«El que lee mucho y anda mucho ve mucho y sabe mucho». - Miguel de Cervantes

Miguel de Cervantes no podía estar más acertado con esta afirmación. La lectura es una afición para muchos, aunque también haya otros tantos a los que no les guste. Sin embargo, la lectura es necesaria para ampliar nuestra astucia, aumentar nuestro conocimiento, retardar los problemas de salud, estimular la percepción, fomentar la concentración o acrecentar nuestra empatía, entre otros múltiples beneficios.

Quizá estés más interesado en leer libros contemporáneos, es decir, de tu época, más modernos y actuales; sin embargo, para poder entender nuestra lengua y su evolución, también es preciso analizar y estudiar cómo se ha ido utilizando a lo largo de los siglos, desde la Edad Media, origen de la lengua romance castellana, hasta nuestros días.

Por lo tanto, si estás estudiando español como lengua extranjera, si necesitas ampliar tus conocimientos sobre la literatura española en la época del Renacimiento, si estás en el instituto y tienes que hacer un trabajo para la asignatura de Lengua y Literatura castellana, etc., Superprof, en este artículo, se ha propuesto responder a tus posibles dudas y proporcionarte una guía para poder entender la literatura española durante la época del Renacimiento.

¿Qué es el Renacimiento?

El Renacimiento es la denominación que recibe un movimiento cultural producido en Europa Occidental durante los siglos XV y XVI, transición entre la Edad Media y la Edad Moderna.

Durante el Renacimiento, destacaron las artes, aunque también se introdujeron ciertas innovaciones y renovaciones en las ciencias (humanas y naturales). La ciudad italiana de Florencia fue donde se originó este movimiento, que posteriormente se extendió por toda Europa y, por supuesto, por España.

A grandes rasgos, podríamos decir que el Renacimiento fue un período caracterizado por el humanismo, que determinó una nueva concepción del hombre y del mundo, sin dejar atrás la reivindicación de lo clásico (la cultura clásica griega y romana) después de varios siglos de predominio del dogmatismo medieval: se pasa del teocentrismo, donde Dios es el centro de todo, al antropocentrismo, el hombre es quien ocupa ahora el lugar principal en todos los campos (artes, filosofía, ciencias y política).

¿A qué nos referimos con literatura renacentista?
El humanismo en el centro de la literatura renacentista en Europa y en España.

El humanismo fue el eje en torno al cual giró la literatura renacentista, movimiento según el cual el ser humano destacaba sobre cualquier otro aspecto, incluido la religión.

El Renacimiento coincidió con la invención de la imprenta por parte de Gutenberg, gracias a la cual se facilitó el acceso a la literatura, lo que implicó que la sociedad se preocupara más por la ortografía y la gramática.

La literatura renacentista tomó como fuente de inspiración los clásicos grecolatinos y la filosofía neoplatónica que apareció y se cultivó en Italia durante estos siglos.

Como ya dijimos antes, la influencia mayor procedía de Italia, destacando como precursores de este  movimiento renacentista: Dante, Petrarca y Boccaccio. De este modo, surgieron en todos los países numerosos autores muy famosos hoy en día:

  • Italia: Matteo Maria Boiardo, Ludovico Ariosto, Jacopo Sannazaro, Angelo Poliziano o Pietro Bembo, entre otros.
  • Francia: François Rabelais, Pierre de Ronsard, Michel de Montaigne o Joachim du Bellay.
  • Alemania: Ulrich von Hutten, Sebastian Brant y Hans Sachs.
  • Inglaterra: Tomás Moro, Edmund Spenser, Michael Drayton, George Chapman o Thomas Wyatt.

¿Cómo fue el Renacimiento literario en España?

Ahora te preguntarás que qué ocurrió en España. Pues bien, en España se experimentó durante el Renacimiento el famoso Siglo de Oro, que se prolongó hasta el siglo XVII, con figuras destacadas como Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León, San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Jesús, despuntando, por supuesto, nuestro Miguel de Cervantes y su eterno Don Quijote.

Como ya hemos comentados, los autores renacentistas adoptaron como modelos a los autores de la antigüedad clásica y a los italianos medievales Dante, Petrarca y Boccaccio.

Descubre cómo se originó y afianzó el castellano gracias a la literatura de la Edad Media.

Invenciones en el Renacimiento.
La invención de la imprenta supuso toda una revolución para la literatura.

En España, el movimiento fue introducido por los humanistas Erasmo de Róterdam, Antonio de Nebrija y Juan Luis Vives, quienes estudiaron la cultura clásica.

La Edad Media fue una época teocentrista donde se veneraba a Dios. Sin embargo, el Renacimiento supuso un cambio del centro del mundo, ya que pasó a ser el ser humano y los poetas y autores literarios pasaron a tratar temas como el amor humano, la naturaleza, las guerras, la política o la filosofía.

En España, encontramos dos precursores de la poesía renacentista: el Marqués de Santillana y Jorge Manrique.

¿Sabías que hay tutoriales en internet que te pueden servir de introducción a la literatura española durante el Renacimiento? Aquí te dejamos un vídeo a modo de ejemplo:

¿Qué géneros literarios se cultivaron en el Renacimiento español?

Como te imaginarás, durante este período literario, se cultivaron la poesía, la prosa y el teatro, aunque también tuvo mucha importancia la literatura religiosa, como veremos a continuación.

No obstante, antes te dejamos un cuadro a modo de síntesis de las características generales de la literatura renacentista en España:

Características generales del movimiento literario del Renacimiento español
Referencia de autores de la antigüedad clásica: Platón, Cicerón, Ovidio, Séneca, etc.
El ideal de la belleza se identifica con la perfección. Se rinde culto a la belleza.
Ausencia de expresiones violentas y emociones fuertes: predomina el decoro y la sencillez.
Introspección en el mundo interior del ser humano de la mano del antropocentrismo.
Secularización de la cultura y de las ciencias.
Importancia de la ascética y de la mística.
Amor por la lengua vernácula.
Se afianza la lengua castellana: La Gramática de la lengua castellana de Antonio Nebrija (1492).

Poesía renacentista

La lírica renacentista se originó a partir de la tradición, donde se perpetúan las temáticas y las formas de la lírica de la Edad Media: lírica popular y oral (canciones de amor, villancicos, etc.), lírica no escrita (romancero), lírica culta y lírica cortesana trovadoresca (cancioneros). Asimismo, su origen también se basó en la corriente petrarquista y de influencia italiana que en España llegó de la mano de Boscán y Garcilaso de la Vega (la lírica provenzal).

Entre las características de la poesía renacentista encontramos el uso natural de la lengua; los temas como el amor platónico, la naturaleza, el bucolismo, la belleza femenina o la mitología. Los tópicos renacentistas que se tomaron del mundo clásico fueron:

  • Carpe Diem («Disfruta el momento»): disfrutar de la vida antes de la llegada de la vejez.
  • Beatus Ille («Dichoso aquel (que)...»): alabar la vida del campo frente a la vida de la ciudad.
  • Locus amoenus («Lugar idílico»): describir una naturaleza perfecta e idílica, se idealiza la realidad.
  • Tempus fugit («Tiempo que corre»): aprovechar la vida porque el tiempo vuela.

Entre los máximos exponentes de este género, encontramos a Garcilaso de la Vega (1501-1536), Cristóbal de Castillejo (1490-1550) y Juan Boscán Almogaver (1493-1542).

Garcilaso de la Vega (1501-1536)

Poetas renacentistas españoles
Garcilaso de la Vega, uno de los poetas renacentistas más importantes en España.

De la obra de Garcilaso de la Vega, escrita entre 1526 y 1535, se conserva muy poca. Esta fue publicada a título póstumo junto con la de su amigo Juan Boscán, bajo el título de Las obras de Boscán con algunas de Garcilaso de la Vega (1543), libro que dio el pistoletazo de salida al Renacimiento literario en España. Sin embargo, es probable que antes hubiera escrito poesía de corte tradicional, y que fuese ya un poeta conocido.

Muchas de las composiciones de Garcilaso muestran la pasión del poeta por la dama portuguesa Isabel Freyre, a quien el poeta conoció en 1526 y cuya muerte, unos años después, le afectó profundamente.

Escribió cuarenta sonetos y tres églogas que tratan sobre el dilema entre la pasión y la razón, muy característico de la poesía de Petrarca; al igual que este último, Garcilaso recurre en estos poemas al paisaje natural como correlato de sus sentimientos. Por otro lado, las imágenes y el tipo de léxico que utiliza dejan traslucir la influencia de Ausiàs March.

Además, escribió cinco canciones, dos elegías, una epístola a Boscán y tres odas latinas, inspiradas en la poesía de Horacio y Virgilio.

 

Cristóbal de Castillejo (1490-1550)

Este destacado poeta del Renacimiento español propulsó una renovación poética basada en el octosílabo, ya que creía innecesaria la importación de los metros italianos que llevaron a cabo Garcilaso de la Vega, Juan Boscán y Diego Hurtado de Mendoza.

Castillejo reunió toda su obra en tres grupos: Obras de amores, Obras de conversación y pasatiempo y Obras morales y de devoción.

  • En el primer grupo la mayoría de las composiciones trataban sobre el amor platónico de Castillejo hacia la dama Ana de Schaumburg, pero también aparece una tal Ana de Aragón.
  • Entre las Obras de conversación destacan los diálogos en verso, por ejemplo, el Diálogo que habla de las condiciones de las mujeres, antifeminista, o el Diálogo entre el autor y su pluma.
  • En el tercer grupo se incluyen más diálogos: Diálogo entre la memoria y el olvido, Diálogo entre la verdad y la lisonja y el Diálogo y discurso de la vida en corte, quizá su obra más personal.

Juan Boscán (1493-1542)

A Juan Boscán, poeta y traductor catalán del Renacimiento, se le debe la introducción en la lírica castellana de la métrica y la versificación italianas, para la que contó enseguida con la aprobación de Garcilaso de la Vega, amigo de Boscán.

Una de sus obras más importantes es el poema clásico Hero y Leandro, el primero que trata de temas legendarios y mitológicos clásicos y escrito en endecasílabos blancos. Boscán incorporó nuevas formas, como la elegía, la epístola en tercetos y el uso de la octava real en poemas de mayor extensión.

Al igual que Garcilaso, Boscán combinó con gran acierto en su lírica las imágenes puras de Petrarca con las imágenes un poco más rudas de Ausiàs March. Junto a su obra poética, hay que citar la traducción al español de El cortesano, de Baltasar Castiglione, publicada en el año 1534.

La literatura religiosa en el Renacimiento español

El Renacimiento impone una separación entre lo natural y lo sobrenatural. De ahí que surjan autores que expresan sentimientos religiosos (en verso y prosa) como San Juan de la Cruz y su Cántico espiritual.

Surge así una literatura que expresan las vivencias religiosas de la época a través de la Ascética y de la Mística. La ascética busca la perfección de las personas mediante el cumplimiento de las obligaciones cristianas y la instrucción. Por su parte, la mística busca expresar los prodigios que ciertos privilegiados han experimentado en su alma al entrar en comunicación con Dios.

Corrientes de influencia renacentista.
La influencia italiana está muy presente durante el Renacimiento literario en España.

San Juan de la Cruz (1542- 1591)

San Juan de la Cruz es considerado uno de los mayores poetas españoles de la época y como el máximo exponente de la poesía mística, a pesar de que se conservan pocos versos suyos y fueron publicados de forma póstuma. Se cree que, durante los ocho meses que pasó en prisión en 1577 como consecuencia de sus intentos de reforma de la orden de los carmelitas, donde estuvo en completo aislamiento y sometido a crueles interrogatorios, elaboró sus llamados poemas mayores: Llama de amor viva, Cántico espiritual y Noche oscura.

En estos poemas, que están íntimamente relacionadas entre sí, san Juan de la Cruz resumió sus propias vivencias personales, centradas en su deseo continuo de que su alma alcanzase la unión ideal con su Creador. Así, estas tres composiciones, de un modo u otro, describen el ascenso místico del alma hacia Dios.

Poesía religiosa en el Renacimiento
San Juan de la Cruz, máximo exponente de la poesía mística.

De estos tres poemas mayores, Cántico espiritual es la obra más compleja y amplia de todas en la que recrea, a modo de égloga, el Cantar de los Cantares para detallar los diferentes caminos que recorre el alma hasta conseguir unirse con la divinidad. A lo largo de cuarenta liras, el autor detalla la búsqueda del Esposo (Dios) por parte de su esposa (el alma), que pregunta por él a las criaturas de la naturaleza. Una vez que lo encuentra, se sucede un diálogo amoroso que culmina con la unión de los dos amantes.

Lo que mejor caracteriza la poesía de san Juan de la Cruz es su extraordinaria intensidad expresiva, consecuencia de la perfecta adecuación y el equilibrio de cada una de sus imágenes. Su poesía goza de un singular equilibrio entre sus imágenes sensuales y el impulso ascético que la inspiró, y hace de ella una de las cumbres de la lírica renacentista en lengua castellana.

La prosa renacentista

Dentro de este género, encontramos una serie de subgéneros narrativos que destacan:

  • Novela pastoril. Este subgénero épico, cuyo origen reside en Italia, tuvo mucho éxito durante el siglo XVI y XVII. La primera obra española de este subgénero fue La Diana de Jorge de Montemayor. Este subgénero será el que posteriormente cultiven autores tan célebres como Lope de Vega (La Arcadia) o Miguel de Cervantes (La Galatea).
  • Prosa didáctica y religiosa. La literatura religiosa experimentó su mayor auge durante la segunda mitad del siglo XVI, en parte debido al espíritu religioso del monarca de la época (Felipe II), a la Contrarreforma y a las costumbres. Como exponente de este subgénero destaca Santa Teresa de Jesús, que, en comparación con San Juan de la Cruz, cultivó más la prosa.

¿Sabías que después del Renacimiento, se sucedió el período del Barroco español literario?

¿Cuáles fueron las principales obras de la literatura renacentista española?

Como has visto, fueron muchos los autores renombrados que destacaron durante esta época. Sin embargo, si tenemos que quedarnos con una de las obras más representativas de esta época, destacaríamos la siguiente, como máximo exponente de la novela picaresca:

El Lazarillo de Tormes

El Lazarillo de TormesLa vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades es una obra breve que se escribió en el año 1554 y cuyo autor es anónimo. Esta obra se encuentra dentro del género de la picaresca, que surgió en esta época también.

Es un relato en el que Lázaro nos cuenta en primera persona la historia de su vida desde su infancia. Tras la muerte de su padre, su madre lo pone al servicio de un amo ciego. Después del ciego, que quizás es el más conocido, Lázaro pasa por un total de nueve amos, entre ellos un escudero, un fraile y un clérigo.

El protagonista intenta justificar la vida del pícaro a través de los diferentes amos que tiene y sus fortunas y adversidades. A lo largo de sus sucesivos amos, Lázaro va aprendiendo y el autor los utiliza principalmente para hacer una crítica social y denunciar las clases sociales, sobre todo el clero.

Tópicos de la literatura del Renacimiento español.
«Carpe diem»: disfruta el aquí y el ahora.

Lazarillo de Tormes tiene lugar en el siglo XVI, durante el reinado de Carlos I de España y V de Alemania. Mientras el rey se esforzaba por anexionar más territorios y aunarlos bajo su dominio, la sociedad era cada vez más pobre y luchaba contra el hambre y la miseria. Asimismo, el honor se valoraba por el dinero o las apariencias. Con esta obra, el autor pretende mostrar la verdadera cara de la sociedad del momento.

A lo largo de la novela aparecen diferentes temas sobre la realidad de la época. Lázaro le muestra al lector el lado más cruel de la sociedad. Estos son los temas más importantes que se critican en el libro:

  • El hambre, la miseria y la lucha por la supervivencia: es uno de los temas más importantes que aparecen en la novela y uno de los problemas más graves de la sociedad de la época. Este tema es tan importante en la novela porque el hambre hace que Lázaro pase de ser un niño inocente a un joven pícaro, puesto que la miseria y la lucha por conseguir comida y por la supervivencia lo transforman en una persona astuta.
  • Mendicidad: directamente relacionado con el hambre, el aumento de la mendicidad también formaba parte de la realidad social española de la época. El propio Lázaro tiene que ganarse la vida como mendigo cuando está al servicio del ciego, y posteriormente en varias ocasiones cuando se queda sin amo.
  • El honor y la honra: en la novela siempre aparece como telón de fondo el honor, que durante esta época estaba relacionado con el linaje. Por tanto, la dignidad y la honradez dependían de la familia a la que se pertenecía y era casi imposible ascender de clase social. En aquella época se excluía a los conversos, los sucesores de moros y judíos, por lo que la limpieza de sangre también era una de las grandes obsesiones de esta sociedad.
Obras más relevantes del renacimiento literario español
El Lazarillo de Tormes no solo es una de las obras más importantes del renacimiento español, sino de la literatura española.
  • La avaricia y la corrupción del clero: como hemos dicho, la obra hace una crítica social y denuncia sobre todo al clero. Los miembros de la iglesia con los que Lázaro tiene diferentes experiencias durante la novela, en lugar de ser agradecidos y caritativos, como se podría esperar, son avariciosos, hipócritas, egoístas y corruptos.
  • Las apariencias: este también es un tema que aparece continuamente en la novela. El ciego se aprovecha de su discapacidad para engañar a los demás; el clérigo predica bondad, pero maltrata a Lázaro; el escudero se hunde en la miseria, pero finge tener dinero. Todos demuestran que la realidad no es lo que parece.
  • El abandono y la soledad: Lázaro es abandonado y entregado a un amo, por lo que es un niño que vive continuamente en un estado de soledad. Aunque sus amos lo acompañan, en realidad el protagonista de la novela es un niño huérfano y solitario que no puede confiar en nadie.
  • El egoísmo: otro tema que queda claro en esta novela es que todo el mundo piensa en lo que es mejor para uno mismo sin tener en cuenta a los demás.

Finalmente, como podrás ver, Cervantes y otros autores de su época se catalogan dentro de la literatura del Renacimiento español; no obstante, se incluyen dentro de la literatura del Siglo de Oro español, que se corresponde con el siglo XVII, fuera del movimiento renacentista a nivel mundial, pero dentro del movimiento renacentista en España, ya que perduró en España durante un poco más de tiempo. Si no eres nativo y quieres aumentar tu nivel de español para poder comprender a la perfección las obras literarias de la historia, quizá quieras empezar por unas cuantas clases de lengua para ponerte en sintonía con el idioma de Cervantes.

¿Necesitas un profesor de Lengua Castellana y Literatura?

¿Te gustó este artículo?

3,65/5 - 26 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».