Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Qué aspectos cuidar para hacer una entrevista de trabajo

Publicado por Marisol, el 10/09/2019 Blog > Arte y ocio > Desarrollo Profesional > Cómo Prepararte una Entrevista de Trabajo

«Al que te diga que se ha enriquecido con el trabajo, pregunta: ¿de quién?» – Don Marquis (1878-1937)

Encontrar trabajo, en una situación de alto desempleo estructural, donde los puntos fuertes de los candidatos marcan la competencia entre unos y otros en el «mercado laboral», no suele resultar fácil. Pasar una buena entrevista de trabajo puede parecerse a hacer una carrera de obstáculos.

Según un estudio realizado por la firma de contratación Robert Walters, cada candidato debe reunirse con al menos tres personas, de media, durante un proceso de contratación. Y en aproximadamente el 50 % de los casos, también se necesitan tres entrevistas antes de que un candidato consiga un trabajo.

Por lo tanto, es necesario demostrar tus puntos fuertes, dar una buena impresión y destacar. ¡Aquí tienes nuestras ideas para prepararte una entrevista de trabajo!

Preparación de la entrevista: analizar la descripción del puesto

La entrevista de trabajo, después de escribir un currículum y una carta de presentación, es lo esencial para conseguir una futura colaboración, que debe prepararse cuidadosamente.

Analizar la oferta de trabajo para pasar la entrevista Paso 1: analizar la oferta de trabajo e identificar las habilidades requeridas. Aquí tienes un ejemplo de búsqueda de empleo en Infojobs.

Esta entrevista profesional debe servir para marcar la diferencia y resaltar a un candidato entre todos los demás.

Desde el punto de vista gerencial, la entrevista individual sirve para reducir las asimetrías de información existentes naturalmente entre dos personas que no tienen el mismo nivel jerárquico: el candidato tiene que encontrar trabajo, la empresa intenta encontrar el mejor perfil.

Encontrar trabajo es a veces tan importante para el candidato que hay información que este le oculta a la empresa voluntariamente para tener más posibilidades. El objetivo no es manipular, sino dar la impresión de que uno es el mejor para la oferta de trabajo.

Por correo electrónico, te dicen que vayas a una entrevista de trabajo:

«Hola, gracias por su interés en nuestra empresa. Su solicitud ha llamado nuestra atención y nos gustaría conocerle el martes 10 de septiembre de 2019 a las 10 a.m. Gracias de antemano por confirmar su disponibilidad».

Prepararse para una entrevista requiere tiempo, pero puede suceder que no tengas ese tiempo. Entonces, ¿cómo te puedes preparar una entrevista en uno o dos días? Te damos algunos consejos.

En la primera línea de cosas que hacer, es recomendable analizar la descripción del trabajo para recopilar los elementos importantes de la oferta. Esto te ayudará a tener un conocimiento detallado del tipo de puesto que se ha solicitado: la naturaleza del puesto, las tareas, las habilidades profesionales requeridas, la formación deseada, la experiencia deseada, la cantidad de horas que hay que trabajar, la remuneración, etc.

En esencia, este paso básico te permitirá enumerar tus puntos fuertes y débiles para cumplir con los requisitos requeridos, como por ejemplo capacidad de trabajo en equipo, resistencia al estrés, habilidades interpersonales, rigor, autonomía, habilidades de escritura, habilidades de redes sociales, conocimiento en marketing web, buena cultura corporativa, excelente nivel de inglés, etc.

Para ocupar un puesto en turismo, por ejemplo, subraya tus conocimientos de varios idiomas, tu autonomía, tu gusto por viajar, el marketing, etc.

Informarse sobre la empresa que contrata

Siguiente paso: informarse sobre la empresa. 

Informarse sobre la empresa que contrata Para conocer los mercados, las filiales y la política de gestión de un grupo mundialmente famoso, ¿dónde obtener información?

La prensa, las redes sociales (Facebook, Twitter, LinkedIn), los foros y los sitios web pueden aportarte muchos datos sobre la empresa: facturación, fecha de fundación, situación económica y mercados. Sin duda, en Internet encontrarás toda la información necesaria sobre el recorrido de la empresa.

A menudo, conocerás el nombre de la empresa que contrata: sabremos si es un grupo grande (Endesa, Mercadona, Inditex, Repsol, El Corte Inglés…), una PYME o una empresa familiar.

Lo menos que puedes hacer es consultar el sitio web de la empresa, donde enumera todos los productos y servicios que ofrece, los proyectos en curso, los clientes que ha tenido, los nombres de los responsables de la dirección, etc.

¿Es un sitio de comercio electrónico? ¿Hay varias agencias, cuántas tiendas hay en España y en el extranjero? ¿Cuáles son los volúmenes de importación y exportación (si los hay)? ¿Ha habido fusiones y adquisiciones, inversiones directas en el extranjero (para grupos muy grandes)?

Además, es habitual que haya una revista de comunicación interna a la que se haga referencia en la web. Los blogs y los artículos de prensa pueden proporcionar información sobre el entorno de la empresa, como por ejemplo si los empleados visten con traje y corbata o más informales. Así, las fotos te proporcionarán información sobre el código de vestimenta que deberás llevar el día de la entrevista.

Siguiente paso: interesarte sobre la red de la empresa.

Es posible que hayas sido becario en el mismo puesto, tal vez conozcas a colaboradores antiguos ​​o actuales o conozcas a algunas personas que hayan trabajado allí. Pues estas personas pueden hablarte sobre la vida de la empresa, el ambiente, la gestión, los salarios, la política de contratación, etc.

Mark Granovetter, un sociólogo estadounidense nacido en 1943, es famoso por teorizar el impacto de las redes sociales, tema abordado más tarde por P. Bourdieu (1930-2002), en la búsqueda de empleo. Esta teoría se llama «la fuerza de los vínculos débiles». 

Según él, las personas más distantes en una red de contactos son las más propensas a proporcionar información para conseguir un trabajo, en lugar de las personas de un círculo cercano (familiares y amigos), porque la información es demasiado redundante en una red de vínculos fuertes. De ahí, para simplificarlo, la idea de la fuerza de los vínculos débiles (es decir, distantes).

Por tanto, no debemos pasar por alto a los trabajadores o personas relacionadas con la empresa que conocemos poco, ya que ¡pueden ayudarnos a tener éxito en una entrevista de trabajo!

Reflexionar sobre tus virtudes y defectos

Para obtener el trabajo ideal, debes mirar el CV que enviaste para la solicitud y enumerar las virtudes y defectos de tu personalidad.

Reflexionar sobre tus virtudes y defectos ¿Cuáles son tus mayores defectos?

Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué experiencias te hacen sentir cómodo con este trabajo?
  • ¿Cuáles son las ventajas de negociar tu salario?
  • ¿Cómo convencer de tu legitimidad?

La empatía (ponerse en el lugar del reclutador) es una parte importante del proceso de contratación: ¿cuáles son los elementos que podrían hacer que te reclute a ti, en lugar de a otra persona? ¿Qué experiencias puedes destacar durante la entrevista y cuáles son las que deberías mencionar rápidamente, sin pensar en ello?

Hacer una entrevista es la oportunidad para que el reclutador descubra tu personalidad: es hora de concentrarse en las actividades extraprofesionales (voluntariado, deporte, música, idiomas, etc.).

Es conveniente resaltar aspectos como experiencias de vida en el extranjero, idiomas hablados, membresía en asociaciones, aficiones, experiencias de supervisión (enseñanza, gestión de equipos, etc.). En cualquier caso, el reclutador seguramente pronunciará el famoso «Háblame de ti».

Es importante ser consciente de tus defectos, simplemente para no vacilar durante las preguntas embarazosas, para poder salir airoso o argumentar sobre tus cualidades.

Por ejemplo: «Mi experiencia es pobre en marketing de productos, pero conozco todas las técnicas de SEO (SEO, SEA, SMO) y esto no obstaculiza mi determinación de aportar mis conocimientos a su empresa».

No olvides los defectos porque en cualquier momento el reclutador los verá, ya que los gestos y la comunicación no verbal dicen mucho más que las palabras. Además, hablar sobre tus defectos te hará parecer sincero, pero ten cuidado de no detallar demasiado o resaltar un defecto que haga que no te contraten.

Realizar una simulación de entrevista

Aquí es donde entramos en materia. Igual que para preparar el oral de inglés o cualquier otro examen, se recomienda encarecidamente practicar tu discurso en casa, antes de la entrevista.

Por una simple razón. Prepararte un párrafo para presentarte y describir brevemente tu formación y tu experiencia laboral te ayudará a no vacilar ni improvisar. Es un poco como un músico que repite su partitura antes de un concierto…

Esta simulación de entrevista te ayudará a trabajar en tu discurso, el lenguaje corporal y la confianza en ti mismo, para que desde los primeros segundos causes una buena primera impresión.

También puedes recurrir a la experiencia de un coach de trabajo en Superprof si tienes los medios financieros para pagar un coach profesional a domicilio.

Es aconsejable prepararse diez o quince preguntas recurrentes. Al prepararlas, no darás la impresión de quedarte en blanco y sabrás cómo responder. Estas preguntas de contratación no están destinadas a «pillarte», sino a saber desde los primeros minutos si eres el candidato correcto.

El lenguaje corporal es fundamental: un apretón de manos firme (no tener las manos sudorosas) y la actitud (sonreír un poco, ser correcto) son señales para detectar si estás incómodo o más bien sereno.

Cuidar tu aspecto el día de la entrevista

Cuidar el aspecto en una entrevista de trabajo ¡Es el gran día! Traje, corbata, zapatos de cuero: ¡triunfaré en mi entrevista!

¿Crees que te la has preparado bien? ¿El día D es mañana? Pues ahora debes reunir, o comprar, todo lo que te ayudará a tener buen aspecto para causar una buena impresión.

Debes pensar en cómo vestirte. Por supuesto, debes evitar ponerte unas zapatillas, una camiseta ensanchada y unos vaqueros.

Aquí tienes, más allá del código de vestimenta, una lista de cosas que puedes llevar para la primera entrevista:

  • La descripción del trabajo,
  • La convocatoria de la entrevista,
  • Varias copias de tu CV,
  • Títulos (licenciatura, máster, doctorado, etc.),
  • Un portafolios (para puestos creativos en diseño gráfico, comunicación, informática, arquitectura, etc.),
  • Bolígrafos y un cuaderno.

Último consejo: ¡no llegues tarde! Todo el mundo aprecia la puntualidad.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…
avatar