Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¿Cuál es el mejor tipo de cocina para aquellos que practican yoga?

Publicado por Elvira, el 10/01/2019 Blog > Deporte > Yoga > Top 10 de las Mejores Recetas para un Yogui

«La buena cocina es el fertilizante de una conciencia pura» – Nicolas-Toussaint Des Essarts (1744-1810; bibliógrafo francés)

El yoga es una disciplina muy popular entre los españoles, y por buenas razones. Asanas, mudra, nidra, saludos al sol o kundalini, entre otras… hay numerosas formas de practicarlo, en función del número de personas. Para disfrutar tanto como sea posible de los beneficios del yoga, puede resultar interesante vincular esta práctica deportiva a un estilo de vida real, y completo, y todo esto está relacionado con lo que comemos.

Según el estudio Hábitos digitales de los españoles en alimentación de la consultora Gastromedia, especializada en marketing alimentario, la alimentación se ha convertido en un pilar fundamental de la vida del 80 % de los encuestados, registrando incluso un aumento de hasta el 85 % en la franja de edad comprendida entre los 25 y los 44 años, lo que hace que haya cada vez más españoles que estén interesados en la cocina.

La combinación de las posturas de yoga, la práctica regular, una respiración profunda y la cocina, resulta totalmente posible e incluso interesante.

Entonces, ¿cuáles son las mejores recetas para los yoguis y para la práctica deportiva, incluso meditativa, del yoga que nos interesan plenamente? A continuación, te dejamos algunos ejemplos.

¿Por qué unir cocina y yoga?

Cocina y yoga. Nos guste o no, «somos lo que comemos» y la forma en que comemos a menudo suele ser una representación del estilo de vida que llevamos y de la forma en la que vemos la vida. Por lo tanto, asociar la cocina con la práctica del yoga resulta una apuesta segura.

Siempre es bueno saber lo que comes y pensar la manera en la que lo haces, así como por qué lo haces.

De hecho, encontramos vegetarianos, veganos, carnívoros o intolerantes a la lactosa, entre otras muchas prácticas dietéticas que, más allá de definirnos, nos permiten ver una forma de vida que puede cambiar nuestra rutina diaria.

La práctica del yoga forma parte de este proceso, en esta dinámica, y permite conectar el cuerpo y la mente. Un sueño hecho realidad, ¿verdad?

Porque sí, nos guste o no, el yoga es una disciplina rica y completa que capta la atención de todos nuestros sentidos, de todas las partes de nuestro cuerpo y que nos permite desahogarnos, e incluso estimular nuestros chakras. Por lo tanto, cuando practicamos un deporte es necesario saber cómo alimentarnos, siempre de una manera sana, responsable, casi ética. Darle a nuestros platos sabor y una importante dosis de salud será la clave en la alimentación de un yogui.

El bienestar general, desde la práctica meditativa hasta la respiración profunda, pasando por el desarrollo muscular, es el aspecto que debemos ver reflejado en todos nuestros platos. Una cocina rica y fresca, que aporte buenos nutrientes sin pasarnos de la raya, y que le dé un significado mucho más noble y profundo al concepto de alimentación. Un poco como la atención plena…

A continuación, encontrarás una pequeña selección de diez recetas muy sencillas que podrás reproducir para estar en perfecta armonía entre el cuerpo y la mente.

¿En qué consiste una alimentación yogui?

Reflexionar sobre lo que se come. Asociar la cocina con el yoga no implica solo cocinar buenos platos, sino también reflexionar sobre lo que se come.

De este modo, llevar una dieta que esté vinculada a la práctica del yoga es ante todo una manera de reflexionar sobre la nutrición, de darse cuenta de cómo nos alimentamos, una forma de ver la vida en un@ mism@. La mayoría de las veces, los yoguis descartan de su dieta la carne y, a veces, la leche animal (se recomienda 3 veces por semana), sin prohibirla para siempre.

Además, uno de los pilares importantes es el equilibrio de sabores, que aparece en todas las recetas de este tipo.

Entre lo dulce, lo agrio, lo salado, lo picante, lo amargo y lo astringente, casi todos los platos deben mezclar y combinar estos sabores para obtener resultados óptimos para el cuerpo.

Es aquí seguramente donde reside el éxito y el interés de las recetas yoguistas, ya que son una forma sencilla, efectiva y rica de proporcionar a nuestro cuerpo todos los nutrientes que necesita a diario, mientras aportan salud y un desarrollo óptimo.

Entre la granada, las legumbres, el jugo de limón, la alholva, el jengibre o la batata, podemos combinarlo todo para obtener un plato colorido y hermoso, saludable y sabroso a la par.

Por lo tanto, la idea básica es ofrecer recetas de cocina sencillas, donde la calidad de los alimentos sea irreprochable, y donde el matrimonio de sabores sea perfecto, claro, sin olvidarnos de aquello que nos gusta. Seguramente esto sea lo más importante: nuestras preferencias deben guiar lo que ponemos en nuestro plato, porque es en el momento de las comidas, con la conciencia plena, que podremos apreciar sabores diferentes.

Las recetas vegetarianas para un yogui

Recetas para los yoguis. Sea cual sea tu forma de ser y tu opinión, el estilo de vida suele estar relacionado con la alimentación y el yoga supone un verdadero motor a la hora de transformar nuestros platos.

  • La sopa de lentejas con comino es un perfecto punto de partida para poner en práctica una cocina que sea a la vez saludable y gourmet. De hecho, con un pequeño racimo de cilantro, todo mezclado, se aportará un sabor incomparable que te permitirá quedarte saciad@ con toda la tranquilidad del mundo. La ventaja de este tipo de receta es que se puede modificar tantas veces como se desee siempre que se mantenga el ingrediente principal: las lentejas. De este modo, podemos modificar los ingredientes para una representación tan yóguica como sabrosa. ¡Piénsalo!
  • ¿Qué opinas del curry de verduras? Este plato ofrece la ventaja de ser variado, sabroso y aportar mucho sabor a las papilas gustativas. De hecho, el curry es esta especia india de sabor fuerte, pero también picante, que aporta tanto gusto a los platos. Un plato sazonado con curry, donde se impulse el sabor, acompañado con unas verduras cuidadosamente seleccionadas, con un toque de cúrcuma, y unas lentejas, fluidificadas en un poco de leche de coco (¡consejos para los cocineros de alta cocina!) resultará un plato completo y sabroso. ¡Pruébalo!
  • ¿Las batatas son tu perdición? Bueno, eso es bueno, ya que las batatas tienen menos calorías que las patatas y pueden se pueden combinar ​​con muchos alimentos. Horneadas, asadas… formarán parte de cualquier dieta yogui, ya que se pueden sazonar con todas las especias que quieras (¡bueno no todas!): batata con cúrcuma, batata con ajo, batata con granada, hay numerosas combinaciones.
  • La comida yóguica no tiene por qué ser aburrida. ¿Quieres preparar unas albóndigas de berenjena que, mezcladas con un poco de ajo, ghee (mantequilla clarificada) y varias especias, serán un verdadero momento gourmet de placer? Un plato saludable y bueno para la salud.
  • Otro plato que suele resultar muy sencillo a la hora de cocinarlo es la mezcla de legumbres y verduras, que te permitirá combinar absolutamente todo aquello que quieras en un solo plato. Sencillo y rápido de preparar, simplemente mezcle, por ejemplo, lentejas de coral y calabacín, todo sazonado con cuidado, et voilà.
  • ¿Te apetece una ensaladita? La ensalada de judías con trigo de sarraceno es una delicia para cualquiera que la pruebe. Sazónala a tu gusto y listo.
  • Hablando de trigo de sarraceno, los fideos de trigo sarraceno será todo un éxito en la próxima cena con amigos. Reemplaza el arroz que generalmente se encuentra en el maki asiático con trigo de sarraceno en forma de fideos. Para decorar, opta por unas verduritas sazonadas a tu gusto.

Las recetas con proteínas animales para un yogui

Cuerpo y mente en equilibrio con el yoga. Cuando decidimos comer bien, no debemos olvidar qué deporte practicamos. En el caso del yoga, debemos asumir que una buena alimentación contribuirá a que mejoren nuestro cuerpo y nuestra mente.

Cuida tu cuerpo para que el alma quiera quedarse… – Proverbio indio

Sí, porque a pesar de que la cocina yoguista no abogue por el consumo de carne, su consumo resulta una apuesta segura para algunas personas que no pueden vivir sin ella o simplemente para sacar algunas ideas de recetas con proteínas animales.

Se trata de apostar por una cocina de la no violencia, lo que probablemente se refleja en los valores desarrollados en el yoga con una mente sana y abierta a todo.

  • Un carpaccio de pescado: plato muy sabroso, que solo tendrás que rematar con un poco de aceite vegetal y que podrás acompañar con un buen plato de verduras frescas, unas lentejas al curry…
  • Prueba a hacer paté vegetal a base de repollo blanco y especias, niños y adultos se chuparán los dedos. El pequeño extra para los no-vegetarianos: añade un poco de pollo para que tenga más sustancia y para darle un sabor aún más agradable.
  • Por último, qué te parece preparar unas bruschettas, un plato universal que reúne a todo el mundo en torno a la mesa, y que sirve para conectar cuerpo y mente. De hecho, la elección de un buen pan de calidad, una pequeña dosis de aguacate, unas semillas de girasol, algunos trocitos de salmón o atún, un toque de granada… será un placer para tus papilas gustativas.

Una dieta yogui no tiene por qué ser sinónimo de monotonía y vegetarianismo, aunque estén relacionadas.

La combinación de sabores, gustos, colores y olores para formar una verdadera comida, llena de textura y sabor para las papilas gustativas, y para el alma, claro está.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar