Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Cómo ganar flexibilidad para ser bailarín

Blog > Arte y ocio > Baile > Entrenamiento en la Danza: los Ejercicios de Flexibilidad

Si sueñas con convertirte en bailarín profesional, un elemento esencial es la flexibilidad.

Esta flexibilidad hace destacar a los mejores bailarines  y dotarlos de una gracia impresionante. ¿Qué sería del moonwalk de Michael Jackson sin un poco de flexibilidad en las piernas?

Para hacerlo tú también o realizar otro tipo de ejercicios como abrirte de piernas, tienes que pasar por toda una serie de ejercicios, calentamientos y estiramientos tan a menudo como sea posible para lograr resultados concretos.

Ejercicios, posturas, músculos que hay que trabajar… ¡Te lo contamos todo!

¿Por qué trabajar la flexibilidad?

Para convertirte en bailarín profesional o simplemente para abrirte de piernas correctamente en el próximo espectáculo de fin de año, la flexibilidad es una cualidad que tanto bailarines aficionados como profesionales deben practicar diariamente.

Esto requiere tiempo y esfuerzo. Es muy difícil, a menos que seas hiperlaxo, hacer una apertura de piernas en menos de una semana, así que olvídate de querer conseguirlo rápidamente y sin esfuerzo porque podrías hacerte daño.

Pero ¿cuáles son los beneficios reales de ser cada vez más flexible?

Los bailarines deben ser tan flexibles como musculosos. De hecho, si hablas con una persona hiperlaxa, te dirá que no es fácil coger objetos pesados ​​si eres muy flexible pero no estás lo suficientemente musculado. Por lo tanto, hay que encontrar el punto medio.

Sin embargo, la flexibilidad proporciona muchos beneficios a los bailarines, ya que permite realizar más fácilmente ciertos movimientos como la apertura de piernas, por supuesto, pero también otras posiciones.

Además, la flexibilidad no está solamente reservada para la danza, ya que hay otros muchos estilos de baile que requieren agilidad, ¡incluso hip hop!

Y, como hemos dicho, la flexibilidad no solo sirve para hacer una apertura de piernas, sino que ser flexible permite hacer unos mejores movimientos y unas posiciones más fluidas.

Beneficios de la flexibilidad ¡La salud es lo más importante!

Además, realizar ejercicios de flexibilidad es beneficioso para la salud. Todo el mundo debería hacerlos, incluso los que no bailan.

Si trabajas en la oficina todo el día, la espalda comienza a engarrotarse, hasta los hombros, porque estar mucho tiempo sentado no es lo mejor para la salud. Así que muévete y haz algunos ejercicios para mantener tu postura recta y que no te duela la espalda.

Estirar los músculos también ayuda a sentirse mejor físicamente en general. Por ejemplo, te resultará más fácil doblarte o subir las escaleras.

¿Qué partes del cuerpo hay que trabajar?

Es posible ganar flexibilidad en todos los miembros del cuerpo; solo hay que observar a un contorsionista para darse cuenta. Pero ¿qué partes del cuerpo hay que trabajar cuando quieres ser bailarín?

Las piernas

Esta es la primera parte del cuerpo en la que uno piensa cuando habla de flexibilidad en un bailarín. La apertura de piernas frontal o lateral es lo que primero se nos viene a la mente.

Unas piernas flexibles te permiten hacer bonitos saltos en la danza clásica además de ganar sensualidad en la salsa o realizar posiciones impresionantes en el hip hop.

Para ello, hay muchos ejercicios para estirar las piernas y sus músculos; lo principal es hacer ejercicio regularmente.

La espalda

No flexibilizar tu espalda es un gran error cuando se empieza a bailar o quieres convertirte en bailarín profesional.

La espalda es la parte del cuerpo que da la postura al bailarín, que debe estar lo suficientemente musculado como para soportar posiciones difíciles, pero también debe ser lo suficientemente flexible como para arquearla correctamente.

Partes de cuerpo que hay que trabajar La danza clásica requiere mucho esfuerzo para la espalda.

Brazos y hombros

Lograr movimientos hermosos y con gracia no se consigue de un día para otro, sino que requiere un largo trabajo de flexibilidad de los brazos así como de los hombros, que son el eje crucial de la parte superior del cuerpo.
La flexibilidad de estas partes del cuerpo te permite colocar los brazos en casi cualquier dirección sin sentirse incómodo.

Todas estas partes del cuerpo deben trabajarse con cuidado para convertirse en un buen bailarín. Pero, en cualquier caso, todo el cuerpo es un elemento de expresión artística que puede desarrollarse y explotarse para dar paso a una emoción.

Trabajar la flexibilidad de todo el cuerpo no es algo malo, sino todo lo contrario.

Ganar flexibilidad con el yoga

La flexibilidad tiene mucho que ver con la práctica del yoga. En esta disciplina, se unen el hecho de escuchar el cuerpo y el desarrollo físico en las posiciones más extravagantes.

Hoy en día practicado y popularizado ampliamente, el yoga es bien conocido por que hace ganar flexibilidad y da un cierto bienestar a las personas que lo practican.

El yoga te permite escuchar tus sentimientos y emociones en un momento determinado.

Servirse del yoga para ser más flexible en el baile es, por lo tanto, una muy buena idea. Puedes por ejemplo hacer 20 minutos de yoga antes de tu clase de baile o alternar entre clases de baile y clases de yoga.

Ten en cuenta que es recomendable que empieces con el yoga de la mano de una persona que conozca la disciplina para no hacerte daño haciendo malos movimientos.

Te darás cuenta, y tu profesor te lo dirá, de que para disfrutar verdaderamente del yoga es importante dejarse llevar, una lección que se suele enseñar en la danza.

Ganar flexibilidad con el yoga ¡Disfruta de los beneficios del yoga!

Así es como se relaja el cuerpo y los músculos. Hay que encontrar un contacto entre el cuerpo y el espíritu. Relajando la mente y el cuerpo, podrás realizar todo tipo de posturas. Es como si hubieras sido flexible toda su vida sin saberlo.

La posición del «perro boca abajo» te ayudará a controlar la flexibilidad de todo tu cuerpo mientras que con la posición de la «pinza» podrás trabajar la zona lumbar y la parte posterior de las piernas. La «cabeza de vaca», el «zapatero»… Hay muchas posturas que pueden ayudarte a mejorar tu flexibilidad.

Los mejores ejercicios de flexibilidad

Para mejorar tu flexibilidad, es recomendable que entrenes regularmente siguiendo una lista de ejercicios basados en los estiramientos.

Estirar el cuello

Ponte de pie en una posición recta. Tu espalda también debe estar recta.

Inclina la cabeza hacia la izquierda, luego pon la mano izquierda en la oreja derecha. Tira suavemente hasta sentir algo de presión en el cuello y la parte superior de la espalda.

Mantén la posición 30 segundos, respira y luego realiza el mismo ejercicio hacia el otro lado.

Flexibilizar la pelvis

Aún de pie, estira los brazos hacia arriba y baja lentamente el busto acompañado por los brazos hasta formar un ángulo recto con las piernas. Mantén la posición 30 segundos y repite el movimiento al menos cinco veces.

Este ejercicio tiene como objetivo ganar flexibilidad trabajando los músculos de la zona de la pelvis como las nalgas, los isquiotibiales y los lumbares.

Flexibilizar los hombros

Para relajar los músculos de los hombros, como los deltoides anteriores y los pectorales, ponte de pie con las piernas ligeramente dobladas. Une las manos en la espalda e intenta montarlas tanto como puedas.

Trabajar los aductores

Esta vez, el ejercicio se realiza sentado en el suelo o sobre una esterilla para estar más cómodo.

Une las plantas de los pies y acércalas a ti. Baja suavemente la pelvis teniendo cuidado de mantener la espalda recta, ya que si doblas la espalda, te harás daño. Debes notar cómo te tira la zona del interior de los muslos.

Ejercicios de flexibilidad ¡No te olvides de respirar bien!

Flexibilizar las piernas

Este viejo ejercicio es básico pero muy efectivo.

Siéntate y estira las piernas. Intenta tocarte los dedos de los pies con las manos y mantén esta posición durante 30 segundos.

Todos estos ejercicios se deben hacer como calentamiento o justo después de un entrenamiento. Deben hacerse regularmente para obtener resultados reales.

Aunque no tengas clase de baile todos los días, es recomendable que dediques de 10 a 15 minutos diarios a estos ejercicios.

¡Incluso es posible calentar en la oficina! Aunque te aconsejamos que realices estos ejercicios en un entorno en el que te sientas bien y sea lo suficientemente espacioso.

Tu progreso depende de ti, del tiempo que le dediques y de tu nivel. Recuerda que la flexibilidad no se gana de un día para otro, pero que con perseverancia y motivación, todo es posible.

 

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar