Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Francés en segundo de bachillerato? Saca buena nota con un profesor particular.

Blog > Idiomas > Francés > Buena Nota en Francés Gracias a un Profesor Particular

La ESO y primero de bachillerato son agua pasada, ya estás terminando segundo de bachillerato y todo lo que haces tiene un objetivo final: la selectividad. Ya sea el Bachillerato de Ciencias, de Arte o de Humanidades y Ciencias Sociales, no se puede descuidar el estudio del francés, ya sea como primera, o como segunda lengua extranjera.

El 23.2% de los estudiantes estudia una segunda lengua extranjera en bachillerato y el francés es la opción más elegida: ¡el 20,1% del total de alumnos elige francés!

Y ya no se trata de empezar a aprender un poquito de francés o frances para principiantes. Si estás en bachillerato, ¡siento decirte que ya es demasiado tarde! Para sacar buena nota de francés en bachillerato, es obvio que los alumnos han tenido que trabajar duro los años anteriores y durante el presente curso de frances.

Pero, ¿cómo enfocar el repaso de los exámenes de bachillerato (o de selectividad) de francés?

Futuros graduados, coged vuestros libros y preparaos para estudiar: un profesor particular ya va en vuestra ayuda.

¿Por qué son útiles las clases particulares para repasar?

Si tienes un buen profesor, estudiarás más motivado. Aprobar los exámenes de francés, como cualquier asignatura, también depende del profesor.

Antes de los exámenes, algunos estudiantes pueden necesitar apoyo y ayuda personalizada para repasar.

Muchos solo necesitan sentirse más seguros. Un curso intensivo antes de los exámenes puede ayudarles a dejar a un lado el estrés y estar más tranquilos. Así conseguirán ese objetivo tan deseado: sacar buena nota en bachillerato.

Sin embargo, otros estudiantes necesitan un marco de trabajo. Durante todo el año, trabajan gracias al impulso de sus profesores y compañeros de clase, pero justo antes de los exámenes finales y de selectividad, se encuentran solos para repasar todo. Ahí surgen las dudas: ¿por dónde empiezo? ¿Cómo estudio la materia? Además, es difícil concentrarse para estudiar cuando fuera hace calor y los días son cada vez más largos. En realidad, ¡es otra prueba más para ver quién está más motivado para conseguir el título de bachillerato!

Por ello, recibir clases particulares de francés proporciona un ambiente de trabajo adecuado para preparar los exámenes finales. Así, al igual que en el instituto, el alumno se ve obligado a seguir un programa y a estudiar, siempre con el apoyo del profesor particular.

Algunos alumnos también tienen un problema con su forma de repasar y estudiar, por lo que, en ocasiones, sus esfuerzos son en balde. Unas clases de francés a domicilio pueden ayudarles a encontrar su propio método de estudio para los temidos exámenes finales.

Finalmente, ya sea el Bachillerato de Ciencias, de Arte o de Humanidades y Ciencias Sociales, los exámenes finales de francés son de dos tipos: escritos y orales. A un estudiante le puede costar más hablar y a otro, escribir: las clases particulares trabajan y corrigen las lagunas específicas de cada uno, como la pronunciación, el vocabulario, la gramática, la redacción de frases o los conectores lógicos del discurso.

Si vives en Sevilla y deseas tomar clases de frances, no dudes en consultar los anuncios sobre Superprof o la academia frances Sevilla más cercana.

Un programa de repaso hecho a medida

Si tienes un examen, revisa con tus apuntes de clase. No hace falta hacer una obra de arte, pero los apuntes tienen que estar organizados y limpios… ¡es mejor para repasar!

Al principio, lo mejor es quedar alrededor de un café para averiguar si hay química con el profesor y para hablar sobre las necesidades, carencias, debilidades y fortalezas del alumno. Así, el profesor podrá orientar mejor las clases de acuerdo con lo que los alumnos piden.

Por su parte, el estudiante debe asegurarse de que lleva las clases al día con el propósito de no perder tiempo innecesariamente. Llevar bien preparadas las clases y los deberes al día puede ser una buena manera de que el profesor averigüe qué le resulta más complicado o más fácil al alumno, y así poder orientarle mejor.

Los profesores particulares, a diferencia de los que trabajan en los colegios e institutos, deben adaptarse a las necesidades de sus alumnos más fácilmente. No deben seguir la programación de bachillerato sin tener en cuenta las necesidades específicas del alumno . Por ejemplo, se pueden volver a dar conceptos que causan problemas y centrarse en hablar durante las clases, pero la clave es preparar los exámenes finales y repasar para obtener el máximo número de puntos en la prueba.

¿Cómo adoptar una metodología eficaz para repasar?

Aunque revisar no sea muy divertido, lo agradecerás en el examen. ¿Estáis listos para repasar los exámenes de francés?

Una primera idea puede ser hacer «fichas de repaso». No sería una ficha de repaso al uso, sino que se centraría en las competencias específicas que se requieren en las pruebas de francés. Ya sean exámenes de primera o segunda lengua extranjera, las pruebas escritas de francés comprenden una parte de comprensión lectora y otra de expresión escrita. No se trata de realizar un ensayo o un comentario de texto como se hace en Lengua Castellana y Literatura, sino simplemente responder a preguntas sobre un texto y redactar una breve argumentación (exponiendo las ideas de forma clara y correcta, eso sí).

El profesor de francés puede (e incluso, se puede decir que debe) basarse en recursos educativos como los ejercicios y actividades ya corregidos. Revisar dichos ejercicios permite a los estudiantes prepararse mejor. Con respecto a la redacción, es casi imposible hacer predicciones sobre el tema que puede caer. En los exámenes de Historia, se sabe aproximadamente qué temas pueden entrar, pero en los de lengua extranjera no.

Sin embargo, en las pruebas orales, es más fácil que los estudiantes puedan hablar sobre un tema ya estudiado. Por lo tanto, es importante conocer todos los temas, estar bien preparados y evitar quedarse en blanco. Para la prueba de compresión oral, es esencial hacer oído y acostumbrarse a escuchar textos en francés.

El profesor también debe ayudar a los estudiantes a encontrar sus puntos fuertes y débiles en lo que concierne a la memorización. No todos tenemos el mismo tipo de memoria: puede ser visual, auditiva o cinética.

Por ello, se pueden combinar varios elementos para mejorar nuestra técnica de memorización:

  • Si nuestra memoria es visual, nos ayudará utilizar diferentes colores en las hojas de repaso o hacer dibujos y esquemas para explicar los conceptos.
  • Si nuestra memoria es auditiva, nos será útil leer en voz alta para afianzar los conocimientos más fácilmente y mejorar la pronunciación.
  • Y si nuestra memoria es cinética, puede venirnos mejor escribir los términos que queremos aprender.

Los test de opción múltiple también pueden ser una manera divertida y diferente de aprender.

Ensayos de examen

Para evitar sustos y complicaciones el día del examen, es importante cambiar el chip a «modo examen». La ventaja de tener un profesor particular es que está ahí para corregirte, pero también para proporcionarte las claves del éxito. ¡Quién sabe! ¡Tal vez la nota de francés te ayude a subir tu media, e incluso te haga sacar una matrícula de honor!

Es cierto que hay exámenes de preparación en el instituto, pero los estudiantes con un profesor particular tienen aún más oportunidades de conseguir una matrícula en los exámenes.

Hacer una buena argumentación es una buena manera de ganar puntos si se conoce el uso de preposiciones, conectores lógicos y ciertas figuras retóricas del lenguaje.

A veces, hacer una argumentación oral parece un poco teatral, pero es necesario practicar en voz alta antes de los exámenes. Pero, eso sí, ¡hay que hacerlo en serio y sin hacer trampas!

El profesor también puede ayudar a organizar un borrador para cada tema, lo que es muy útil para la prueba oral. ¡Pero recuerda! ¡No estás haciendo una redacción en español! Ser sintético es lo mejor que puedes hacer. Si intentas escribir demasiadas ideas, puede suponerte un gran esfuerzo y, lo peor, que no te dé tiempo a todo. Un truco es hacer un esquema con las palabras clave que te evocan la idea que quieres expresar y así hablarás de forma fluida.

Lidiar con el tiempo y el estrés también se puede mejorar. Un profesor particular puede ayudarte a escribir los borradores de francés para el examen oral.

Por otro lado, estos ensayos con tu profesor particular pueden ayudarte a lidiar mejor con el estrés y, si eres un auténtico manojo de nervios, se pueden hacer incluso ejercicios de relajación para bajar los niveles generales de estrés y mejorar tu forma de hablar en público.

Un profesor particular de francés todo el año

Actualmente, no importa si tu intención es estudiar la carrera de periodismo, un grado de medio de gestión y finanzas o una ingeniería: el francés y el resto de idiomas son realmente importantes para la educación superior y el mundo laboral. Por ejemplo, ¿estás ya pensando en irte de Erasmus un año? Pues resulta bastante más fácil cuando ya se habla una lengua extranjera correctamente.

Y de nuevo, si tienes miedo de suspender francés y tener que afrontar los exámenes de septiembre, tener un profesor particular durante todo el año puede ser de gran ayuda.

Estudiar y aprender francés a lo largo del curso es mucho más eficaz y comprende una tasa de éxito mucho mayor.

Tu profesor de francés del instituto está ahí para guiarte, pero un profesor particular puede hacer que trabajes intensamente durante las vacaciones de Semana Santa y la semana antes de los exámenes, por ejemplo.

El estudiante que elija esta opción tendrá un mejor control del estrés, ya que el aprendizaje se llevará a cabo a lo largo de todo el curso. Ya verás cómo al final, ¡aprobar los exámenes de francés no es tan complicado! ¡Confía en un profesor particular!

En resumen:

  • Al igual que los exámenes de historia, de lengua o de matemáticas, ¡los exámenes finales de francés se pueden preparar! Y con un profesor particular es más fácil. El profesor estará ahí para ayudar al alumno a entender los temas del examen oral y del escrito a través de una metodología adaptada que le sirva de apoyo y le motive a la hora de estudiar.
  • Por supuesto, practicar en situaciones reales y corregir al estudiante también es esencial para preparar bien los exámenes. Los resultados del bachillerato dependen de toda esa preparación previa y, de esos resultados, depende la nota final para entrar en una carrera o un grado superior.
  • Una ficha de revisión de francés es un poco distinta a las de otras asignaturas o exámenes. El profesor particular está ahí para dar las claves al alumno de cómo puede aprender y memorizar de una forma más eficaz.
  • Si quieres practicar de forma adicional, puedes consultar la web http://www.bonjourdefrance.com/

Si vives en la capital, no dudes en consultar la academia frances Madrid más cercana para saberlo todo acerca de las clases de frances en tu ciudad.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar