Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Saberlo todo sobre el boxing inglés

Publicado por Coral, el 08/10/2018 Blog > Deporte > Boxeo > ¿Qué Es el Boxeo Inglés?

«Aquel que no tiene el valor de tomar riesgos no llegará nunca a nada en la vida».  – Mohamed Ali

¡Lo dice un gran campeón! Y visto su pedigree, todo parece indicar que podemos fiarnos de su consejo…

Tomar clases de boxeo es una práctica deportiva en expansión: entre los tipos de boxeo y las artes marciales (kick boxing, boxeo tailandés, full contact, taekwondo, aïkido, ju jitsu, boxeo MMA…, el boxeo inglés es el más destacado de todos los deportes de combate.

Este noble art, como se le denomina, lo conoce todo el mundo, el boxing inglés está muy presente en la cultura popular de todos los países, en la literatura, el cine… El único riesgo que correrás es el de hacerte un morado, tener un ojo a la virulé o quedarte KO (algo más bien raro entre los boxeadores aficionados…).

En 2012, la Federación Española de Boxeo registró más de 40.000 licencias, distribuidas en distintos clubes de boxeo repartidos por toda la geografía española. Además, los competidores representaban más del 60 % de las licencias.

Además de todo esto, estamos experimentando la feminización de los deportes de combate: cada vez hay más mujeres que se interesan por las clases de boxeo inglés, sobre todo, por la cuestión de la defensa personal.

No obstante, a pesar del interés, son pocos los que de verdad pasan a la acción, la mayoría de gente se contenta con el fútbol, el baile o el atletismo…

¡Destaca y súbete al ring!

De todos modos, antes de tomar esta decisión, tendrás que tener un mínimo de conocimientos sobre los deportes de combate…

Descubre con Superprof los distintos estilos de boxeo.

Breve historia del boxing a la inglesa

Los deportes de combate existían ya en la Antigüedad (artes marciales, boxeo griego antiguo, etc.) y probablemente sus orígenes se remonten a los inicios de la humanidad.

Historia del boxeo. En la antigüedad ya boxeábamos, pero se trataba de un deporte mucho más violento que el de hoy en día.

Las civilizaciones sumeria, egipcia y griega practicaban deportes de combate cuerpo a cuerpo. No obstante, los primeros restos que nos confirman con seguridad la práctica del pugilato y el pancracio se remontan a la Grecia Antigua. 

Más parecida a la lucha o a las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés), en esta disciplina se permitían todo tipo de golpes. Eso sí, estaba prohibido morder y meterle los dedos en los ojos al contrincante.

Los luchadores de pancracio se enfrentaban desnudos y sin ningún tipo de protección, mientras que los del pugilato utilizaban únicamente los puños y contaban con protecciones de cuero. Esta segunda disciplina, originaria de la Grecia Antigua, se asemeja más al boxeo inglés.

El primer campeón del pugilato se remonta a los 23º Juegos Olímpicos Antiguos, organizados en el 688 a. d. C., ganados por Onomaste de Smyrne.

Más adelante llegó Tissandre de Nazos, con su sorprendente palmarés: 4 victorias de pugilato en los Juegos Olímpicos, en 572, 568, 564 y 560 a. d. C.

El pugilato mantuvo su estatus de deporte nacional en la Grecia Antigua durante ni más ni menos que 800 años. Esta prueba consistía en hacer que dos luchadores se enfrentasen, luchando con puñetazos y con las manos cubiertas en cintas de cuero, de manera que los dedos quedaban libres y sin ningún tipo de protección.

Con el paso del tiempo, los luchadores empezaron a protegerse también la cabeza con una especie de casco de bronce.

Durante el Imperio Romano, los luchadores incluso utilizaban cuerdas de metal para darle más vida a los juegos circenses.

Dado que todo tipo de golpe estaba permitido, nos podemos imaginar el dolor que llegaban a sufrir los luchadores. De hecho, debemos tener en cuenta que las luchas acababan cuando uno de los adversarios se quedaba KO o decidía abandonar.

Por aquel entonces, no había ninguna categoría de pesos ni límite de tiempo, así como tampoco había pausas porque ni siquiera existían las rounds. 

Decidían quién empezaba la pelea lanzando unos dados. Se decía que al que le tocase era el favorito de los dioses.

 

 

Ten en cuenta que a la hora de practicar este deporte, no se tiene por qué producir ningún contacto físico: para entrenar, a menudo recurrimos al shadow boxing.

Échale un ojo también a nuestro artículo sobre el boxeo chino.

La historia moderna y contemporánea del boxeo inglés

La Edad Media y el Renacimiento olvidan por completo la práctica de este deporte. Al menos eso es lo que nos dan a entender los historiadores del siglo XX, que no encontraron ningún rastro del boxeo en estas épocas.

Tendremos que esperar hasta el siglo XIX para ver, en Inglaterra, cómo el pugilato vuelve con fuerza.

En un primer momento lo hace de manera clandestina, mediante combates ilegales, organizados por los corredores de apuestas para hacer apuestas y ganar, en algunos casos, muchísimo dinero.

Un ejemplo lo encontramos en la famosa serie Peaky Blinders, que refleja la vida en los años 20 de una familia pobre de gánsteres que vivió en Birmingham, en Inglaterra, y que se hizo rica gracias las apuestas de caballos.

En esta serie vemos también combates de boxeo, ilegales y clandestinos, organizados en lugares oscuros, en los que se suceden enfrentamientos violentos entre las familias de gánsteres de Birmingham y de Londres, así como las mafias de Sicilia y Nueva York, y la familia Shelby.

Los combates ilegales daban lugar a detenciones policiales y, en el siglo XIX, los apostadores ingleses disfrutaban con las luchas, que les aportaban nuevas emociones y les hacían disfrutar de un terreno diferente al de las carreras de caballo para que los corredores de apuestas pudiesen ganarse el pan.

Hermanos de la serie ambientada en Birmingham. Los personajes de la serie Peaky Blinders eran temidos por muchos. Entre otras cosas, por sus dotes para el boxeo.

Pero en el siglo XIX, en Inglaterra, no era de extrañar que los apostadores que no estaban contentos con el resultado de un combate, convirtiesen cada encuentro en una auténtica batalla campal.

De hecho, en muchas ocasiones las trifulcas solo acababan cuando la policía les ponía fin.

Este es uno de los motivos por los que los guantes de boxeo se hicieron obligatorios, y por lo que las ganancias de los boxeadores se calculaba en función de los beneficios conseguidos, no de las apuestas realizadas.

En un principio, las reglas eran prácticamente inexistentes, y las peleas se realizaban con las manos desnudas. El primer campeón de boxeo fue, en 1719, un tal James Figg, que también fue conocido por ser un gran esgrimista.

Su discípulo, Jack Broughton, participó en unos cuatrocientos combates. Fue el primero en marcar unas reglas para el boxeo tras el shock que sintió por matar a un contendiente.

A mediados del siglo XIX, las trampas, los engaños y las muertes se contaban a cientos. Por ello, la Corona Británica declaró ilegales los combates de boxeo, que siguieron realizándose de manera clandestina.

El marqués de Queensberry, llamado John Sholto Douglas (que también arbitró algunos combates de savate, la versión del boxeo francés) y el periodista John Graham Chambers fueron los encargados de establecer muchas de las normas que se mantienen hasta la fecha.

Los guantes de protección empiezan a ser obligatorios en 1865, y se prohíbe golpear a un adversario que está en el suelo o buscar el cuerpo a cuerpo o la asfixia.

Se empieza a insistir cada vez más en la agilidad y en la agudeza; pero no todos los boxeadores se animan a aceptar las quince reglas fundamentales de boxeo de un día para otro.

En 1889, el estadounidense John Sullivan se convierte en el campeón del mundo sin guantes, y el combate más largo de la historia tiene lugar en 1893, cuando, en Nueva Orleans, Jack Burke y Andy Bowen se declaran vencedores ex æquo tras más de siete horas de combate repartidas en ciento diez asaltos.

Tras difundirse por todo Reino Unido, las reglas entran en vigor en 1891 y, gracias a ellas, el boxeo inglés se autoriza. Más adelante Estados Unidos adopta las mismas normas.

Poco después, entre 1899 y 1903, el boxeo inglés llega a otros países, como Francia y España.

El primer campeón «oficial» de la historia del boxeo inglés fue el francés Georges Carpentier (1894-1975), que con tan solo 18 años se hizo con el campeonato de Europa de peso semimedio.

A lo largo del siglo XX, el boxeo inglés no hace más que expandirse y crecer: se institucionaliza, se generaliza en campeonatos y torneos (campeonato del mundo, Juegos Olímpicos, etc.), se multiplican los clubes de boxeo, etc.

Hoy en día, el boxeo amateur no implica ningún contacto físico: para entrenar, basta con recurrir a modalidades más «light» como el shadow boxing.

Los principios del boxeo inglés

Sin duda, ya conoces los principios básicos del boxeo inglés (al menos inconscientemente), porque cuando el común de los mortales piensa en el boxeo, suele pensar, por lo general, en esta modalidad de boxeo, representada hasta la saciedad en las artes y en la sociedad en comparación con otros estilos de boxeo.

A grandes rasgos, en el boxeo inglés se enfrentan dos boxeadores, provistos de guantes de boxeo (forrados), en un ring.

¿Te interesa conocer también las reglas del muay thai?

En el boxeo los competidores se agrupan por categorías según su peso. Los adversarios tienen que tener una constitución similar, para que haya una cierta igualdad (o equidad) durante el enfrentamiento.

Se trata claramente de un deporte de combate, donde el objetivo es desarmar al oponente o hacerle abandonar utilizando los puñetazos, pero también incluso las patadas, como en el boxeo savate.

La violencia está muy presente: incluso aunque esté canalizada por reglas que ponen la táctica y la técnica en primer plano; las heridas y los KO (un «fuera de combate» o pérdida del conocimiento de diez segundos contados en voz alta por el árbitro) son una constante entre los grandes campeones.

Los combates se dividen en rounds (o «asaltos» para los que detestan los anglicismos) de tres minutos, el tiempo de recuperación es de un minuto cada vez. Los challengers (boxeadores u oponentes) se retiran cada uno a una  esquina opuesta del ring que les ha sido asignada, su entrenador puede mientras tanto hablar con ellos y curarles las heridas.

Los cambios vienen dados por el sonido de una campana.

Hay tres asaltos de tres minutos para los aficionados hombres (pero para las mujeres son cuatro rounds de dos minutos), y hasta doce para los profesionales. Hay un árbitro y dos cronometradores.

Solo están autorizados los puñetazos y deben dirigirse a la cara o al busto (por encima de la cintura). Está prohibido sujetar, agarrar o apresar al rival.

Los entrenamientos en boxeo incluyen ejercicios diversos. Los boxeadores hacen también refuerzo muscular, calentamiento y estiramientos. Fuente: visualhunt.com

Durante los combates de boxeo inglés, los ataques clásicos son el directo, el crochet, el uppercut y el direct court. El overhand y el cross-counter también son básicos. Al mejorar la técnica, los boxeadores aprenden rápidamente el bolo-punch, el semi-uppercut, el shift-punch y el semi-crochet.

Los espectaculares combates de boxeo profesional son los que suelen estar mediatizados: sin ninguna protección, los boxeadores buscan dejar KO a sus rivales. Por el contrario, los boxeadores amateurs tienen que utilizar un casco -estos son los que podemos ver en la tele cada cuatro años durante los Juegos Olímpicos. Por eso, a veces hablamos de «boxeo olímpico». Pero la llegada de profesionales en 2016 hizo que cambiara la situación.

De todos modos, es evidente que con un casco se puede participar en más combates que sin…

El número y la calidad de los golpes sirve a declarar a un vencedor, siendo atribuido un punto por cada uno. Un golpe fatal pone también fin a la pelea.

Aunque por supuesto son absolutamente necesarias fuerza y potencia, el boxeo inglés no carece de sutilidad alguna.

Hay que ser especialmente ágil, con un juego de piernas que permita mantener la guardia de forma constante al tiempo que se ocultan las intenciones e iniciativas: el efecto sorpresa puede ser determinante.

La resistencia y el aguante también desempeñan un papel importante, al igual que la motivación (o determinación) y los ánimos. La estrategia es fundamental para desgastar física y/o moralmente al adversario.

Por otro lado, aunque es importante saber golpear, también lo es saber evitar (esquivar) o parar los golpes del adversario. De ahí la importancia de estar concentrado y mantener una atención constante en cada instante.

Ten en cuenta que el boxeo inglés es mucho menos violento que el thai o el americano.¿Quieres saber también qué es el shadow boxing?

Algunas reglas básicas del boxeo inglés

Las primeras reglas del boxeo inglés las escribió en 1865 el marqués de Queensberry (1844-1900), que, por primera vez, hacían hincapié sobre todo en el poder y la fuerza de los golpes.

Reglas del boxeo inglés. Como si romper una ventana con las manos sin ningún tipo de protección no causara ningún corte ni lesión…

Están prohibidos: el combate a puño limpio, los golpes por debajo de la cintura, el cuerpo a cuerpo, asfixiar,  los golpes en el suelo y el «combate hasta el final» (golpear hasta llegar a un nocaut).

La regla de 1865 ratificó la división de un combate de boxeo en varios asaltos de tres minutos cada uno. Incluso hoy en día, los combates de boxeo profesional pueden tener hasta 12 asaltos intercalados con períodos de descanso de un minuto.

El árbitro considera que se ha perdido el combate si el boxeador permanece en el suelo durante más de diez segundos. Pero si descansa sobre una rodilla, también se le considerará incapaz de regresar al combate.

Estas primeras reglas también delimitaron las dimensiones del ring de boxeo, rodeado de cuerdas de cáñamo: 6 metros de máximo y 4’90 metros como mínimo en cada lateral.

La regla básica del boxeo no ha cambiado en todos estos años: evita ser golpeado por el oponente.

A cada golpe preciso, los puntos se otorgan al boxeador que los da. El que tenga más puntos al final será el que gane el combate.

Como es de esperar, el combate lo libran dos personas del mismo sexo y de la misma categoría  de peso. Tienen la obligación de emplear guantes de boxeo, un par de botas de boxeo sin tacos o tacones, una coquilla de protección, un protector para la boca y pantalones cortos de boxeo.

Las mujeres, además, utilizan un protector para el pecho. En cuanto al casco, se espera que se prohíba en las competiciones a partir de este año 2018.

¿Cómo se hace el recuento de puntos?

En el boxeo inglés, hay tres jueces y un árbitro que son los que se encargan de contar los puntos. La función del árbitro es hacer cumplir las reglas mientras los jueces cuentan los puntos.

¿Cómo? Cada asalto se puntúa sobre diez puntos. Y no, no se trata de un examen. Cada vez que un boxeador gane un asalto, obtiene 10 puntos.

Para dar la nota, a los jueces se les proporcionan doce cartas numeradas del 1 al 12 (equivalentes a los 12 asaltos de 3 minutos). Al final de cada asalto, las cartas se entregan al árbitro, quien las pasa al supervisor de la Federación de Boxeo.

Por lo tanto, cada uno de los jueces da su calificación a la federación de boxeo en cuestión.

Solo se tienen en cuenta los golpes en la cintura y en la parte frontal del cuerpo (cabeza, hombros, pecho y vientre): los golpes en las partes genitales, espalda o por detrás de la cabeza no se tienen en cuenta.

Además, un golpe solo será válido si hay una fuerza de impacto significativa, es decir, se debe asestar un golpe de una forma limpia y precisa, con la superficie del metacarpo y no con el interior de los guantes.

El equipamiento del boxeador y las diferentes categorías

Como no te llamas Floyd Mayweather Junior, Mohamed Ali o Mike Tyson y aún no has llegado a ser campeón de España o del mundo de boxeo, vamos a hablar del material que necesita un boxeador que comienza o neófito.

En el boxeo aficionado, es necesario contar con guantes de protección y un saco, zapatos de boxeo (adaptados al rebote de la lona), una coquilla, una protección bucal y un casco de boxeo. Pero este último está en vías de desaparición (salvo para entrenarse, claro), ya que, como ya hemos comentado, a lo mejor lo prohíben en 2018 para las competiciones.

Existe también un boxeo «educativo» y un «boxeo fitness» que se inspira de las características del boxing a la inglesa.

Esto, para el apartado «competición». Pero también hay que pensar en los imperativos de los entrenamientos para los que se requieren:

  • indumentaria de recambio (o unos pantalones cortos y una camiseta),
  • unos buenos calcetines
  • un saco de boxeo,
  • un punching ball (distinta del punching bag),
  • la pera de boxeo,
  • la cuerda de saltar,
  • la barra de tracción o barra fija,
  • pesas o cualquier otro aparato de fitness o de musculación (salvo si haces boxeo en un club o tienes acceso a una buena sala de deporte).

Todos estos accesorios no son obligatorios, pero sí que es mejor entrenar con ellos para practicar en las mejores condiciones (a menos que, por supuesto, vayamos a un club de boxeo más cercano que cuente con el equipo necesario in situ).

Durante el tiempo delimitado de batalla en el asalto, un boxeador puede derribar o ser derribado. El instructor de tu club de boxeo está ahí para aconsejarte, en un momento dado, durante tu combate contra una campeona olímpica…

Hoy en día, hay diez categorías de pesos para el boxeo masculino aficionado:

  • Peso mosca ligero: entre 46 y 49 kg,
  • Peso mosca: entre 49 y 52 kg,
  • Peso gallo: entre 52 y 56 kg,
  • Peso pluma: entre 56 y 60 kg,
  • Peso ligero: entre 60 y 64 kg,
  • Peso wélters: entre 64 y 69 kg,
  • Peso medio: entre 69 y 75 kg,
  • Peso semipesado: entre 75 y 81 kg,
  • Peso pesado: entre 81 y 91 kg,
  • Peso superpesado: sin límite, pero más de 91 kg.

En el boxeo femenino, las categorías de peso difieren un poco:

  • menos de 48 kg: peso mosca ligero
  • entre 48 y 51 kg: peso mosca
  • entre 51 y 54 kg: peso gallo
  • entre 54 y 57 kg: peso pluma
  • entre 57 y 60 kg: peso ligero
  • entre 60 y 64 kg: peso superligero
  • entre 64 y 69 kg: peso wélter
  • entre 69 y 75 kg: peso medio
  • entre 75 y 81 kg: peso semipesado
  • más de 81 kg: peso pesado

Sin embargo, el Comité Internacional Olímpico solo contempla tres categorías de peso para el boxeo femenino en los Juegos Olímpicos: peso mosca, ligero y medio.

Una boxeadora que pese 47 kg, 55 kg o 67 kg no puede participar en la competición.

Resulta bastante injusto, pero solo las atletas que están entre estas horquillas pueden optar a participar en las olimpiadas…

El boxeo profesional cuenta con categorías intermedias (para los hombres): peso paja, supermosca, supergallo, pluma, superpluma, superwélter, supermediano y mediopesado.

Descubre también las reglas del full contact.

¿Por qué llevar un atuendo deportivo en el boxeo inglés?

¿Eres miembro de un club de boxeo? ¿Has tenido que pagar el material deportivo tras las primeras clases?

Aunque se considere que este deporte es muy violento, no es para tanto.

Atuendo deportivo en el boxeo inglés. Poca protección para la cabeza, ¿no?

No obstante, los gimnasios y pabellones deportivos dedicados a este deporte informan a sus practicantes la necesidad de comprarse espinilleras, protector bucal, coquilla, casco de protección y guantes de boxeo: toda una parafernalia necesaria para protegerse aunque no se practique el deporte a nivel olímpico.

Pero ¿por qué hay que usar tanta protección?

De hecho, el boxeo es una disciplina que, paradójicamente, es muy respetuosa, pero puedes hacerte daño si no utilizas el material adecuado.

Y precisamente, como su nombre indica, el equipo de protección obligatorio hay que adquirirlo para protegerse contra los golpes del oponente y para no hacerle daño al compañero durante el entrenamiento.

Entre los distintos golpes asestados, los que están prohibidos, los accidentales, los repetitivos… puede suceder cualquier accidente. Gracias al casco o a los guantes de boxeo, los boxeadores no temen golpear al oponente.

Además, estar protegido contribuye a mejorar el esquivar y el autocontrol: no hay que temer asestar golpes, eso te permitirá liberar tu explosividad y luchar libremente.

Casi ningún club de boxeo inglés permitirá que sus boxeadores participen en el entrenamiento sin esta equipación.

Algunos grandes campeones de la historia del boxeo inglés

Debes tener una preparación física inmejorable si quieres ser profesional. Es necesario contar con una condición física fuera de lo común para destacar.

«Ningún Vietcong me ha llamado nunca negro» dijo Mohamed Ali en 1967 para marcar tanto su rechazo a la Guerra de Vietnam como las críticas al racismo.

Todos los campeones del mundo han pasado por una etapa de amateurs.

Lo podemos ver con la leyenda del boxing, el estadounidense Muhammad Ali (1942-2016), primero campeón olímpico en 1960 en Roma antes de ser, entre los profesionales, seis veces campeón del mundo de los pesos pesados y cuatro veces de los pesos ligeros -¡un palmarés impresionante con 61 combates, 56 victorias, de las que 40 han sido por nocaut.

Mohamed Ali es un icono cultural, adulado por muchos, figura contra la Guerra de Vietnam, que lucho por la emancipación de las minorías y contra la segregación racial de los Estados Unidos.

A pesar de todo, se convirtió en el primer campeón mundial de peso pesado tres veces antes de pasar a conseguir otros títulos a nivel mundial, vamos, el Rafael Nadal del boxeo: campeón del mundo de peso pesado de la Asociación Mundial de Boxeo (WBA, World Boxing Association) en 1964, 1967, 1974-1978, 1978-7979, y del Consejo Mundial de Boxeo (WBC, World Boxing Council) en 1964-1967, 1974-1978.

También es el caso de Sugar Ray Leonard, vencedor de los JO de 1973 en Montreal, Canadá, antes de hacerse con siete títulos mundiales de pesos ligeros y tres de pesos pesados. Aunque a lo mejor tú no te pones unas metas tan altas.

Joe Frazier (1944-2011), otro gran boxeador estadounidense de la generación de Mohamed Ali, consiguió una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964 antes de conseguir en dos ocasiones imponerse como campeón mundial de boxeo en la categoría de peso pesado. Fue el mayor rival de Mohamed Ali, que luchó por primera vez en 1971 antes de ser nombrado campeón del mundo de 1970 a 1973.

Solo tiene 4 derrotas en 37 combates, con 27 victorias por nocaut.

Otro gran nombre del boxeo inglés es Floyd Mayweather Junior.

Grandes boxeadores del mundo. Floyd Mayweather Junior, un icono del boxeo inglés contemporáneo.

Nació en 1977. Permaneció invicto durante 18 años consecutivos y fue campeón del mundo en cinco categorías de peso (superpluma en el período 1998-2002, peso ligero 2002-2004, superligero 2005-2006, wélter 2006-2008, 2011-2015, superwélter 2007-2015).

George Foreman, nacido en 1949, fue campeón mundial de peso pesado (1973-1974, 1994-1995) y campeón olímpico en los Juegos de México en 1968.

Hace cincuenta años, G. Foreman aterrorizó a los mejores boxeadores y compitió por los puestos del podio. Por una buena razón: solo tuvo 5 derrotas en 81 combates, de los cuales 68 fueron por nocaut.

¿Otro gran nombre del boxeo? Pues Mike Tyson, apodado «Iron Mike».

Nació en Brookyn en 1966, fue el boxeador más joven de la historia en ganar un título mundial en la categoría de peso pesado a la edad de 20 años.

Fue su victoria contra Trevor Berbick, campeón en 1986, lo que le hizo quedarse para la posteridad y ser un hito en la historia de este deporte.

No podemos olvidarnos de Sugar Ray Leonard, ganador de los Juegos Olímpicos de 1973 en Montreal (Canadá), antes de ganar siete títulos WBC y tres WBA…

Más recientemente, Brahim Asloum fue el campeón olímpico en Sidney en 2000, antes de sus dos victorias mundiales en la WBA.

Entre los españoles que destacan en este deporte, citaremos a Baltasar Belenguer, José Legra Utria, Pedro Carrasco, Javier Castillejo o Jorge Mata Ferradal, entre muchos otros.

¿Te gustaría conocer también qué es el savate?

Estilos de boxeo inglés

No diremos que el boxeo es un deporte violento. Por el contrario, este deporte histórico ha ido ensalzando poco a poco su lado estético. Lo que hoy conocemos como Noble Art se ha convertido en una práctica deportiva en la que se busca la agilidad y la belleza de los gestos, pero existen muchos estilos de boxeo, que te presentamos a continuación.

El boxeador tradicional (estilista)

También conocidos como «boxeadores puristas», los boxeadores tradicionales son estrategas y técnicos.

Mantienen la distancia frente a su adversario para analizar su cuerpo y sus movimientos, se mueven con agudeza y precisión y acaban con sus adversarios cansándolos.

Para esto, los boxeadores (o las boxeadoras), deben tener un buen juego de piernas, una gran capacidad de resistencia, una magnífica coordinación de brazos, un estupendo sentido del ritmo y una velocidad sin parangón. Además, deben dedicar más tiempo a atacar que a defender.

Se suele tratar de personas más delgadas o esbeltas que sus adversarios, lo que les permite realizar movimientos amplios y «estilizados».

Existen diferentes estilos de boxeo con características propias. El estilo tradicional de boxeo: agudeza, táctica y potencia.

Un ejemplo de boxeador tradicional: Muhammad Ali.

El boxeador camorrista (fijador)

Siempre intentan anular los ataques y contraataques de sus adversarios presionando constantemente en el cuerpo a cuerpo. La agudeza y la elegancia de sus movimientos no son su principal preocupación.

Más pequeños y fornidos que los boxeadores clásicos, los boxeadores camorristas también son potentes y fuertes. Intentan abarcar tanto la derecha como la izquierda de su adversario para evitar cualquier ataque directo en línea recta.

Sus golpes favoritos, a corta distancia, son los ganchos, los overhands y los uppercuts. Atacan menos la cabeza que el resto del cuerpo (vientre, pecho y busto), porque es más complicado mantener la guardia y proteger estas partes del cuerpo.

Para desmontar al adversario, tienen que mantener un ritmo de golpes constante, con una resistencia excelente y una pugnacidad extrema.

¡También podemos hablar de «boxeadores pitbull»!

Ejemplo de boxeador camorrista: Joe Frazier.

El brawler o slugger (pegador)

Es el estilo favorito de los boxeadores de categoría de peso semipesado o pesado. Se trata del peor contrincante para los camorristas, y del adversario favorito de los boxeadores clásicos.

Los boxeadores que utilizan este estilo no se centran en la delicadeza: lo que importa es golpear fuerte y conseguir el mayor desgaste posible.

Podríamos pensar en Arthur Shelby, de Peaky Blinders, un ejemplo de brawler.

Al ser más grandes, más fuertes y más pesados que sus contrincantes, la potencia es la baza principal de estos boxeadores, que buscan marcar su autoridad e intimidar con su fuerza bruta.

Su principal desventaja es su falta de movilidad y de resistencia física por su gran volumen, por lo que son más fáciles de esquivar y contratacar.

Un ejemplo de brawler o slugger: George Foreman.

Estilos híbridos

Algunos estilos son una mezcla de varios. Hay boxeadores tradicionales-brawlers, hay camorrisgas-brawlers, hay boxeadores «camaleones» y boxeadores que utilizan más de dos estilos y reciben, en consecuencia, el nombre de «boxeadores políglotas».

El boxeador tradicional-brawler tiene las cualidades técnicas, la agudeza y la elegancia de los boxeadores tradicionales y la potencia de los brawlers. Son estrategas y esperan cada movimiento de su adversario para responder con una fuerza intensa y golpes definidos que acaben con su contrincante. Este es el estilo, por ejemplo, del boxeador Lennox Lewis, por ejemplo.

El camorrista-brawler, por su parte, tiene la potencia de un slugger, pero no es tan grande ni tiene tanto alcance. Esta carencia la contrarresta acercándose  constantemente a su adversario hasta darle el golpe de gracia. Un ejemplo de este estilo es Rocky Marciano.

M. Tyson es un luchador legendario. Visto así, nos cuesta pensar que este es uno de los hombres más temidos del mundo.

Otro estilo híbrido de nuestra selección es el «polivalente». Este boxeador mezcla varios estilos, como un hablante que usa varios idiomas como si jugase con ellos.

Mike Tyson, por ejemplo, tenía una morfología que le permitía dominar distintos estilos de esta disciplina: era pequeño para ser un peso pesado, pero podía atacar constantemente y sin descanso para compensar esta diferencia.

El estilo «polivalente» de M. Tyson mezclaba la presión, con la potencia del golpe, la velocidad de movimientos, el contraataque, lo que le ha valido la reputación de ser «el hombre más temido del planeta».

Por último, repasemos el estilo «camaleón»: los boxeadores camaleones son aquellos que adaptan su estilo en función de su adversario o de la etapa de su carrera en la que se encuentren.

Manny Pacquiao, por ejemplo, era tanto un boxeador tradicional (contra John Bradley II), como un camorrista (contra De la Hoya), pero también un brawler  contra Margarito o Hatton.

¿Qué tipos de guaridas hay?

Otra técnica fundamental del boxeo inglés: la guardia (y no, ¡no hablamos del municipio vasco!).

En boxeo, el objetivo principal es golpear al adversario sin recibir golpes. Para ello, hay que saber posicionarse y saber colocar los puños delante de la cara: en esto consiste la guardia.

Además de asestar puñetazos, tienes que saber esquivarlos. La guardia es esencial para evitar los golpes.

Existen distintos tipos de guardia en el mundo del boxeo:

  • La guardia tradicional: la más enseñada, consiste en colocar una mano más adelante y otra detrás, cerca de la cara, a la altura de la mandíbula.
  • La guardia europea: las manos se colocan muy arriba, hacia la parte delantera.
  • La guardia baja.
  • La guardia de brazos cruzados.

¿Quieres seguir sumergiéndote en el mundo de las guardias del boxeo? Te animamos a que descubras otras variantes, como el boxeo americano, con unas clases particulares.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 2 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar