Inicio
Dar clases particulares

Cursos de fotografia en Madrid

202 profes disponibles cerca de ti

¿Cuál es tu nivel?

Clases particulares - Superprof

Nuestra selección de profes
de fotografía en Madrid

Ver mas profesores-as

4.9 /5

Profes estrella con una evaluación media de 4.9 y más de 34 opiniones.

10 €/h

El mejor precio: 95% de nuestr@s profes ofrecen su 1ra clase gratis. y la hora cuesta 10€ de media

8 h

Nuestr@s profes responden en 8h de media

01

Encuentra
tu profe perfect@

Consulta libremente los perfiles y contacta un-a fantástico-a profe según tus criterios (tarifas, títulos, opiniones, clases a domicilio o vía webcam)

02

Organiza tus
clases

Habla con tu profe para indicarle tus necesidades y tu disponibilidad.
Programa tus clases y págalas en toda seguridad desde vuestra mensajería.

03

Vive nuevas experiencias

El increíble Pase Alumno te da acceso ilimitado a tod@s l@s profesor@s, coaches y masterclass durante 1 año. Todo un año para descubrir las nuevas pasiones con personas fabulosas.

Nuestr@s antigu@s alumn@s de Madrid evalúan a sus profes de fotografía

Consulta todas nuestras clases de fotografía

Déjate acompañar por l@s mejores profes para tus cursos de fotografia Madrid

¿En qué consiste la fotografía?

Dentro de las artes como la pintura o la música, la fotografía se revela como un arte relativamente «joven».

De hecho, la historia de la fotografía se remonta al siglo XIX, cuando el ingeniero francés Joseph Nicéphore Niépce (1765-1833) logró captar en una imagen el primer proceso fotográfico de la historia: Punto de vista desde la ventana de Gras, datada en el año 1826.

Hacer una fotografía significa literalmente «pintar con la luz» (de ahí el conocido light painting): el desafío residió en optimizar la luz natural que pasaba a través de un orificio de una sala oscura (cámara oscura), a la que denominamos «cámara estenopeica».

Desde Aristóteles y la Antigüedad, se conoce esta técnica (de hecho, es uno de los conceptos básicos de la fotografía): sabemos que al proyectar un haz de luz en una cámara oscura, encontramos un reflejo óptico inverso a la realidad mediante el proceso de la cámara estenopeica.

No obstante, antes del período contemporáneo, no se podían fijar las imágenes sobre una superficie plana para inmortalizar un momento o una observación.

La primera mitad del siglo XIX fue una época de prueba-error y de mejoras tecnológicas que conducirían a lo que en la actualidad denominamos fotografía en blanco y negro y a color.

El Punto de vista desde la ventana de Gras fue el resultado obtenido a partir de esparcir betún de Judea sobre una placa de plata después de un tiempo de exposición.

En 1829, Niépce se asoció con Louis-Jacques Daguerre (1787-1851) para crear el daguerrotipo, también conocido como «daguerreotipo», el antepasado de la cámara de fotos de carrete. Este artilugio permitió reducir el tiempo de exposición y obtener una mayor nitidez. Con este aparato, se grababa la imagen en una placa de metal que se revelaba en mercurio.

Esta experiencia marcó el origen de la fotografía. Las múltiples invenciones que fueron sucediendo a este invento intentaron reducir el tiempo de exposición (de varios días a un día y de un día a varios minutos, hasta llegar a la instantánea con la fotografía digital de hoy en día), así como reducir el tiempo de impresión de la fotografía, el enfoque y para aumentar la nitidez de la imagen.

El siglo XX fue testigo de la aparición de la fotografía a color, gracias al autocromo que inventaron los hermanos Lumiére.

Posteriormente, la era de la informática acentuó la transición de la fotografía de carrete con el revelado de negativos hacia la fotografía digital y la edición de imágenes en un ordenador.

Las cámaras digitales revolucionaron el mundo de la fotografía, ya que permitieron utilizar el píxel para sacar fotografías sin tener que utilizar procesos físico-químicos demasiado costosos, poco ecológicos y lentos a la hora de revelar.

Hoy en día, cualquier usuario de un smartphone puede iniciarse en el mundo de la fotografía, aprender a enfocar, cortar con la regla de los tercios, aprender fotografía de manera autodidacta: tomar fotos de la naturaleza, del paisaje urbano, autorretratos, fotografías de bodas, de la familia, etc.

No obstante, utilizar la cámara réflex digital, la Polaroïd, la cámara de vídeo o el smartphone no es sinónimo de saber hacer fotos bonitas.

¿Cómo hacer fotos bonitas en Madrid?

La ciudad de Madrid es un escenario de ensueño para aprender fotografía, ya que como ciudad artística e histórica, es un museo al aire libre que se extiende hasta sus numerosas galerías de arte.

No hay un rincón de la capital española que se haya librado de ser objeto de una cámara de vídeo, de una canción, de una composición musical o de una cámara de fotos.

De este modo, podríamos decir que no queda nada por fotografiar.

Sin embargo, ¿qué mejor que salir a la calle para hacer un reportaje fotográfico de la ciudad, un portafolio para vender tus fotos, grabar situaciones insólitas o practicar con la profundidad del campo o la perspectiva del paisaje?

Ante todo, la fotografía permite contar una historia, poner a la sociedad bajo un punto de vista.

Por supuesto, sacar buenas fotos requiere un control y un dominio de los aspectos técnicos de la cámara de fotos.

Para ello, tendrás que familiarizarte primero con el vocabulario básico del mundo de la fotografía: modo manual y modo automático, encuadre, equilibrio de blancos, diafragma, velocidad de obturación, distancia focal, disparo, exposición larga para fotografías nocturnas, enfoque automático, disparador, temporizador, etc.

En realidad, cuando hayas practicado un poco de todo y mejores desde el punto de vista técnico en el mundo de la fotografía, entonces podrás explotar tu sensibilidad.

Ten en cuenta que al tomar una fotografía, el fotógrafo puede ajustar cuatro parámetros básicos para realizar un buen encuadre y una buena composición: distancia focal, apertura del objetivo, velocidad del obturador y sensibilidad del sensor de la cámara.

El obturador responde a un mecanismo de cortina que cubre el sensor cuando está en reposo. Esta cortina se abre a una velocidad más o menos rápida en función del tiempo de penetración de la luz deseada.

Cuanto más rápida sea la velocidad de obturación, menos luz recibirá el sensor. De este modo, el fotógrafo podrá fotografiar a una persona en movimiento o crear un flujo de movimiento.

Cuando hablamos de apertura para la fotografía, nos referimos a la acción de fluctuar el diámetro del diafragma, lo que permite que entre más o menos luz.

Con respecto a la sensibilidad ISO del sensor, se trata de un elemento fundamental para la fotografía de animales o de interiores: cuanto mayor sea, más permitirá fotografiar sin necesidad de activar el flash.

Finalmente, la distancia focal representa la distancia entre el sensor de la cámara y el centro óptico del objetivo. Cuanto más corta sea, mayor será el ángulo de visión.

No es raro oír que en la fotografía hay que optimizar la profundidad del campo: se trata de la zona de nitidez de la imagen.

Para ajustarla, analizaremos la distancia focal empleada, la apertura del diafragma, la posición del sujeto con respecto al fondo, la distancia del sujeto con respecto al fotógrafo y, finalmente, el tamaño del sensor.

De este modo, para hacer una fotografía tipo retrato, una fotografía de calle, una fotografía de un paisaje... tendremos que saber que no ajustaremos la cámara réflex de la misma forma.

¿Qué hacer con la fotografía en Madrid?

Sin lugar a dudas, convertirse en fotógrafo en Madrid supone vivir un sinfín de nuevas oportunidades: una formación en fotografía de gran calidad te ayudará a progresar en la materia y a liberar toda tu creatividad.

Además, supone una forma perfecta de encontrar una nueva actividad profesional.

Al ir descubriendo la profesión del fotógrafo profesional, podrás aplicar los mejores trucos para adquirir un ojo de halcón, siempre aderezado con los consejos de los mejores fotógrafos.

Fotografiar siguiendo los pasos de Tino Soriano, Cristina García Rodero, Chema Madoz o Concha Prada, sin duda, será una tarea que requerirá mucho esfuerzo y trabajo personal.

No obstante, también será un medio perfecto para visitar Madrid de una manera distinta: sacar una foto del Templo de Debod es algo demasiado trillado. Aprovecha y adéntrate en las profundidades de Madrid, en los movimientos sociales, en los viajeros de Atocha, etc.

En Madrid encontrarás una infinidad de cosas que podrás hacer y que podrás fotografiar.

Asimismo, te darás cuenta de que la profesión de fotógrafo es un trabajo emocionante.

Tendrás la oportunidad de especializarte y profundizar en el tipo de fotografía que más te convenga:

  •       Hacer light painting por la noche.
  •       Practicar la técnica fotográfica (edición y retoque de fotografías, tratamiento de imágenes informatizadas, fotografía gastronómica, fotos a contraluz, naturaleza, etc.).
  •       Convertirse en fotoperiodista, diseñador gráfico, estilista o fotógrafo de moda, entre otros.
  •       Enseñar los fundamentos básicos a los alumnos principiantes para darles una clase de iniciación a la fotografía.
  •       Exponer tus mejores fotos en Madrid (salón de la fotografía o en internet).
  •       Dar consejos para ayudar a comprar el mejor material de fotografía para iniciarte en este mundo, etc.

¿Cómo puedes liarte la manta a la cabeza para entrar en el mercado tan cerrado de la fotografía?

Madrid es el término municipal más poblado de España donde viven 3 182 981 personas empadronadas en 2017. También es cierto que el área metropolitana de Madrid alberga una población de 6 543 031 habitantes.

Aunque puedes realizar unos estudios superiores para descubrir el arte y la historia de la fotografía, también podrás aprender fotografía en una asociación o tomando clases en línea.

La escuela de fotografía «TOO MANY FLASH», por citar un ejemplo, te permitirá entender la disciplina «para disparar como un profesional».

Las clases de fotografía de Superprof en Madrid

Todas las clases de educación superior no tienen por qué tener un acceso fácil y a veces resultan demasiado caras.

Además, tomar clases particulares de fotografía con nuestros profesores es una alternativa perfecta que aúna clases teóricas y ejercicios prácticos en las mejores condiciones.

Recorre la ciudad con tu profe para perfeccionar la técnica de una forma empírica (por ejemplo, aprende a hacer un reportaje fotográfico o a encuadrar imágenes) y practica mientras retocas tus fotos con Photoshop ya en casa.

Por tanto, ¿cómo puedes escoger a tu profe particular de fotografía en Madrid?

En Superprof, encontrarás 139 profes de fotografía por un precio medio de 30 euros.

Con el fin de ayudarte, aquí te dejamos una serie de criterios que te ayudarán a la hora de escoger un buen profe:

  •       La tarifa;
  •       el contenido de las clases (el tipo de técnicas);
  •       el lugar de las clases: ¿dónde se desarrollan las clases en Madrid?;
  •       el público al que se dirige el profe: todos los niveles, nivel de iniciación, perfeccionamiento o fotografía profesional...

Escoger un fotógraf@ profesional te garantizará una introducción de calidad en el mundo de la fotografía, la posibilidad de tomar un curso completo para aprender a hacer fotos muy expresivas.

Por lo tanto, no lo dudes y descubre las maravillas que esconde Madrid tras el objetivo.

Nuestros mejores artículos
sobre fotografía