Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Qué exigencias existen para trabajar como profesor en un centro de yoga?

Publicado por Elvira, el 13/09/2018 Blog > Deporte > Yoga > ¿Cuáles Son las Condiciones para Dar Clases de Yoga en la Escuela?

«Una cosa es saber y otra es saber enseñar». – Cicerón

Un 53 % de las mujeres menores de 35 años suelen contar con un certificado de yoga (en comparación con el 15 % de los hombres de la misma edad), por lo que hay motivos para preguntarse si es esencial para poder enseñar…

Por otro lado, para enseñar yoga en una escuela, hace falta mucho más que solo un diploma, ¿no? ¿Cuáles son las condiciones para enseñar? ¿Qué requisitos son indispensables para dar clases de yoga? ¡Todas las respuestas en este artículo!

Las condiciones básicas para llegar a ser profesor de yoga

Condiciones básicas para ser profesor de pilates. Las apariencias engañan, parece que está relajada, pero el shavasana es una postura de yoga muy difícil: solo los profesores experimentados pueden enseñarla.

Trabajar como profe de yoga en una escuela requiere una serie de conocimientos mínimos: no se exigirá a los aspirantes a yogui que se les enseñe las posturas de yoga más difíciles, como shavasana.

Por otro lado, se deben respetar algunas condiciones sine qua non como las siguientes:

  • Tener al menos dos años de práctica de yoga.
  • Tener mínimo 18 años.
  • Tener una motivación perfecta para enseñar yoga toda tu vida.

¿Por qué son indispensables estos tres aspectos? Porque la profesión de profesor de yoga es particularmente exigente, intensa y atractiva. Los primeros meses no te das cuenta de cómo pasa el tiempo y, a menudo, te sentirás sin fuerzas. Por esta razón, conocer tu cuerpo, tu anatomía, tener conocimientos tanto teóricos como prácticos, te ayudarán a practicar yoga con seguridad en torno a varios ejes fundamentales del yoga:

  • El pranayama, que se centra en la inspiración, en la respiración y en la capacidad de proyección.
  • El asana (que significa «postura» en sánscrito), que se refiere a cada ejercicio corporal.
  • Las técnicas de meditación y de relajación, para aprender a controlar las emociones o el estrés, y lograr la plena conciencia.

La práctica del yoga con regularidad contribuye a entender mejor las asanas y así será más probable enseñar yoga a partir del momento en el que las domines. La enseñanza del yoga es encontrar el equilibrio entre la pasión espiritual y la dimensión «negocio» de la educación, es decir, que debes aprender a captar la atención de los alumnos.

¿Conoces el número total de posturas que existen en el yoga? 84.000… ¿Podrás aprenderlas todas?

Otro requisito básico para ser profesor de yoga es tener una especialidad. Este aspecto es tanto un marcador de diferencia (para los yoguis experimentados que buscan nuevas sensaciones),  como una manera de acceder rápidamente a una escuela (con las especialidades más habituales). De este modo, encontramos:

  • Le yoga ashram
  • Le yoga sutra
  • Le yoga Iyengar
  • Le yoga ayurveda
  • Le yoga hatha
  • Le kundalini yoga

Una sesión de yoga que oscile entre el yoga tradicional y el especializado, puede permitir varias cuestiones: trabajar la mente y la espiritualidad, así como la flexibilidad. Estas condiciones básicas se evaluarán durante tu período de prueba en la escuela, antes de que te contraten definitivamente.

Esta enseñanza me ha permitido darme cuenta de todos los beneficios del yoga. Desde el punto de vista físico, me encontraba agotada, pero muy feliz con esta terapia a través de ejercicios de respiración y otras posturas; se trata de un verdadero alivio del estrés emocional. No es de extrañar que convertirse en profesor de yoga para una escuela no sea algo fácil para todo el mundo.

Enseñar en una escuela de yoga con o sin formación académica

Enseñar en escuelas de pilates. Ya tengas formación académica o no, lo fundamental es la manera de transmitir en tus clases: «I will what I want» (seré lo que quiera ser).

La enseñanza del yoga en España no es igual a la enseñanza de esta disciplina en otros países, incluso dentro de Europa. La formación de profesores de yoga solo está reconocida por las organizaciones de yoga como la Yoga Alliance, la asociación sin ánimo de lucro más grande de yoga, pero no por el estado español. Por consiguiente, cada escuela presenta un nivel de exigencia distinto en cuanto a la formación.

Aunque siempre es mejor tener un título, no es en absoluto obligatorio. Sobre todo dado que hay diferentes tipos de formación  de yoga:

  • Formación inicial o continua, como parte de una formación prolongada.
  • Formación específica, como parte de una formación corta.
  • Formación de campo o intensiva, a través de becas o estancias.

La formación prolongada de los profes de yoga presenta la ventaja de proporcionar a los futuros profesores todas las opciones disponibles para profundizar tanto en el conocimiento teórico como en el práctico. La formación se basa en clases grupales e individuales para progresar continuamente, de esta forma:

  • El primer año se basa en recordar los conceptos básicos de la cultura india (vista desde el oeste).
  • El segundo año se dedica a la práctica regular de yoga.
  • Los siguientes años permiten una profunda reflexión sobre la filosofía del yoga.

Los cursos largos son caros, tanto en términos de tiempo como de dinero: se necesitan alrededor de 1.000 € por año, sin incluir el desplazamiento, la compra del material de yoga, etc.

La formación de un profesor de yoga es larga, a veces dura entre 3 y 5 años, con unas 200 a 500 horas de aprendizaje: ¡tienes que estar motivado! Solo el 65 % completa su formación.

Si no quieres cursar ninguna formación, ¿es posible acceder a una escuela de yoga sin un diploma? Sí, siempre y cuando cuentes con un largo curriculum vitae o estés preparado para hacer algún curso puntual de vez en cuando para especializarte. Entre los cursos ofrecidos, encontramos:

  • Retiro de yoga en la India o en cualquier otro país en el extranjero.
  • Un curso de yoga en grupos pequeños.
  • Formación posterior, que tiene como objetivo especializarse en unos años ás (raja yoga, niera yoga, yoga energético…).

También es posible elegir otra formación al centrarte, por ejemplo, en las técnicas de yoga y meditación, o especializándote en el campo del desarrollo personal y el bienestar.

Para enseñar en una escuela, tendrán en cuenta tu bagaje de conocimiento, pero también tu capacidad de transmitir el conocimiento a los alumnos, de una manera positiva, serena pero entusiasta.

¿Sabías que…? En España, hay cerca de 2 millones de personas que practican yoga y al menos un 70 % de escuelas de gran prestigio. Por lo tanto, es comprensible que quieras formar parte de un equipo pedagogo.

El estatus del profesor de yoga

¿Qué estatus de profesor de yoga? También puedes elegir entre ser un profesor anónimo o un profesor superestrella… (Fuente: Simpsons Wikia)

Asalariado, voluntario o autónomo: sea cual sea tu condición, la conexión con tus alumnos es lo más importante.

Un certificado de profesor de yoga no es la única condición determinante para trabajar en un centro, ya que también es importante la condición en la que vayas a trabajar:

  • Empleado o asalariado: una escuela de yoga te contrata a tiempo completo o a tiempo parcial.
  • Voluntario: transmites tus conocimientos a un público determinado en una escuela (como parte de una introducción al yoga o una primera clase, por ejemplo).
  • Autónomo: tendrás la condición de emprendedor y podrás dar clases privadas.

Ya hayas decidido tomar un curso de formación o no, y sea cual sea tu estado de trabajador, las puertas de las escuelas de yoga están abiertas para ti… Pero la competencia es dura y el proceso de selección es intenso. La escuela se basará quizá en otros criterios para decidir entre los distintos candidatos:

  • El conocimiento de los ejercicios clásicos de yoga.
  • La formación para convertirse en uno de los profesores que te han marcado.
  • Tu motivación y voluntad de querer convertirte en profe.
  • Su disponibilidad para dar clases según las necesidades y especialidades solicitadas.
  • Tu dominio de la filosofía de la tradición india.

Es difícil saber qué estado escoger en este caso. Todos los casos ofrecen ventajas e inconvenientes:

  • Como empleado, te podrás beneficiar de la seguridad laboral, pero estarás sujeto a restricciones (programa de capacitación, clases teóricas).
  • Como voluntario, puedes hacer yoga como quieras, en proyectos que te fascinen, pero sin recibir ninguna remuneración económica.
  • Como profesional autónomo, puedes elegir la escuela donde formarte (o escuelas), trabajar de manera holística o especializada, o proporcionar una supervisión individualizada. A cambio, no tendrás seguridad laboral, los ingresos a menudo son variables y tus horarios será agotadores seguramente.

Si el hecho de enseñar en una escuela te echa para atrás, ¿por qué no montas tu propia escuela de yoga?

Montar tu propia escuela de yoga

Monta tu propia escuela de pilates. Elige un lugar que se parezca a ti, y que se asemeje al yoga que quieres enseñar.

Este caso se suele dar cuando eres profesor particular, es decir, un empresario por cuenta propia. De este modo, podrás practicar al ritmo de tu tiempo personal y decidir sobre los cursos de capacitación propuestos. Para esto, tendrás que respetar los siguientes pasos:

  • Define un concepto y un lugar: preferentemente en alquiler, es necesario poder acomodar a todos tus alumnos en una sesión de yoga.
  • Determina un estatus legal oficial: organización de formación, asociación o escuela de yoga, tú eliges.
  • Hazte conocido colgando anuncios y hablando de tu centro de yoga a tu alrededor.ç

También es muy importante guardar tu propia identidad: yoga para niños, yoga prenatal, yoga griego, diversifica tu práctica. El yoga de la risa también ha registrado un gran auge en los últimos meses, ¡dale una sonrisa a la gente!

El yoga es una disciplina corporal y mental, que requiere una formación completa así como una práctica diaria. ¡Trae a tus alumnos para profundizar en su interior mientras les haces sentir las más mínimas vibraciones corporales!

¿Listo para enfrentarte a este desafío?

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar