«Lo único que supera la mala suerte es el trabajo duro», Harry Golden.

La entrevista de trabajo es un momento crucial en el proceso de selección. Ya hemos pasado el primer corte y han elegido nuestro currículum entre decenas (o centenas) de candidatos.

Así como para una misma oferta de empleo puede haber 10, 50 o 200 personas inscritas, a la hora de realizar las entrevistas, el número es muchísimo más reducido. De media tan solo al 10 % de las personas que se han postulado para una oferta las llaman para realizar una entrevista.

Cuando nos llaman para hacer una entrevista de trabajo, inmediatamente los nervios se ponen a flor de piel. Tantas horas elaborando un buen currículum, registrándose en portales de búsqueda de empleo y postulando a ofertas, por fin da sus frutos. Puede llegar a ser desesperante cuando vemos que hemos postulado a decenas de ofertas y no nos han concedido una entrevista ni en una. Y es que en algunas páginas como Infojobs se indica en algunas ofertas el número de personas que se han inscrito. Cuando vemos que además de nosotros se han postulado otras 100 personas, no nos podemos más que sentir desesperanzados.

Por lo que cuando suena el teléfono y escuchas las palabras «te llamamos de x empresa para una entrevista para el puesto al que habías enviado tu candidatura» el corazón se te acelera. Confirmas con la persona de recursos humanos cómo y dónde se desarrollará la entrevista y la cuenta atrás para conseguir por fin un nuevo trabajo se pone en marcha.

Está claro que el primer corte ya los has superado, tu perfil interesa a la empresa, por lo que es el momento de demostrar más de lo que pusiste en tu currículum.

Y es que muchas veces para un puesto se reciben CVs muy similares que a priori encajan con el puesto ofertado, por lo que los candidatos se lo juegan todo en la entrevista. Está claro que las personas que se han postulado y han llamado para realizar una entrevista cumplen los requisitos de formación y experiencia que demanda la empresa y por eso han decidido que siguen en el proceso de selección. La entrevista será la clave para decidirse por uno u otros.

En otro artículos de la sección de desarrollo profesional te contábamos cómo elaborar un buen currículum y las páginas web y aplicaciones más recomendadas para buscar trabajo. En este artículo nos centraremos en cómo preparar una entrevista de trabajo y aumentar las posibilidades de encontrar empleo y por fin respirar tranquilo.

Los/las mejores profesores/as de Desarrollo profesional que están disponibles
¡1a clase gratis!
Víctor
5
5 (18 opiniones)
Víctor
20€
/h
¡1a clase gratis!
Charles
5
5 (4 opiniones)
Charles
16€
/h
¡1a clase gratis!
Graeme
5
5 (10 opiniones)
Graeme
25€
/h
¡1a clase gratis!
Javiera
5
5 (18 opiniones)
Javiera
30€
/h
¡1a clase gratis!
Ana
5
5 (14 opiniones)
Ana
35€
/h
¡1a clase gratis!
Silvia
5
5 (14 opiniones)
Silvia
13€
/h
¡1a clase gratis!
Alberto josé
5
5 (14 opiniones)
Alberto josé
25€
/h
¡1a clase gratis!
Verónica
5
5 (16 opiniones)
Verónica
30€
/h
¡1a clase gratis!
Víctor
5
5 (18 opiniones)
Víctor
20€
/h
¡1a clase gratis!
Charles
5
5 (4 opiniones)
Charles
16€
/h
¡1a clase gratis!
Graeme
5
5 (10 opiniones)
Graeme
25€
/h
¡1a clase gratis!
Javiera
5
5 (18 opiniones)
Javiera
30€
/h
¡1a clase gratis!
Ana
5
5 (14 opiniones)
Ana
35€
/h
¡1a clase gratis!
Silvia
5
5 (14 opiniones)
Silvia
13€
/h
¡1a clase gratis!
Alberto josé
5
5 (14 opiniones)
Alberto josé
25€
/h
¡1a clase gratis!
Verónica
5
5 (16 opiniones)
Verónica
30€
/h
1ª clase gratis>

Saber presentarte a la perfección

Trucos para superar una entrevista
Actualmente muchos procesos de selección se realizan de forma online.

Tu formación y carrera profesional

Aunque ya han visto tu trayectoria en el currículum, es muy frecuente que la primera pregunta que te hacen los entrevistadores es que les cuentes tu formación y experiencia. Esta pregunta no tiene mayor dificultad, es contar básicamente tu vida. Puedes añadir aspectos más personales como porqué estudiaste esa carrera o esa formación, qué te gustó de tu antiguo trabajo o porqué se terminó/dejaste tu trabajo anterior.

Son preguntas que muy seguramente te harían inmediatamente después, por lo que mostrarás que ya tienes experiencia y la entrevista no será como un interrogatorio.

Si has llevado a cabo algún proyecto o has conseguido algún logro del que estás especialmente orgulloso en tu antiguo trabajo o mientras estudiabas, es el momento de comentarlo.

Tu personalidad

El siguiente bloque de preguntas es más personal. Qué te gusta hacer en tu tiempo libre, cuales son tus aficiones, te gusta el lugar en el que vives, te gusta la carrera que has estudiado... No obstante, ten en cuenta que pueden hacerte preguntas personales pero no íntimas (tienes pareja, piensas tener hijos...).

No se trata de ser el más original del mundo. ¿Te gusta salir a tomar algo con tus amigos, ver Netflix e ir al gimnasio? ¡Pues como a todo el mundo! Y no hay nada de malo en ello. De hecho para la mayoría de puestos lo que se busca son personas «normales» que lleven un ritmo de vida normativo que encaje con el ritmo del mercado.

En esta fase de la entrevista casi siempre vienen incluidas las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo te definirías en tres palabras?
  • ¿Cual son tus puntos fuertes y tus puntos débiles?
  • ¿Cómo crees que te definen tus amigos y familiares? ¿Y tus antiguos compañeros de trabajo?

Son preguntas de manual. Nosotras no somos expertas en recursos humanos por lo que no podemos darte una respuesta de la influencia que tienen las respuestas, pero lo cierto es que son muy recurrentes y tienes que mostrarte seguro al responderlas.

Sobre tu futuro

Como aumentar tu confianza
¿Habrá alguien que hace 5 o 10 años respondiese en una entrevista que se vería en una pandemia?

Seguimos con las preguntas de manual:

  • ¿Dónde te ves dentro de 10 años?
  • ¿Qué puesto de trabajo te gustaría ocupar en unos años?

Si el mundo nos ha demostrado algo en el 2020 es que ríete tú de pensar a largo plazo y planificar tu vida.

Conocer la empresa del puesto vacante

Quizás las respuestas a las preguntas anteriores las tengas más que preparadas pero lo que sí es nuevo en cada entrevista es la información relacionada con la empresa que oferta el puesto al que has enviado tu candidatura.

Es fundamental que los días previos a la entrevista recabes el máximo de información sobre la empresa. Puedes anotarlo en una libreta y llevarla a la entrevista, tampoco hace falta que te sepas todos los detalles de memoria.

Historia y desarrollo de la empresa

Cuando se creó, a qué se dedica, cómo ha evolucionado, cuál es el tamaño de la empresa, en qué sector trabaja, qué servicios y productos ofrece, en qué países opera... tienes que conocer todo esto.

Funciones del puesto

Anota en tu libreta las funciones del puesto y tareas descritas en la oferta de trabajo. Muy seguramente te pregunten qué has entendido del puesto de trabajo. Obviamente es difícil saber en qué consiste exactamente el trabajo antes de hacerlo, pero sí puedes exprimir la información que aparecía en la oferta.

Tu función en la empresa

Una vez que comprueben que conoces la empresa y que has entendido en qué consiste el trabajo, viene la siguiente tanda de preguntas de manual:

  • ¿Por qué te has postulado a esta oferta? Resístete a responder «porque necesito dinero para vivir», aunque sea lo que estás pensando. Lo ideal es tirar más por «considero que mi perfil encaja en la oferta...».
  • ¿Por qué crees que encajarías en la empresa?
  • ¿Te ves capaz de realizar las funciones del puesto de trabajo?
  • ¿Que podrías aportar a la empresa?

Y la pregunta estrella...

  • ¿Por qué deberíamos elegirte a ti y no a otro candidato?
Consejos para estar tranquilo en una entrevista de trabajo
Una entrevista es como un examen, cuanto mejor te lo lleves preparado, mejor. Foto de Startup Stock Photos.

Las condiciones del trabajo

Suele ser un aspecto que se trata al final de la entrevista: los horarios, el salario, el tipo de contrato, los beneficios sociales... hemos de decir que aunque quizás sea lo que más nos interesa a nosotros, es lo que más pasan a la ligera los entrevistadores. Al fin y al cabo para ellos no es algo determinante.

Aunque sí es cierto que te preguntarán qué te parece y cuales son tus expectativas salariales. No dudes en preguntar en este momento acerca de las perspectivas de futuro del puesto, el día a día en la empresa, el entorno de trabajo... lo que a ti te preocupe.

Quizás dejen también para el final preguntas menos específicas en las que uno no sabe muy bien cómo reaccionar, como por ejemplo:

  • ¿Trabajas bien bajo presión? ¿Alguien va a contestar que no sabiendo que la respuesta le va a jugar en su contra?
  • ¿Eres responsable? ¡Obviamente!
  • ¿Te ves capaz de desarrollar este trabajo?
  • ¿Si te surge otro puesto de trabajo dejarías la empresa? 

Practicar la entrevista con un amigo

Si no has acudido a muchas entrevistas y te genera mucho nerviosismo, pídele a un amigo o familiar que te ayude a preparar la entrevista.

Una vez que ya has preparado las preguntas y has buscado información sobre la empresa, es el momento de hacer una simulación de entrevista.

Tu amigo hará de entrevistador y te hará las típicas preguntas que hemos mencionado anteriormente. Así podrás ver cómo te desenvuelves, cómo te «vendes» y practicar el discurso oral.

Del mismo modo, el entrevistador ficticio puede darte al final su parecer: si cree que te has expresado mal a la hora de explicar algún punto, si cambiaría algo de los que has dicho, la percepción que das... ¡o si lo has hecho genial!

Consejos para aumentar tu confianza
Un conocido que trabaja en el sector en el que estás buscando trabajo pude ser de gran ayuda. Foto de Tima Miroshnichenko.

De todos modos, el nerviosismo del día de la entrevista no te lo quita nadie. Y estar un poco nervioso es normal y te ayuda a estar alerta. Pero lo que no es bueno es que esta situación de inquietud te acabe generando ansiedad. Nerviosismo y ansiedad son dos cosas distintas.

Se recomienda que vayas lo más tranquilo posible pero no con una actitud pasota; y que te muestres tal y como eres. Pero cuidado, que te muestres tal y como eres en el entorno de trabajo, que no tiene porqué ser igual que como eres con tus allegados.

¿Has acudido a muchas entrevistas? ¿Qué trucos utilizas para afrontar este momento? ¡Déjanos un comentario con tus experiencias!

¿Necesitas un profesor de Desarrollo profesional?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 2 vote(s)
Cargando...

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.