sí, esto implica organización y saber ponerse a trabajar solo y en grupo.

Ser guitarrista profesional para grabar un disco

guitarristas grabar disco
Para variar tu repertorio, puedes grabar un disco.

Probablemente quieras convertirte en un guitarrista profesional para grabar tu música en un álbum. Si eres instrumentista de una orquesta sinfónica, guitarrista de un grupo formado por varios músicos profesionales o tocas la guitarra eléctrica de vez en cuando, tendrás la oportunidad de grabar un álbum.

Necesitas componer música y tener varias pistas que tocar en el estudio de grabación, ya sea solo o con tu banda. No se puede improvisar. Tus canciones deben estar estructuradas para que se puedan grabar sin errores.

Tu presupuesto debe contemplar el alquiler de un estudio para poder grabar un álbum y posiblemente amortizar los gastos o ganar más dinero vendiendo tus álbumes durante tus conciertos o en línea en tu propia página web de música.

¿Estás listo para convertirte en un guitarrista profesional?

¿Necesitas un profesor de Guitarra?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».