«El boxeo no es solo un deporte, es una forma de vida». - Maëlle Pariez

Entre la musculación y el deporte de combate, el boxeo se caracteriza por ser una disciplina que se suele asociar con los deportes de combate y que muchos españoles practican a diario. Por una buena razón ya que incluye una serie de beneficios que muchas veces hacen que los padres apunten a sus hijos a las clases.

Por ejemplo, hay miles de miembros apuntados a la Federación Española de Boxeo, de los cuales encontramos un importante porcentaje de menores de 18 años, lo que nos permite darnos cuenta de que el boxeo no es un deporte reservado para los adultos y, de hecho, que podemos encontrar un boxeo educativo para los más pequeños.

No obstante, ¿cuáles son las ventajas del boxeo para los niños? ¿Cómo pueden aprender de un saco de boxeo y un entrenamiento? Aquí te dejamos una descripción rápida de las 10 razones que hacen que el boxeo sea un deporte ideal para los más pequeños.

1. Desfogar

Boxeo para niños
Sí, como en todas las artes marciales, el boxeo permite desahogarse, esforzarse, ¡dar rienda suelta a nuestro cuerpo y a nuestra mente...!

Sí, a veces nos olvidamos, pero ya sea boxeo inglés, kickboxing o boxeo tailandés, estamos ante una verdadera disciplina física. Por lo tanto, el boxeo nos ofrece la ventaja principal de permitir que los los niños hagan ejercicio, reduzcan la presión de un día estresante o incluso suden.

Porque sí, entre los sacos de boxeo, las patadas y la tensión de estar alerta, el boxeo es un deporte completo, que implica una determinada condición física. En el ring, todo será un conjunto de cualidades que el niño tendrá que desarrollar, para que, al final, salga del polideportivo sin nada más que la certeza de haber desfogado como se debe.

¡Conviértete en todo un campeón del boxeo español!

2. Mejorar la confianza en sí mismos

Como muchos deportes, el boxeo ofrece una gran ventaja: aumentar la confianza en uno mismo. Porque en un salón de boxeo, los participantes no solo patean en el ring, la cosa va mucho más allá.

Aprenden de sus errores, controlando el cuerpo, entendiendo el interés de la preparación física... El niño podrá mejorar significativamente su relación con sí mismo. Poco a poco aprenderá a conocerse mejor, a entender sus habilidades y sus virtudes, para dar lo mejor de sí mismo dentro y fuera del ring.

Porque aprender a colocar los puños es aprender a escucharte a ti mismo y, a largo plazo, a confiar en ti mismo.

3. Aprender sobre la no violencia

Clases de boxeo para los más pequeños
Una clase de boxeo para niños también puede percibirse como una lección de no violencia, ¡al contrario de lo que muchos piensen!

Entre los beneficios más importantes del boxeo para los niños, sin duda, el aprendizaje de la no violencia es uno de los primeros. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que tendemos a ver el boxeo como un deporte de combate violento, donde los guantes de boxeo son una herramienta para golpear cada vez más fuerte, y donde los practicantes son competidores sin miedo y sin reproches.

En realidad, el niño deberá entender los golpes, la técnica... un elemento que un niño puede utilizar para comprender y aplicar la no violencia. De hecho, al practicar un tipo de «violencia» en el ring, se dará cuenta de la importancia de esta última en la vida cotidiana.

El boxeo, asociado a la comprensión de la fuerza y a las consecuencias que puede tener, el boxeo tendrá el objetivo de canalizar los impulsos para, al final, ¡ser tan tranquilo como un cordero en el día a día!

4. Entender el cuerpo

El deporte es algo hecho para todo el mundo. Todos podemos encontrar un deporte hecho para nosotros y, en el caso del boxeo, este está especialmente indicado para los niños, desde una perspectiva corporal. Porque golpeando, esquivando, moviéndose en un ring, el niño pondrá en movimiento todo su cuerpo y la mente.

La victoria, aunque no es imprescindible, puede destacar como una meta a alcanzar para el niño. Y para lograr dicho objetivo, debes usar el cuerpo, y aprovecharlo al máximo. Así es como el niño empezará a conocerlo mejor y podrá también aprehender sobre sus reacciones en el campo.

5. Superarse a sí mismos

«Se dice que el boxeo es el más duro de todos los deportes, cuando en realidad es solo recibir un golpe». - Marc Escayrol

Entre el cardio y el fitness, el boxeo también permite a los niños dar lo mejor de sí mismos. Porque a este ejercicio físico se le suma la competición, con los demás, pero también con ellos mismos. Porque en un gimnasio, en un ring, el desafío es superarse, lo que implicará la victoria.

Aunque el boxeo también enseña el autocontrol y la modestia, el hecho es que un niño a menudo quiere darlo todo para lograr la victoria. Desde esta perspectiva, el principio adversario lo estimulará y lo hará ansioso por competir para poder superarse a sí mismo.

En realidad, se trata menos de noquear a un oponente que de demostrarte a ti mismo que puedes hacerlo. ¡Una gran lección de vida!

6. Controlar la fuerza

Boxeo infantil
Ni kárate ni krav maga, el boxeo infantil permite el control total de la propia fuerza, en particular gracias a la figura del oponente.

Noquear a un oponente está bien, pero tienes que saber hacerlo correctamente. El boxeo ofrece la ventaja de permitir que los niños (¡y los adultos!) conozcan su fuerza con precisión. Porque en la realidad, se trata de una persona real, y obviamente lo que está en juego es todo, salvo hacer daño.

Dirigiendo algunos golpes bien, el niño se dará cuenta rápidamente del peso de sus acciones y el alcance de estas. Una buena forma de medir cada una de tus acciones en la vida diaria. Porque, no lo olvidemos, estamos dentro de un arte marcial, y los valores del respeto siguen siendo esenciales y fundamentales.

7. Respetar a los demás

Es precisamente esta noción de respeto la que constituye un activo principal del boxeo para los niños. Sí, al vincular cuerpo y mente, los pequeños boxeadores comprenderán rápidamente que en un ring de boxeo, somos dos, y que nadie está en una posición de debilidad más que otro.

Los dos participantes están en igualdad de condiciones, con sus únicas armas, sus guantes de boxeo. Luego se establece un mecanismo de identificación interna, de modo que el niño comprende rápidamente que se requiere respeto, aquí como en cualquier otro sitio. ¡Porque sí, ser boxeador no siempre requiere llevar protector bucal!

8. Respetar las reglas

Una etapa clave en el proceso de desarrollo de un niño. Las reglas son las que lo guiarán en su progresión en el boxeo. Simbolizadas por el profesor, serán como un faro en la noche a las que el niño podrá aferrarse. Tiene que seguirlas, pero también podrá transgredirlas y ser llamado la atención, según las nociones de respeto y seguridad.

Por lo tanto, desde una perspectiva lógica, cada boxeador junior comprenderá que las reglas son el eje de una buena práctica de boxeo, en clases grupales o no. ¡No olvidemos que este es un deporte cuyos valores son fundamentales para progresar y prosperar!

9. Aprender a levantarse tras una caída

Desarrollo personal con boxeo
El fracaso es una parte importante del boxeo para niños, ya sea boxeo tailandés o cardioboxing. ¡Simplemente te permite ser más humilde, en el ring como en la vida!

El boxeo es fitness, es entrenamiento cardiovascular, es un intercambio, pero también es una hermosa metáfora de la vida. Por lo general, es una parte capital de la disciplina, que pondrá en práctica muchas de las facultades de un niño, comenzando con la modestia y la humildad.

Porque sí, es posible, e incluso obvio, que perdamos un partido de vez en cuando, y eso es normal. No debemos desanimarnos, ni rendirnos. El boxeo enseña esto a todo aquel que lo practique, y entenderlo desde pequeño puede ser toda una victoria... ¡sobre la vida!

10. Aprender a defenderse

Finalmente, en esta misma línea, el boxeo es una disciplina que aboga por la no violencia, por el respeto al otro, por la superación de uno mismo, pero también consiste en aprender a defenderse. Porque, no lo olvidemos, se trata de un deporte donde el físico entra en juego principalmente, y donde lo que está en juego es luchar en un ring.

Por «luchar», no nos estamos refiriendo a «hacernos daño», pero es fundamental aprender a defenderse. El boxeo les enseña a los niños esta noción, ¡para un comienzo de vida más asertivo y, en general, más sereno!

Porque esta es también la fuerza del boxeo: conciliar lo físico, lo espiritual y lo mental, todo desde un enfoque de benevolencia, garantizado por un maestro. Entonces, dicho todo esto, ¿vas a apuntar a tu hijo a las clases de boxeo para niños? Quién sabe, ¡puede ser que haya un futuro campeón mundial en la familia!

¿Necesitas un profesor de Boxeo?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5 - 1 voto(s)
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».