Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Profesor particular de batería: determinar la tarifa adecuada

Publicado por Raquel, el 19/09/2018 Blog > Música > Batería > Cómo Fijar el Precio de las Clases de Bateria

«El papel principal del profesor es despertar la felicidad de trabajar y de conocer» – Albert Einstein

¿Hace tiempo que te planteas trabajar como profesor y dar clases de música y, más en concreto, de batería y percusión?

Antes de nada, debes saber que uno no se hace profesor de música de un día para otro. Para trasmitir el placer de tocar un instrumento en unas clases particulares, hay que prepararse previamente. Uno de los primeros pasos consiste en establecer una tarifa horaria.

Emprendedor: conocer las tarifas

Los profesores particulares, en su mayoría, son profesores autónomos que, por tanto, deben declarar su actividad y sus ingresos. A fin de cuentas, debemos recordar que trabajar en negro es ilegal y puede acarrear repercusiones, como sanciones económicas.

Lo primero que debes hacer cuando echar un vistazo a las tarifas establecidas pro otros profesores autónomos en tu ciudad o zona. ¿Por qué? Porque los precios de las clases impartidas por profesores particulares que trabajan por cuenta propia es diferente al de los docentes que están integrados en el cuerpo de profesorado de una academia o escuela. Los autónomos tienen que pagar una cuota fija mensual, además de las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF. Todos estos gastos se deben tener en cuenta a la hora de fijar una tarifa, ya que nuestro objetivo final es obtener ciertos beneficios.

Así, te aconsejamos que calcules de antemano tus cotizaciones a la Seguridad Social para hacerte una idea de qué ingresos netos tendrás a final de mes. Cuenta también con los gastos adicionales que esta actividad económica puede acarrear (material didáctico, transporte, etc.).

Ten en cuenta también que los profesores particulares de batería no suelen trabajar todos los días (de hecho, probablemente también trabajen más unos meses que otros), que dan clases a alumnos de distintos niveles, que las sesiones suelen ser individuales, etc.

Cuida el tiempo de tus sesiones. ¡El tiempo es oro!

Con estos factores puedes empezar a hacerte una idea del precio aproximado que debes fijar para que tus clases te resulten económicamente rentables.

Pero recuerda que la tarifa depende también de otros muchos criterios que debes valorar.

Las tarifas según el tipo de clase de batería

La tarifa de las clases de música, sea cual sea el instrumento (guitarra, piano, acordeón, flauta, harmónica, trompeta, bajo, batería, etc.), depende de la fórmula que ofrezcan los profesores y elijan los alumnos.

Puedes dar distintas opciones a los estudiantes para que encuentren el método que más les convenga.

La manera más frecuente de recibir clases particulares es tener una sesión cada semana. De esta manera, estableces un día y una hora con tu alumno y ambos os comprometéis a mantener un ritmo constante.

Te aconsejamos también que ofrezcas una tarifa en función de la frecuencia de las clases. No es lo mismo tener clases ocasionales (de vez en cuando, cuando el alumno quiera), que comprometerse a realizar un seguimiento semanal durante varios meses o incluso años.

Por lo general, los profesores suelen hacer pequeños descuentos a los alumnos que buscan sesiones regulares extendidas en el tiempo.

También debes marcar la duración de cada una de tus sesiones. Una sola hora quizás sea muy poco tiempo para dar una clase completa de batería. Necesitarás repasar un poco algunas nociones básicas de solfeo, realizar ciertos ejercicios y practicar alguna canción, por lo que una hora seguramente se te quede corta.

Como alternativa, puedes ofrecer clases de hora y media, de dos horas o incluso de tres, todo en función de tu disponibilidad y la de tus alumnos.

Por supuesto, el precio también tendrá que adaptarse a la duración de las sesiones.

Algunos profesores particulares ofrecen también cursos intensivos. Esta puede ser una opción estupenda para los estudiantes que quieran aprender a tocar la batería (o al menos las nociones básicas) en poco tiempo.

El precio de las clases también puede variar si eliges dar clases grupales. De hecho, quizás sepas varios instrumentos y te interese dar clases de música a varias personas a la vez.

No te olvides tampoco de ofrecer una primera hora de clase gratuita de toma de contacto, para conocer a tus alumnos y que te conozcan.

Encontrar la tarifa perfecta en función de la competencia

Como en todos los negocios, la competencia puede ser difícil, por lo que tienes que ser capaz de destacar con un precio atractivo, sin que se aleje demasiado de la media. Por eso, antes de decantarte por una tarifa, te recomendamos que eches un vistazo a las de tus compañeros de profesión que trabajen en tu ciudad o en tu zona.

¿Darías clases a varios alumnos a la vez? Adapta tu tarifa al tipo de clase: individual o grupal.

A fin de cuentas, como es lógico, una clase de batería en una ciudad como Madrid o Barcelona no costará lo mismo que en un pueblo de Castilla o Asturias. Para que te hagas una idea, en toda España el precio mínimo de una clase de batería ronda los 9€, mientras que el máximo llega a los 50€. ¿Por qué? Porque a la hora de marcar una tarifa, entran en juego muchos factores: zona geográfica, experiencia docente, nivel de los alumnos, materiales necesarios, etc.

No dudes tampoco en echar un vistazo a los precios de las academias y escuelas de música. Sus tarifas pueden servirte como referente a la hora de tomar una decisión.

Fijar el precio en función de los estudios y la experiencia profesional

Blues, Blues-Rock, country, funk, disco, reggae, Rock, Pop, Brit-pop, Punk… Cada músico tiene su estilo propio. Por eso, nosotros te aconsejamos que no renuncies a él a la hora de dar clases, ya que, a fin de cuentas, quizás sea uno de los motivos por los que un alumno se ponga en contacto contigo. Tu personalidad y tu experiencia harán el resto.

El nivel formativo del profesor es otro de los factores que determinan la tarifa de sus clases. Además, muchos alumnos se fijarán en la experiencia de sus posibles profesores antes de tomar una decisión.

Cuanto más extensas sean tu formación y tu experiencia, mayor será la tarifa que puedas establecer.

Eso no quiere decir que, si no tienes experiencia, tengas que regalar las clases. Hay que buscar un equilibrio. Un músico principiante seguramente busque un profesor con quizás poca experiencia porque lo más probable es que sus tarifas sean más reducidas. Así que aprovecha este tipo de estudiantes para ganar experiencia y hacer que tu tarifa vaya aumentando poco a poco con el paso del tiempo.

Al fin y al cabo, que fijes una tarifa no quiere decir que no la puedas cambiar nunca. ¡Todo lo contario!

A medida que vayas adquiriendo competencias (clases de batería, improvisación, clases de solfeo, rítmica, tempo, cultura musical, técnica, etc.), el precio de tus clases irá aumentando.

Te aconsejamos que vayas variando el tipo de actividades didácticas para que los alumnos disfruten aprendiendo a dominar cada una de las partes de la batería: el bombo, los platillos, las cajas, etc.

Los alumnos pagarán más a profesores con mayor formación. Tu experiencia también es importante a la hora de marcar un precio.

Muchos profesores de música han aprendido a tocar la batería de manera autodidacta. Si ese es tu caso, aprovecha los trucos y los recursos que tú mismo utilizabas para ayudar a tus alumnos en el proceso de aprendizaje y ayudarles a sortear todas las dificultades que se vayan encontrando.

También puedes aprovechar tu dominio de otros instrumentos (saxofón, clarinete, ukelele, trombón, contrabajo, violonchelo, violín, flauta travesera, guitarra eléctrica, etc.). Ya sea en clases grupales o individuales, puedes aprovechar para reunir a alumnos de distintos instrumentos y aumentar así tus beneficios/hora.

Aprender a tocar la batería junto con otros instrumentos permitirá a los alumnos entender mejor la música en su conjunto.

¡No te pierdas nuestros consejos para preparar las clases de batería!

Cuida tu perfil para justificar tu tarifa

Para encontrar alumnos tienes que saber venderte. Puedes empezar por redactar un anuncio claro y completo en el soporte que prefieras. Ya sea en Internet o en un tablón, tu anuncio tiene que incluir toda la información necesaria para que el precio de tus clases parezca coherente.

Si tienes una titulación del conservatorio, o cualquier otro tipo de diploma, indícalo. Cuando más cuides tu perfil, más alumnos se pondrán en contacto contigo y entenderán el precio que les marques.

Por el contrario, si tu anuncio solo contiene el título «Clases de batería» y tus datos de contacto, los alumnos probablemente duden de tu nivel, del tipo de clases que impartas, etc.

Si publicas un anuncio en Internet, presta también atención a tu reputación. Para ello, te recomendamos que pidas a tus primeros alumnos que dejen algún comentario en tu página.

Cuantos más comentarios positivos tengas, más alumnos estarán dispuestos a pagar el precio que marques para darles clase.

Una tarifa según el perfil de tus alumnos

Algunos alumnos son más complicados que otros y exigen una mayor atención por parte del docente. Por eso, puedes ajustar también tu tarifa en función del perfil de los alumnos. Para ello, te recomendamos que la establezcas dependiendo, por ejemplo, de su nivel.

Los alumnos más avanzados necesitarán un profesor que pueda ayudarles a perfeccionar sus conocimientos y su técnica para que puedan seguir progresando. A ellos no les valdrá un profesor cualquiera, ya que probablemente busquen a alguien más cualificado. Así, cuanto mayor el nivel del alumno, mayor la tarifa del profesor.

Cuida hasta el más mínimo detalle de tus anuncios. ¡Recuerda que tienes que cuidar bien tu presentación!

Para enseñar las bases de este instrumento a alumnos principiantes, por el contrario, no hace falta ser un músico de orquesta con años de experiencia, por lo que las tarifas serán inferiores.

Por otro lado, cada alumno tiene unas expectativas, y estas marcarán el tipo de tareas que te exijan; en consecuencia, tú también puedes ajustar el precio. Haz un baremo para que la variación de precios sea clara desde un principio.

No te olvides de que puedes ir aplicando descuentos a tus tarifas para los alumnos que estén más tiempo contigo. Es una estrategia de fidelización que te puede ayudar a conservar a tus alumnos más tiempo y agradecerles la confianza que depositan en ti.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 2 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar