Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Apoyo escolar: lo que implica y lo que no

Publicado por Marisol, el 20/03/2017 Blog > Clases particulares > Apoyo escolar > Definición de Apoyo Escolar

El concepto de apoyo escolar está muy extendido en la actualidad. Sin embargo, muchas personas lo emplean erróneamente: los padres, los medios de comunicación, los alumnos… Pero entonces ¿cuál es la verdadera definición del apoyo escolar? ¿Coincide con lo que necesitas para tu hijo o para ti mismo?

También es importante saber que la enseñanza a domicilio implica varios servicios. ¿Cuáles son los que no se incluyen?

Superprof te propone llegar al fondo del asunto y abordar sus «derivados»: el acompañamiento escolar y las clases particulares.

¿Cuál es la definición del apoyo escolar?

Cuando oímos o leemos «apoyo escolar», a todos se nos viene a la mente una imagen muy concreta: la de un profesor particular sentado con su alumno en el escritorio de este último.

Significado de apoyo escolar Nos sumergimos en las raíces de las definiciones del apoyo escolar.

Esa es la imagen tradicional que tenemos de la disciplina. Pero, ¿cuál es la definición exacta de apoyo escolar? Wikipedia dice por ejemplo:

«El apoyo escolar es la ayuda individual proporcionada a los alumnos que, brevemente o durante más tiempo, necesitan complementar la formación recibida en el centro educativo».

Según esta definición, vemos dos conceptos importantes propios del apoyo escolar a domicilio:

  • La duración: las clases de apoyo pueden ser puntuales (solo algunas clases durante unas semanas para alcanzar un objetivo específico); o duraderas (el profesor acompaña a los alumnos durante varios meses o incluso todo el año escolar, proporcionando un seguimiento).
  • La complementariedad del apoyo escolar a domicilio a la educación impartida en los centros públicos. Las clases a domicilio sirven para llenar las lagunas que provoca el sistema educativo.

Los orígenes de apoyo escolar

Es difícil hablar acerca de los orígenes del apoyo escolar, pero sí podemos comentar su evolución y el papel que ocupa hoy en día.

Las generaciones que no han conocido este tipo de acompañamiento escolar privado puede que se acuerden de todas esas horas de tutoría que pasaron en primaria, secundaria y bachillerato; horas fijadas en el calendario de todos los alumnos, durante las cuales tenían que estudiar, aprenderse las lecciones o hacer los deberes.

Estas horas de tutoría estaban supervisadas por los profesores, que ayudaban a los alumnos con sus dudas. Estamos hablando en pasado, pero la tutoría todavía existe hoy en día.

Sin embargo, hemos pasado de un apoyo escolar totalmente público a uno privado. La profesión se ha organizado y los padres recurren cada vez más al apoyo escolar a domicilio, debido a dos fenómenos sociales:

  • Las madres trabajan cada vez con mayor frecuencia, a diferencia de las generaciones anteriores,
  • Los padres vuelven cada vez más tarde del trabajo, con lo que tienen poco tiempo para ayudar a sus hijos con los deberes.

Un acompañamiento privado a la educación pública

El éxito del apoyo escolar no solo radica en su organización cada vez más importante, sino también, sin duda, en la preocupación de los padres. Matemáticas, lenguas extranjeras (inglés, francés, alemán, italiano), Historia y Geografía, Física y Química, Economía, Lengua Castellana y Literatura… No se puede negar el temor o la desconfianza de los padres en cuanto a la enseñanza de estas materias en la educación pública.

Clases de apoyo escolar Haz algo frente a la caída del nivel escolar.

España sigue siendo el país de la Unión Europea con la tasa más alta de abandono escolar, con casi un 20% en 2015 (duplica la media del 10% de la UE), según la última cifra de la Encuesta de Población Activa. España tiene así el mayor porcentaje de jóvenes de entre 18 y 24 años que tienen, como mucho, una educación secundaria y que actualmente no siguen estudiando o formándose.

Por otro lado, si España fuera un estudiante, llevaría 15 años sacando las mismas notas, décima arriba, décima abajo. Así queda retratado en el informe PISA, la prueba internacional más conocida y reconocida del mundo. El último informe, con datos de 2015, recoge esa imagen congelada y constata que la educación española se estanca en ciencias y matemáticas, aunque mejora levemente en lectura.

Así que es difícil negar esta causa en la constante expansión que está experimentando el apoyo escolar. Por tanto, es gracias a la educación pública que el apoyo escolar privado tenga tanto éxito. Los dos se complementan. Gracias al apoyo escolar, muchos alumnos son capaces de mejorar y evitar repetir de curso.

