Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Impartir clases de baile como profesor

Publicado por Marisol, el 12/03/2018 Blog > Arte y ocio > Baile > Profesor de Baile: Cómo Impartir Clases Particulares

«La danza mezcla el placer estético, el placer dinámico y el placer emocional. Un mínimo de explicaciones, un mínimo de anécdotas y un máximo de sensaciones» – Maurice Béjart

Esto es cierto: la danza se considera un deporte, una actividad, pero también, y sobre todo, un arte. Un arte que hay que aprender a dominar.

Si te gusta dar clases tanto a adultos como a adolescentes y transmitir tus conocimientos, tu disciplina y tu pasión, ¡entonces tienes lo que se necesita para ser profesor de baile! Sin embargo, esto no se logra de un día para otro, sino que para dar clases de baile, primero hay que seguir algunos pasos, ¡que te explicamos en este artículo!

En Superprof, se valora la experiencia de baile de nuestros profesores, ¡para que puedas dar clases particulares a los entusiastas de tu disciplina!

Impartir clases de baile como profesor asalariado o autónomo

Opciones para impartir clases de baile Puedes ejercer como profesor de baile de diferentes maneras.

Desde el baile deportivo hasta la danza clásica, es posible enseñar y dar clases particulares de todo tipo de baile, incluso el fox-trot, el chachachá o el ragga (inspirado en el dancehall y el hip-hop).

Pero antes de impartir clases de baile, tienes que encontrar alumnos, y para ello, es necesario trabajar en una institución de baile u ofrecer clases particulares. Por tanto, puedes ejercer como profesor de baile a través de diferentes opciones:

  • Como empleado: con un contrato y un sueldo fijo,
  • Como autónomo: el profesor puede trabajar para varias instituciones o directamente con alumnos,
  • Como voluntario, que no implica ninguna remuneración.

Ser empleado es probablemente la situación más estable para un profesor de danza, pero también es la más restrictiva, sobre todo cuando se trata de enseñar a bailar. De hecho, un contrato requiere que respetes las exigencias de quien te contrata, lo que puede incluir la enseñanza de actividades relacionadas con el baile que te interesen menos, como el claqué, el yoga o la Zumba. En cambio, ganarás un sueldo decente.

Tienes varias opciones para ejercer de profesor de baile como empleado, según tu situación:

  • Profesor titular, en una escuela privada o pública donde se enseña danza,
  • Profesor sustituto, en una escuela o centro de baile, donde se enseñan disciplinas según la demanda,
  • Profesor interino, para cursos y talleres de verano, por ejemplo.

Por el contrario, ser autónomo te da la libertad de elegir tus clases de baile y tus alumnos (adultos, niños o adolescentes). Puedes enseñar todos los bailes posibles y todas las actividades complementarias que elijas.

En cuanto a trabajar de voluntario, se trata de impartir clases privadas gratis (la mayoría de las veces), pero los formatos son muy variados. Puede ser:

  • Un curso de introducción al baile,
  • Un taller de baile de verano gratis,
  • Un proyecto anual para preparar a los jóvenes, como organizar un espectáculo de baile.

Ya quieras trabajar como empleado o autónomo, hay una cosa que no cambia: antes de convertirte en profesor de baile, debes hacer un balance de tu formación y experiencia como profesor de baile.

Formación para ser profesor de baile

Sea cual sea tu nivel o experiencia en el baile, es recomendable que dispongas de un título si quieres enseñar bailes tradicionales, como la danza clásica, la danza moderna o una disciplina relacionada, mientras que no es totalmente imprescindible para enseñar otro tipo de bailes como el hip-hop, la bachata o el tango argentino.

Así, puedes ejercer como profesor de baile contando con diferentes formaciones:

  • Formación específica con años de estudio;
  • Ser exbailarín profesional y querer transmitir tus habilidades en una compañía de danza con alumnos motivados y apasionados;
  • Ser tu forma favorita de pasar tu tiempo libre y querer convertirlo en una actividad remunerada a tiempo completo.

La formación como bailarín puede ser Profesional o No Profesional:

  • Las enseñanzas profesionales de Danza se imparten con validez académica oficial y te permiten la obtención de una titulación. Están orientadas a calificarte como futuro profesional para la incorporación al campo laboral propio de estas disciplinas.
  • Formación No Profesional: se trata de las escuelas de danza en donde se imparten estudios de danza sin validez académica oficial orientados a la formación de aficionados, sin limitación de edad. Su principal objetivo es dar un mayor conocimiento de estas disciplinas en edades tempranas, descubriendo vocaciones y aptitudes que podrán encauzarse en las enseñanzas profesionales.

No olvides mejorar de forma regular, haciendo talleres intensivos de baile con buenos profesores o programas selectivos.

Los diferentes formatos de las clases de baile

Sea cual sea tu estilo de baile favorito para la enseñanza, las clases en grupo son el formato más popular. Permiten enseñar muchas disciplinas, accesibles para todos, a precios más bajos que las clases individuales. Así, podrás impartir:

  • Clases de bachata,
  • Clases de Zumba,
  • Clases de danza clásica,
  • Clases de hip-hop,
  • Clases de tango,
  • Clases de salsa,
  • Clases de tango argentino,
  • Clases de rock,
  • Clases de kizomba,
  • Y muchas más.

También tendrás que limitar tu público. Las clases de baile para niños tienen cada vez más demanda, sobre todo las clases de baile moderno, aunque el hip-hop también es muy popular entre los jóvenes de 9 a 14 años. La introducción de los jóvenes (o muy jóvenes) a los tipos más clásicos de la danza parece más complicado, como el ballet. Sin embargo, hay concursos internacionales de niños de estas disciplinas, por lo que nada es imposible.

Tipos de clases de baile Las clases de baile para niños están cada vez más de moda.

Las clases de vals o de salsa son más populares entre los adultos, que buscan clases privadas. Cada vez más, los adultos toman clases de baile por parejas, no individualmente. Este es el caso de las parejas que quieren aprender a bailar el vals para hacer el baile nupcial como auténticos profesionales el día D.

Las clases particulares se pueden impartir en todo momento y lugar, y también a todos los públicos. ¡De ti depende encontrar la opción que más te convenga!

Dónde impartir clases de baile

De nuevo, dónde impartir clases de baile depende de cómo ejerzas la profesión y de tus deseos. Si trabajas como empleado, puedes trabajar:

  • En una academia de baile o escuela de baile (privada o pública),
  • En un centro de baile especializado,
  • En un conservatorio.

En cuanto a los autónomos y los voluntarios, tienes el mundo a tu disposición, ya que ya no se necesita un estudio de baile para enseñar a bailar a tus alumnos. Puedes impartir clases particulares a domicilio o trabajar en una asociación de baile.

La mayoría de tus alumnos querrán tomar clases paralelamente a su horario, así que debes estar dispuesto a impartir clases a veces hasta las 11 de la noche.

Lugares donde impartir clases de baile ¿Prefieres dar clase en un estudio o a domicilio?

Dependiendo del lugar de las clases, podrás impartir cursos intensivos, clases semanales u otro tipo de cursos.

Si bien la mayoría de las clases de baile se llevan a cabo en el interior, en un salón de baile, también puedes impartir clase en el exterior. ¡Diversifica tus clases!

Impartir clases de baile demostrando tu pasión

Bailes latinos, vals vienés, salsa cubana… Sean cuales sean tus influencias, seguro que encontrarás alumnos a los que impartir lecciones privadas, a nivel principiante o profesional. Además, con la influencia del cine y especialmente de Bollywood, algunos alumnos te demandarán un aprendizaje específico, como danza india o la danza del vientre.

En este caso, debes saber ofrecer clases innovadoras e interesantes. Puedes hacer uso de herramientas educativas, como las lecciones de baile en línea o los videotutoriales, muy útiles para los bailes técnicos o los bailes en pareja, como los bailes de salón.

Sea cual sea el contexto de tus clases, el primer contacto con tu alumno es esencial para demostrar tu pasión por el baile. Esta primera clase creará tu dinámica de trabajo: actúa con pedagogía, pero con firmeza. Enséñale una coreografía sencilla, controla su juego de pies, comprueba su deseo de aprender.

Consejos para impartir clases de baile Ver el fruto de tus esfuerzos durante un espectáculo de baile es la mejor recompensa de las clases particulares de baile.

Para diversificar tus clases privadas, no dudes en proponer una primera clase de prueba gratuita para que tanto adultos como niños cojan confianza. Te verán trabajar apasionadamente y podrán inscribirse en tus clases durante varios meses.

Finalmente, permíteles expresarse (y mostrar su progreso) organizando un proyecto a largo plazo: una noche de baile o una fiesta, un espectáculo de baile… ¡Todos estarán orgullosos del resultado!

Entonces, ¿a qué esperas? ¡Lánzate al mundo de la enseñanza del baile!

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar