Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Los 12 edificios portugueses imprescindibles de visitar

Publicado por Marisol, el 29/06/2019 Blog > Idiomas > Portugués > Los Monumentos Más Bonitos de Portugal

«Formamos nuestros edificios; después ellos nos dan forma a nosotros» – Winston Churchill

En 2007, Portugal puso en marcha una lista de las siete maravillas de Portugal. Según una iniciativa apoyada por el Ministerio de Cultura de Portugal y el voto de los propios portugueses, se eligieron siete monumentos de entre 793 monumentos nacionales. Entre ellos, están la Torre de Belém, el Castillo de Óbidos o el Palacio da Pena, monumentos que merece la pena visitar si vas de viaje a Portugal.

Y si tú mismo vas a visitar Portugal, aquí tienes los doce monumentos más hermosos del país. Una gran manera de sumergirte en la historia y cultura portuguesa.

Descubre con Superprof nuestros consejos para visitar Portugal.

La Torre de Belém en Lisboa

Para comenzar a visitar Portugal, un gran número de turistas comienzan su viaje por la capital, Lisboa. Considerada una de las ciudades más bellas del país, Lisboa está llena de edificios y barrios imprescindibles, entre los que se encuentra la famosa Torre de Belém. En la parte superior, te espera unas vistas impresionantes. Es como la Torre Eiffel portuguesa.

Construida en el siglo XVI, la Torre de Belém tuvo como objetivo defender Lisboa a los pies de la ciudad. Luego se trasladó de su ubicación original tras un terremoto ocurrido en el siglo XVIII. El edificio fue catalogado como Monumento Nacional en el siglo XX.

El Monasterio de los Jerónimos en Lisboa

Monasterio de los Jerónimos en Lisboa ¡No te pierdas el claustro!

De estilo manuelino, como la Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos es uno de los monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No solo la construcción y la belleza de los edificios merecen detenerse durante unas horas, sino que también encontrarás el museo de la marina y un museo arqueológico.

También vale la pena visitar los arcos de la iglesia de Santa María porque conservan las sepulturas de los reyes más importantes de la historia de Portugal. Un viaje en el tiempo que te sumergirá en el secreto de la receta de los pasteis de Belém, inventados por los monjes de este monasterio. Al precio de 10 € la entrada, el Monasterio de los Jerónimos es una visita obligada de Portugal.

¿Te interesa conocer también las mejores ciudades de Portugal?

El Santuario de Bom Jesus Do Monte en Braga

El Santuario de Bom Jesus do Monte es un sitio religioso y turístico de la ciudad de Braga, al norte de Portugal. En este santuario, se puede admirar no solo una magnífica iglesia de inspiración barroca construida en el siglo XVIII, sino también y especialmente una gran escalera en zigzag llamada «el Camino Sagrado del Buen Jesús». Según la leyenda, los religiosos construyeron este enorme monumento donde vieron aparecer una cruz en el cielo.

Un funicular hidráulico permite a los visitantes, menos motivados por el desnivel de 116 metros, subir a la cima del santuario sin mucho esfuerzo mientras admiran las vistas que ofrece este hermoso edificio.

Palacio Nacional da Pena en Sintra

Sintra es una de las ciudades que no debes perderte durante una estancia en Portugal. Allí encontrarás el magnífico Palacio da Pena. Construido en medio de un parque de 200 hectáreas y en la cima de una cumbre, el palacio domina el entorno exponiéndose con colores brillantes como el rojo, el amarillo o el azul.

El palacio fue construido bajo el liderazgo del príncipe Fernando de Sajonia-Coburgo-Gota, un alemán que se convirtió en portugués por su alianza con la reina María II. Luego le pidió a Ludwig von Eschwege que construyera su futuro palacio sobre las ruinas de un antiguo monasterio jerónimo. La obra comenzó en 1839 y no se terminó hasta 1885, a la muerte del rey.

Visitar este palacio permite a los visitantes sumergirse en un conjunto de estilos arquitectónicos entre los estilos morisco, barroco, gótico y manuelino.

Castillo da Pena en Sintra Este edificio es imprescindible por su originalidad.

La Quinta da Regaleira en Sintra

Una vez en la ciudad de Sintra, sería una pena visitar solamente el Palacio da Pena, ya que hay otros monumentos que merecen la pena como, por ejemplo, la Quinta da Regaleira. Declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO y ubicado en el centro histórico de Sintra, el palacio y su parque de 4 hectáreas fueron creados por Antonio Augusto Carvalho Monteiro y Luigi Manini a principios del siglo XX.

El conjunto arquitectónico y el parque son hoy propiedad del Ayuntamiento, que los adquirió en 1997. Por lo tanto, el Ayuntamiento es el encargado de mantener el palacio y abrirlo al público para nuestro regocijo. Al visitarlo, podrás observar las numerosas referencias a la masonería y los templarios y descubrir todos los secretos de este impresionante monumento.

Echa un ojo también a nuestro artículo sobre el presupuesto necesario para viajar a Portugal.

El Convento de Cristo en Tomar

En Tomar, en el centro de Portugal, descubrirás este magnífico convento que perteneció en primer lugar a los templarios. Construido en el siglo XII, fue originalmente una fortaleza para la Orden del Templo. Cuando esta orden desapareció, los caballeros de la orden de Cristo ocuparon el edificio.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como la mayoría de los monumentos más bellos de Portugal, el convento es testigo de una arquitectura ecléctica de estilo gótico, manuelino, neoclásico y románico. Sus ocho claustros encantarán a los turistas más caprichosos y terminarán haciéndote amar Portugal.

El Monasterio de la Alcobaça en Lisboa

En la diócesis de Lisboa, pero un poco más al norte de la ciudad, el monasterio de Alcobaça es una de las siete maravillas de Portugal, un argumento que debería motivarte a hacer unos pocos kilómetros para descubrir este hermoso edificio construido en el siglo XII.

El monasterio es enorme y alberga algunas tumbas reales. Pero se le conoce más por la belleza de su estilo arquitectónico tomado del arte gótico cisterciense. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1989, el edificio merece visitarse durante unas horas.

El Castillo de Guimarães

También en la lista de las maravillas de Portugal, el Castillo de Guimarães, ubicado en la ciudad del mismo nombre al norte de Portugal, fue construido en el siglo X. Fue la residencia de Alfonso I, el primer rey de Portugal.

Fue Henri de Borgoña quien se hizo cargo de su construcción, destacando sus siete torres cuadradas. Sufrió algunas obras de refuerzo a lo largo de los siglos, pero permanece muy bien restaurado para el regocijo de sus visitantes. Abierto y gratuito durante todo el año, el castillo merece una visita. Solo la mazmorra es de pago.

El Monasterio de Batalha

Monasterio de Batalha en Portugal ¡La arquitectura del Monasterio es impresionante!

El Monasterio de Batalha es uno de los monumentos más famosos de la historia de Portugal, y con razón. La construcción del Monasterio comienza en el siglo XIV y es ordenado por el rey Juan I de Portugal. Contento por vencer a los castellanos y conseguir la independencia de los portugueses en 1385, el rey decide agradecer a Dios y construirle el monasterio más hermoso.

Así nació el Monasterio de Nuestra Señora de la Victoria en Batalha. El edificio, visible desde la carretera entre Lisboa y Oporto, refleja el arte gótico y el arte manuelino gracias a su claustro. Forma parte de los edificios declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO.

El Puente Dom Luis I

Si los castillos y los monasterios no son tu devoción, tal vez te guste el Puente Dom Louis I. Construido sobre el Duero en Portugal, el puente conecta Oporto con Vila Nova de Gaia. Esta obra arquitectónica, también declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue construida por un alumno de Gustave Eiffel.

El ingeniero Theophile Seyrig comenzó la obra en 1881 y terminó en 1886, fecha de la inauguración en presencia del rey Luis I de Portugal. El puente de metal está construido con dos pisos de 8m de ancho, uno para el ferrocarril, y otro para los automóviles. Original y moderno, este puente merece una visita si viajas por el norte de Portugal.

El Museo Nacional del Azulejo en Lisboa

Museo de los azulejos en Lisboa Los numerosos azulejos te impresionarán.

¡Imposible perderse el Museo Nacional del Azulejo! Ubicado en la capital portuguesa, en el corazón de un antiguo convento construido en 1509, el museo exhibe la mayor colección de azulejos y baldosas de cerámica.

En el distrito de Beato, el museo nacional te hará descubre el azulejo: una baldosa esmaltada y vitrificada en una de las caras. La oportunidad para que los turistas descubran este arte portugués mientras disfrutan de hermosos edificios del siglo XVI.

El Castillo de Óbidos

La ciudad de Óbidos es una de las visitas esenciales de un viaje a Portugal. Levantada en una colina, la ciudad, que significa «ciudadela» en latín, ha sido durante mucho tiempo una referencia para los romanos. Pero no es hasta el siglo VIII cuando los moros construyeron la fortificación. El conjunto arquitectónico se modificó posteriormente en los siglos XII y XIV.

De estilo manuelino, actualmente el castillo forma parte de las siete maravillas de Portugal. En su recinto, hoy en día hay un hotel de lujo. Para disfrutar del edificio y de la ciudad en general, ve en julio para participar en el festival medieval con desfile de disfraces, caballeros y trovadores para el disfrute de adultos y niños. ¡Una manera genial de descubrir el Portugal de antaño!

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar