«Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida», Confucio

Cuando hacemos un parón de más de dos años en nuestros estudios se puede decir que, si decidimos volver a estudiar, estamos retomando los estudios. ¿Cómo reanudar los estudios después de varios años? Dependiendo del nivel de estudios que en el que quieras formarte, acude a los centros en los que se imparte ese nivel de estudios. Así mismo, puedes consultar los diferentes planes de formación continua que ofrecen las instituciones, tanto a nivel nacional como comunitario, en los diferentes sectores profesionales. También se ha puesto a disposición del ciudadano un servicio de certificación de profesionalidad para aquellos que hayan estado realizando un trabajo durante un cierto tiempo pero no tienen reconocimiento de los conocimientos adquiridos.

Bien seas demandante de empleo o asalariado a tiempo parcial o completo, en este artículo vamos a ver cómo retomar los estudios.

¿Por qué retomar los estudios cuando somos asalariados?

Cada año más personas deciden retomar sus estudios y formarse en nuevas competencias. Hay que volver a hincar los codos, algo que no siempre es fácil. No obstante, esta experiencia conlleva numerosos beneficios.

Las razones por las un profesional decide volver a estudiar pueden ser muy diversas.

La vuelta a las aulas
¿Listo para volver a sentarte en estas sillas?

Uno de los motivos puede ser que la persona se aburre en el trabajo, concepto conocido por el término en inglés bore-out. Aburrirse en la oficina es el mal de cada vez más trabajadores. Ante esta situación, algunos deciden retomar las riendas de su vida y formarse de nuevo para adquirir nuevas competencias y poder evolucionar en su carrera profesional.

Cursos de formación continua, cursillos o minimásteres, universidad a distancia, mejorar los conocimientos informáticos, ir a la escuela de idiomas o a una academia… cualquier opción es válida para mejorar el CV y encontrar un trabajo que nos enriquezca más.

Hay personas que lo que quieren es encontrar o dar mayor sentido a la actividad profesional que desarrollan. La reconversión profesional es a veces la única opción para sentirse mejor en el trabajo. Por este motivo, algunos profesionales empiezan sus estudios en un nuevo campo y comienzan una formación desde cero. Algunas empresas privadas e instituciones públicas ofertan cursos de formación de forma gratuita pero, por lo general, si queremos volver a estudiar, nosotros mismos tendremos que financiarlo.

También hay gente que vuelve a estudiar simplemente por gusto, porque le gusta estudiar.

¿Te apasiona la historia, la informática o el italiano? Hay cientos de cursos y clases disponibles para que aprendas más de lo que te apasiona. Quizás llegues a sacar partido de forma profesional de lo que aprendas por gusto.

Que te guste estudiar es la mejor forma para sacar la formación que decidas realizar, incluso si han pasado décadas desde que te paseabas por los pasillos del insti.

Dependiendo del trabajo y de la entidad que te contrata, hay la posibilidad de pedir unos años de excedencia para formarse. Este parón te permite también desconectar un poco del recorrido profesional llevado a cabo y hacer balance. Quizás es el momento de ver todo lo que hemos andando y si queremos seguir por ese camino en un futuro. Acudir a un orientador está muy recomendado.

¿Cómo pueden formarse académicamente los adultos?

Una vez hayas decidido retomar los estudios, hay que saber dónde buscar y las opciones que tienes.

El material necesaria para estudiar
Estudiar a distancia te permite conciliar vida personal y estudios.

El Ministerio de Educación y Formación Profesional ha definido como «Formación de adultos. Formación a lo largo de la vida» a la posibilidad que tienen las personas de formarse a lo largo de la vida, dentro y fuera del sistema educativo, con el fin de adquirir, completar, ampliar y actualizar sus conocimiento, capacidades, habilidades, aptitudes y competencias.

En la universidad pública hay unas plazas reservadas para los mayores de 25, lo que permite a estas personas seguir teniendo acceso a un grado, máster o doctorado. Así mismo, hay unas pruebas de acceso específicas para adultos.

Además de la formación académica, habrá que presentar la experiencia laboral y el recorrido profesional que hemos llevado a cabo, así como los motivos por lo que queremos volver a estudiar.

Hay más opciones que volver a la universidad para retomar los estudios.

Ya sea la educación obligatoria, estudios superiores o formaciones específicas, hay multitud de entidades, tanto públicas como privadas, que ofrecen clases y cursos para adultos.

Así mismo, los cursillos y minimásteres online también están en auge. Si ya has estado investigando sobre este tema, te sonarán los MOOC (massive open online course). Se trata de cursos en línea creados e impartidos por reconocidas universidades o escuelas de estudios superiores. Estas entidades te expiden un certificado si los completas correctamente. Puede ser una forma de comenzar a retomar la costumbre de estudiar. Por otro lado, tenemos la conocida UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia) gracias a la cual podemos realizar todo un grado universitario sin presencialidad.

Así mismo, existen multitud de centros privados que ofrecen cursos, pero cuidado, porque muchos son excesivamente caros para lo que ofrecen, tanto en lo referente a la calidad como a la cantidad.

Como hemos comentado, también existe la posibilidad de pedir un certificado de profesionalidad si podemos demostrar que tenemos conocimientos y habilidades asociadas a un sector pero no tenemos estudios con diploma. En muchos trabajos el sueldo va en función del nivel de estudios; así que cuanto más, mejor.

Orientación escolar: ¿cuánto cuesta retomar los estudios?

Volver a estudiar tiene su precio. Además de pagar la formación en sí, hay que tener en cuenta que quizás no trabajes o no vayas a trabajar tanto durante el tiempo que estés estudiando. ¿Cuál es el precio de volver a estudiar?

Gastos para volver a estudiar
¿Hay que romper el cerdito para retomar los estudios?

No podemos fijar un rango de precio porque depende de muchos factores. El primero de todos es la formación que elijas y la duración de esta. De todos modos, todas suelen tener unos gastos mínimos de matriculación. En función de lo que vayas a estudiar, necesitarás más o menos material. Es posible que lo más elemental ya lo tengas, pero algún libro siempre hay que comprar.

Por otro lado, habrá que buscar la forma de conseguir una remuneración durante el tiempo que estemos estudiando, para tener algo de lo que vivir.

Puedes por ejemplo buscar un trabajo a media jornada o si ya has trabajado durante varios años, disfrutar de la prestación por desempleo (infórmate bien de las condiciones).

Hay organismos que también conceden becas de formación para ayudarte a continuar con tus estudios, no dudes en postularte a algunas de ellas para ver cómo se desarrolla el proceso.

Ante la marea de dudas que seguramente te estarán surgiendo, puedes acudir a tu oficina de empleo más cercana y preguntar por las opciones que tienes.

¿Qué rama escoger si decido retomar los estudios?

Poder volver a estudiar es una suerte. Ya sea para reconvertirte, tener más inserción laboral o para seguir desarrollando tu carrera profesional; tendrás la oportunidad de observarlo todo con perspectiva y tomar un poco de aire fresco. Eso sí, no te equivoques al escoger.

Qué rama de estudios escoger.
¿Ganas de cambiar de profesión?

Cocina, ingeniería, contabilidad, informática… sea cual sea el campo que te interesa, la primera etapa consiste en preparar tu proyecto profesional.

Coge una hoja y un boli y escribe los motivos por los que quieres retomar los estudios y con qué fin. Si es porque quieres cambiar de profesión, asegúrate de las salidas que tiene el sector que vayas a escoger. Si quieres ganar más experiencia, te aconsejamos que elijas una formación que tenga unas prácticas curriculares incluidas. Todas estas cositas debes tenerlas en cuenta antes de hacer la preinscripción a cualquier formación.

Así mismo, haz un listado con las competencias y habilidades que has adquirido con el paso de los años. Tercer punto, apuntar los conocimientos y aptitudes que nos quedan por aprender.

Si dudas entre varias ramas, contacta con antiguos alumnos para que te cuenten su experiencia e infórmate bien de cómo se desarrolla el curso. Así podrás ver también en qué están trabajando actualmente esos antiguos alumnos tras su paso por la formación.

Háblalo con tus allegados. Ya que tienes la idea rondado en tu cabeza, coméntaselo a tus amigos, familiares y conocidos. A ver cómo reaccionan, que les parece el hecho de que vuelvas a estudiar después de tantos años. Pregúntales también en dónde te ven trabajando o qué profesión te pega más. Vayas a estudiar a distancia o de forma presencial, estaría bien que tu familia y amigos te apoyen en esta nueva etapa.

Sea como sea, la decisión final es solo tuya. Escucha tus sueños y tus ganas. Es la mejor forma de mantenerse motivado a lo largo del curso.

¿Necesitas un profesor de Orientación escolar?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 2 voto(s)
Cargando…

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.