Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cómo aprender el léxico de la lengua castellana en primaria

Publicado por Raquel, el 25/06/2018 Blog > Apoyo escolar > Lengua > Aprender Vocabulario de Lengua Castellana Primaria

«Cuanto más cae una sociedad en la locura, mayor es el deber del idioma de contrarrestar esta demencia con un léxico adecuado». Daniel Pennac

Para aprender español, los alumnos de primaria tienen que tener un amplio caudal de competencias lingüísticas, aunque el español sea su lengua materna (no es excusa para no trabajarlo). Entre estas competencias, contamos el aprendizaje de la lectura, el estudio gramatical, los ejercicios de español escrito, la expresión oral y el vocabulario.

El español, tal y como lo conocemos, tiene alrededor de unas 80.000 palabras oficiales (según se recoge en el DRAE, Diccionario de la Real Academia Española). No obstante, se cuentan también unos 70.000 americanismos y, en teoría, los estudios afirman que para conocer el volumen total de palabras que se usan de un idioma, hay que sumar un 30% más a la cifra, por lo cual nos quedaríamos con una cifra que ronda los 150.000-200.000 términos. Ardua tarea para cualquiera, ¿no?

Con este increíble volumen de palabras y con la tierna edad de los alumnos, ¿cómo se puede aprender el vocabulario español en primaria? Pues aquí te dejamos una breve lista de consejos para alumnos de todo tipo

¿Por qué aprender vocabulario español en primaria?

En realidad, existe una relación recíproca entre el vocabulario español y el aprendizaje de la lectura: cuanta más habilidad lectora, más fácil le resultará al alumno aprender el vocabulario y, por ende, su progresión con el idioma será mucho más rápida. De hecho, el aprendizaje del idioma no empieza en infantil o en la guardería, sino a la corta edad de dos añitos.

Cuando el bebé empieza a hablar, reproduce las palabras que escucha de su entorno familiar y aprende sus primeros 50 términos. Ya en infantil, el alumno se abre a un universo de descubrimientos, a un nuevo mundo, y tendrá que aprender a diferenciar entre el idioma oral y el escrito. En esta etapa, el estudiante irá aprendiendo y memorizando palabras para ir ampliando su caudal léxico. Es ahí donde se descubre el alfabeto.

Mejorar el léxico desde la tierna infancia. Leer: la mejor manera de ampliar el vocabulario.

Así pues, en primaria, el estudio de la lengua se logra con la obtención de aptitudes que permitan enriquecer el vocabulario del alumno y, todavía más importante, con el aprendizaje de la lectura y la escritura.

El salto cuantitativo y cualitativo de primaria es grande para muchos alumnos, pero puedes quedarte tranquilo: en el colegio siempre estará bajo la atenta mirada y la metodología de sus profesores.

Es justamente en la educación primaria, en los primeros cursos, cuando empieza el aprendizaje fundamental del estudiante. Sin embargo, educar a un alumno para que conozca un máximo de campos léxicos plantea varios retos:

  • Reto filosófico y sociológico: aprender a nombrar e imaginar el mundo; empaparse de lo que le rodea para elaborar críticas y pensamientos; actuar e interactuar, y comunicarse.
  • Reto lingüístico: aumentar su caudal léxico y comprender el sentido y significado de cada palabra.

El proceso de obtención de vocabulario, desde los dos años hasta la etapa primaria, pretende que el alumno sepa clasificar las palabras en los tipos de frases y logre escribir los términos en su adecuado orden gramatical y oracional (sujeto, verbo, objeto y adjetivo). Además, el estudiante se irá creando un amplio repertorio sintáctico que le servirá posteriormente para el estudio y análisis de textos, de documentos y demás recursos.

Comprender el idioma también es una herramienta de socialización que contribuye a la integración social del alumno: cuanto mayor sea el número de palabras que controla y conozca, mejor se le dará la lectura y la escritura y, por tanto, su cerebro será mucho más rápido, intelectualmente hablando. Es la mejor solución contra el fracaso escolar. Sin embargo, ¿cómo hacemos para enseñarles el vocabulario a los alumnos?

Enseñar vocabulario español en primaria: los programas escolares

Las clases de lengua castellana y los ejercicios de vocabulario ocupan un lugar preponderante en el sistema escolar. Y es lógico, porque cada palabra que el alumno desconoce supone un obstáculo para la comprensión de un texto o la comprensión oral.

No obstante, la obtención de vocabulario y la aptitud para comunicarse con una cierta fluidez no solo se reduce a las clases de español: las matemáticas y la historia o la geografía también permite que el alumno mejore y adquiera un vocabulario específico y técnico.

Los niños pueden aprender cuanto antes. Debemos fomentar la lectura entre los más pequeños.

Los programas escolares del gobierno para la educación primaria, en materia de vocabulario, tienen como objetivo que el alumno perfeccione la iniciación al idioma de la educación infantil. Esta progresión se pretende a través de la práctica de actividades de lectura y escritura recurrentes durante los seis años escolares que dura la primaria. Este es el concepto que, a grandes rasgos, tienen que incluir los profesores de primaria en su programación. Por ello, los profes tienen que esforzarse en ofrecer los recursos pedagógicos adecuados para que el estudiante logre una regularidad, la repetición y la claridad necesarias para el aprendizaje del idioma.

A medida que avanzan por los cursos de primaria hasta el segundo bloque de dos cursos (3º y 4º de primaria), se les pide a los alumnos que vayan diferenciando las palabras para que se acostumbren, pero también se les motiva a leer en voz alta y a escribir. El objetivo principal es que puedan memorizar la ortografía de las palabras más habituales (pero también de aquellas que les son desconocidas). Eso sí, también se busca que sean capaces de identificar con coherencia semántica el orden de los términos en frases sencillas y aprender y asimilar lo nuevo que se van encontrando. De esta manera, los alumnos logran una competencia metodológica que les ayuda a construir su competencia lingüística.

Ya en los últimos cursos de primaria, los estudiantes trabajan en pos de la consolidación de las habilidades que han ido consiguiendo en los cursos anteriores. Así, se introducen el análisis y la comprensión de textos y se añade lo siguiente:

  • Empiezan a dominar la formación de palabras gracias a la sintaxis.
  • Entienden el funcionamiento del verbo y de la ortografía.

En teoría, todos los alumnos dominan así el fundamento común de conocimientos que se espera para la primaria. No obstante y por desgracia, no todos los alumnos son capaces de seguir la velocidad que imponen los ritmos de los programas escolares. Y eso nos lleva al siguiente punto en el orden del día: formas de trabajar el vocabulario para que el alumno no se quede atrás.

Clases de español en primaria: ¿cómo enseñar el vocabulario?

La principal solución para mejorar en el vocabulario es leer libros y documentos en ese idioma, ya que de esta manera los alumnos pueden ampliar su caudal léxico. Sin embargo, no todos los alumnos tienen el mismo tipo de memorización. Algunos disfrutan de una memoria visual, mientras que otros destacan por su memoria auditiva o kinestésica.

Movilizar los distintos tipos de memoria

Para la memorización visual, podemos:

  • Escribir la palabra que el alumno tiene que aprender.
  • Hacerle leer la palabra en voz alta.
  • Hacerle deletrear el término.
  • Hacerle escribir o copiar el término en un folio.
  • Pedir al alumno que «fotografíe» el término con sus ojos.
  • Pedirle al alumno que cierre los ojos y deletree el término en voz alta.
  • Pedirle que escriba la palabra.
  • Corregir la ortografía del término que ha escrito el alumno.

Los niños tienen unas capacidades de memorización distintas. Algunos niños necesitan visualizar ideas para entenderlas.

Incluso podemos pedirle al estudiante que diferencie las vocales y las consonantes de la palabra.

Ahora bien, para aprender español con memoria auditiva, hay que hacer lo siguiente:

  • Que el alumno escriba la palabra pronunciando cada letra en voz alta.
  • Que el alumno diga la palabra y la nombre.
  • Que reescriba la palabra y la diga varias veces.
  • Esconder la palabra, pero hacer que el alumno utilice su memoria para escribirla.

Con respecto a la memoria kinestésica, esta une los enfoques visuales y auditivos:

  • El alumno tiene que pronunciar la palabra en voz alta.
  • Tiene que escribirlo y repetirlo de nuevo.
  • Tiene que revisar el término y corregirlo, si fuese necesario.
  • Debe escribir la palabra en el aire con un dedo o en una superficie (por ejemplo, una pared o en la espalda de un adulto).
  • Repetir la palabra en voz alta otra vez.
  • Escribir la palabra de memoria, revisarla y corregirla.

Bueno y esto todo que te hemos contado son los procedimientos para aprender un único término, pero cuando nos encontramos con un texto entero que nos resulta desconocido, hay que llevar a cabo otros ejercicios. Algunos de los ejercicios para complementar el aprendizaje son el dictado, los juegos lingüísticos o el dibujo (o recurrir al siempre útil Internet y sus páginas web, como Ver-taal)

Juegos para aprender vocabulario

Las herramientas pedagógicas que hay a disposición de los profesores se componen principalmente de juegos para aprender y los clásicos dictados. Y recuerda, lo importante es no quitarles el gusto a los alumnos por la lengua castellana, por lo que hay que aprender sin limitaciones.

Aprender con los peques de la casa las palabras más comunes de nuestro vocabulario. ¿Cómo podemos enseñar a hablar a los más pequeños?

A continuación podrás ver varios juegos para hacer con los alumnos en clase o en clases particulares:

  • Buscar las familias de las palabras: para el término «territorio», por ejemplo, podemos preguntar al alumno si conoce algún otro término que venga de esa familia o tenga esa construcción.
  • Hacer que el alumno escriba en otra parte que no sea su cuaderno: en un encerado blanco o en hojas de colores, con el objetivo de que libere su creatividad.
  • Revisar los términos de la vida cotidiana (ropa, objetos de la casa, colores, animales, etc.) y clasificarlos para aprender su campo léxico.
  • Crear listas de palabras de vocabulario y hacer que el alumno las lea en voz alta.
  • Hacer que el alumno lea palabras mientras el adulto las va escribiendo (inversión de papeles): ¡así el estudiante se irá formando sin saberlo!
  • Jugar a adivinar las capitales del mundo y deletrear los nombres de las ciudades: al mismo tiempo, el alumno aprenderá geografía y ortografía de los nombres propios.

Al variar la metodología con estas técnicas, el aprendizaje del vocabulario será una actividad divertida para los más jóvenes.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 2 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar