Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuáles son las herramientas con las que se pueden enseñar matemáticas a los más pequeños?

Publicado por Lara, el 15/03/2019 Blog > Apoyo escolar > Matemáticas > El Material Indispensable para Enseñar Mates a los Niños

«Los niños tienen la capacidad de absorber el conocimiento. Son capaces de formarse por sí mismos» Maria Montessori

Actualmente, existe un porcentaje de padres que no confía en el sistema educativo español. Algo que resulta, por lo menos, preocupante. Frente a esta falta de confianza, algunos padres han decidido enseñar a sus hijos en su propia casa o bien contratar a un profesor particular.

Pero, al igual que a la hora de aprender a leer, el descubrimiento de las matemáticas por parte del niño debe hacerse con pedagogía e interacción. Aquí tienes algunas herramientas que te ayudarán a despertar en tu hijo el interés por el cálculo y la geometría.

Ábaco para aprender a contar

Enseñar matemáticas a los más pequeños no siempre es tarea fácil. Por ejemplo, algunos niños tienen dificultades para representar las cifras. Como ocurre al aprender a leer, algunas herramientas pueden ayudar a profesores y padres en el aprendizaje de los niños de esta materia.

El ábaco es la herramienta más conocida y la más utilizada por los profesores de colegio. Se trata simplemente de un conjunto de bolas de diferentes colores colocadas en varias barras. En cada barra hay diez bolas. Esta estructura permite a los niños visualizar, de manera concreta, el sistema de suma con el fin de que aprendan a contar y a adentrarse en el mundo de los números de una forma global.

Juega con el ábaco y aprende mates al mismo tiempo ¡Te toca jugar!

Muchos profesores utilizan esta herramienta en clase o como apoyo escolar, con el fin de ayudar a los alumnos de Primaria a entender cómo sumar y restar cifras. Con el ábaco, los niños pueden ayudarse de las bolas para realizar los cálculos.

Para utilizar bien el ábaco, existen varias ejercicios. Por ejemplo, el profesor de mates puede enseñar a los alumnos a formar una cifra. Para ello, deberán poner el número de bolas necesarias en uno de los lados de la barra para alcanzar la cifra requerida. Otra opción es que el profesor coloque las bolas de manera que el niño descubra la cifra.

A través de estos ejercicios, los niños van a descubrir cómo formar números más allá del diez y hasta el cien. Podrán contar de 5 en 5 y entender el mecanismo de las operaciones básicas y, a veces, llegar a la multiplicación.

De forma autónoma o acompañado de un adulto, el niño hará progresos gracias al ábaco de bolas.

Los multicubos para construir matemáticas

Los multicubos o policubos son parecidos a los legos. Cubos del mismo tamaño que se encajan unos con otros para construir torres. Son ideales para los niños de la etapa de Infantil o Primaria. Los multicubos forman parte de los juegos educativos más eficaces para hacer entender a los más pequeños cómo funcionan las matemáticas.

Los niños también pueden construir formas gracia a los diferentes cubos, lo cual permite trabajar la representación del espacio y la motricidad, pero sobre todo, la imaginación. Podrán reproducir formas que ya existen como árboles, animales, etc., o bien crear formas que ellos imaginen.

También es posible jugar con otros juegos de cifras como las cartas y, al mismo tiempo, utilizar los cubos para representar dichas cifras. Por ejemplo, es la ocasión perfecta para que durante un juego de cartas, los jugadores se den cuenta de qué cifra es la más alta.

Como ves, es muy sencillo combinar juegos de cálculo y construcción para despertar su imaginación y, al mismo tiempo, enseñar conceptos básicos de matemáticas.

Utilizar juegos de construcción es una manera de hacer que los niños se interesen por diferentes aspectos de las matemáticas (geometría, álgebra…). Una forma de enseñar matemáticas que se parece a los métodos de la pedagogía Montessori.

Las mates y la diversión no son incompatibles Aprender mates mientras te diviertes es mucho más divertido

Los mosaicos de madera para entender la geometría

Los mosaicos de madera pueden utilizarse tanto en clase como en casa. El método Montessori los utiliza. Se trata de piezas de madera de varias formas geométricas y colores. Hexágonos, cuadrados, triángulos, rombos, trapecios, colocados unos al lado de otros para formar mosaicos.

¿Pero cómo utilizarlos adecuadamente para enseñar matemáticas?

En un primer momento, los mosaicos ayudarán a que el niño se inicie en las nociones geométricas básicas. Los más pequeños van a descubrir las formas geométricas, mientras que los más mayores crearán formas colocando las piezas unas con otras.

Jugar ayuda al niño a trabajar la motricidad fina ya que deben ser precisos para que las formas no se separen.

Los más grandes aprenderán a reproducir formas más o menos complejas tomando como referencia un modelo. Es la ocasión ideal de aumentar la dificultad en función de la edad del niño.

Construir a partir de formas geométricas también es la ocasión de introducirles en el concepto de la simetría.

Los niños pueden divertirse clasificando las piezas por colores o simplemente por formas. ¡A cada edad le corresponde un nivel!

Las regletas de colores para aprender a multiplicar

Las tablas de multiplicar son un verdadero rompecabezas para algunos alumnos. Aprender de memoria los resultados puede resultar complicado para los niños. Algo que puede ayudarles en esta tarea es la utilización de objetos para relacionar los resultados de las diferentes tablas.

Las regletas de madera son muy prácticas cuando se trata de manejar cifras.

El conjunto de regletas consta de varias piezas y diferentes colores. Cada tamaño se corresponde con una cifra concreta, a veces, aparece anotada en el dorso.

El trabajo más común consiste en hacer entender a los alumnos cómo alcanzar una cifra concreta con otras cifras. De esta manera, los niños entienden que, gracias al tamaño de las piezas, para obtener un 5 hay que colocar el 3 y el 2 uno tras otro. Pueden buscar todas las combinaciones posibles para una única cifra. También podrán colocar cuatro piezas del número 1 o dos piezas del número 2  para llegar al 4.

Animar al alumno a que hable durante la manipulación de las piezas ayuda a mejorar su memoria.

¡Aprende a contar lanzando dados! ¡Otro recurso para utilizar con los niños son los dados en los juegos de mesa!

Por ejemplo, es posible sustituir monedas por regletas para jugar a las tiendas. Los niños tienen que dar el número concreto de regletas según el valor del producto que van a comprar. Aprender matemáticas mientras se divierten es la mejor manera de llegar a entenderlas.

Incluso aunque las regletas estén más enfocadas a entender conceptos básicos como sumas, restas o multiplicaciones, también pueden utilizarse en las clases de matemáticas de niveles superiores.

Se pueden utilizar las regletas para explicar los números decimales, de manera que se comprenda la parte decimal de un número o bien las fracciones.

Tanto si el colegio aplica el método Montessori o no, utilizar las regletas ayuda a desarrollar el aspecto sensorial de las matemáticas. Estas herramientas también favorecen el progreso en el cálculo mental de los niños de Primaria.

Herramienta matemática: la cadena de cálculo

Parecido al ábaco, la cadena de cálculo permite dar forma a las sumas y a las restas. Se trata de una cuerda o lazo en donde se pueden insertar cuentas en función del número o de la cifra que se quiere alcanzar.

El lazo enseña a los niños a contar hasta 100. Cada decena tiene asignado un color para que los alumnos se den cuenta fácilmente del cambio entre decenas. En algunas versiones, se cambia de color cada 5 cuentas.

Los juegos que se pueden realizar con el lazo son muy parecidos a los del ábaco. Se puede pedir a los alumnos que añadan el número de cuentas necesarias para alcanzar una cifra concreta, o bien que quiten cuentas para hacerles entender cómo funcionan las restas.

Recurrir a los juegos para enseñar a los alumnos es una magnífica idea de ayudarles durante su aprendizaje. Los niños descubrirán las matemáticas con la ayuda del profesor, pero también por ellos mismos.

Este método hace crecer la confianza en el niño y le ayuda a mejorar su memoria. Fabricar objetos, utilizar juegos de cartas o recortables ayudan a los profesores a preparar el terreno hacia posteriores conceptos más complicados, como el Teorema de Pitágoras.

Los días lluviosos son perfectos para quedarse en casa jugando con las mates Disfruta de los días de lluvia para jugar con las mates

Aprender matemáticas con cartas numéricas

El método Montessori pone el acento en la estimulación de los niños para que se conviertan en los protagonistas de su propio aprendizaje. Por eso, los juegos suelen ser interactivos. Los puzles o las tablas interactivas de sumas son algunos ejemplos de los varios recursos con los que se puede captar la atención de los más pequeños.

Los juegos con cartas ayudan a que el niño se inicie en el aprendizaje de las cifras.

Normalmente, se tratan de juegos de cartas para niños a partir de los 4 o 5 años que representan las cifras acompañadas de un animal para que el niño asocie la forma matemática con un personaje simpático y divertido.

Este tipo de cartas ayuda a despertar el interés de los niños ya que suelen tener una sensibilidad especial hacia los animales y otros personajes graciosos. ¡Diviértete!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar