Enseñar es aprender dos veces.

Joseph Joubert, ensayista francés.

La profesión de investigador puede ejercerse de dos formas: puedes ser única y exclusivamente investigador o puedes ser docente-investigador. Es perfecto si quieres tener varios sombreros: la de transmisor de conocimientos y la de búsqueda de aprendizaje permanente.

En este artículo te explicamos detalladamente cómo convertirse en docente-investigador para que tomes una decisión teniendo sobre la mesa toda la información pertinente.

Los mejores profesores disponibles
Felipe
4,8
4,8 (5 opiniones)
Felipe
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (11 opiniones)
Rodrigo
18€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (9 opiniones)
Rodrigo
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Patricia
4,9
4,9 (71 opiniones)
Patricia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mina
5
5 (20 opiniones)
Mina
40€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jesus
5
5 (1 opiniones)
Jesus
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Kasia
4,9
4,9 (31 opiniones)
Kasia
27€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jose miguel
5
5 (3 opiniones)
Jose miguel
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Elena
5
5 (6 opiniones)
Elena
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Antonio
4,9
4,9 (15 opiniones)
Antonio
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pamela
4,9
4,9 (13 opiniones)
Pamela
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (12 opiniones)
Pablo
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Natalia
4,9
4,9 (7 opiniones)
Natalia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
4,9
4,9 (20 opiniones)
Juan
17€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Guadalupe pilar
5
5 (39 opiniones)
Guadalupe pilar
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
5
5 (11 opiniones)
Juan
22€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Felipe
4,8
4,8 (5 opiniones)
Felipe
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (11 opiniones)
Rodrigo
18€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Rodrigo
5
5 (9 opiniones)
Rodrigo
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Patricia
4,9
4,9 (71 opiniones)
Patricia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Mina
5
5 (20 opiniones)
Mina
40€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jesus
5
5 (1 opiniones)
Jesus
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Kasia
4,9
4,9 (31 opiniones)
Kasia
27€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jose miguel
5
5 (3 opiniones)
Jose miguel
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Elena
5
5 (6 opiniones)
Elena
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Antonio
4,9
4,9 (15 opiniones)
Antonio
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pamela
4,9
4,9 (13 opiniones)
Pamela
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Pablo
5
5 (12 opiniones)
Pablo
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Natalia
4,9
4,9 (7 opiniones)
Natalia
20€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
4,9
4,9 (20 opiniones)
Juan
17€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Guadalupe pilar
5
5 (39 opiniones)
Guadalupe pilar
30€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Juan
5
5 (11 opiniones)
Juan
22€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Vamos

¿Qué titulación se necesita para ser docente-investigador?

Mano con un título universitario.
Te esperan como mínimo 8 años de estudios...

No todo el mundo llega a ser docente investigador. Se trata de un camino largo y a menudo difícil, que puede hacer que muchos abandonen. Lo primero que tienes que tener claro es que hay que estudiar.

Para poder acceder a una plaza de docente investigador debes haber estudiado un grado universitario, posteriormente un máster oficial y luego hacer el doctorado. Por lo que nos ponemos fácilmente en 8 años de estudios, siempre y cuando vayamos sacando todo a la primera y no hayamos repetido.

La tesis se realiza a lo largo de, mínimo, 3 años, pero es habitual que la gente tarde más. Además, depende del tema y de la rama de estudios. En España hay dos posibles tiempos para hacer la tesis:

  • A tiempo completo. La tesis hay que acabarla en tres años; aunque existe la posibilidad de pedir otro año de prórroga y, excepcionalmente, otro más (máximo: 5 años).
  • A tiempo parcial. La tesis debe concluirse en cinco años; aunque existe la posibilidad de pedir una prórroga de dos años más y, excepcionalmente, otra de otro año más (máximo: 8 años).

Simplemente hay que tener en cuenta la fecha de la primera matrícula para calcular el tiempo del que disponemos. Que al principio tres o cinco años pueden parecernos una eternidad; pero lo cierto es que es un tiempo que pasa bastante rápido y más si lo combinamos con otras actividades.

En cuanto a las disciplinas que escoger, ¡hay donde elegir! Aunque siempre acorde a lo que hemos estudiado anteriormente.

Derecho, economía, gestión, ciencias, salud, letras, humanidades... Puedes hacer el doctorado en decenas de disciplinas. Lo lógico es que se le des continuidad a algunos de los trabajos que has realizado durante tu grado o máster, como el TFG o el TFM.

Al igual que para el trabajo de fin de grado y el trabajo de fin de máster, cuando acabas la tesis tienes que defenderla ante un tribunal. A partir de ahí, y siempre y cuando apruebes, podrás pasar a dar conferencias previa postulación. ¿Te imaginas siendo maestro de conferencias?

assignment_turned_in

¿Sabías que...?

Mientras que preparas tu tesis, puedes ser profesor ayudante y dar unas horas de clase en un grado universitario a la vez que investigas. Es una buena puerta de entrada para convertirse en docente-investigador.

Una vez que hayas concluido tu tesis y ya hayas dado clases en la universidad, el camino todavía no se ha acabado. Debes pasar unas oposiciones para hacerte con una plaza de profesor titular universitario en la universidad pública.

Así mismo, es necesario presentar méritos en la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación), que te explicaremos pormenorizadamente a continuación.

¿Cómo encontrar un puesto de docente-investigador?

Persona mirando por un microscopio.
Es importante que tengas un profesor titular de confianza.

La primera cosa que hay que hacer para encontrar tu futuro trabajo como docente investigador: dar lo máximo durante tus estudios universitarios. Es en este momento en el que los profesores titulares comienzan a captar a los alumnos que ven que pueden seguir sus pasos.

No hay una fecha exacta en la que se publiquen todos los puestos vacantes de profesor universitario cada año, por lo que tienes que ir consultando regularmente las páginas oficiales en las que se publica esta información.

Aunque lo cierto es que lo más habitual es que acabes teniendo una plaza en la misma universidad en la que has estudiado y/o hecho la tesis, por lo que seguramente sabrás de primera mano cuándo se va a abrir la convocatoria para una plaza en tu universidad, ¡y más si te interesa!

work

¿Dónde encontrar los puestos vacantes?

En el apartado de Servicio de Personal Docente e Investigador de cada universidad se deben publicar las ofertas vacantes.

Entonces, ¿qué necesito para poder presentarme a un puesto de docente universitario y cuándo? Te lo detallamos a continuación:

Primero: realizar estudios superiores.

Tener un grado y un máster con una buena media y matricularse en el doctorado.

Segundo: especializarse en el ámbito de la investigación.

Es altamente recomendable, por no decir imprescindible, realizar un curso de formación de uno o dos años en los que se cursan asignaturas específicas de investigación. También se valorará tener experiencia en empresa y un CV impecable.

Tercero: comenzar a investigar y a publicar.

Ahora comienza el verdadero trabajo de investigación, llamado DEA (Diploma de Estudios Avanzados), que es una revisión exhaustiva de lo que será la futura tesis doctoral con límite máximo de 5 años.

Además de realizar la tesis, es necesario haber publicado y haber impartido docencia al menos 60 horas anuales.

Cuarto: presentar los méritos.

Hay que presentar los méritos que tengas en la ANECA. Los resultados de estos méritos se ponderan en cuatro apartados: publicaciones, horas de docencia, formación académica y experiencia en gestión y administración educativa.

Quinto: conseguir un puesto de profesor contratado doctor.

Aún no tienes plaza ni eres profesor titular universitario, pero estás en camino y cada vez más cerca. Se valorará también que hayas realizado estancias de docencia en universidades extranjeras o de investigación.

Sexto: conseguir un puesto de profesor titular.

Debes pasar de nuevo por la ANECA para presentar méritos. De esta vez serán más exigente y se hará una evaluación exhaustiva del impacto de tus publicaciones, los manuales docentes que has publicado, las estancias de movilidad, la formación continua, la asistencia a congresos, etcétera.

Séptimo: sacar plaza mediante oposición.

Esto ya sería el culmen del profesor universitario. El sueño de muchos. Como para cualquier plaza de funcionario público, hay que hacer una oposición, en la que tienes que presentarte ante el Tribunal de la Universidad en la que ha salido la plaza de profesor titular.

Resumen de los pasos que hay que seguir para ser docente-investigador

  1. Realizar estudios superiores.
  2. Especializarse en el ámbito de la investigación.
  3. Comenzar a investigar y a publicar.
  4. Presentar los méritos.
  5. Conseguir un puesto de profesor contratado doctor.
  6. Conseguir un puesto de profesor titular.
  7. Sacar plaza mediante oposición.

Ventajas e inconvenientes de ser docente-investigador

¿Te estás preguntado si ser docente-investigador es lo tuyo? Lee los siguientes apartados para poder tener una opinión al respecto y luego decidir.

Profesor universitario dando clase.
Dar clases en la universidad es diferente que en otros niveles.

Primera ventaja: tener libertad de cátedra.

Al principio es posible que no puedas elegir siempre qué temas tratar o en qué proyectos involucrarte; pero luego sí. Terminarás siendo la persona con poder de decisión.

Así mismo, los profesores universitarios tienen libertad de enseñanza en sus clases.

Segunda ventaja: seguir aprendiendo.

Nosotras vemos esto como una ventaja, aunque es lícito que llegue un momento en el que digas: «Ya no quiero aprender más». Si es tu caso, no te recomendamos que vayas a por este puesto.

Tercera ventaja: transmitir conocimiento.

Todo lo que sabes y has aprendido podrás transmitírselo a las nuevas generaciones: haz que los alumnos se queden perplejos en tus clases magistrales y comprueba si has transmitido bien el conocimiento con las clases prácticas.

Cuarta ventaja: flexibilidad.

En el sector público, al menos, ser profesor universitario te da un montón de ventajas a nivel de conciliación. Las comunidades universitarias intentan ponerse de acuerdo en cuanto a horarios y proyectos para que todos tengan el mayor nivel de vida posible. Además, parte del trabajo se hace de forma autónoma, así que puedes elegir cuándo hacerlo, no tienes que ajustarte a un horario.

Ahora vamos con algunos inconvenientes...

Primer inconveniente: ser investigador es un trabajo de 24 h.

La cabeza no para. Si estás con un proyecto, ya sea, interesante, difícil o decisivo, lo más seguro es que sigas dándoles vueltas aunque ya hayas terminado tus horas de trabajo.

Y si estás con una tesis o una investigación que te interesa, aún mucho más. Consciente o inconscientemente, tu cabeza siempre estará pensando en ello.

Segundo inconveniente: hay que ser disciplinado.

Según como tú seas, la flexibilidad y la falta de un «jefe» detrás de ti, puede ser perjudicial si no eres disciplinado contigo mismo. Flexibilidad no quiere decir dejadez, ya que al fin tendrás que rendir cuentas. Independientemente de cuando te pongas a hacerlo, habrá fechas límite para entrega de correcciones, memorias, actas, etc.

Tercera ventaja: duración de los estudios.

Esto es lo que más suele desesperar a quienes se plantean hacer carrera en la universidad. Vas a echar innumerables horas en el despacho o en tu casa investigando, redactando artículos, asistiendo a congresos, reuniones, leyendo... un esfuerzo tremendo que al final, muy al final, sí acaba teniendo su recompensa.

¿Y qué hay de los inconvenientes de ser profesor?

¿Cuánto gana un docente-investigador?

Profesor corrigiendo exámenes.
¿Cuánto cuesta ser profesor universitario?

Las retribuciones de los profesores universitarios son considerablemente buenas. Después de todo el trabajo y estudio realizado, una vez que alcanzamos un puesto de profesor titular, se puede decir que tenemos la vida resuelta.

Hay muchos factores que intervienen a la hora de determinar el salario de un profesor universitario, como los méritos, el desplazamiento, la antigüedad, etcétera; por lo que las cifras que te vamos a mostrar a continuación son orientativas.

PuestoTotal al mesTotal al año (con pagas extra)
Catedrático universitario3238 €44 410 €
Profesor titular2586 €35 278 €
Profesor ayudante1681 €22 930 €
Contratado doctor2586 €35 278 €
Profesor asociado775 €10 583 €
Profesor sustituto interino1551 €21 166 €

Así mismo, hay otras primas que se pueden sumar en función de la situación personal de cada uno y de los proyectos que lleva a cabo. ¿Qué opinas de estos salarios?

Te mostramos también el complemento específico por méritos docentes (en quinquenios).

Puesto1º tramo (5 años)2º tramo (10 años)3º tramo (15 años)4º tramo (20 años)5º tramo (25 años)6º tramo (30 años)
Catedrático universitario162 €325 €448 €650 €813 €976 €
Profesor titular111 €223 €334 €446 €557 €669 €

Después de leer este artículo ya puedes ver un poco más claro en qué consiste ser un docente-investigador. ¿Te animas a seguir por este camino profesional?

>

La plataforma que conecta profes particulares y estudiantes

1ª clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntúalo!

5,00 (3 nota(s))
Cargando...

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.