Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

Aprender latín en la ESO y Bachillerato

Publicado por Helena, el 09/11/2017 Blog > Apoyo escolar > Latín > Clases de Latín en el Instituto

Los problemas son como un ovillo de lana. No se pueden deshacer de golpe, sino que hay que ir paso a paso, nudo tras nudo. Con calma y con tiempo. (Nadine Monfils)

Según muchos profesores y expertos, debido a algunas de las últimas restricciones en educación, además de la situación laboral actual, las clases de latín y griego clásico podrían vaciarse de golpe, igual que si deshacemos una pelota de lana de golpe.

Aunque el latín fue la lengua vehicular de las élites europeas hasta el siglo XVII, la enseñanza de esta «lengua muerta» disminuye cada vez más en España.

Los años pasan y cada vez hay más debates que critican duramente la utilidad de aprender latín.

Sin embargo, esta lengua es útil para bastantes cosas, desde estudiar Medicina o Derecho, hasta cualquier filología. Proporciona una cultura general necesaria actualmente para cualquier tipo de trabajo, además de proporcionar una base lingüística que puede ser de gran utilidad para aprender cualquier lengua (especialmente, y no exclusivamente, si son lenguas romances).

Así pues, en Superprof nos adentramos en el sistema actual para explicar cómo desde el instituto podemos beneficiarnos de las ventajas de estudiar esta lengua.

Aprender latín en el instituto

Antiguamente, el latín era una de las asignaturas más importantes junto con lengua y matemáticas.

En esta asignatura, puedes estudiar entre otras cosas:

  • La civilización romana.
  • La historia de la literatura latina.
  • Descubrir la Roma antigua.
  • Estudiar los textos clásicos.
  • Las palabras latinas que son la base etimológica de palabras españolas.
  • La gramática latina.
  • El vocabulario latino, etc.

Este aprendizaje de la cultura clásica y sus lenguas te dará una base de conocimientos que te servirá para el resto de tu vida. Además, hay numerosas herramientas para estudiar latín.

Según cambia la Ley de Educación, la programación de Latín cambia. La LOMCE y la LOE imponen distintas formas de ver el latín en el instituto.

Una opción abierta a todos los alumnos

Desde el 2015, al entrar en vigor la LOMCE, los estudiantes de instituto tienen la posibilidad de elegir el latín en la ESO y después, en Bachillerato.

Sin embargo, Latín I figura como asignatura troncal dentro del itinerario de Humanidades pero no del de Ciencias Sociales. Actualmente, esta lengua no aparece en el listado de las dos materias de opción que se pueden elegir como troncal. Esto implica que haya menos alumnos estudiando latín y, por lo tanto, menos grupos por instituto.

Con la LOE, los estudiantes de 4.º de la ESO podían estudiar, según los centros, 3 horas semanales de Cultura Clásica o Latín. Con la LOMCE, se puede llegar a estudiar ambas cosas: 4 horas de Latín (como una troncal de opción) y 2 de Cultura Clásica (como optativa).

Así pues, cuenta con una importante carga de horas. Sin embargo, en muchas Comunidades Autónomas, se exige un número mínimo de alumnos para sacar un grupo de Latín o de Cultura Clásica.

Anteriormente, el mínimo era de cinco u ocho alumnos, pero se ha ido incrementando hasta llegar, en algunos casos, a quince. Esto implica que muchos grupos no salgan en algunos centros y que los alumnos que quieran cursar estas asignaturas se tengan que cambiar de centro.

Así pues, ¿de verdad es una opción abierta a todos los alumnos?

Busca cursos de latin si quieres mejorar rápidamente.

Una formación crucial

Aprender la lengua del Latium proporciona conocimientos que conectan nuestro mundo actual con el mundo clásico. Permite a los alumnos conocer sus orígenes, las raíces de su lengua y la procedencia de su cultura.

Saber la historia y cultura latina nos ayuda a entender las obras de los museos. Para poder traducir un texto, hay que comprender el contexto en el que fue escrito.

El latín y el griego, es decir, las humanidades, serán cruciales para no «romper definitivamente con nuestro orígenes culturales».

La situación del griego es todavía peor que la del latín, puesto que no se oferta en 4.º de la ESO.

Griego figura como materia de opción dentro del grupo de las troncales en los itinerarios de Humanidades y en el de Ciencias Sociales, es decir, no es obligatoria para ningún itinerario. Esto significa que podría darse el caso de que un alumno del itinerario de Humanidades cursara ese itinerario sin llegar ni siquiera a estudiar griego, pero sí asignaturas como Economía.

Puedes estudiar todos estos conocimientos de Latín con juegos… ¡Visita nuestro artículo!

El temario de latín en Bachillerato

Mucha gente ya lo sabe. Aprender a leer textos en latín, la lengua de Julio César, nos proporciona conocimientos clave para comprender nuestro propio idioma, tanto gramaticalmente (por ejemplo, los infinitivos) como sintáctica o léxicamente.

Primero de Bachillerato

Hay que eliminar los prejuicios que tenemos contra esta lengua. No solo sirve para entender textos antiguos.

En la asignatura de Latín I, se estudian diversos contenidos.

El bloque 1 se llama «El latín, origen de las lenguas romances». Se trata de un marco geográfico de la lengua, en el que se empieza estudiando el indoeuropeo y las lenguas de España: las lenguas romances y las no romances. Se aprende a diferenciar los elementos lingüísticos latinos que han llegado hasta nuestros días, es decir, los términos patrimoniales y los cultismos. Asimismo, se aprende a identificar lexemas, sufijos y prefijos latinos usados en español.

En el bloque 2, «Sistema de lengua latina: elementos básicos», se estudia el origen de la escritura, los diferentes sistemas de escritura que existen y el origen del alfabeto latino junto con su pronunciación.

El Bloque 3 se denomina «Morfología». En él, se estudia la formación y los tipos de palabras, se inicia el estudio de las declinaciones y la flexión de los verbos. Asimismo, se identificarán elementos morfológicos, de la lengua latina que permitan el análisis y traducción de textos sencillos.

El bloque 4 se titula Sintaxis. El alumno podrá conocer de primera mano los famosos casos latinos. Tendrá que prestar toda la atención posible para concordar los sustantivos y los adjetivos, así como los verbos con los sujetos. De igual modo, se empieza a estudiar la oración simple (atributivas y predicativas) y las oraciones compuestas, a través de construcciones de infinitivo o participio.

El Bloque 5, «Roma: historia, cultura, arte y civilización», se adentra en la historia de Roma: la organización política y social, la mitología, la religión y el arte (tanto en obras públicas como urbanismo).

En el bloque 6, Textos, tiene lugar una iniciación a las técnicas de traducción, retroversión y comentario de textos. Para ello, será necesario dominar el análisis morfológico y sintáctico. Se llevarán a cabo lecturas comparadas y comentarios de textos en lengua latina y en español. Se trabajará, principalmente, la lectura comprensiva de textos clásicos originales en latín o traducidos.

Finalmente, el bloque 7 se denomina Léxico. Por lo tanto, se centra en el vocabulario básico latino: el léxico transparente, las palabras de mayor frecuencia y los principales prefijos y sufijos. Este léxico, como ya hemos dicho previamente, tiene aún hoy en día su huella en nuestro idioma, por lo que también hay que ver las nociones básicas de evolución fonética, morfológica y semántica del latín a las lenguas romances. Por ejemplo, se estudian los latinismos más frecuentes del vocabulario común y del léxico especializado, o las expresiones latinas incorporadas a la lengua coloquial y a la literaria.

En resumen, Primero de Bachillerato te sumergirá de lleno en las raíces del mundo occidental actual.

¿Necesitas ayuda para repasar todos estos contenidos? ¿Sabes que hay Apps para estudiar Latín?

Segundo de Bachillerato

El bloque 1, de nuevo, «El latín, origen de las lenguas romances» se centra en los elementos lingüísticos latinos en las lenguas modernas: términos patrimoniales, cultismos y neologismos. También, el alumno se adentrará en la identificación de lexemas, sufijos y prefijos latinos usados en español y en el análisis de los procesos de evolución desde el latín a las lenguas romances.

No hay un único Coliseo en el mundo... ¡hay uno en Francia! Esta Plaza en Nimes es un precioso ejemplo de la unión del pasado y el presente.

El bloque 2 se llama Morfología. Con respecto a los sustantivos, se estudiarán las formas menos usuales e irregulares; con respecto a los verbos, los irregulares, las perifrasis y defectivos; y con respecto a las formas nominales del verbo, el supino, el gerundio y el gerundivo.

En el bloque 3, Sintaxis, la enseñanza se centrará en la sintaxis nominal y pronominal, la oración compuesta y las distintas construcciones sintácticas (construcciones de gerundio, gerundivo y supino).

El bloque 4 se llama «Literatura romana». Por supuesto, en él se estudian los géneros literarios principales de la cultura clásica: la épica, la historiografía, la lírica, la oratoria, la fábula y la comedia latina. De todos ellos, habrá que conocer sus características particulares y los principales autores (y sus obras) que son más representativos.

En el bloque 5, Textos, nos adentraremos en la parte más importante del curso: la traducción e interpretación de textos clásicos. Es la más importante porque aúna todos los demás conocimientos: la cultura, la historia, la morfología, el léxico, etc. El alumno aprenderá a hacer comentarios y análisis históricos, lingüísticos y literarios de textos clásicos originales. Tendrá que demostrar su conocimiento del contexto social, cultural e histórico de los textos traducidos e identificar las características formales de los textos.

Por último, el bloque 6 se denomina, de nuevo, Léxico. Consiste en una ampliación del vocabulario básico latino dado previamente a través de nuevas palabras pertenecientes al léxico literario y filosófico. Son conceptos y conocimientos ya estudiados previamente, pero esta vez, son más profundos y parten de una base ya adquirida. Así, se verá la evolución fonética, morfológica y semántica del latín a las lenguas romances, las palabras patrimoniales y cultismos, las expresiones latinas incorporadas a la lengua coloquial y a la literaria, y la etimología y origen de las palabras de la propia lengua.

Echa un ojo a nuestros profes de latin 2 bachillerato si necesitas ayuda.

El debate del latín y el griego

Con la reforma educativa actual y la aplicación de la LOMCE de forma total desde el curso 2015-2016, han surgido debates sobre las distintas elecciones de asignaturas que los alumnos pueden llevar a cabo desde 4.º de la ESO. Actualmente, según los centros y la comunidad autónoma en la que se esté, se ofertan varios itinerarios.

Por un lado está el problema de los cupos de grupo: se exigen en muchas ocasiones entre 10 y 15 alumnos para formar un grupo. Algunas comunidades hacen excepciones en caso de las zonas rurales, y en otras, como Cataluña, el latín y el griego son una excepción, junto con la segunda lengua extranjera. Esto se debe a que, siempre que no se necesite contratar a profesores para una asignatura en concreto, crear un grupo con menos de 10 estudiantes tampoco supone una desventaja. Hasta el momento, el mínimo estaba en 5… ¿por qué subirlo ahora?

Hay escuelas muy pequeñas, con pocos alumnos, en zonas rurales, donde también se estudia Latín. Si se respetasen los mínimos en todas las zonas, habría numerosos grupos de centros rurales o de localidades pequeñas que tendrían que desaparecer. ¡Menos mal que hay excepciones!

Por otro lado, está el problema de la especialización y los itinerarios. Según la LOMCE, hay dos itinerarios principales: el que está orientado a enseñanzas académicas (para cursar bachillerato) y el que está orientado a enseñanzas aplicadas (ciclos de grado medio de FP). Así pues, en este curso se pueden elegir dos troncales de entre Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional, Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial, Tecnología, Biología y Geología, Economía, Física y Química o Latín.

Lo más habitual es ofertar un itinerario científico, con Física y Química y Biología y Geología, otro humanístico y social, con Economía y Latín, y otro tecnológico y orientado a las enseñanzas aplicadas, con Tecnología, Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial o Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional.

En Bachillerato, hay cuatro itinerarios principales: el de Ciencias, el de Ciencias Sociales, el de Artes y el de Humanidades. Con la LOMCE, no se oferta la posibilidad de cursar el latín como asignatura troncal a ningún alumno que no esté en el itinerario de Humanidades. Se puede escoger como una asignatura específica, pero tendrá que competir con Análisis Musical I, Segunda Lengua Extranjera I, Anatomía Aplicada, Tecnología Industrial I, Cultura Científica, Tecnologías de la Información y la Comunicación I, Dibujo Artístico I, Volumen, Dibujo Técnico I, Lenguaje y Práctica Musical o Religión.

Por su parte, el griego ni siquiera es considerado como una troncal obligatoria, sino como una troncal de opción que puede ser elegida o no, al igual que Economía, Historia del Mundo Contemporáneo o Literatura Universal. En el segundo curso de Bachillerato, también se considera como una troncal de opción, al igual que Economía de la Empresa, Historia del Arte, Historia de la Filosofía o Geografía. Del mismo modo que ocurre con el latín, se puede elegir como una asignatura específica, pero compite con numerosas asignaturas tanto en el primer curso como en el segundo.

Todo esto implica que los alumnos que los alumnos que quieran estudiar una carrera de ciencias sociales, evitarán escoger el latín y el griego, puesto que, en teoría, cierra puertas y no es útil. La LOMCE aboga por la especialización de los alumnos en los estudios que cursan, pero, ¿y si no sabes que quieres estudiar? Muchos alumnos pensarán que el latín no es lo suyo o que si escogen esta asignatura se están cerrando puertas a todas las demás carreras que no sean humanísticas. Y también se puede dar la situación inversa: un alumno que no quiera estudiar matemáticas, puede hacerlo desde los 15 años.

Y ahí es donde se genera el debate: ¿por qué el latín y el griego no son útiles para las carreras científicas? ¿Y por qué las matemáticas no lo son para las «de letras»? ¿Es necesario especializarse tan pronto?

Aquí son útiles las palabras de Esteban Bérchez Castaño, Presidente de la Sociedad Española de Estudios Clásicos de Castellón y Valencia.

Vivimos en una sociedad obsesionada con el utilitarismo y con la obtención de beneficios a corto plazo, y obviamente no critico ni lo útil ni lo beneficioso, pero la utilidad no debe medirse por la inmediatez de los resultados, sino por la durabilidad de estos resultados y por la fortaleza de los conocimientos adquiridos. Lo verdaderamente importante es ser capaces de aplicar a la vida, no sólo en lo académico o profesional, todo lo aprendido en la escuela, para así tener una mente crítica y juiciosa, capaz de discernir lo justo de lo injusto, lo cívico de lo incívico, lo bueno de lo malo, lo útil de lo inútil.

No hay una respuesta que contente a todo el mundo, pero lo que está claro es que las lenguas clásicas y su cultura no sirven únicamente para estudiar idiomas. Nadie se plantea la utilidad de las matemáticas en la formación completa de un estudiante, así que hay que intentar que eso mismo ocurra con el latín y el griego. Cualquier alumno de Medicina o de Matemáticas encontrará un conocimiento general de griego y latín muy útiles para sus respectivas carreras.

Así pues, el debate está servido…

Descubre aquí las webs que te permiten estudiar latín.

 

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo contiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (media de 5,00 sobre 5 entre 1 votos)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar