«El flamenco no tiene más que una escuela: transmitir o no transmitir». — Camarón de la Isla

José Monge Cruz, más conocido como Camarón de la Isla, fue un cantaor de flamenco al que le apasionaba lo que hacía. Y es que cualquier músico o bailarín, si es bueno, tiene que transmitir.

Cálzate tus zapatos para bailar flamenco y súbete al tablao con nosotros. Hemos redactado una serie de artículos sobre la historia del flamenco y su origen. Así mismo, te mostramos las mejores academias y escuelas de baile flamenco de España. ¿Preparado para taconear?

Los/las mejores profesores/as de Baile que están disponibles
Joze
5
5 (15 opiniones)
Joze
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carmen
5
5 (16 opiniones)
Carmen
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Javier
5
5 (16 opiniones)
Javier
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Lidia
5
5 (11 opiniones)
Lidia
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carmenocre
5
5 (54 opiniones)
Carmenocre
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Danza del vientre
5
5 (13 opiniones)
Danza del vientre
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Genesis
4,9
4,9 (29 opiniones)
Genesis
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Emma
4,9
4,9 (12 opiniones)
Emma
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Joze
5
5 (15 opiniones)
Joze
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carmen
5
5 (16 opiniones)
Carmen
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Javier
5
5 (16 opiniones)
Javier
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Lidia
5
5 (11 opiniones)
Lidia
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carmenocre
5
5 (54 opiniones)
Carmenocre
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Danza del vientre
5
5 (13 opiniones)
Danza del vientre
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Genesis
4,9
4,9 (29 opiniones)
Genesis
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Emma
4,9
4,9 (12 opiniones)
Emma
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Vamos

La historia del flamenco

El flamenco es un arte que cuenta con varios siglos de historia. Se cree que el origen del flamenco está en el sur del sur de España, es decir, en el sur de Andalucía. Los expertos afirman que se originó a finales del siglo XVIII en ciudades del sur de Andalucía como Jerez de la Frontera, ya que es el lugar en el que se ha encontrado el primer vestigio del arte flamenco.

El origen del flamenco.
¿Has ido alguna vez a un espectáculo de flamenco?

En este artículo sobre la historia del flamenco veremos la importancia que tuvo esta expresión cultural durante el siglo XX, cómo se extendió por España y traspasó fronteras convirtiéndose en uno de los aspectos culturales españoles más populares en el extranjero.

Cabe destacar también que la UNESCO declaró al flamenco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010. Así mismo, la Junta de Andalucía también lo tiene incluido en el Estatuo de Autonomía como un valor cultural y un arte que se compromete a proteger, estudiar y difundir.

Influencias del flamenco

Las hipótesis de los investigadores de baile flamenco apuntan a que este estilo está inspirado en bailes de India (lugar de origen del pueblo gitano). Así mismo, se afirma también que tiene una influencia africana. El paso se los árabes por la península también ha dejado su huella.

En resumen, el flamenco es una mezcla de influencias que se ha ido desarrollando y definiéndose en el sur de España hasta llegar al arte del que disfrutamos en la actualidad.

¿Porqué aprender a bailar flamenco?

Bailar, además de todo un arte, es una forma de hacer ejercicio físico, por lo que proporciona numerosos beneficios para el cuerpo, la mente y el alma.

Ganar en elegancia

Cuando nos imaginamos a un bailaor o a una bailaora vemos a personas seguras de sí mismas que desprender fuerza y carácter. Y al mismo tiempo sensibilidad y pasión. El cuidado movimiento de los brazos, las manos y esa expresión tan profunda en la cara nos deja boquiabiertos.

Aprender a bailar flamenco supone una mejora en la postura. Colocarse correctamente, estirar los brazos y tener la columna vertebral erguida, son de las primeras cosas que hay que tener en cuenta en una clase de flamenco.

A nivel general, verás cómo también ganas en elegancia en tu vida diaria.

¿Vives en Valencia? Échale un ojo a nuestras clases de baile en valencia.

Aumentar la flexibilidad

La mayoría de las danzas ayudan a fortalecer nuestros músculos y a aumentar su flexibilidad. Así, daremos también mayor apertura a nuestros movimientos.

Hacer ejercicios de flexibilidad es parte del calentamiento de una clase de baile flamenco, para así evitar lesiones y que nuestras articulaciones no se resientan. Si practicas otros tipos de baile, como ballet clásico o danza contemporánea, te ayudará a mejorar en estas disciplinas.

Cuando hablamos de mejorar la flexibilidad nos referimos a todo el cuerpo, desde las piernas hasta los brazos, pasando por la espalda.

Y, por supuesto, si notas que algún músculo o tendón te duele al estirar o durante la práctica de flamenco, para y consulta con un profesional. A veces al tener el cuerpo caliente no sentimos tanto el dolor y podemos estar machacando algún músculo, articulación o tendón, y después cuando «enfriamos» empezamos a sentir un dolor agudo.

Activar el cerebro

Ir a clases de flamenco es una excelente práctica para desarrollar la creatividad, ya que dejamos fluir nuestro cuerpo y mente. El baile mejora la concentración, ya que tenemos que centrarnos en cómo movemos cada parte de nuestro cuerpo y en reproducir unos determinados pasos.

Bailar oxigena el cerebro y contribuye a mantener la memoria.

Mejorar el estado de ánimo

Ir a clases de flamenco es un momento para realizar una actividad que nos gusta y compartir ese momento con otras personas que también tienen los mismos gustos.

Lo bueno de bailar flamenco
¿Te gustan los trajes de sevillana?

Por lo que este momento nos sirve para desconectar de nuestros quehaceres diarios, nos ayuda a socializar y nos sube un poquito el ánimo.

Mantener la cultura

El flamenco, tanto el baile como el cante, es una parte de la cultura española. Al interesarnos por esta disciplina, estamos recibiendo una herencia cultural y colaborando en que perdure.

Encontrar un buen profesor de flamenco

¿Quieres aprender a bailar flamenco? Te ayudamos a encontrar un profesor de flamenco.

¿Dónde buscar?

En España hay un montón de academias de baile que ofrecen clases de flamenco. Incluso en el extranjero se han abierto numerosas escuelas de flamenco, notablemente en países de Asia, como Japón.

Hay escuelas de flamenco por todo el territorio español, por lo que en este apartado solo te mencionaremos algunas de las escuelas de renombre en baile flamenco:

  • Escuela de Flamenco Macarena Cocinero en Morón de la Frontera (Sevilla)
  • Estudio Flamenco Francisco Benítez en Santiago de Compostela (A Coruña)
  • Escuela de Flamenco Carmen la Talegona en Madrid
  • Escuela Esperanza Márquez en Torremolinos (Málaga)
  • Escuela Carmen de las Cuevas en Granada
  • Escuela Flamenca Carmen Macareno en Ciudad Real
  • Centro de Arte Flamenco Amor Sánchez en Zaragoza
  • Tacón y Bordón Escuela de Danza Raquel Alegría en Barcelona
  • Escuela de Arte Flamenco Noelia García en Elche (Alicante)
  • Academia de Baile Carmen Romero en Murcia
  • Escuela de Danza María José Lesme en Ceuta
  • Escuela de Danza Estela Sanz en Valladolid
  • Escuela de Danza Rosa María Reguera en Badajoz
Escuela de danza española
Ver cómo se mueven los bailaores es todo un espectáculo.

Si buscas seguir estudiando el flamenco de forma profunda para ser un profesional de esta disciplina, en algunos conservatorios profesionales de danza de España hay un plan de estudios especializado en el baile flamenco. El conservatorio profesional de danza de Sevilla, Madrid y Alicante cuentan con esta modalidad.

Hablando de capitales, ¿buscas clases baile madrid? Entra en Superprof.

Así mismo, también hay asociaciones o profes de clases extraescolares que ofrecen clases de flamenco. La diferencia entre los distintos establecimiento está en las instalaciones, el precio y la fama de los docentes. Depende de ti qué opción escoger según lo que estés buscando y los recursos de los que dispongas.

¿Cómo debe ser un profesor de baile?

Así como en cualquier materia o actividad, en el flamenco hay profesores de baile muy distintos con metodologías y carácteres muy dispares. Como para todo, los hay mejores y los hay peores; pero entre los que son buenos, depende de ti escoger el que sientes que es más afín con tu personalidad. Estos son los factores a tener en cuenta a la hora de elegir a tu profe:

  • Metodología de enseñanza.
  • Pedagogía: fíjate si cambia su forma de dar la clase en función de la edad del alumnado y del nivel que tienen.
  • Formación: es importante saber dónde y cómo ha aprendido flamenco el profesor.
  • Nivel de paciencia.
  • Capacidad para motivar al alumnado: aunque ir a clases de baile sea una actividad que hacemos por gusto, hay días en los que estamos desmotivados o no somos capaces de ejecutar correctamente la coreografía.
  • Desarrollo de la clase: pregunta si se hacen ejercicios de calentamiento al principio de la clase, si se realizan estiramientos, si las clases siempre siguen la misma estructura...

¿Cómo saber si he escogido bien? A ciencia cierta no lo sabrás hasta que lleves unos meses yendo a clase, pero nosotros te damos unos pequeños trucos para afinar la búsqueda: intenta hablar con alumnos y antiguos alumnos, vete a una clase de prueba en distintas academias y acude a alguno de los espectáculos que organice la academia.

¿A qué edad comenzar con clases de flamenco?

¡A cualquiera! El baile es una disciplina apta para todos los públicos. Lógicamente, cuanto antes empieces más conocimiento y destreza tendrás cuando seas adulto; pero, si ya eres adulto y nunca has bailado, no hay motivo para no empezar a hacerlo.

Buscar un profesor de flamenco.
El arte no tiene edad.

Si padeces alguna enfermedad o tu estado de salud es frágil, consulta con tu médico antes de comenzar las clases de baile flamenco.

Al principio puede que te sientas un poco torpe y no sientas el flamenco con pasión, pero a todos los principiantes les pasa lo mismo. Si ves que no te sientes cómodo dando tus primeros pasos en grupo, puedes pedir a tu profe algunas sesiones individuales para comenzar aprendiendo a tu ritmo.

Como decía Antonia Mercé, «La Argentina»: «No se baila con los pies, sino con la cabeza y el corazón».

Los palos del flamenco

El flamenco, como arte, se compone de cuatro elementos:

  • El cante.
  • El baile.
  • El toque.
  • La guitarra.

Cuando hablamos de palos del flamenco, nos estamos refiriendo a cada uno de los estilos de cante. Cada palo tiene una procedencia distinta, una métrica particular y cada uno tiene un acompañamiento de guitarra y de baile distinto.

Dentro de este género musical se distinguen alrededor de 50 estilos, por lo que conocer y explicar todos los palos es inabarcable. En este apartado vamos a exponer los tipos de flamenco más conocidos:

El fandango

De origen árabe y portugués. Ha dado lugar a otros palos del flamenco como la granaína, la jaberas, las malagueñas y el taranto.

Las bulerías

Es un estilo alegre y dinámico que evoca jolgorio, bullicio. Es ese momento de la fiesta en el que los artistas se colocan en semicírculo y cada bailaor o bailaora va saliendo uno tras otro al centro para bailar un trozo de la pieza.

Los tangos

Es uno de los estilos más antiguos y su origen no está claro, algunos expertos aseguran que es afrocubano.

Cómo bailar sevillanas.
El flamenco es un baile a través del cual se pueden expresar todo tipo de emociones.

Las seguiriyas

Puro sentimiento, dolor y tristeza. Un cante lleno de emoción.

Las sevillanas

Sin duda el palo del flamenco más conocido. Se baila en pareja y suena en todas las ferias de Andalucía.

¿Te han entrado ganas de bailar flamenco? ¡No lo pienses más! En Superprof tenemos cientos de profes disponibles para que empieces con las clases de baile. Hay profesores particulares de flamenco por todo el territorio español así que seguro que encuentras un buen profe cerca de ti. Pueden darte clases particulares de flamenco en su academia, en tu domicilio e incluso clases online.

>

La plataforma que conecta profes particulares y estudiantes

1ª clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntúalo!

5,00 (4 nota(s))
Cargando...

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.