Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Consejos para que identifiques tus necesidades y objetivos profesionales

Publicado por Raquel, el 26/02/2019 Blog > Arte y ocio > Desarrollo Profesional > Cómo Definir las Expectativas antes del Coaching Profesional

«No hay nada más peligroso que un consejo acompañado de un mal ejemplo» – Madeleine de Souvré (1599-1678)

La misión de un coach profesional suele ser delicada: el coaching consiste en ayudar a otras personas a conseguir resultados concretos a la hora de lograr sus objetivos profesionales, acompañar individualmente a cada uno para que alcance una sensación de total bienestar en su trabajo.

Esta disciplina, importada desde Estados Unidos, no ha hecho más que crecer en la última década, hasta el punto de que hoy en día ya hay miles de expertos dedicados al desarrollo profesional en nuestro país.

Ya sea para prepararse para un buen desarrollo laboral, para ganar confianza en uno mismo, para presentarse a un nuevo puesto de trabajo, para descubrir cómo gestionar el estrés o las emociones, para aprender a desempeñar un nuevo empleo, etc., muchos deciden contratar los servicios de un coach profesional.

Ahora bien, antes de participar en un programa de coaching individual, debes realizar un ejercicio de reflexión previo para tener claras tus expectativas.

Aquí compartimos contigo nuestros consejos para ayudarte a identificar los objetivos antes de solicitar la ayuda de un coach de desarrollo profesional.

Las expectativas de los clientes de coaching profesional

Crear una empresa, gestionar una cartera de clientes en una multinacional, lidiar con el estrés en los cargos de mayor responsabilidad o reducir la carga emocional de un empleo muy exigente son solo algunas de las muchísimas razones por las que algunas personas se interesan por los cursos de desarrollo personal o profesional.

Un coach debe llegar a tiempo a sus sesiones. La puntualidad es una de las cualidades esperadas de un coach profesional.

Y lo que muchas veces ocurre es que, a pesar de que tenemos el agua al cuello, no siempre nos damos cuenta y nos cuesta gestionar situaciones complicadas.

Ante esto, una de las principales cualidades que los clientes buscan en su coach es que sean personas empáticas, que escuchen activamente los problemas de cada uno y que sean incluso capaces de localizar problemas de los que ni siquiera somos conscientes.

Los coaches deben adaptarse a cada uno de sus clientes para entender mejor las dificultades a las que se enfrentan. Además, tienen que analizar sus necesidades y utilizar las herramientas de coaching adecuadas a cada situación. Como puedes ver, se trata de un trabajo titánico a caballo entre la psicología y la sociología.

En resumidas cuentas, los coaches tienen que entrar en la mente de sus clientes para entender su situación.

Eso sí: no solicitaremos los servicios de un gabinete de coaching sin tener claros nuestros objetivos, sobre todo porque sabemos que las tarifas de las sesiones de coaching pueden ser tan elevadas como nuestro alquiler.

He aquí una lista de lo que podemos esperar de un coach certificado:

  • Una escucha activa.
  • Capacidad de cuestionarse a uno mismo.
  • Reorganización de recursos y metodologías de trabajo.
  • Sinceridad sobre la realización de determinados proyectos de vida.
  • Preguntas reflexivas.
  • Capacidad para destacar el potencial de los clientes.

En resumidas cuentas, un coach puede ayudarte a gestionar tu carrera profesional guiándote a cada paso, pero debe mantenerse siempre objetivo para que sus consejos sean lo más útiles posibles para ti.

Podríamos decir incluso que un coach debe abstenerse de juzgar a sus clientes y respetar por completo sus compromisos.

Las sesiones de coaching deben servir para que los clientes ganen motivación; es decir, tienen que ser conscientes de los progresos que están haciendo para que se den cuenta de que todo esfuerzo trae su fruto.

No tengas más miedo a hablar en salas de conferencias. ¿Lo pasas mal cada vez que tienes que hablar ante un grupo numeroso de personas?

Para esto, los coaches deben idear ejercicios prácticos para ayudar a sus clientes a hacer frente a situaciones concretas: hablar en público, tomar decisiones, gestionar conflictos, comunicarse adecuadamente, crear un buen entorno laboral, etc.

¿Por qué?

Pues sencillamente para ver si el enfoque metodológico del coach sirve para responder a las expectativas iniciales de los clientes.

¿Necesitas ayuda para elegir un coach profesional?

Conocer la situación antes de solicitar los servicios de un coach

Seguramente nos digas que todo esto solo funciona una vez que tenemos claros nuestros objetivos personales.

Está claro que debemos saber qué queremos: conocernos mejor a nosotros mismos, conseguir realizar una reconversión profesional para centrarnos en profesiones con una mayor perspectiva de futuro, gestionar a personas desde puestos directivos, etc.

Hay muchas cosas que un coach no puede conseguir. A fin de cuentas, un coach no es como el genio de la lámpara: una criatura mágica dispuesta a conseguirte todo lo que deseas en un abrir y cerrar de ojos. Tú, como cliente, tendrás que describir cuáles son tus objetivos y expectativas para que tu coach sepa cómo guiarte para conseguirlas.

Para ello, podría venirte bien redactar una lista exhaustiva de criterios y de objetivos. Anota todo lo que se te ocurra y entrégasela a tu coach, él te ayudará a definirla de la manera más práctica posible.

Estos pasos son cruciales si quieres que el programa de coaching sea efectivo.

Habla de tus planes de futuro con tu coach. Si tienes un proyecto profesional en Las Maldivas, coméntaselo a tu coach.

Reflexiona sobre los problemas a los que te enfrentas de manera habitual y anota las preguntas a las que te gustaría darle respuesta con la ayuda de un profesional, una persona formada que desde una perspectiva objetiva y externa te ayudará a tomar las decisiones más adecuadas para ti.

Tendrás que pensar en tus puntos fuertes y débiles. ¿Te falta confianza en ti mismo? ¿Te cuesta tomar decisiones? ¿No sabes gestionar bien tu tiempo de trabajo? ¿El estrés puede contigo? Quizás te resulte muy difícil reconocer algunos de tus defectos. Pero créenos: es una etapa esencial.

Debes tener también en cuenta que tú mismo dispones en tu fuero interno de los recursos necesarios para dar respuesta a estas preguntas: así, las sesiones de coaching no se deben ver como una terapia, porque no tienes ninguna psicopatología que haya que diagnosticar, simplemente necesitas el acompañamiento temporal de un profesional.

Este acompañamiento te permitirá ir de una situación (generalmente angustiosa, incómoda, estresante…) a otra (más tranquila, feliz).

A continuación, deberás preguntarte si serás capaz de seguir un programa de coaching de entre 6 meses y un año de duración, con asiduidad y con el suficiente compromiso personal como para obtener beneficios significativos.

¿Dispones de los medios económicos necesarios para permitirte los servicios de un experto en desarrollo profesional?

Ten en cuenta que si no consigues beneficios, te resultará complicado confiar por completo en tu coach.

Si no te puedes permitir las tarifas de un gabinete, te animamos a que eches un vistazo a la oferta profesional de Superprof, donde encontrarás perfiles de coaches de lo más variados y precios muy diversos.

Coaching profesional: identificar objetivos realizables

Cuando hablamos de objetivos en el ámbito del desarrollo profesional, debemos pensar en objetivos que se puedan alcanzar, que sean razonables.

Marca tus expectativas. ¿Tienes claros tus objetivos?

Si eres agente inmobiliario, te resultará mucho más realista montar una agencia inmobiliaria que hacerte presidente del gobierno (aunque tampoco tiene por qué ser un sueño inalcanzable).

Hay tres ejes principales que nos permiten definir nuestros objetivos:

  • Los objetivos relacionados con la personalidad.
  • Los objetivos relacionados con la dinámica de equipo.
  • Los objetivos inherentes a las relaciones interpersonales.

El objetivo de las sesiones de coaching se puede centrar en un rasgo de la personalidad que se podría mejorar para obtener beneficios en el ámbito laboral: trabajar sobre la timidez, realizar ejercicios de relajación y de respiración para hablar mejor en público, hacer actividades para compaginar la vida profesional y la personal, etc.

Puede que quieras centrarte en la comprensión de las relaciones humanas en tu empresa, mejorar tu capacidad de liderazgo, aprender a exponer posiciones de manera clara y concisa, etc.

Si lo que buscas es un coach de empresa, probablemente te interese aprender a gestionar equipos, trabajar en grupos, aprender a hablar de manera tranquila, aprender a mediar y resolver conflictos, etc.

Si carecemos de competencias profesionales en el ámbito interpersonal, o a la hora de resolver conflictos, puede ser muy complicado garantizar la correcta gestión de un equipo.

Como ves, los problemas ante los que te hayas ido encontrando en tu recorrido profesional pueden ser el punto de partida ideal para marcar unos objetivos con un coach.

Coaching profesional: un éxito puede ocultar otro

Definir unos objetivos compatibles con tu personalidad y tu entorno profesional te servirá para mantener la motivación.

De hecho, si bien tener expectativas altas nos permite crear esa sensación de «challenge» o desafío, lo cierto es que la perspectiva de fracaso puede volverse en nuestra contra y acabar siendo contraproducente.

Aprende a meditar y relajarte. Las sesiones de coaching pueden tener otras ventajas añadidas: quizás aprendas técnicas de relajación aplicables a otros contextos.

A lo largo de nuestro recorrido profesional vamos consiguiendo beneficios que a veces no nos habíamos ni planteado. Es lo que en macroeconomía se conoce como «externalidad positiva».

Un ejemplo de esto sería confirmar el recrudecimiento de la situación e las abejas y los insectos polinizadores (hoy en día en peligro de extinción) tras una política medioambiental mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de plástico.

Pero volvamos al tema que nos ocupa: de un programa de coaching pueden surgir otros muchos efectos positivos.

Si el coach te ofrece ejercicios físicos para que aprendas a respirar mejor, a comunicarte de una manera más adecuada, a hablar en público, a sentarte de manera adecuada para no dañarte la espalda, etc., acabarás dándote cuenta de que, además de todas las ventajas que esto te pueda aportar en tu vida profesional, ahora tendrás una musculatura más firme, controlarás mejor tu respiración y disfrutarás más de las conversaciones en grupos grandes.

Seguir un curso de coaching dedicado al desarrollo profesional puede servirte para cambiar de vía laboral y de conseguir un trabajo mejor remunerado. Además, esto puede también servirte para aliviar la presión y sentirte más a gusto trabajando en equipo.

Es importante que no te centres únicamente en las imágenes e ideas positivas y dejes totalmente de lado los fracasos y las barreras; piensa que estos también te ayudarán a aprender.

¿Ya te atrae más la idea de los servicios de coaching personal? ¡Echa un ojo a nuestra plataforma de Superprof!

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar