«La ciencia no es solo una disciplina de razón, sino también de romance y pasión». - Stephen Hawking

Si estás todavía pensando si apuntarte o no a clases de química, debes saber que las clases particulares no son tan terribles como puedes imaginar. Aunque al principio requieran sacar tiempo extra de tu tiempo de estudio, de ocio o de trabajo, te ayudarán a conseguir unos objetivos increíbles, ya lo verás.

Para ello, tendrás que aplicarte y estudiar y repasar todos los días para que las herramientas que te dé tu profesor sean de ayuda para tu día a día. No hace falta ser un Einstein para aprobar esta asignatura. Con motivación, comprensión y trabajo, tendrás más que suficiente.

Descubre con nosotros en qué consisten las clases particulares de química.

¿Qué aprendemos en una clase de química?

Como te imaginarás, la asignatura de Química (Física y Química durante algunos cursos de la Educación Secundaria Obligatoria) es una asignatura teórico-práctica en la que los alumnos se enfrentan a conceptos relativos a la historia de la Ciencia y también a hechos de la vida cotidiana.

Conocimientos teórico-prácticos de química.
La química es una disciplina que se empieza a estudiar a partir de la Educación Secundaria Obligatoria.

La Química es una disciplina científica que se basa en el estudio de la composición, las propiedades, las estructuras y las transformaciones de la materia durante lo que conocemos como reacciones químicas de tal forma que los alumnos van adquiriendo una base de conocimientos y habilidades teórico-prácticos que le permitirán aplicarlos a la solución de problemas químicos.

De este modo, un alumno deberá no solo estudiar, sino también ir desarrollando su espíritu curioso para poder ir dando solución a los problemas.

Los contenidos que los alumnos van viendo a partir de Segundo de la ESO (de manera obligatoria) se organizan de manera lógica desde lo general hasta lo particular. Salvo excepciones, son los profesores los que llevan la batuta de la clase a través de explicaciones y preguntas, donde podrán interactuar con el alumnado. A partir de los recursos como el libro de texto, la pizarra, las tabletas, los cañones o proyectores y demás dispositivos, el profesor puede explicar diferentes conceptos teóricos que los alumnos deberán aplicar a partir de problemas y ejercicios. De esta manera, se busca aunar la teoría con la práctica.

Contenidos según el programa curricular

Por supuesto, cada curso académico tendrá unos objetivos que alcanzar y un temario que completar, por eso, cada clase particular podrá variar según el programa curricular de la asignatura.

Lo normal en las clases particulares es que el profesor tenga acceso al currículo para poder hacerse una idea de lo que está estudiando el alumno y así poder prepararse e incluso adelantar si fuera preciso.

Etapas de las clases de química
Las clases de química serán pan comido.

Veamos algunos de los conceptos que te enseñarán tus profesores de química:

  • Si estás en Segundo y Tercero de la ESO:
    • La actividad científica: etapas del método científico; magnitudes, unidades y notación científica...
    • La materia: propiedades de la materia; leyes de los gases; cambios de estado; estructura atómica; modelos atómicos; sistema periódico de los elementos; uniones y enlaces entre átomos; masas atómicas y moleculares; formulación y nomenclatura...
    • Los cambios: cambios físicos y químicos; las reacciones químicas; la ley de la conservación de la masa; la química en la sociedad y en el medio ambiente...
    • Energía: el calor y la temperatura; la ley de Ohm...
    • Contenidos propios de la Física: el movimiento (velocidades y aceleración), las fuerzas; electricidad y circuitos...
  • En cuarto de la ESO: seguirás teniendo Física y Química juntas pero sin la obligación de tener que estudiarlos ya que solo será contenido obligatorio para aquellos que opten por el itinerario científico:
    •  La actividad científica: magnitudes escalares y vectoriales; ecuación de dimensiones; errores en la medida...
    • La materia: modelos atómicos; sistema periódico y configuración electrónica; enlaces químicos (covalente, iónico y metálico); fuerzas intermoleculares; formulación y nomenclatura de compuestos inorgánicos; introducción a la química orgánica...
    • Los cambios: reacciones y ecuaciones químicas; el mol; concentración molar; cálculos estequiométricos; energía de las reacciones...
    • Física: el movimiento, leyes de Newton, peso, rozamiento, fuerza centrípeta, física de la atmósfera; energía potencial y cinética; trabajo y potencial; el trabajo y el calor...

La manera en la que se abordan todo estos conceptos es diversa: a través de ejercicios, problemas, hipótesis, trabajos de investigación y aplicación, exámenes... Todo para que el alumno ponga en práctica aquello que ve en clase.

¿Cómo resolver problemas de química?

Nuestro profesor, entre los ejercicios que nos propondrá seguramente dará importancia a los problemas científicos. Este tipo de aplicaciones ponen en entredicho nuestra capacidad de resolución en múltiples ocasiones. Por lo tanto, además de conocer la teoría también es preciso que el profesor te dé las pautas para que puedas resolver problemas de química de una manera más sencilla.

En primer lugar, es fundamental que leas el enunciado del problema, es decir, debes leer el enunciado tantas veces sea necesario para asegurarte de que entiendes el significado de todos los términos y unidades que aparecen. De ahí, deberás extraer datos e incógnitas.

desarrollo sesión de química
No tires la toalla antes de tiempo y empieza a aplicar la teoría hoy mismo.

Una vez comprendidos los conceptos de los que se habla, deberás plantear la resolución a partir de los datos del problema y de los conocimientos que hayas adquirido.

Tras tu planteamiento, es fundamental que tengas claro las unidades en las que vienen expresados los datos para que la aplicación de la teoría cobre sentido. Recuerda justificar todo y siempre repasar los ejercicios.

Gracias a la práctica, podrás afianzar tus conocimientos y mejorar tu destreza a la hora de resolver problemas, así como estar más seguro de que has mejorado tu capacidad de comprensión de resultados y soluciones.

La importancia de repasar los contenidos: recursos para trabajar día a día

«La química comienza en las estrellas. Las estrellas son la fuente de los elementos químicos, que son los componentes básicos de la materia». - Peter Atkins

Aunque las clases te parezcan aburridas porque, al fin y al cabo, el contenido es el que es, el profesor particular tratará de transmitirte sus conocimientos de la manera más pedagógica posible. Es verdad que las clases serán teóricas pero de tu profesor particular de química dependerá cómo transmitirte esa teoría: a través de juegos, adivinanzas, diapositivas llamativas, vídeos, películas, gráficos interesantes...

Tras haberte explicado los conceptos y aplicarlos a través de ejercicios y demás recursos prácticos, será necesario que repases en casa todo lo visto en clase (tanto en el colegio como en las clases particulares). ¿Por qué?

En primer lugar, porque es fundamental que te queden bien asentados todos los conceptos; de lo contrario, las clases no serán productivas. No tengas miedo de preguntar tus dudas. Si algo no te ha quedado claro, es mejor preguntar para que te lo vuelvan a explicar ya que así irás asentando las bases y demostrarás interés, cosa que siempre gusta al profesorado.

Si quieres sacar un diez en el próximo examen o simplemente mejorar tu media, debes ir estudiando día a día y no dejarlo todo para el último momento. 

A la hora de memorizar la teoría, descubre cómo funciona tu memoria y si eres más de memoria visual o auditiva, por ejemplo. Si lo tuyo es la memoria visual, prepara fichas de repaso y apuntes con diferentes colores para los diferentes conceptos, te resultará pan comido. Si eres de memoria auditiva, pídele a tu profe o a un compañero que te explique los conceptos, así podrás memorizarlos más fácilmente y asimilarlos mejor.

Clases de química: paso a paso.
Prepárate para tus clases particulares de química.

Además, los profesores se suelen servir de herramientas TIC para ayudar a sus alumnos a asimilar los contenidos de esta asignatura:

  • Herramientas 2.0: Ptable, por ejemplo, es una tabla periódica interactiva donde podrás conocer las propiedades de cada elemento con un simple clic.
  • Simulaciones: Jmol: esta aplicación Java te permitirá crear tus propios modelos moleculares interactivos en 3D.
  • Vídeos y documentales: Órbita Laika (programa de TVE sobre curiosidades físicas y químicas desde un punto de vista didáctico y ameno); Física y Química (canal de YouTube donde el profesor Moisés López recopila vídeos interesantes para tratar diversos temas).
  • Experimentos: FQ Experimentos (canal de YouTube donde el profesor Manuel Díaz Escalera nos propone experimentos de Física y Química con materiales cotidianos).

En definitiva, contar con el apoyo de un profesor que se vuelque en tu aprendizaje y te realice un seguimiento personalizado no tiene valor. Con las clases particulares, podrás pedirle a tu profesor que se centre en un punto o un concepto concreto que puedas entender (la formulación orgánica, los moles o las reacciones). Además, si lo que necesitas es solo repasar, también te vendrá bien contar con un profesor que tenga una metodología adaptada a lo que buscas y que te ayude a repasar todos los contenidos antes de un examen, como el de Selectividad. Al fin y al cabo, lo importante es tener motivación y trabajar. Ya sabes la teoría... ¿cuándo vas a empezar a ponerla en práctica?

¿Necesitas un profesor de Física y química?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».