Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cómo convertirse en profesor particular de inglés?

Publicado por Ana, el 01/06/2016 Blog > Idiomas > Inglés > 4 Cosas que Hay que Saber Antes de Dar Clases de Inglés

¿Sois profesores o estudiantes y tenéis ganas de ayudar a otras personas con su nivel de inglés? Es posible hacerlo si os convertís en profesores particulares. Sin embargo, hay que señalar que conviene prepararse para desempeñar este trabajo y poder vivir esta experiencia tan rica a nivel personal. Entonces, ¿Cómo dar clases de inglés?

Dar clases a domicilio es un servicio que ofrecemos por diferentes motivos: en algunos casos, un trabajo de estudiante para llegar a fin de mes; en otros, un trabajo a tiempo completo. Por ello, es importante que el profesor establezca y deje claro el perfil del alumno al que puede enseñar de forma adecuada.

Profesor de inglés: un perfil muy demandado

Si bien es cierto que muchos profesores particulares de inglés no tienen ningún título que demuestre su formación o su capacidad para dar clases, es muy recomendable poseer algún diploma, ser un buen pedagogo o tener buenas dotes de comunicación (además de un nivel de inglés más que suficiente). De esta forma, no sólo se resulta más creíble frente a padres y alumnos, sino que, realmente, es cuando se puede ofrecer un servicio de calidad. En estos casos, dar clases siendo bilingüe resulta más fácil.

¿Problemas con la gramática? Todo esto se adquiere con experiencia. Por eso, las tarifas de un profesor diplomado son más altas que las de un estudiante.

En España, la enseñanza del inglés es obligatoria desde 1º de Primaria. ¡Nadie tiene escapatoria!

Ya se habla en más de 75 países; la lengua de Shakespeare es la lengua materna de más de 400 millones de personas en el mundo y ya son más de mil millones las personas que la aprenden como lengua extranjera.

El inglés es hoy en día uno de los idiomas más utilizados en el mundo laboral y en los acuerdos internacionales, por lo que su dominio es muy importante y, como no todos somos iguales a la hora de aprender un idioma, es norma que los profesores particulares de inglés estén muy solicitados para:

  • Hablar inglés para tener éxito en el mundo profesional

El dominio del inglés se ha convertido hoy en día en toda una gran ventaja en tu carrera profesional.

Empleado como principal idioma en sectores como el comercio, la tecnología, la comunicación y la ciencia; el poder adquirir las bases lingüísticas del inglés tanto a nivel escrito como oral es una competencia que cada vez son más los reclutadores que la piden en España.

Su dominio te permite acceder con más facilidad a los puestos con mayor responsabilidad de los grandes grupos internacionales.

El inglés también representa a más de un 80% de los recursos disponibles online; por lo que entenderlo ayudará a tus alumnos a acceder a un numero casi ilimitado de recursos.

  • Hablar inglés para comunicarte en el extranjero

Con los millones de anglófonos repartidos por el mundo, el saber hablar inglés te ayudará a viajar serenamente. Sea donde sea que vayas siempre habrá alguien que domine la lengua de Elton John ya sea en India, Asia o en América del Sur.

Cada años, son muchos los estudiantes que se preparan una estancia lingüística para proseguir su recorrido escolar y descubrir nuevas culturas. Para ello necesitaran tener un cierto nivel de inglés para poder desenvolverse con facilidad.

  • ¿Ser bilingüe para ser más inteligente?

Está científicamente probado que hablar una o varias lenguas extranjeras aumenta las capacidades del cerebro: lo que llamamos la materia gris.

No vamos a decir que los bilingües de inglés son más inteligentes que los demás, pero hablar varias lenguas desarrolla de forma considerable las aptitudes intelectuales y la memoria.

Ya sea por motivos profesionales, escolares o personales; los profesores de inglés siempre están y estarán muy buscados y solicitados.

 

Prepararse para dar clases de inglés

Ya seáis profesores (activos o jubilados), estudiantes, o nada de lo anterior, debéis tener en cuenta que el enfoque de la enseñanza a domicilio y las clases particulares no siempre es el mismo. Algunos profesores se dedican a dar clases a tiempo completo y ya tienen experiencia, un saber hacer y unas técnicas; mientras, otros solo desempeñan esta actividad para sacarse algo de dinero. Sea cual sea vuestro caso, hay que estar preparados para dar clases:

  • Encontrad vuestras destrezas: según vuestro nivel de inglés, vais a poder dirigiros hacia un público concreto (niños de primaria, estudiantes de ESO, Bachillerato o Universidad, o adultos que quieren empezar o continuar aprendiendo el idioma).
  • Poneos al tanto de los trámites legales: si dar clases particulares se va a convertir en una actividad regular o en vuestra principal fuente de ingresos, deberíais informaros; a partir de cierta cantidad de ingresos, es posible que tengáis que daros de alta como autónomos.
  • Conoced a la perfección el programa académico correspondiente al nivel de vuestro alumno: es necesario que seáis capaces de responder a todas sus preguntas y que saquéis el máximo partido a los planes didácticos y a vuestra pedagogía para optimizar proceso de aprendizaje del alumno.
  • Preparad todas vuestras clases con antelación y revisadlas bien para comprobar que son coherentes y que están bien adaptadas a las necesidades de cada estudiante.
  • Tratad de preparar sesiones interesantes e interactivas con vuestros alumnos para que estén motivados y sigan queriendo aprender inglés.
  • Escuchad a vuestros alumnos: responded siempre a sus preguntas y dudas. Hacedles preguntas para aseguraros de que han comprendido todo lo que les habéis explicado.
  • Hablad siempre en inglés, excepto para explicar un punto gramatical concreto.
  • Prestad atención a vuestro tono si queréis que vuestros alumnos capten lo que estáis intentando transmitirles (no queréis que piensen que están en misa ni en el ejército).

Clases online. Preparar las clases es de vital importancia.

¿Qué tarifa aplicar por una clase de inglés?

El coste de una clase puede variar y hay que tener varios factores en cuenta: vuestro nivel, el del alumno (cuanto más elevado sea, más cara será la clase), vuestra cualificación, etc. De media, un estudiante cobra unos 8 euros la hora, pero algunas asignaturas tienen mayor demanda de profesores particulares que otras. El inglés forma parte de las asignaturas más demandadas, así que el precio puede subir a 10 euros rápidamente.

Si las clases son del inglés especializado (economía, derecho, medicina…), podéis llegar a cobrar incluso más de 20 euros la hora. Todos estos precios varían según la ciudad en la que os encontréis: probablemente, en capitales como Madrid o Barcelona estos precios sean más altos, dado el tiempo que conlleva llegar hasta el domicilio.

Billete de diez libras. El precio de la clase puede variar en función de lo que el estudiante busca y lo que el profesor puede ofrecer.

La duración de un curso de inglés varía según el nivel y las necesidades del alumno: algunos solo necesitarán un par de horas para repasar un examen, mientras que otros buscarán tener clase todas las semanas durante el curso académico.

La calidad de vuestras clases

No busquéis ofrecer el precio más barato por hora de clases de ingles. Para los alumnos (y para sus padres, cuando estos todavía son menores) un precio demasiado bajo es sinónimo de mala calidad. El precio de un servicio se traduce, en cierto modo, por su nivel de calidad, aunque esto puede no ser cierto más tarde.

Daos cuenta de que los cursos de apoyo escolar no son un producto para todos los públicos; estas clases están destinadas a los niños y a los adolescentes (es decir, estudiantes). Todo el mundo –y los padres en primer lugar– desea dar lo mejor a los niños para que aprueben y aprendan. Así que una tarifa baja puede alejar, aunque os parezca mentira, a vuestros potenciales alumnos.

¿Es necesario subir las tarifas de las clases de inglés?

Si tenemos en cuenta los gastos de desplazamiento y el tiempo que se emplea para llegar al domicilio, proponer una tarifa de 8 euros no os va a permitir ganaros la vida. No os olvidéis de los “gastos invisibles”: la tarjeta de transporte público que utilizáis para llegar al domicilio, las horas que os pasáis frente al ordenador para encontrar material o el precio de un libro de preparación de exámenes oficiales. Como veis, no es ninguna bobada y es de vital importancia tener todos estos factores en cuenta.

El precio de las clases. Dar clases de inglés puede ser una buena fuente de ingresos, tanto para estudiantes como para profesionales experimentados.

Sin embargo, si pasáis de 10 a 20 euros de un día para otro, vuestros clientes no van a comprender las razones de esta subida tan repentina. Estaríais arriesgándoos a perderlos e ingresar cero euros. ¿La solución? Proponed una subida de 1 o 2 euros y explicad a vuestros alumnos los motivos que hay detrás de ello: encontraréis que esta situación es mucho más cómoda. Además, podéis aplicar esta tarifa directamente a los nuevos alumnos que os contacten.

Todo esto es aplicable si decidís poneros por vuestra cuenta, claro. Si lo hacéis a través de una plataforma o de una agencia, las condiciones son diferentes.

La experiencia y los títulos también se pagan

Como profesor de lengua inglesa, puedes fijar tus tarifas en función de tu experiencia y de tus títulos universitarios.

También es importante recalcar el aspecto de la experiencia…

Ejercer la profesión de profesor de inglés en un cuadro tradicional y académico es bastante más diferente que las clases impartidas a domicilio o a distancia, ya que la metodología y la pedagogía no se aplican de igual forma.

Tus clases de inglés variarán de un alumno a otro en función de su nivel y expectativas.

Habrá alumnos que quieran:

  • Profundizar sus conocimientos sobre la cultura inglesa (historia, cine, música, gastronomía),
  • Adquirir las bases lingüísticas del inglés antes de irse de viaje a Londres,
  • Conseguir un nivel adecuado de inglés de negocios para poder ir a trabajar a Manchester,
  • Repasar la gramática inglesa y el vocabulario para preparar la prueba de Selectividad de ingles,
  • Y muchos otros…

Ya sean principiantes o experimentados del idioma; en función de su nivel, para sus clases de idioma el alumno podrá contar con diferentes tipos de profesores de inglés.

Podemos distinguir tres perfiles, seguro que los puedes reconocer entre:

  1. Estudiantes universitarios: ofrecen las tarifas más bajas y favorecen el aprendizaje a través de ejercicios de inglés sobre formatos nuevos: más modernos y lúdicos que hacen el inglés más fácil.
  2. Profesores bilingües titulados: son perfectos para acompañar a los estudiantes en su repaso para los exámenes de inglés de nivel universitarios, para ayudarles a entender la literatura anglo-sajona (Shakespeare, Dickens, Wilde), el pretérito, los famosos verbos irregulares y el presente perfecto.
  3. Nativos ingleses: idóneos para saber todo sobre la cultura inglesa, desde los Beatles hasta Champlin pasando por el famoso plato Fish&Chips; los nativos anglófonos te ayudarán a progresar rápidamente tanto a nivel de pronunciación como de comprensión oral.

Estatus jurídico a elegir para ejercer como profesor de inglés

Como profesor de inglés, cuentas con varias opciones para ejercer tu profesión.

Puedes ser profesor de inglés en el seno de la Educación Pública para poder enseñar en un colegio o instituto y así adquirir el estatus de funcionario. Un plan de carrera muy común.

O también puedes transmitir tus conocimientos y guiar a los alumnos hacia el éxito a través de las clases particulares y de apoyo escolar de inglés.

Atención, una cosa no impide la otra. Puedes llevar estas dos actividades de forma simultánea.

¿Cómo podemos ejercer la actividad de acompañamiento escolar de inglés fuera del curso académico?

¿Cómo tenemos que declarar nuestra actividad e ingresos?

Si quieres enseñar inglés a domicilio, tendrás que optar por un estatus jurídico específico. En función de tu actividad y tu perfil podrás elegir entre los siguientes estatus:

  1. Profesor autónomo

Se trata del estatus jurídico más sencillo para dar clases como particular.

¿Quieres dar clases particulares de inglés bajo el formato de clases privadas?

No hay nada más sencillo que darte de alta como autónomo.

Los trámites necesarios para darse de alta como autónomo son los más sencillos y rápidos de realizar si quieres ejercer una actividad económica por cuenta propia. Aun así, supone una cierta carga de trabajo administrativo que se te puede atragantar si no estás familiarizado con el mismo.

El trámite mínimo comprende el alta en hacienda y en la seguridad social. En el caso de que vayas a abrir un local o establecimiento, también tendrás que tramitar en el Ayuntamiento la licencia de apertura, y si fueras a realizar obras de mejora o acondicionamiento, la licencia de obras. También deberás comunicar al organismo de tu CCAA competente la apertura del centro de trabajo. Desde julio de 2015 ya no es obligatorio legalizar el libro de visitas ante la inspección de trabajo. En el caso de que fueras a contratar algún trabajador deberás realizar una serie de trámites adicionales.

Para poder empezar tu carrera, con este estatus te beneficiar

  • Te beneficiarás de una contabilidad simplificada: declarar tus ingresos será pan comido.
  • Si impartes clases en una academia, tendrías que emitir facturas exentas de IVA como profesor autónomo. En el caso de dar clases particulares, estarás exento del impuesto en el caso de que impartas materias incluidas en los planes de estudios de cualquiera de los niveles y grados del sistema educativo. Ahora bien, en este punto hay una excepción, ya que si estás obligado a darte de alta en el Impuesto sobre Actividades Económicas, sí tendrás que emitir facturas en las que se incluya el IVA.
  • Si tienes que presentar el modelo 303 cada trimestre, podrás deducir el IVA de todos los gastos que estén relacionados con tu negocio, como los materiales que utilices (fichas, bolígrafos, tinta, folios, etc.), gastos de transporte o gasolina si te desplazas al domicilio de tus alumnos, Internet, teléfono, ordenador, impresora, etc.

Hoy en día, si no has estado de alta como autónomo en los últimos cinco años, te puedes beneficiar de la tarifa plana de la Seguridad Social:

  • Los primeros seis meses: se paga una cuota fija de 50 euros mensuales, lo que supone un ahorro de 217 € sobre la tarifa normal (267 €).
  • Del mes 7 al 12: una reducción del 50% sobre la base de cotización mínima. Se paga 133 euros al mes (ahorro de 133 €).
  • Del mes 13 al 18: una reducción del 30%. Se paga 186 euros (ahorro de 80 €).
  • Del mes 19 al 30: se mantiene la reducción especial del 30%, pagando 186 euros al mes (ahorro de 80 €), que es únicamente aplicable a los trabajadores menores de 30 años y las trabajadoras menores de 35 años.

Es un trampolín perfecto para poder transmitir tu pasión por el inglés a tus futuros alumnos.

  1. Profesor particular en una academia

Otra opción a tu disposición es la de ser profesor de inglés asalariado en un organismo de apoyo escolar privado.

¿Piensas que el ser autónomo conlleva demasiados riesgos?

¿Tienes miedo a no encontrar clientes?

¿Quieres aprovecharte de las ventajas de ser asalariado?

 

Entonces esta solución está hecha para ti. Este estatus te permitirá enseñar reduciendo al mínimo los riesgo.

Pequeño inciso: como las academia prevén una comisión sobre cada clase impartida, tus ingresos serán notablemente inferiores que si trabajas como autónomo por cuenta propia.

Si vives en Sevilla, no dudes en ponerte en contacto con la academia ingles Sevilla para tener más información.

La elección de tu estatus jurídico es extremadamente importante. Si dudas o si simplemente quieres más información no dudes en consultar la página del ministerio de trabajo para estar plenamente informado.

Dedica tiempo a estudiar todos los estatus y opciones que tienes para enseñar inglés a domicilio.

¿Dónde registrarse como profesor de inglés?

Existen muchísimas ofertas de trabajo en el mercado y numerosas vías para ofrecer vuestros servicios como profesor particular ingles madrid.

Una agencia de clases particulares

En una agencia de clases particulares, los cursos de inglés los imparten profesores a los que raramente se les paga más de 10€ por hora. Además, no es muy común que estos “profesores” sean verdaderos especialistas de la enseñanza. ¿Por qué? Porque los profesores titulados no suelen optar por esta alternativa. Tienen cierto grado de experiencia y buenas técnicas; además, conocen bien los programas escolares, así que tienden a pedir una tarifa más alta.

Las alternativas

Poner un anuncio

Claramente, lo primero es darse a conocer como profesor entre las personas más cercanas: familia, amigos, vecinos… Seguro que alguno de ellos conoce a alguien que busca un profesor particular, ya sea para ellos o para sus hijos. A continuación, podéis poner anuncios en vuestro barrio o en Internet: hay páginas web especializadas en este tipo de anuncios que os permitirán inscribiros y tener acceso a la plataforma de anuncios en cuestión. La inscripción es libre y gratuita: solo tenéis que especificar vuestra especialidad y vuestro nivel, así como la zona geográfica que más os convenga.

Las academias

Otra posibilidad es inscribirse en una academia u organismo privado de clases a domicilio: la principal ventaja es que no dependéis de los alumnos, sino de la entidad con la que hagáis el contrato. Esta se va a encargar de realizar correctamente todo el papeleo y de organizaros las clases con los alumnos (que vosotros podréis seguir buscando por vuestra cuenta). Además, esta opción os permite estar dados de alta en la Seguridad Social, en la mayoría de los casos.

Pero atención: la parte negativa de esta opción sigue siendo la tarifa. Evidentemente, este tipo de entidades se llevan una parte del precio de la clase a cambio de los beneficios que proporcionan.

Por ejemplo, por una clase de 15 o 20 euros por hora (un buen precio), el profesor va a ganar entre 8 y 10 euros. Así que, a pesar de que la cantidad de horas de trabajo sea mayor, a veces no compensa. Evidentemente, hay que evaluar cada caso en profundidad y hacer balance de lo que podríamos percibir a final de mes trabajando de una forma u otra.

Si eres de Granada, no dudes en contactar con la academia ingles Granada para tener más información.

Las plataformas de profesores en Internet

Las plataformas de apoyo escolar son un medio excelente para encontrar la perla en medio del océano. Normalmente, el cliente se puede poner en contacto directo con el profesor y la primera clase suele ser gratis: se trata de una clase de prueba para que el profesor se haga una idea de las necesidades del alumno, y este de los métodos del profesor. De esta forma, ambos ven el nivel y los objetivos que establecerán en común.

Cómo ha cambiado la educación. Es importante que un profesor transmita confianza y cercanía a sus alumnos.

Con la era de Internet, las redes sociales y los smartphones, este tipo de plataformas está en auge; dan gran importancia a la relación entre profesor y alumno, que tienen como intermediario a un equipo de profesionales que velan constantemente por la calidad de la enseñanza. Es una clase particular 2.0 en toda regla, en la que tanto profesores como alumnos son partes verdaderamente activas en la clase.

En estas plataformas, se verifica el perfil de cada profesor, que debe completar y detallar su experiencia y su metodología. Lo principal es la confianza que da su perfil y la presencia de recomendaciones de otros alumnos (que pueden darles una nota). Otras ventajas de inscribirse en este tipo de plataformas son:

  • la calidad de las clases particulares,
  • la relación directa entre profesor y alumno,
  • la posibilidad de elegir un profesor particular entre una serie de perfiles,
  • el seguimiento mensual o trimestral que se realiza a los alumnos,
  • la flexibilidad de horarios,
  • dar a conocer de antemano el método que se va a seguir…

Las expectativas de los alumnos varían mucho:

  • ayuda con los deberes,
  • aprobar el bachillerato (ayuda con selectividad),
  • refrescar lo que ya saben y ponerlo en práctica,
  • exámenes oficiales (Cambridge, Trinity, TOEFL, TOEIC…),
  • mejorar la expresión oral,
  • perfeccionar el nivel,
  • apoyo escolar a domicilio,
  • empezar desde cero…

Podemos observar que, para convertirse en profesor particular de inglés, es importante disponer de conocimientos sólidos del idioma, identificar las capacidades y deficiencias de los alumnos, adaptar los contenidos a su nivel y no descuidar los diferentes aspectos de la lengua que hay que enseñarles (vocabulario, gramática, comunicación oral y escrita, comprensión auditiva…).

Errores que desesperan a cualquiera. Para ser buenos profesores, debéis ser pacientes.

También es importante reflexionar sobre las distintas posibilidades que existen a la hora de dar clases particulares: agencias, academias, anuncios, plataformas… Hay que evaluar el tiempo que queremos dedicarle a este trabajo y, en función de ello, optar por lo que nos sea más rentable a nivel de tiempo y dinero.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 5 votos)
Cargando…

3
Dejar un comentario

avatar
2 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Marta Sabucedo IglesiasCruzfjlavsua@gmail.com Recent comment authors
newest oldest most voted
fjlavsua@gmail.com
Invitado
fjlavsua@gmail.com

Enhorabuena por el artículo, ayudará mucho a las personas que, como en mi caso, buscamos un ingreso extra con los idiomas.

Cruz
Invitado
Cruz

I want to be a teacher

Marta Sabucedo Iglesias
Admin
Marta Sabucedo Iglesias