«El latín es la lengua oficial del Vaticano, por lo que se recomienda que los turistas que deseen ir allí sepan al menos algunas frases en este idioma, por ejemplo, para poder preguntar por una dirección o pedir una pizza». - Marc Escayrol

En cualquier viaje a Roma, siempre hay unos días reservados a la visita al Vaticano, al igual que el Museo del Prado y el Palacio Real determinan el itinerario de un viaje a Madrid.

La Ciudad del Vaticano, el estado soberano más pequeño del mundo, ocupa 0,44 km² y tiene 799 habitantes, más de 3.000 trabajadores extranjeros y entre 5 y 6 millones de turistas (al año).

Además de los monumentos y vestigios del Imperio Romano, como la Basílica de San Pedro, la Plaza de San Pedro, las audiencias papales, etc., principalmente venimos al Vaticano para visitar los Museos.

¡Aquí te dejamos nuestra lista de razones para visitar los Museos Vaticanos!

Angelica
Angelica
Profe de Italiano
4.85 4.85 (27) 20€/h
¡1a clase gratis!
María josé
María josé
Profe de Italiano
5.00 5.00 (9) 15€/h
¡1a clase gratis!
Sheila
Sheila
Profe de Italiano
5.00 5.00 (14) 20€/h
¡1a clase gratis!
Andrea
Andrea
Profe de Italiano
4.88 4.88 (8) 12€/h
¡1a clase gratis!
Nicholas
Nicholas
Profe de Italiano
5.00 5.00 (17) 15€/h
¡1a clase gratis!
Cristina
Cristina
Profe de Italiano
4.50 4.50 (4) 15€/h
¡1a clase gratis!
Miriam
Miriam
Profe de Italiano
5.00 5.00 (5) 7€/h
¡1a clase gratis!
Cristiana
Cristiana
Profe de Italiano
4.67 4.67 (3) 12€/h
¡1a clase gratis!

Los museos del Vaticano: por la riqueza de sus colecciones

Museos Vaticanos: historia
Visitar los museos del Vaticano: más de 2.000 años de historia exhibidos en cientos de salas.

Los museos del Vaticano son famosos por albergar una colección de riqueza incalculable. ¡Se trata de una de las colecciones de arte más importantes del mundo!

De hecho, el Vaticano es la representación temporal de la Santa Sede y las instituciones de la Iglesia Católica Romana.

Aunque el Estado del Vaticano no se creó hasta el 11 de febrero de 1929, siguiendo los acuerdos de Letrán, firmados entre Mussolini y el cardenal Gasparri, el Vaticano ha sido la sede del papado desde finales del Imperio Romano, bajo el reinado del emperador Constantino.

A lo largo de los siglos, los sucesivos papas se han encargado de coleccionar obras de arte, pinturas, frescos, esculturas y obras de arte desde la antigüedad hasta nuestros días. Fue especialmente desde la época de los Estados Pontificios (752-1870), es decir, durante casi 1.300 años, que los soberanos papales acumularon allí reliquias del arte sagrado y profano de todo el mundo.

Por lo tanto, el tamaño de las galerías lógicamente tuvo que ampliarse continuamente a lo largo de los siglos.

Hoy en día, los museos del Vaticano exhiben las obras maestras de civilizaciones antiguas y contemporáneas a través de 7 kilómetros de salas y pasillos.

Están representados todas las artes y todos los períodos de la historia.

El Museo del Vaticano permite explorar un total de doce museos y su riqueza lo convierte en uno de los museos más visitados del mundo (cuarto en el mundo), con hasta 6 millones de turistas al año.

Entonces, ¿por qué merece tanto la pena visitar los museos del Vaticano?

Primera razón: por la increíble riqueza de las colecciones

El complejo del museo reúne:

  • La Pinacoteca
  • La Colección de arte religioso moderno
  • El museo Pío Clementino
  • El museo etnológico misionero
  • El museo gregoriano egipcio
  • El museo etrusco gregoriano
  • El museo secular gregoriano
  • El museo cristiano
  • El Museo de la Biblioteca Apostólica del Vaticano
  • El Pabellón de las Carrozas
  • El museo Chiaramonti
  • El Museo Filatélico y Numismático

Además de estos museos, encontramos, reunidos en los palacios del Vaticano, tres capillas:

  • La Capilla Sixtina
  • La capilla de Paolina
  • La capilla de Nicoline

Pero eso no es todo: el Vaticano también es, como otras partes del centro de Roma, un museo arqueológico donde se pueden observar restos etruscos y romanos.

Los museos del Vaticano: para ver el Palacio Apostólico

El Palacio Apostólico ha sido la residencia oficial de los papas desde su regreso del exilio de Aviñón en 1377. También conocido como el Palacio Sixto V, este palacio, construido en 1589, alberga la residencia del pontífice soberano, así como las capillas privadas del papa.

Palacio Apostólico
Una buena razón para visitar la Ciudad Estado de la Santa Sede: la belleza de los frescos del Renacimiento.

El edificio consta de 1.400 habitaciones, repartidas en 55.000 m², lo que lo convierte en el palacio más grande del mundo completamente habitado.

Dentro de este palacio hay dos capillas de los Museos Vaticanos: la Capilla Sixtina y la Capilla Nicoline, las Estancias de Rafael y los apartamentos Borgia.

La Capilla Sixtina

Este monumento histórico emblemático del Vaticano, recibe su nombre del Papa Sixto IV della Rovere (1414-1484), quien hizo restaurar la antigua capilla Capella Magna.

Construida a partir de 1475, se inauguró el 15 de agosto de 1483 y se modificó en varias ocasiones.

Es mundialmente famosa por sus frescos, que representan la vida de Cristo y la de Moisés.

La conocemos especialmente por su techo, un monumental fresco pintado por Miguel Ángel en 1508.

La bóveda representa 9 escenas del libro del Génesis, divididas en tres grupos: el origen del universo, del hombre y del mal.

La Capilla Sixtina también es visitada por el mural del Juicio Final, pintado nuevamente por Miguel Ángel.

A su vez, la Capilla Sixtina es el lugar donde los cardenales, reunidos en un cónclave, eligen a los nuevos papas.

Además de la obra maestra de Miguel Ángel, también hay frescos firmados entre 1481 y 1482 por Pietro Perugino, Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli, Biagio di Antonio, Bartolomeo della Gatta, Luca Signorelli y Pier Matteo d'Amelia.

La Capilla Nicoline

Menos conocida, pero igualmente decorada, la capilla Nicoline es la del Papa Nicolás V (1397-1455).

Las pinturas y los frescos fueron pintados por Fra Angelico entre 1447 y 1451: representan la vida de los diáconos San Esteban y San Laurent, con la intención de unir las ciudades mártires de los dos santos, Jerusalén y Roma, respectivamente.

Las Estancias de Rafael

Cuatro son las Estancias de Rafael, un conjunto de salas de recepción en los apartamentos de los papas. Los frescos fueron producidos por el propio pintor y se encuentran entre las principales obras maestras del Renacimiento italiano.

Encargados por el papa Julio II en 1508, los frescos se encuentran en el segundo piso del Palacio Apostólico, al sur del Patio de Belvedere.

Angelica
Angelica
Profe de Italiano
4.85 4.85 (27) 20€/h
¡1a clase gratis!
María josé
María josé
Profe de Italiano
5.00 5.00 (9) 15€/h
¡1a clase gratis!
Sheila
Sheila
Profe de Italiano
5.00 5.00 (14) 20€/h
¡1a clase gratis!
Andrea
Andrea
Profe de Italiano
4.88 4.88 (8) 12€/h
¡1a clase gratis!
Nicholas
Nicholas
Profe de Italiano
5.00 5.00 (17) 15€/h
¡1a clase gratis!
Cristina
Cristina
Profe de Italiano
4.50 4.50 (4) 15€/h
¡1a clase gratis!
Miriam
Miriam
Profe de Italiano
5.00 5.00 (5) 7€/h
¡1a clase gratis!
Cristiana
Cristiana
Profe de Italiano
4.67 4.67 (3) 12€/h
¡1a clase gratis!

Los museos del Vaticano: por la historia del arte

Los museos del Vaticano exhiben obras de arte desde la antigüedad hasta nuestros días.

¡Es una excelente manera de repasar nuestros conceptos sobre historia del arte!

Exposición de los Museos del Vaticano
Hay muchas estatuas griegas y romanas, algunas de dos milenios o más. Aquí tienes la escultura de Laocoonte.

El Museo gregoriano egipcio, por ejemplo, exhibe obras que datan desde el período predinástico egipcio (desde el Neolítico hasta los faraones) hasta el período romano, a través de seis salas.

El museo gregoriano etrusco, por otro lado, exhibe objetos encontrados en excavaciones arqueológicas, que datan de las antiguas ciudades de Etruria, a través de 22 salas. Las obras y objetos datan de los siglos IX al I a.C.

¿Cómo no mencionar el famoso grupo arquitectónico de Laocoonte, expuesto en el museo Pío Clementino?

El complejo más grande de los museos del Vaticano tiene 12 salas y alberga importantes colecciones de las épocas de la antigua Grecia y la antigua Roma.

Podrás contemplar en particular el Apolo de Belvedere, el Laocoonte y el Antinoo de Belvedere.

Para continuar este curso de historia del arte, podremos visitar el museo etnológico, que tiene más de 80.000 piezas, objetos y obras de arte, que van desde tiempos prehistóricos en todo el mundo hasta donaciones hechas al Papa en la actualidad.

Por lo tanto, encontraremos objetos de Asia, África, precolombinos, islámicos, australianos, estadounidenses y de todas las épocas de la historia.

La Colección de arte religioso moderno, por su parte, se remonta a la era moderna: exhibe 800 obras firmadas por 250 artistas internacionales, los más conocidos son, por ejemplo, Rodin, van Gogh, Gauguin, Kandinsky, Chagall, Otto Dix, Dali, Picasso.

Otra visita obligada en las galerías de arte del Vaticano es la Pinacoteca, que exhibe pinturas que datan cronológicamente del siglo XI al XIX, principalmente religiosas. ¡Hay obras de Giotto, Perugino, Leonardo da Vinci, Rafael, Tiziano, Veronese, Poussin y Caravaggio!

Los museos del Vaticano: para ver la escalera de Bramante

¿Cómo visitar el Vaticano sin pasar por la escalera de Bramante?

El Vaticano y sus peculiaridades.
Visitar la Ciudad vaticana de una manera insólita: la escalera de Bramante.

Esta es una buena razón, si tienes la tarjeta Omnia Card (acceso rápido), ¡para visitar los museos del Vaticano!

Atribuido erróneamente a Donato Bramante (1444-1514), la escalera actual que visitamos fue diseñada en 1932 con un sistema de dos hélices.

En otras palabras, consta de dos escaleras superpuestas una sobre la otra paralelas, con dos entradas ancladas al suelo: una para subir, la otra para bajar.

Esta es su peculiaridad: los que suben nunca se cruzan con los que bajan.

De repente, a pesar de la afluencia de turistas, los visitantes nunca obstaculizan el tráfico.

Ingeniosa, esta escalera helicoidal, ¿no te parece?

Los museos del Vaticano: por los lugares arqueológicos

Finalmente, la última buena razón para visitar los museos del Vaticano: ¡por sus tesoros arqueológicos!

El complejo del museo alberga dos sitios arqueológicos del Imperio Romano:

  • La necrópolis de Via Triumphalis
  • Las excavaciones de San Juan de Letrán

La necrópolis de Via Triumphalis es un ejemplo único de cementerio romano, testigo de gran valor de los restos de lo que se conoce como Antigüedad.

En la ley romana, la cremación y el entierro dentro de la ciudad estaban prohibidos. De hecho, los romanos crearon «ciudades para los difuntos» fuera de las ciudades, de ahí el término habitual necrópolis (del griego, necròs (muerte) y pòlis (ciudad)).

Visitar la necrópolis de Via Triumphalis te permitirá redescubrir cómo los romanos mantuvieron sus conmemoraciones y honores a los miembros fallecidos de la familia.

La colina vaticana se encuentra repleta de entierros individuales y colectivos, esparcidos en terrazas. Sin embargo, algunas de estas tumbas tienen más de dos milenios aunque permanecen en un excelente estado de conservación.

Finalmente, en los subterráneos de San Juan de Letrán, encontramos los restos de edificios antiguos erigidos antes de la actual Basílica de San Pedro.

Si te encanta la historia antigua y el arte, no te podrás perder esta visita inusual al Vaticano.

¿Necesitas un profesor de Italiano?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 1 votes
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».