«Vivir espiritualmente es vivir en el presente. El yoga te lleva al momento presente al ser más consciente de la alineación de tu cuerpo, tus movimientos y tu respiración» - Iyengar

El yoga es una disciplina conocida en todo el mundo, ¡pero sobre todo practicada! Entre el dejarse llevar, el respirar y la flexibilidad, todo contribuye, y hay tantos beneficios del yoga que tiene hasta su día internacional: el 21 de junio.

Si tiene tanta reputación, por algo será, y lo bueno es que está abierto a todos los públicos, también a los niños. Pero entre las posturas de yoga para adultos y las posturas del yoga para niños, hay un abismo. Los profesores se adaptan a él con sesiones diseñadas para los más pequeños.

Por lo tanto, los ejercicios de respiración, las asanas, los estiramientos… Todo se estudia para que coincida con sus expectativas. Pero ¿cuánto cuesta una clase de yoga para niños? ¿Es más barato que una sesión para adultos? ¡Aquí tienes un breve resumen de qué esperar financieramente para iniciar a tus hijos en la práctica del yoga!

¿Por qué hacer yoga para niños?

clase de yoga para niños
Antes de preguntarnos cuánto cuesta una clase de yoga para niños, vale la pena recordar las razones por las que hemos decidido tomarla.

La práctica del yoga no es un deporte «de segunda», donde el desafío es superarse para lograr un objetivo. No, el yoga es una auténtica disciplina, que no podría ser más completa, cuyo objetivo principal es unir cuerpo y mente, además de trabajar el espíritu.

Obviamente, todo esto se hace de forma tranquila, no solo a través de una serie de posturas y estiramientos, sino también de una sesión de relajación, que a veces incluso se basa en la meditación al final de la sesión. ¿Quieres saber cómo es exactamente una clase de yoga para niños?

De hecho, no hay que olvidar que el yoga es una práctica que ayuda a desahogarse, por supuesto, estirarse, pero también relajarse. El final de la sesión es el momento perfecto para aliviar la presión y volver a casa o al colegio con la cabeza despejada.

Para un niño, el yoga parece ser el deporte ideal por varias razones. En general, el profesor se esfuerza por hacer que las sesiones sean lo más divertidas posible, para que su alumno no se aburra, pero también para que disfrute reproduciendo los ejercicios en cada sesión.

Además, a través de la práctica regular, el yoga para niños tiene muchos beneficios:

  • Profundizar en el autoconocimiento.
  • Tomar conciencia de su cuerpo.
  • Relajarse, eliminar el estrés.
  • Mejorar su flexibilidad.
  • Tonificarse.
  • Conocer a otros niños.
  • Aprender a canalizar su energía,
  • ¡Y, por qué no, divertirse!

Practicar yoga no significa necesariamente, todos los sábados, saludar al sol y volver a casa, ¡ni mucho menos! ¡Es una mezcla de técnica, introspección y valores que, en conjunto, harán que tus hijos sean auténticos pequeños yoguis!

Ya se sabe que el yoga es beneficioso para cualquier edad, de 7 a 77 (¡y más!), pero ¿a qué precio exactamente?

El precio de una clase de yoga para niños

yoga infantil
Como con cualquier disciplina deportiva, está bien comparar precios para tomar una clase de yoga para niños. Pero ¿es realmente necesario? ¡Te damos la respuesta!

«El primer signo de lo que uno se vuelve espiritual es que uno se vuelve alegre» - Swami Vivekananda

En concreto, parecería normal que una clase de yoga para niños fuera más barata que una clase de yoga para adultos. Pues... ¡lo es, por supuesto! E inscribir a tu hijo o hija en un centro de yoga probablemente será más barato que para ti. Si no es así, ¡desconfía!

Antes de indicar cualquier rango de precios, primero hay que recordar que hay diferentes maneras de tomar clases de yoga, pero especialmente para niños. Entre estos métodos, nos encontramos con:

  • Las clases clásicas, clases en grupo, en talleres o salas de yoga.
  • Las clases privadas, en casa del profesor o en tu casa.
  • Las clases en línea, a través de Superprof, por ejemplo.

Sin embargo, con estas tres formas de aprender yoga, los precios no varían mucho. Obviamente, una clase privada será un poco más cara que una clase en grupo, pero ahora hablaremos sobre eso.

Entonces, de media, una clase de yoga para niños cuesta entre 8 € y 15 € las más caras, que es relativamente asequible.

Ten en cuenta que muy a menudo, un profesor de yoga ofrece sesiones divididas en dos grupos de edad, para adaptarse mejor: 4-6 años y 7-10 años. ¡Así las sesiones de yoga son de lo más agradable!

Sin embargo, de vez en cuando, la clase de yoga para niños es demasiado compleja para él/ella, como para ti. A veces, también, el interés principal es compartir un momento juntos, en familia. Para eso, nada como el yoga en familia, y sí, ¡existe! Pero ¿a qué precio?

El precio de una clase de yoga en familia

yoga niños
Ya que el yoga para niños no es necesariamente una cuestión de dejar a tus hijos solos frente a un profesor, ¡hay diferentes maneras de inculcarles reglas muy simples!

Entre padres e hijos, el yoga puede tejer y mantener vínculos muy bonitos, así como una creciente complicidad. En general, las sesiones de yoga en familia se ofrecen en pareja, entre padres e hijos. Por lo tanto, las posturas de yoga se proponen en pareja, para comprender mejor cómo interactuar con el otro.

Es una buena forma de que el niño no solo tome posesión de su espacio y su cuerpo, sino también de reírse con su madre o con su padre, en resumen, ¡de compartir buenos momentos!

Con esto en mente, con o sin esterilla de yoga, podrás disfrutar de los beneficios del yoga en familia por alrededor de veinte euros, dependiendo de la ciudad, la estructura o las condiciones. Un precio que a veces es el de una simple clase (¡cara!) para adultos. ¡Suficiente para ser zen en familia!

Porque el yoga no es solo una disciplina individual donde los practicantes no tienen contacto con los demás, ¡al contrario! Y el yoga entre padres e hijos es una excelente manera de promover este contacto, que está más orientado a la familia. Entonces, ¿tienes ganas de apuntarte a clases en grupo o privadas?

¿Puede variar el precio de las clases de yoga para niños?

yoga para niños posturas animales
Una clase de yoga para niños es como todo: los precios varían. pero esta variación obviamente tiene razones más concretas. ¡Aquí están!

Esta cuestión obviamente influirá en el precio de una clase de yoga para niños. Como ya hemos mencionado, dependiendo de si es una clase en grupo, de si hay descuentos por packs de sesiones o de la calidad del profesor, el precio de una clase de yoga para niños puede incluso duplicarse.

Por lo tanto, es aconsejable prestar atención a ciertos puntos, en particular si uno quiere beneficiarse de las ventajas del yoga tradicional ahorrando un poco. Y entre estos puntos, nos encontramos con:

  • La ubicación de la clase: las clases en las grandes ciudades suelen ser de media un poco más caras que en las ciudades pequeñas y los pueblos.
  • Los descuentos por packs de sesiones, por ejemplo, si optas por 10 sesiones, en lugar de comprarlas individualmente.
  • El abono anual, que ofrecen la mayoría de los establecimientos de yoga, con el que podrás ahorrar bastante, solo si estás seguro de que a tu hijo le gusta el yoga de verdad. Para saberlo, siempre podéis practicar juntos en casa viendo vídeos en YouTube.
  • El tipo de clase: en grupo o particular, pero también en línea. Una clase privada siempre será más cara que una sesión en grupo.
  • Etc.

Por lo tanto, no debes detenerte en un anuncio de clases que puedan parecer demasiado caras o poco adaptadas. No, por el contrario, encontrar unas clases adecuadas de yoga para niños debe ser toda una investigación, una búsqueda real de bienestar, que comienza, obviamente, con la calidad de las sesiones.

Por ejemplo, ¿por qué no hacer una clase de prueba de 12 €, y si resulta concluyente, coger un abono de diez sesiones para que te salgan más económicas? Lo mismo ocurre con los abonos anuales, que permiten, según el establecimiento, participar en un máximo de sesiones por un precio mínimo.

Por lo tanto, hay que informarse antes de contratar cualquier clase de yoga para tu hijo. Ya sea yoga dinámico o hatha yoga, una sesión diseñada para los más jóvenes sigue siendo un auténtico momento yogui, de la misma manera que para los adultos.

Entre trabajar la flexibilidad, el momento de relajación, las posturas asanas o incluso el pranayama, una primera clase o una décima clase son equivalentes: ¡hay que pagarla!

Además, no dudes, dependiendo de tu estilo de vida, en buscar clases en línea, cuyos profesores cualificados estarán encantados de enseñarle a tu hijo las teorías y posturas dignas de los mejores yoguis.

Por ejemplo, ¿sabías que Superprof ofrece clases desde casa o incluso a domicilio? Una manera igualmente económica de contratar las sesiones para tu hijo, sin la limitación de tiempo de una clase en un club o en un gimnasio.

Entonces, ¿listo para emprender la aventura? ¡Tu hijo te lo agradecerá!

¿Necesitas un profesor de Yoga?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 2 votes
Cargando…

Marisol

Traductora y correctora. Lectora empedernida. Me encanta viajar, la música y vivir nuevas experiencias.