Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Todo lo que debes saber para hacerte profe de batería

Publicado por Raquel, el 17/09/2018 Blog > Música > Batería > Cómo Dar Clases de Bateria

«La música es tan grande como el Universo, solo hay que atreverse» – Henry Salvador.

La música forma parte de nuestro día a día. En el transporte público, en casa, en el coche, de compras… La escuchamos todo el tiempo, sea cual sea el estilo y estemos donde estemos.

Según un estudio realizado por la plataforma de streaming Deezer, «los gustos musicales cambian radicalmente a partir de los 30 años». Puede que llegada a esta edad quieras sacar partido a tu pasión por la batería y, de ser así, ¿por qué no contemplas una reconversión profesional y te haces profe de música?

Sea como sea el camino que te lleve a tomar esta decisión, aquí compartimos contigo información útil para que ejerzas esta nueva actividad económica.

¿Hay que tener un título para dar clases de batería?

Esta es una de las preguntas estrella cuando alguien se plantea desarrollar un recorrido laboral, especialmente en el ámbito artístico. Pintura, dibujo, música, escultura, fotografía… todas estas disciplinas, por muchos concebidos como aficiones, pueden convertirse en toda una carrera profesional.

¿Hay algún curso de formación docente? ¿Hace falta algún certificado pedagógico para dar clases de música?

Pues bien, todo depende de la modalidad de enseñanza que elijas.

Algunos establecimientos, como los conservatorios o las escuelas de música, buscan profesores con titulaciones oficiales. Otros, más que certificados, buscan docentes con experiencia en el ámbito de la música y la docencia.

Un diploma puede ayudarte en distintos ámbitos. Los conservatorios te ayudan a recibir una formación musical completa (solfeo, práctica instrumental, teoría musical, etc.), por lo que si tienes el título de graduado en el conservatorio (Grado Elemental, Superior o Profesional), significa que tus conocimientos musicales son avanzados. Un certificado de conservatorio, por tanto, es como una garantía de calidad.

Certificados oficiales para enseñar a tocar la batería. ¿Hace falta algún título para dar clase de música?

Del mismo modo, una titulación en pedagogía o docencia (como el Máster de Formación de Profesorado) puede ayudarte a adquirir la experiencia que necesitas en el mundo de la enseñanza, para que aprendas a trasmitir tus conocimientos. Así, un certificado de este tipo será también un sello de calidad para tus alumnos, que entenderán que has recibido la formación necesaria para aplicar una metodología adecuada a tus clases.

Sin embargo, debemos admitir que también puedes ser profesor de batería sin ningún título acreditativo. ¿Cómo? Pues haciéndote profesor particular, por ejemplo.

Muchos músicos se hacen profesor particulares para llegar mejor a fin de mes o simplemente por pura vocación. Y es que también puedes vivir de tus clases si trabajas como autónomo. ¿Nunca te lo habías planteado?

Guitarra, acordeón, flauta, trompeta, piano, harmónica, banjo, batería… No te puedes ni imaginar la enorme demanda de clases particulares de música que hay en el mercado actual.

Los alumnos se fijarán en tu manera de tocar, te pedirán consejos, descubrirán contigo nuevos estilos musicales (jazz, rock, reggae, etc.), y para ofrecerles todo esto no es imprescindible que tengas un título. De hecho, hay profesores certificados que no tienen las aptitudes necesarias para trasmitir saberes. Por eso, el profesor perfecto no es aquel que tiene todo el conocimiento, sino aquel que es capaz de compartirlo con explicaciones claras y adaptadas a cada alumno. Su personalidad, por tanto, es un factor también muy importante.

Si no tienes una titulación, además de dar clases particulares, también puedes ofrecer tus servicios en asociaciones. Estas entidades suelen buscar a voluntarios apasionados que disfruten enseñando y, por lo general, no les piden una certificación específica.

Así que ya sabes, el hecho de no tener un título no significa que no puedas dedicarte a la enseñanza.

Qué tarifa establecer para unas clases de batería

Cuando empiezas a trabajar como profesor particular de batería, no siempre es fácil saber cómo darse a conocer ni qué tarifa establecer para cada hora de clase. ¿Cuánto cobrarías por cada sesión?

El error de los principiantes es que se subestiman y establecen una tarifa muy baja porque no tienen experiencia.

Sin embargo, eso puede dar una mala imagen a tus futuros alumnos. Si ven que el precio de tus clases es demasiado bajo, pueden pensar que eres un principiante y que no tienes las competencias ni la capacidad necesaria para enseñar a tocar la batería.

Que estés empezando a dar clases no quiere decir que no estés cualificado para enseñar correctamente. Seguramente tienes algunas competencias que puedes explotar, como podría ser tu experiencia tocando para un grupo.

Tarifa de una sesión de enseñanza. ¿Cuánto cobrarías por cada hora de clase?

Entonces, ¿cómo puedes saber qué tarifa es la indicada para tus clases?

Para establecer un precio, lo primero que debes hacer es echar un vistazo a las tarifas del resto de profesores de tu zona. En la plataforma de Superprof, el precio de una hora de clase puede variar mucho de unos profes a otros por diversos factores. Si bien unos cobran 10€, otros pueden llegar a facturar 50€ por cada sesión.

Te animamos a que eches también un vistazo a la tarifa de las clases de música de otros instrumentos (piano, guitarra, saxofón, violín, flauta travesera…). De este modo te harás una idea de la variedad de precios del mercado.

Has de tener en cuenta también, que el precio de una hora de clase depende de diversos criterios, como de la ciudad (o el barrio dentro de una ciudad), la experiencia del profesor, el nivel del alumno, etc. Como es lógico, unas clases de nivel avanzado en Madrid con un profesor doctorado serán considerablemente más caras que otras de nivel inicial en Gijón con un estudiante de musicología, ¿no crees?

Por otro lado, deberás tener en cuenta que la tarifa también variará si el profesor se tiene que desplazar a la casa del alumno y de si las sesiones son individuales o grupales.

Sea como sea, te aconsejamos que te mantengas en la media para que tus alumnos no se espanten y para que no te malvendas.

Cómo darse a conocer como profesor de batería

Cada vez son más las personas que se adentran en el mercado de las clases particulares. Apoyo escolar, clases de música, clases de lengua… Cualquier disciplina se puede enseñar y aprender.

Ser profesor particular freelance es una manera de disfrutar de cierta autonomía en el mundo decente, de elegir unos horarios flexibles y de escoger qué impartir.

Y cuando enseñamos lo que más nos gusta, es muy fácil disfrutar trabajando y compartiendo saberes. Pero, ¿sabes sabrías cómo darte a conocer cuando estás empezando?

Tendrás que saber hacerte un nombre y encontrar tus primeros alumnos para que tu carrera docente empiece a despegar.

Publica un anuncio online para encontrar alumnos. ¡Puedes darte a conocer por Internet!

Por suerte, hoy en día hay muchos medios que te permiten publicitarte ante un gran número de personas. La técnica más antigua consiste en colgar anuncios por todas partes: en tiendas de tu barrio, en centros comerciales, en las puertas de los conservatorios y centros educativos, en tablones de universidades, etc. Eso sí, como los tablones suelen estar a rebosar, tendrás que saber cómo captar la atención de tus potenciales alumnos.

También puedes crear una página web o publicar un anuncio en Internet, en el que incluyas todos los detalles que puedan interesar a aquellos que quieran aprender a tocar la batería y estén buscando un profe particular.

Para ello, empieza por explicar qué tipo de clases ofreces (improvisación, lectura de partituras, solfeo, iniciación, orquesta, etc.) y en qué modalidad (cursos intensivos, clases semanales, sesiones presenciales, clases a distancia…).

No dudes en incluir vídeos demostrativos e incluso fotos para captar mejor la atención de todos los que se crucen con tu perfil.

Además, los profesores de música suelen tocar más de un instrumento (batería acústica, eléctrica, guitarra, sintetizador, yembe, trombón, ukelele, violonchelo, clarinete, etc.). Si es tu caso, no dudes en incluirlo en tu descripción.

Una vez que hayas creado tu perfil, no tendrás más que publicarlo y compartirlo en redes sociales o tarjetas de visita. Verás cómo en cuestión de días (incluso horas), empiezas a recibir correos y llamadas.

Cómo organizar unas clases de batería

No siempre es fácil preparar unas clases de batería, sobre todo si no tenemos experiencia en el mundo de la docencia. No obstante, lo más importante es que te organices bien y crees unas clases adaptadas a cada uno de tus alumnos.

Para ello, tienes que preparar tus clases con antelación.

Los profesores de música con más experiencia son capaces de improvisar y dar unas clases pedagógicas y lúdicas. Pero si estás empezando, lo mejor es que te anticipes a las necesidades de tus alumnos y organices tus materiales de antemano.

Ajusta tus clases a la experiencia de tus estudiantes. Antes de nada, tienes que evaluar el nivel de tu alumno.

Tendrás también que cuidar mucho el entorno en el que vayas a trabajar con tus alumnos, sobre todo si las clases tienen lugar en tu domicilio. Para ello, lo primero que tienes que hacer es conseguir una batería ―ten en cuenta que tus alumnos no podrán desplazarse hasta tu casa con toda una batería a cuestas―.

Dedica tiempo a conocer a tus alumnos y a escucharles para saber qué esperan de ti y qué objetivos quieren alcanzar (aprender las bases de la batería, entender cómo utilizar los pedales, dominar los movimientos de baquetas, etc.). Cada alumno debe avanzar y perfeccionar sus competencias paso a paso pero siempre en función de los objetivos que quiera alcanzar.

También es importante que hagas caso a tu instinto y a tus gustos musicales (música actual, funk, rock, jazz, etc.) para enseñar con toda tu pasión. Utiliza tus conocimientos y el ámbito en el que te sientes más a gusto para dar tus clases. Tanto tus alumnos como tú saldréis ganando: tú te sentirás en tu salsa y ellos estarán más cómodos.

Las clases de batería se pueden combinar con clases de cnato, de bajo, de solfeo, etc., con el objetivo de que las sesiones sean lo más completas posible, como las impartidas en las escuelas de música o conservatorios.

Ante todo, debes disfrutar tocando la batería.

Para ayudarte a ir un paso más allá a la hora de preparar tus clases, puedes apoyarte en una estructura general para clases de música, un esquema que puedas seguir en cada sesión.

El modelo más común consiste en empezar por ejercicios sencillos de calentamiento, seguidos del aprendizaje de una nueva técnica para terminar tocando una canción. Este esquema por sencillo que parezca, se puede adaptar a todos los niveles y hacer que tus alumnos avancen día tras día.

Ya seas profesor de música autodidacta o hayas estudiado en un conservatorio, tienes la potestad de decidir cómo organizar tus propias clases de la mejor manera posible para disfrutar con la enseñanza y hacer que tus alumnos también disfruten aprendiendo.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 2 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar