«La dieta es el corto período de privaciones que precede al aumento de peso» - Anónimo

Todos sabemos que las dietas milagrosas que te hacen perder muchos kilos en poco tiempo luego conllevan un efecto rebote en el que se cogen más kilos de los perdidos. Estas dietas no son la respuesta para la pérdida de peso a largo plazo.

Según un estudio de Acierto, el 56,7 % de los españoles reconoce haber estado a régimen en algún momento de su vida. El problema con la dieta es que, en cuanto la dejas, los kilos vuelven y, a menudo, más.

La clave es la paciencia y el reequilibrio alimentario a largo plazo. Es mejor perder peso lentamente pero de manera sostenible que rápido y recuperarlo igual de rápido, ¿no crees?

¡Vamos a ver qué alimentos hay que elegir a la hora de perder esos kilos de más!

Para adelgazar, come mucha fruta y verdura

como perder peso
En ensaladas, sopas, batidos detox... ¡Hay muchas formas de comer verdura!

«¡Cómete las verduras, te darán fuerza!». Seguro que estas palabras te recuerdan a tus padres. ¡Y tenían razón! Pero, además de ser ricas en vitaminas, las verduras son bajas en calorías y, por lo tanto, perfectas para recuperar el control de tu alimentación y perder peso.

Las verduras son particularmente adecuadas por su carácter desintoxicante. Evitan que se almacene la grasa, son diuréticas, antioxidantes y te mantienen joven gracias a una piel sana. No dudes en cocinar espinacas, judías verdes, ensaladas, brócoli, hinojo, calabacín, repollo, apio o espárragos.

¿Sabías que…? El brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas se deben comer cocidas. Crudos tienden a retrasar la digestión e hinchar el vientre.

Sin embargo, todas las verduras son buenas para la dieta porque son ricas en fibra y agua, no contienen grasas y tienen un fuerte poder saciante. Es recomendable comerlas en todas las comidas. Consúmelas en temporada para beneficiarte de todas sus propiedades nutricionales y consúmelas rápidamente después de la compra.

También puedes comprarlas congeladas o en conserva (siempre que no lleven azúcar añadido). ¡Ya sabes! A comprar tomates (sí, es una fruta pero se come como una verdura), pepinos, berenjenas, champiñones...

La berenjena es un buen aliado para adelgazar porque captura la grasa del cuerpo y te permite tener una sensación de saciedad rápidamente.

En cuanto a la fruta, la manzana es un aliado importante en la lucha contra el sobrepeso. Es un famoso supresor del apetito. Elige frutas con poco azúcar y ricas en agua como el melón, la sandía, la piña y los frutos rojos, ricos en antioxidantes.

El pomelo es conocido por sus cualidades diuréticas y te ayudará a eliminar toxinas de manera efectiva mientras fortaleces tus defensas en invierno.

Hay que evitar ciertas frutas y, en particular, los frutos secos como los dátiles, los higos, los albaricoques o las uvas. Son muy dulces y, por lo tanto, promueven el aumento de grasa. Las frutas más dulces son las uvas, los dátiles (incluso frescos), las cerezas y los plátanos (sobre todo cuando están muy maduros), pero también las ciruelas y las peras. Evita los zumos de frutas que contienen mucha azúcar y mermeladas por la misma razón.

¡Bebe mucha agua! Por supuesto, el agua no te hace perder peso en sí misma, pero ocupa espacio en el estómago, lo que contribuye a la sensación de saciedad. Evita beber demasiado durante las comidas para no alterar la digestión.

Come proteínas para bajar de peso

comida que no engorda
¿Creías que los huevos engordan? ¡Pues te equivocas!

Practicar una actividad física regular también ayuda a mantener un estilo de vida saludable y a mantenerte en tu peso ideal. Gracias al deporte, podrás transformar la grasa en músculos (que pesan más, tenlo en cuenta cuando te peses), reafirmar la piel (adiós celulitis en los muslos) y tonificar el cuerpo en general.

Pero para poder desarrollar masa muscular, ¡debes comer proteínas! Elige carnes magras, ricas en proteínas y bajas en grasa: pollo (sin piel), conejo, pavo, jamón cocido bajo en grasa, lomo de cerdo, filetes de ternera...

Los huevos tienen una mala reputación, pero son especialmente recomendados no solo por ser supresores del apetito, sino también por su alto contenido de vitamina B12 que ayuda a eliminar la grasa.

Los productos lácteos no deben evitarse siempre que no abuses y los compres sin materia grasa. Come yogures o queso fresco, siempre que evites añadirles dos toneladas de azúcar y optes por el jarabe de agave para endulzarlos. Son bajos en calorías y producen una rápida sensación de saciedad. Incluso el queso puede saciarte el hambre, pero debes elegir un queso bajo en grasa porque seguro que sabes que ¡el queso es calórico!

Si eres vegetariano o vegano, ¡la alternativa ideal es la soja! La encontrarás en todas sus formas: en hamburguesas, en las ensaladas, en los yogures, en la leche... Ideal para tener tu parte de vitaminas y proteínas.

¡Lo ideal es que mires algunas recetas para adelgazar y cojas ideas!

Alimentos a consumir con moderación

comida que adelgaza
¡Hazte una buena macedonia!

Ningún alimento crudo es inherentemente malo si quieres perder peso. Lo que hace que un alimento sea malo es la forma en que se consume: cómo se cocina, cómo se sazona, cuánto se come, con qué frecuencia se come...

Por ejemplo, los carbohidratos son esenciales en una comida para proporcionar energía durante todo el día. Tienen un índice glucémico bajo y, por lo tanto, evitan los ataques de hambre y los picoteos no deseados durante el día.

Solo debes prestar atención a la calidad y cantidad de carbohidratos consumidos. Evita los cereales y el pan que no sean integrales. Hinchan el estómago y sacian menos que los integrales. Los cereales integrales tienen un gran poder de saciedad. Consume 40 g en el desayuno y 100 g en el almuerzo para durar todo el día. No hace falta decir que no debes añadir calorías innecesarias con mantequilla o aceite.

En cuanto a las proteínas, también puedes consumir nueces y almendras que sacian el hambre, son ricas en fibra y dan energía. Deben consumirse con moderación porque son calóricas si comes demasiadas.

Las legumbres tienden a hinchar el vientre. Come judías blancas y rojas o guisantes con moderación. Las lentejas tienen la capacidad de estabilizar los niveles de azúcar en la sangre, lo que limita los ataques de hambre.

El aguacate es bueno, por un lado, por ser rico en omega 3 y su poder saciante, pero no debes abusar porque es bastante calórico.

Como ves, ¡no hace falta seguir una dieta para adelgazar!

Alimentos famosos para perder peso

que comida no engorda
¡Incluso el café puede ayudarte a perder peso!

Como ves, no hay un alimento mágico que te haga perder peso al consumirlo regularmente. Todo es cuestión de dosificación. Por otro lado, ciertos alimentos tienen fama de ayudar en la pérdida de peso:

  • Vinagre de manzana: mejora la digestión y tiene un efecto quemagrasas que evita el almacenamiento de grasas y azúcares.
  • Semillas de chía: reducen el hambre y ralentizan la absorción de azúcares.
  • Fresas: ¡siempre que no las endulces, por supuesto!
  • Canela: es un excelente sustituto del azúcar. ¡Todo es acostumbrarse!
  • Chile: aumenta el gasto energético gracias a la presencia de capsaicina. No se recomienda para personas con el intestino irritable.
  • Ajo: aunque no tendrás un aliento fresco, el ajo tiene muchas virtudes, es muy bueno para el corazón y también para facilitar la pérdida de peso.
  • Atún: ¡pero no el atún con mayonesa! También puedes consumir salmón, en pequeñas cantidades. Estos pescados son antioxidantes y contribuyen al buen funcionamiento del cuerpo. Aunque, en cambio, su pesca es catastrófica para el medio ambiente...
  • Salvado de avena: es un regulador del apetito rico en fibra que captura las grasas ingeridas. Proporciona un buen confort intestinal y es muy saciante.
  • Limón: purifica el cuerpo. Bebe un zumo exprimido con el estómago vacío por la mañana para despertar el organismo y la producción de bilis que facilita la digestión. Además, te da energía y fortalece tu sistema inmunológico. ¡Carta blanca para el limón!
  • Café: sin azúcar, por supuesto. La cafeína activa la quema de grasa, pero no abuses (más de tres tazas al día), ya que no es bueno para el corazón.
  • Té verde: si no te gusta el café, puedes optar por el té verde. Gracias a su efecto diurético y desintoxicante, te garantiza un vientre plano durante todo el día.

¡Y ya está! Solo tienes que cocinar de forma saludable, integrar estos alimentos adelgazantes en tu dieta y deberías ver resultados de tu plan de pérdida de peso en los próximos meses. ¡Sé paciente!

¿Necesitas un profesor de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 3 votes
Cargando…

Marisol

Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.