Tanto en primaria, secundaria, bachillerato o incluso en la universidad, el apoyo escolar tiene muchas ventajas. Complementa de muchas maneras el plan de estudios impartido en los centros públicos. Por ejemplo, un profesor a domicilio puede ir más allá del programa escolar para profundizar en un tema; utilizar otras herramientas, libros o soportes; debatir con su alumno… Esta es la libertad del apoyo escolar: poder ir más allá para comprenderlo todo mejor.

Por último, las clases de apoyo a domicilio complementan las de la educación pública por ser «a medida». En una clase de Matemáticas en un centro público, o de cualquier otra asignatura, el profesor imparte una clase «estándar» a sus alumnos, una clase para treinta alumnos, sin distinción.

Pero con el apoyo escolar a domicilio, el profesor particular adapta sus clases a su alumno. ¿Cuál es el nivel del estudiante? ¿Su nivel de comprensión? ¿Su personalidad? ¿Su relación con la autoridad? ¿Su sed de conocimiento? ¿Presenta un bloqueo mental con la asignatura?

En resumen, el apoyo escolar privado sirve para completar la enseñanza impartida en los centros públicos.

Apoyo escolar: desde la simple ayuda con los deberes hasta la puesta al día

Si todavía no tienes muy claro qué es exactamente el apoyo escolar, ten en cuenta que puede incluir una amplia gama de servicios.

Uno de ellos es la famosa ayuda con los deberes. En primaria, secundaria y bachillerato, los alumnos a veces se sienten abrumados por tantos deberes y, como hemos dicho antes, los padres no siempre tienen tiempo para ayudarles. Entonces, ¿por qué no recurres a un profesor particular a domicilio para ayudar a tu hijo?

Utilidades del apoyo escolar Evita que a tu hijo se le haga tarde haciendo deberes gracias al apoyo escolar.

Los deberes son una parte importante del curso y no hay que pasarlos por alto durante el año escolar, ya que sirven para entender mejor las lecciones. Por tanto, es muy interesante recurrir a un profesor profesional para profundizar en los conocimientos en varias asignaturas y durante todo el año. ¿El objetivo? Evitar el fracaso escolar y maximizar las posibilidades de que tu hijo saque buenas notas.

Por otro lado, el apoyo escolar también sirve para ponerse al día. Muchos padres recurren a las clases en caso de que su hijo corra el riesgo de un fracaso escolar o tenga bloqueos psicológicos que le impiden progresar. Y así evitan que repita de curso.

El apoyo escolar, por tanto, les resulta muy provechoso, sobre todo porque saben que los profesores de los centros públicos no tienen tiempo para detenerse, punto por punto, sobre los problemas de cada alumno. En cambio, un profesor particular sí puede hacerlo. Gracias a un método de aprendizaje especialmente diseñado para el alumno, el profesor aclarará todas sus dudas y le ayudará a mejorar.

La puesta al día puede llevarse a cabo a medio y largo plazo. Por lo general, hace falta algún tiempo para que el alumno llegue finalmente a asimilar las clases, y también nuevas metodologías de aprendizaje y estudio. El apoyo escolar: un trabajo en equipo ente el alumno, el profesor y los padres.

Diferencia con el acompañamiento escolar

Ya hemos hablado del apoyo escolar a domicilio y su gama de servicios. Pues hay otro que se le asocia a menudo, erróneamente: el acompañamiento escolar. Pero ¿en qué se diferencia de las clases de apoyo escolar?

El acompañamiento escolar tiene su origen en la competencia cada vez más feroz a la que tienen que hacer frente los alumnos para entrar en ciertas carreras de la universidad y en las escuelas superiores, o para sacarse unas oposiciones.

En este contexto surgió el acompañamiento escolar entre los profesores particulares. Es un apoyo escolar para alumnos que no tienen dificultades, sino que están en la media o incluso sacan buenas notas. El objetivo es simple; con clases más o menos regulares, el acompañamiento escolar sirve para:

  • subir las notas,
  • prepararse unas oposiciones,
  • preparar selectividad o otros exámenes importantes,
  • y así poder entrar en escuelas superiores o universidades de prestigio.

Diferencia con las clases particulares

Definición de apoyo escolar No cometas el error de confundir el apoyo escolar con las clases particulares.

También es común confundir los conceptos de clases particulares y apoyo escolar. Sin embargo, son diferentes y no todos los profesores pueden hacer ambas cosas.

En pocas palabras: las clases de apoyo escolar a domicilio (o apoyo escolar en línea) incluyen, como hemos dicho, la ayuda con los deberes, los repasos y la puesta al día, por lo que suele ser necesario para los alumnos con dificultades.

En cuanto a las clases particulares, se inscriben en un contexto más liviano, sobre todo en un deseo de aprender. El alumno, a través de una enseñanza personalizada, adquiere nuevos conocimientos. Les aportan reflexión, responsabilidad, metodologías y flexibiliad adaptadas al alumno.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 4,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar