«Cocinar es una melodía que saboreas por boca». - Gioachino Rossini

¡La cocina italiana es la gastronomía favorita de los amantes de la comida y de todo el mundo! Según un estudio del Instituto especializado YouGov, la cocina italiana la ponen en práctica 25.000 encuestados en 24 países. De ahí su fama...

Entonces, para darte un capricho en casa, ¿por qué no aprendes a hacer lasaña? ¡Aquí te dejamos todo lo que necesitas saber sobre la receta de la lasaña italiana!

Yaremi montero
Yaremi montero
Profe de Cocina
5.00 5.00 (28) 10€/h
¡1a clase gratis!
Camille
Camille
Profe de Cocina
15€/h
¡1a clase gratis!
Juan josé
Juan josé
Profe de Cocina
12€/h
¡1a clase gratis!
Yolanda
Yolanda
Profe de Cocina
10€/h
¡1a clase gratis!
Patrick
Patrick
Profe de Cocina
5.00 5.00 (2) 12€/h
¡1a clase gratis!
Hafsa
Hafsa
Profe de Cocina
18€/h
¡1a clase gratis!
Lola
Lola
Profe de Cocina
5.00 5.00 (6) 15€/h
¡1a clase gratis!
Nando
Nando
Profe de Cocina
5.00 5.00 (2) 20€/h
¡1a clase gratis!

¿Cuál es el origen de la lasaña?

Además del risotto, la pasta carbonara y la pizza, la lasaña es uno de los platos más típicos de la cocina italiana. No obstante, ¿cuándo vio la luz esta pasta tan especial?

El primer rastro del antepasado de la lasaña se remonta a la antigüedad, cuando los griegos y los romanos comían «lagana», finas rebanadas de masa que se cocían en agua hirviendo. Se parecían en aspecto a las tortitas o a la masa de la pizza.

Evolución de la lasaña
La lasaña es un plato que ha evolucionado enormemente desde la Antigüedad.

Sin embargo, fue mucho más tarde cuando apareció el verdadero plato de lasaña en Italia. De hecho, en el siglo XIII, la lasaña se preparaba en platos especiales, denominados «lasagna». El término griego «Lasagna» significaba entonces «trípode de cocina».

Para preparar esta lasaña, los italianos utilizaban un relleno que untaban entre cada rebanada de lasaña. Al alternar la pasta y el relleno, los cocineros obtuvieron el antepasado del plato tal y como lo conocemos hoy.

En ese momento, el relleno se elaboraban con carne de pollo u otra carne como el cerdo o incluso con pescado. La carne se mezclaba con los huevos batidos así como con salmuera de pescado. Después, se cocinaba todo, como si fuera pasta.

También se encuentra cierta huella de la lasaña entre los árabes que cocinaban láminas de masa muy delgadas; denominadas «lauzina». Algunos sostienen que fue la combinación de las palabras «lasagna» y «lauzina» la que dio el nombre de «lasana».

Poco después del siglo XIII, aún en la Edad Media, las lasanas se separaban con capas de queso.

Por lo tanto, como vemos, la receta de la lasaña ha evolucionado considerablemente desde la creación de la masa en sí hasta la forma de cocinarla con otros ingredientes.

La receta más conocida hoy es, sin duda, la de Bolonia. La salsa boloñesa, hecha de salsa de tomate, queso y carne picada, es la más popular del mundo.

¿Cómo puedes preparar un pollo a la vasca?

La receta de la lasaña boloñesa

Para tener éxito en la receta de la lasaña boloñesa, debes saber cómo dosificar los ingredientes y administrar la cocción. ¡Aquí te explicamos cómo hacer esta deliciosa receta italiana fácilmente!

Ingredientes para cuatro personas:

  • Masa de lasaña
  • 600 g de salsa boloñesa
  • 350 g de carne picada
  • Una cebolla
  • 100 g de queso Gruyère rallado

Ingredientes para la bechamel:

  • 1/2 l de leche
  • 2 cucharadas grandes de harina
  • 125 g de mantequilla
Ingredientes de la lasaña
¿En qué orden se añaden los ingredientes de la lasaña?

Comienza cortando la cebolla en trocitos y salteándola un poco con aceite de oliva. Una vez pochada, añade toda la carne picada en la sartén.

Cocine a fuego alto, teniendo cuidado de no quemar las cebollas.

Añade la salsa boloñesa (puedes comprarla ya hecha en cualquier supermercado).

Ahora debemos pasar a preparar la bechamel.

Para ello, derrite la mantequilla en una olla. Una vez derretida, añade las dos cucharadas de harina y mezcla todo con vigorosidad para que no se formen grumos. Ten cuidado porque este paso debe ser extremadamente rápido. Por lo tanto, deberás tener la leche a mano para que puedas incorporarla rápidamente a la mezcla gradualmente.

Mientras viertes la leche en la sartén, continúa revolviendo todo para evitar grumos.

Continúe moviendo hasta que la salsa bechamel comience a espesarse.

Una vez que esté lista la bechamel, añade toda la carne y la salsa boloñesa. Es hora de combinar todos los ingredientes para preparar el plato de lasaña.

Elige el recipiente (lo mejor son los moldes para horno, ya que son rectangulares como la lasaña). Añade una capa de salsa bechamel mezclada con la salsa boloñesa y la carne en el fondo. Cubre todo con láminas de lasaña. Repite la operación hasta que te quedes sin salsa.

Presta atención a que la última capa es salsa, no pasta.

Termine la receta añadiendo al final queso Gruyère rallado por encima. Estará listo para meterlo en el horno durante aproximadamente tres cuartos de hora a 180 °.

Para saber si tu plato está listo, intenta meter un tenedor en las diferentes capas. Si te cuesta trabajo es porque la pasta está aún sin cocer.

¿Cómo se hace la masa casera?

Preparación de pasta.
¿Cómo hacer pasta para lasaña sin tener que comprarla en una tienda?

Hacer pasta en casa parece muy complicado. Sin embargo, la receta es bastante simple, aunque requiere cierto tiempo y una herramienta esencial: el laminador. Si eres paciente, aquí te dejamos los pasos para que puedas hacer tu propia pasta para lasaña.

El laminador es una herramienta especial que permite aplanar suficientemente la masa de lasaña (o cualquier otro tipo de pasta).

Puedes encontrarla por entre 30 y 60 € en internet.

Necesitarás estos pocos ingredientes:

  • 300 g de harina
  • 3 huevos
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de aceite de oliva

En un bol grande, mezcla la harina con los huevos y el aceite de oliva. Agrega la sal. Mezcla todo hasta obtener una pasta homogénea. No debe pegarse. Si este fuera el caso, añade un poco más de harina a la mezcla.

Con esta masa, forma una bola y déjala reposar durante aproximadamente media hora.

Coge la masa y divídela en porciones pequeñas. Pasa cada pieza a través del laminador varias veces (esta es la parte más costosa). Aprieta gradualmente el espacio del laminador hasta obtener una pasta muy fina. Cuando termines, deja secar las láminas sobre el mango de una cuchara de madera, por ejemplo.

Una vez que estén terminadas todas tus láminas de pasta, lo único que tendrás que hacer es seguir la receta de la lasaña boloñesa u otra.

¿Cuál es la receta del pisto?

Clases de cocina: las variantes de la lasaña italiana

La lasaña no es únicamente la lasaña boloñesa. Esta receta es la más conocida de todas, pero hay muchas formas de comer lasaña.

La pasta de la lasaña en sí puede ser objeto de diferentes recetas. La receta básica sigue siendo la misma, pero es posible agregar algunos ingredientes como espinacas, por ejemplo. Así, podrás obtener láminas de lasaña verdes.

También puedes hacerlas con champiñones, curry...

En cuanto al relleno, hay muchas recetas, incluida la receta de lasaña de verduras.

Receta de la lasaña
La lasaña sin carne está tan buena como la boloñesa. Prueba las distintas variantes.

Para hacer una lasaña vegetariana, será necesario que sustituyas la carne con verduras como puerros, tomates, calabacines, etc. Sin embargo, en combinación con la salsa bechamel, las verduras conservan todo su sabor. ¡Una deliciosa receta aunque no seas vegetariano!

También puedes hacer lasaña con crema de cabra y pesto, lasaña con espinacas y ricotta, lasaña con champiñones e incluso lasaña de chocolate.

¿Cómo preparar un cuscús?

¿Cómo aprender a hacer una buena lasaña?

Para aprender a hacer lasaña casera, puedes empezar por practicar en casa. La receta de la lasaña no es realmente complicada, ni hacer la masa. Solo tienes que invertir en un laminador.

No obstante, si quieres seguir el consejo de un cocinero profesional, también puedes optar por tomar clases de cocina. Por ejemplo, puedes optar por recurrir a un profesor particular de cocina italiana. Además de aprender a hacer lasaña, también puedes aprender a hacer pizza o un buen risotto.

Elegir una clase de cocina particular te permitirá beneficiarte del asesoramiento personalizado del chef. Además, puedes llamar a un profe para que venga a tu casa. Te enseñará recetas basadas en los utensilios de cocina que tienes; sin tener que gastarte mucho dinero.

También puedes aprender a cocinar en las cocinas de los restaurantes, ya que hay algunos que ofrecen cursos de cocina de unas pocas horas para aprender a hacer algunas recetas.

¿A qué esperas?

¿Necesitas un profesor de Cocina?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 1 votes
Cargando…

Elvira

Soy traductora y profesora de inglés, francés y español. Disfruto leyendo y viendo series de televisión cuando el tiempo libre me deja. «Tell me and I forget. Teach me and I remember. Involve me and I learn» - «Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo».