Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

¡Nuestros consejos para memorizar latín rápido y bien!

Publicado por Lara, el 25/10/2017 Blog > Apoyo escolar > Latín > 5 Pautas para Aprender Latín Rápidamente

«El papado no es más que el fantasma del difunto Imperio romano», Thomas Hobbes (1588-1679)

Fascinada por la civilización romana, la historia, la geografía, el mundo clásico – la antigua Roma y Grecia – y por las lenguas clásicas, escogí la opción de estudiar latín en Bachillerato, y uno de los objetivos era que me ayudara a mejorar las notas en lengua castellana.

No continué con las clases de latín después de latin 1 Bachillerato, así que se me olvidó todo, como era de esperar.

Esto responde al hecho de que, en general, las clases de latín se basan en el aprendizaje de memoria – recitar cada palabra con la primera declinación latina o aprender los casos (nominativo, acusativo, vocativo, genitivo, dativo, ablativo) – sin entender la finalidad de las clases de latín.

Además, esta lengua muerta puede perder interés respecto a otras asignaturas y lenguas, haciendo que este aprendizaje del latín se convierta en soporífero, pesado y nada interesante.

Imposible aprender latín rápidamente con estas condiciones…¿No crees?

Para los estudiantes más aventajados de latín, el aprendizaje de las lenguas clásicas – latín y griego – sigue respondiendo al objetivo de querer formar parte del grupo considerado como  “los buenos alumnos”, a pesar de también mostrar interés por familiarizarse con textos de la antigua Roma o por querer conocer la historia de la literatura latina.

Por lo tanto, aquí tienes, según nuestra redacción, los 5 trucos para aprender latín de forma más rápida.

1. Aprender un poco de vocabulario en latín

El cerebro humano funciona como una red de neuronas infinitamente grande que se conecta y desconecta permanentemente con decenas de miles de otras neuronas.

Cuando se busca memorizar vocabulario en latín, aquello que lo estimula es el número de conexiones neuronales. Como un disco duro de ordenador, cuanto más corto es el camino, más rápidamente se podrán recordar palabras en latín.

Aprender vocabulario y fonética en latín Practica la fonética durante una excursión a Italia para enriquecer tu vocabulario.

¿Es mejor aprender cada palabra de un libro de Cicerón o de Tito Livio o simplemente las palabras más frecuentes, las más usuales de la lengua del día a día?

Intentar asimilar de golpe y de memoria las palabras del léxico para un determinado nivel de latín, así como cada desinencia, corre el riesgo de ser contra productivo, y además no sabremos más que traducir un texto.

Por eso nuestro consejo número 1 es que solo te centres en el vocabulario básico.

Empieza por un léxico de latín básico que te permita entender la mayoría de las frases que se emplean en los textos literarios.

Por ejemplo, en las clases de latín para principiantes se suele aplicar el principio 80-20: el 80% de los resultados son el producto del 20% de las causas, según la ley de Pareto (1848-1923), es decir que memorizar el 20% de las palabras te permitirá entender el 80% de aquellas más utilizadas.

Practicar con un número reducido de palabras también permite segmentar la progresión: aprender una lista de diez o quince palabras, después aumentar esa lista poco a poco con el trascurso de las semanas.

Especialmente, de esta manera evitarás desanimarte ante todo el trabajo que queda por hacer.

Para conseguirlo, una idea sería dividir una lista de palabras del diccionario latín-español, o aquellas que aparecen en un texto en latín que no se hayan entendido, entre el número de semanas que quedan en el mes.

Así que empieza por escribir una lista de vocabulario latín-español. Después, lee esta lista y repite las palabras tapando la traducción en español.

Recita en voz alta cada terminación (junto con el tipo de palabra que sea: sustantivo, pronombre, verbo…) intentando recordar la traducción en tu propia lengua materna: pasa a la siguiente si lo has logrado o en caso contrario márcala con una cruz.

Escribe todas las palabras fallidas en una hoja aparte, y repite el ejercicio hasta que seas capaz de recordar toda la lista.

¿Sabías que hay Apps para aprender latín?

2. ¡Crear imágenes mentales para aprender latín con más rapidez!

Para hacer los ejercicios sin errores y estimular tu razonamiento, crear imágenes mentales es un truco clave de la metacognición – regular la propia actividad del aprendizaje – que ayuda a estimular la memorización de una locución o a mejorar la expresión en latín.

Se trata de un proceso de mnemotecnia que permite visualizar lo que se aprende, ya que las imágenes que se crean en el cerebro se retienen con mucha más facilidad que las ideas abstractas.

Crear imágenes mentales para aprender memorizar mejor Las palabras «cerebral» y «cerebro» tienen la misma raíz y se escriben «cerebrum» en latín. Sorprendente, ¿no crees?

No obstante, al enfrentarse a nuevas palabras en latín, es difícil adivinar de golpe todos los significados de las palabras:

  • Regnum, regni (dirigir, erigir, rey, reinar),
  • Caput,capitis (líder, capital),
  • Imperium, imperii (imperio, padre, reparar, separar, imperativo),
  • Vox, vocis (voz, vocal, vocablo, evocar),
  • Pax, pacis (paz, pacto, pagar, país, campesino),
  • Caelum, caeli (cielo, celeste), etc.

Representar mentalmente la situación de una frase latina ayuda a la mente humana a transformar una palabra abstracta en una imagen concreta para que el proceso de memorización se convierta en un proceso más natural.

En nuestro ejemplo con cuatro palabras latinas, por ejemplo, podríamos imaginar una corona de laureles sobre la cabeza de Julio César durante su reinado (regnum), de camino al Coliseo de la capital (Roma, símbolo del Imperio romano, caput, imperium), alzando la voz (vox) para implorar al cielo (caelum) que traiga la paz (pax).

Aunque te pueda parecer una asociación alocada, puede ayudarte a memorizar una montaña de palabras que parecen infranqueables en un primer momento.

Cada procedimiento a la hora de asociar o de crear imágenes mentales tiende a exagerarse un poco y también suele recurrirse al movimiento.

Por ejemplo, imaginar un tsunami para recordar una ola pequeña o un yunque para un martillo, etc., ayuda a fijar en el cerebro el recuerdo de una imagen impresionante difícil de olvidar.

Además, las imágenes móviles se retienen mucho mejor que las estáticas: no dudes en crear situaciones totalmente absurdas.

Descubre aquí los recursos en línea para estudiar latín. ¡Encontrarás recursos para latin para principiantes!

3. Recurrir a la teoría de las inteligencias múltiples

El profesor de latín puede acudir a diversos métodos para hacer que sus alumnos asimilen la lengua latina – lingua latina.

El cerebro humano se desarrolla por medio de tres formas de memorización: auditiva, visual y kinestésica. Tenemos estos tres tipos diferentes de inteligencia, pero una de ellas domina al resto.

La teoría de las inteligencias múltiples Se suele decir que los jugadores de ajedrez se vuelven cada vez más inteligentes: de la misma manera se dice que el aprendizaje del latín estimula diferentes formas del razonamiento cognitivo.

El aprendizaje de idiomas consiste en hacer jaque mate a la ignorancia, intensificando dos formas de inteligencia.

Recordar palabras latinas, verbos irregulares, adjetivos calificativos o preposiciones en latín puede ser un verdadero quebradero de cabeza para el estudiante que no tiene desarrollada la memoria visual.

El latín es una lengua muerta, solo existe en los libros y nadie la habla frecuentemente como lengua materna.

Resultado, es más fácil aprenderla con soportes escritos que mediante soportes de audio.

En la lengua de Cicerón y de Séneca pueden confundirse muchos puntos gramaticales: ¿en dónde colocar el supino, cómo diferenciar al acusativo del dativo, cómo conjugar el verbo ser, cómo recordar cada declinación?

Crear un esquema mental o lo que es lo mismo, un esquema heurístico, podría ser de gran ayuda.

El método consiste en volcar sobre el papel un esquema visual que establezca una jerarquía entre las palabras españolas y/o cada forma de la palabra en latín. Es una técnica reconocida dentro de las ciencias cognitivas con la que puedes resumir un libro, preparar un examen o aprender un idioma.

Por ejemplo, escribir en diferentes colores los superlativos issimus, errimus, illimus dentro de un recuadro en el centro de la hoja, después asociar a cada una de esas palabras el radical de un adjetivo escribiendo expresiones o comparaciones de cada relación.

Esto para ayudar a recordar los superlativos de superioridad: doctus (el sabio) se convierte en doctissimus que significa «el más sabio»).

Al requerir el esfuerzo de los dos hemisferios del cerebro y relacionar ideas, el estudiante va a ir directamente a lo esencial en su aprendizaje, de forma que creará un atajo que le lleve a memorizar más fácilmente.

¡Echa un ojo a nuestros profes para aprobar la pau latin!

4. Practicar el método de repetición espaciado en el tiempo para aprender latín rápidamente

No hay nada más tedioso y monótono como revisar páginas y páginas de teoría y tablas de conjugación en latín que parecen no tener fin.

Cuando se hace una lectura de textos de forma intensiva, «entran por un oído y salen por el otro», como se suele decir. Engullir una gran cantidad de palabras en español, griego o latín de una sola vez es simplemente imposible.

Nuestro cerebro no funciona según un modelo fotográfico para maximizar su capacidad de retención de conocimientos, hay que repetir, repetir y una vez más, repetir. 

Por eso se prefiere repasar las clases de idiomas estableciendo un ritmo de intervalos regulares, espaciados en el tiempo, para segmentar el aprendizaje.

Este método de repetición espaciada en el tiempo fue creado por el filósofo alemán Hermann Ebbinghaus (1850-1909), a quien se le considera como el padre de la psicología experimental del aprendizaje.

De hecho, para evitar sobrecargarse, nuestro cerebro ordena, selecciona y olvida constantemente y de manera exponencial la información que recibe y que no considera importante.

Si deseas tomar un curso de latin online, ¡no dudes en utilizar Superprof para encontrar tu profe ideal! Podrás hacer un curso de latin completo.

Aprende latín pero con sesiones espaciadas en el tiempo La profundización en las competencias lingüísticas solo puede realizarse gracias al escalonamiento del trabajo en el tiempo.

Sin embargo, las repeticiones de la misma frase traducida en latín, incluso de las citas latinas o de un punto de gramática, van a disminuir el impacto y el tiempo de olvido, por lo que desde ese momento se podrá aumentar el tiempo entre cada sesión de repaso.

Es la curva del olvido destacada por H. Ebbinghaus en el proceso de aprendizaje.

Espaciar en el tiempo las clases sobre la civilización grecorromana, la mitología o la literatura latina (Ovidio, Horacio, Plinio el viejo, Plinio el joven, etc.) va a anclar cada información en la mente y a crear automatismos que harán capaces de que la idea salga de forma natural.

Tomarse el tiempo necesario es, paradójicamente, el método que te hará ganar un tiempo valioso.

Para aprender latín rápida y eficazmente, son mejores diez sesiones de repaso de veinte minutos repartidas en una o dos semanas, que una sesión intensiva de dos horas.

5. Encontrar procedimientos mnemotécnicos

Se supone que aprender latín resulta más fácil para los hablantes de países de la Europa latina – Francia, Italia, España, Rumanía, Portugal, Suiza, Bélgica, Quebec– y Latinoamérica, que para los germanos o los chinos.

Efectivamente, nuestra lengua materna es una lengua con raíces etimológicas de origen latino, como si las antiguas poblaciones del Latium fueran nuestros ancestros.

No obstante, para memorizar el esqueleto morfológico de este idioma, hay que recurrir a procedimientos mnemotécnicos que van a simplificar y a facilitar el aprendizaje.

Aquí tienes una lista de lo que puedes hacer para manejarte con el latín:

  • Crear flash-cards por temas: la vida diaria de los romanos, la primera declinación, los verbos, los adverbios, etc.
  • Crear historias mentales con conjunciones subordinadas, pronombres personales, adjetivos, etc.
  • Llenar las paredes con post-its que se correspondan con un campo léxico: la casa, el jardín, palabras simples español-latín,
  • Asociar palabras con sonidos, con lugares o movimientos, para aprenderlas de memoria.

Para terminar, un último truco:

Los alumnos de latín de cualquier nivel podrán profundizar en su conocimiento de las tablas de conjugación y las listas de palabras de vocabulario.

¿Cómo? Cantando.

De hecho, cantar es una buena herramienta didáctica y lúdica para acordarse de cómo aprender a desentrañar un texto en latín.

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 4,20 sobre 5 entre 5 votos)
Cargando…

1
Dejar un comentario

avatar
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
JIMÉNEZ LORA Recent comment authors
newest oldest most voted
JIMÉNEZ LORA
Invitado
JIMÉNEZ LORA

GRACIAS POR TAN DIDÁCTICA INTRODUCCIÓN.