«El alma de un pueblo vive en su idioma» - Johann Wolfgang von Goethe.

Portugal es un país que, más o menos, a todos nos hace soñar. El portugués, los azulejos, el fado, la saudade, etc. Toda una identidad que se basa en elementos de una lengua y de una cultura que dan ganas de aprender a hablar portugués. Según InterNations, Portugal es el país más acogedor del mundo, de acuerdo a los testimonios de los expatriados.

Desde la perspectiva mundial, nos preguntamos en qué se basa la cultura portuguesa, entre el portugués de Brasil, de Guinea Bissau o de Cabo Verde, y cómo se representa a través del arte (música, cine o famosos de origen portugués). Y en este artículo trataremos una breve retrospectiva de la cultura portuguesa.

Breve historia de Portugal

Empezamos nuestro breve resumen de la cultura y la historia de Portugal en la época romana. En el año 60 a. C., Julio César acabó en Lisboa con el último reducto de resistencia lusitana (tribus celtas) con Viriato a la cabeza. Durante cuatro siglos, Roma dominó la península, hasta que las tribus de origen germánico expulsan a los romanos.

Después, los árabes entraron en la península en el 711 y lograron controlar todo el territorio, a excepción de algunos territorios del norte. A partir de entonces, la península se convierte en una serie de pequeños reinos cristianos que luchan contra los árabes. De entre ellos, surge el Condado Portucalense, situado entre los ríos Miño y Tajo, que con el paso de los años y tras varias batallas dio lugar al Reino de Portugal en 1139 y años después el rey de León reconoció oficialmente su independencia en el Tratado de Zamora.

portugal costumbres
Vasco da Gama es uno de los personajes más importantes de la historia de Portugal.

Portugal siguió luchando para expulsar a los musulmanes de sus territorios hasta que lo consiguió en 1249. Tras un par de dos siglos de asentamiento del nuevo reino y dejar atrás la terrible Peste Negra que asoló Portugal, tuvo lugar la gran Era de los Descubrimientos (siglos XV y XVI), con incursiones marítimas y territoriales por el norte de África y grandes proyectos, como el de Vasco de Gama para descubrir el Océano Índico y la costa africana oriental hasta la India.

Tras el descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón, Duarte Pacheco Pereira llegó a Brasil, y se empezaron a establecer diferentes colonias por todo su territorio. Así fue como Portugal se convirtió en uno de los centros comerciales más importantes del mundo.

En el siglo XVII, el rey Felipe II de España reclamó el trono de Portugal alegando que era sobrino del rey Sebastián, antiguo rey de Portugal. Así, Felipe II de España se convirtió en Felipe I de Portugal. Desde entonces España y Portugal compartieron monarca hasta que, tras un golpe de estado, el duque de Braganza fue nombrado rey Joao IV en 1640. Con el Tratado de Lisboa, España reconoció la independencia de Portugal hasta en 1668.

Durante esta época, Portugal pasó a dominar la costa occidental y oriental de África y mantuvo el monopolio del comercio con Oriente hasta finales del XVI. Así, Portugal vivió en paz y abundancia hasta mediados del XVIII gracias a los yacimientos de oro y diamantes de Brasil que hicieron posible el crecimiento del patrimonio monumental de sus principales ciudades.

Durante la Revolución Francesa, las tropas francesas invaden Portugal en 1807 y la corte portuguesa se traslada a Brasil, aunque, gracias a la ayuda británica, finalmente los franceses son expulsados de Portugal en los años posteriores.

Sin embargo, esta situación hizo que despertara la actitud revolucionaria en Brasil y muchas colonias portuguesas, por lo que Brasil proclamó su independencia en 1822 y el rey portugués tuvo que volver a Portugal.

Tras la muerte del rey en 1826, se instala el absolutismo y la lucha entre los liberales desencadena la Guerra Civil de 1832 a 1834 que terminó cuando intervinieron las potencias extranjeras.

A finales del siglo XIX, estalló la revolución industrial en algunos países europeos, pero seguía siendo un país pobre y agrícola. Mientras tanto, la popularidad de la monarquía disminuyó y el sentimiento republicano creció. Así, en 1908 el rey Carlos fue asesinado y dos años después se instaura la República.

costumbres de portugal
La revolución de los claveles se llamó así porque la gente usaba claveles rojos y blancos para mostrar su apoyo a la revolución.

En 1926, surge la Segunda República, que no acabaría hasta 1974. Ese año, el 25 de abril, tuvo lugar la famosa Revolución de los Claveles, que provocó la caída de la dictadura de Salazar, quien dominaba el país desde 1926, y la instauración de la democracia.

Con esta revolución se consiguió que las últimas colonias portuguesas lograran su independencia y que la propia Portugal se convirtiera en un estado de derecho liberal. En 1976, se promulga la Constitución y se celebran elecciones para la Asamblea de la República. Finalmente, Portugal se incorporó a la UE en 1986.

Las tradiciones portuguesas

En Portugal, encontramos un folklore rico y muy diverso, ya que, dependiendo del lugar del país, vemos que hay diferentes tradiciones y costumbres portuguesas. Muchas de sus festividades tienen siglos de antigüedad, mientras que otras se han puesto de moda en pocos años. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Vamos allá!

La primera festividad del año es el Carnaval, que se celebra en febrero o marzo con desfiles, disfraces y música. El más famoso es el Carnaval de Torres Vedras, que apuesta por la sátira social y política. Otros también conocidos son el de Mealhada, el de Loures, el de Ovar, el de Estarreja, el de Loulé y el de Madeira, todos con características muy propias.

tradiciones de portugal
El Carnaval en Portugal.

En la región de Madeira, con la llegada de la primavera se celebra la Fiesta de la Flor en la que las calles y las plazas se llenan de flores de todos los colores y celebran todo tipo de eventos.

En junio, llegan las fiestas de los santos populares (San Antonio, San Juan y San Pedro), en las que las calles se llenan de arcos de colores y de mucha alegría y se comparten danzas y exquisiteces populares. Además, en la zona de las Azores se celbran las Sanjoaninas. Relacionadas con las celebraciones de San Juan, durante esta fiesta tienen lugar diferentes eventos culturales, recreativos y deportivos.

Por otro lado, las romerías son unas festividades muy populares que se celebran en honor a los santos patrones de las distintas regiones de Portugal. Se hacen procesiones, con trajes y figuras religiosas, que se combinan con otras manifestaciones culturales como el folclore y la música popular de los bailes de verano.

A principios de septiembre, podremos disfrutar del Festival de Colombo, que tiene lugar en Porto Santo y está dedicado a Cristobal Colón, con música, espectáculos, exposiciones y un desfile sobre la vida en Madeira y los descubrimientos portugueses.

Finalmente, durante la Navidad, es tradicional que, durante la cena de Nochebuena, se quemen troncos ya que el fuego es el símbolo del triunfo de la luz sobre las tinieblas. Tras la cena de Nochebuena, las familias católicas asisten a la Misa del Gallo y los niños abren los regalos de Papá Noel.

Durante el día de Navidad, los portugueses suelen visitar a sus familiares, y el día de Nochevieja, familias y amigos se reúnen para recibir el nuevo año comiendo uvas pasas con las campanadas.

¿Qué películas en portugués son más conocidas?

Para aprender portugués, para convertirte en lusófono y para desarrollarse en todas las lenguas extranjeras, la cultura es el mejor método de sumergirse en todos estos elementos. Es precisamente la cultura, y más en concreto, el cine, lo que te permitirá aprender el portugués con rapidez, gracias a que la gran pantalla te mostrará situaciones dignas de la vida real. En estas representaciones, podrás ver a personajes que se expresan de maneras distintas y que acaban siendo exponentes del portugués en otros países.

Descubre la magia que esconde el otro país de la península ibérica.
Arquitectura, música, historia... Portugal tiene mucho que ofrecernos.

Entre las películas portuguesas más conocidas podemos encontrar algunas como Hielo, una coproducción hispanoportuguesa muy reciente, del 2016, que se interna en temas tan dinámicos como la fantasía, la ciencia ficción o el romance. También hablaremos de O Crime do Padre Amaro, exponente del realismo y thriller basado en la novela de Eça de Queirós.

Otra coproducción hispano portuguesa la encontramos en Capitães de Abril, que lleva el golpe de estado de 1974 en Portugal a la gran pantalla y homenajea a los soldados que lucharon por su país en aquellos momentos oscuros. En esta línea bélica y más relacionado con la situación portuguesa en el mundo, también te recomendamos Cartas da Guerra, en la que seguirás las cartas que un médico portugués en Angola le enviaba a su mujer durante la guerra colonial portuguesa.

No obstante, siempre puedes optar por José e Pilar (que narra la historia de la relación de José Saramago con su esposa española) o Juventude em marcha, para ver el contraste cultural de un caboverdiano en Lisboa. En resumen, en el ámbito cinematográfico, tienes muchísimo donde escoger para poder empaparte de la cultura portuguesa y practicar el portugués.

Recuerda que siempre puedes aprender con un curso de portugues online.

¿Y qué hay de la mejor música portuguesa?

Es por todos sabido: la música amansa a las bestias. Y si además, nos permite aprender y practicar el portugués, ¡pues mejor que mejor! La música portuguesa es preciosa y además el idioma portugués es precisamente muy musical, con lo cual la melodía pega genial con la lírica lusa. De Madeira a Río de Janeiro, pasando incluso por Lisboa o Porto, podrás aprender a hablar portugués si te fijas en cómo cantan.

Y cómo vamos a hablar de la música portuguesa sin mencionar a la maestra del fado, Amalia Rodrigues. Ella fue un verdadero icono de este género, tanto en Portugal como más allá del océano, y supo imponerse como referencia musical portuguesa. De hecho, su canción Fado Portugués es la encarnación y el símbolo concreto de este tipo de música. Entre su melancolía, su melodía y su voz cristalina, escuchar su música te transporta automáticamente a Portugal.

Descubre la historia de Portugal a través de sus canciones.
La música portuguesa tiene sus propios éxitos, canciones que han pasado a formar parte de su historia.

Asimismo, tampoco tenemos que echar la vista muy atrás para encontrarnos que, hace un año, teníamos un ganador de Eurovisión que era portugués. Efectivamente, Salvador Vilar Braamcamp Sobral hizo vibrar a toda Europa y muchos otros países con su canción: Amar pelos dois. En ella, el artista puso todo de su parte para convencer a miles de europeos y solo con la ayuda de un portugués sencillo y sin dialecto, que te empuja a querer aprender portugués.

En otro registro distinto, pero siempre con esa lusofonía que nos encanta, Amalia Hoje es un símbolo de lo que produce Portugal actualmente en materia musical. Con su Gaivota, Amalia Hoje se muestra como una Amalia Rodrigues, pero más pop y más contemporánea, con instrumentos musicales muy distintos, pero con la melodía y con la emoción que tanto caracterizan a las canciones portuguesas. La música es una manera sencilla y accesible de descubrir el idioma, la cultura y la historia del país.

También podemos citar otros títulos como Beijo, del conocido Pedro Abrunhosa; Mentira, de Joao Pedro Pais, o Canção do Mar, de Dulce Pontes, que es una maravilla. Si quieres empezar a aprender portugués, empieza por su música y te irás impregnando de su cultura.

La arquitectura portuguesa

La arquitectura portuguesa está marcada por la historia del país y de los diversos pueblos que han tenido influencias en su territorio (romanos y árabes, por ejemplo), además de por los principales centros artísticos europeos desde los que llegaron los grandes estilos arquitectónicos, como el románico, el gótico, el barroco o el neoclasicismo.

Los romanos (desde el siglo II) dejaron construcciones de foros, calles, teatros, templos, termas, acueductos y otros edificios públicos, cuyos restos podemos ver en ciudades como Braga (teatro y otros edificios), Évora (templo romano), Chaves (puente romano) o Lisboa (teatro romano).

Del período árabe (711-1249), se conservan algunos castillos moros, como el castillo de Silves y el castillo de Paderne, y algunas mezquitas como la Iglesia Matriz de Mértola. Por otro lado, del estilo románico (1100-ca. 1230), podemos contemplar algunas catedrales y monasterios, como la catedral de Braga y el monasterio de Rates, y algunos castillos románicos como los castillos de Pombal, Tomar, Belver y Almourol.

De estilo gótico (1200-1450), tenemos numerosos ejemplos tanto de iglesias y monasterios (por ejemplo, en Oporto, la Iglesia de San Francisco) como de castillos y palacios (por ejemplo, los castillos de Beja, Estremoz y Braganza).

costumbres portuguesas
La Plaza del Comercio en Lisboa.

Tras estos estilos, las principales manifestaciones locales de la arquitectura portuguesa son el manuelino (1490-1520), la versión portuguesa del gótico tardío con el monasterio de los Jerónimos de Belém (Lisboa) como ejemplo, y el estilo pombalino (1755-1860), una mezcla de barroco tardío y de neoclasicismo que se desarrolló después del Gran Terremoto de Lisboa de 1755 que destruyó muchos edificios de la capital. La Plaza del Comercio, la calle Augusta y la Avenida da Liberdade son ejemplos notables de esta arquitectura.

Tras el Neoclasicismo (1780-fin del siglo XIX) con grandes obras como el Teatro Nacional de São Carlos en Lisboa y el Palacio de la Bolsa de Oporto, llegó el art nouveau a principios del siglo XX con ejemplos como la famosa Librería Lello y el Café Majestic (Oporto).

Durante todo el siglo XX, se desarrollaron varios estilos arquitectónicos, como el primer modernismo, el Estado Novo, el posmodernismo y la arquitectura moderna que han dado lugar a una serie de personalidades de talla internacional como Fernando Távora, Eduardo Souto de Moura y, especialmente, Álvaro Siza.

Las celebridades portuguesas más conocidas

Portugal, como todo país, tiene sus propias personalidades y famosos. Da igual el campo, siempre hay una estrella o alguien muy conocido, tanto en el país como más allá de sus fronteras. A través de ellos también se puede conocer el idioma. Y al pensar en una estrella portuguesa, a todos se nos viene a la mente el nombre de Cristiano Ronaldo y es lógico. Aunque ya no vive en España ni juega en el Real Madrid, este famoso a escala planetaria y estrella del fútbol europeo ha ganado en múltiples ocasiones el Balón de Oro y ha ganado la Champions con su exequipo, el Real Madrid. No obstante, también conquistó la Eurocopa de 2016 con la selección de Portugal al vencer a la todopoderosa Francia.

Ronaldo también es una de las caras más conocidas del panorama internacional.
El deporte y, más en concreto, el fútbol, también es una parte esencial de la cultura portuguesa, sobre todo gracias a figuras como la de Cristiano Ronaldo.

Pero salgámonos un poco del fútbol. También nos encontramos con María de Medeiros, que ha brillado en el mundo de la comedia y el cine. Podemos verla en Pulp Fiction, la obra de arte de Quentin Tarantino, pero también en series, obras de teatro, otras películas e incluso dirigiendo sus propios filmes. Es una artista completa en todos los sentidos que abre las puertas del portugués a todo el mundo. Por último y aunque a alguna ya la hemos citado, tenemos a Amalia Rodrigues, a la cantante Linda de Suza y a los cómicos Tony de Almeida o Luis Rego.

Las frases más bonitas del portugués

Como todo idioma que se precie, el portugués tiene grandes películas, grandes canciones, grandes famosos, pero también grandes frases. De hecho, el portugués tiene expresiones idiomáticas para todos los gustos y son una manera fantástica de ir iniciándose e interesándose en la gramática y el vocabulario portugués.

En primer lugar, las expresiones de la vida cotidiana son un buen fundamento para manejarte en el día a día portugués o en los países lusófonos. Así, nos encontramos con frases como:

  • Como cú e calça: Algo parecido a «qué tiene que ver el tocino con la velocidad».
  • Jogar merda no ventilador: Echar más leña al fuego.
  • Se contentar com pouco: Contentarse con poco.
  • Colhe-se o que se planta: Se recoge lo que se siembra.
  • Meio barro, meio tijolo: Se usa para expresar que las cosas van regular, ni muy bien ni muy mal.

Todas estas frases contribuyen a darle vida al portugués, aparte de otras frases que hablan de la esperanza, del amor o de la amistad:

  • Não é porque uma andorinha morre que acaba a primavera: No acaba la primavera cuando muere una golondrina.
  • Amar é a inocência eterna, e a unica inocência é de não pensar: Amar es la inocencia eterna, y la única inocencia es no pensar (Fernando Pessoa).
  • Quem não pouca a agua ou a lenha, não poupa nada que tenha: Aquel que no ahorra ni en agua ni en madera, no ahorra nada de lo que tiene.
  • As nossas desgraças entram sempre por portas que nós abrimos: Las desgracias entran siempre por puertas que nosotros mismos abrimos.

Son frases con mucho sentido que nos muestran que el portugués, además de ser un idioma muy rico, es una lengua llena de historia y de cultura, con pequeñas expresiones para cada día. En pocas palabras, el portugués es el exponente de una cultura completa, densa y que te pone al alcance un montón de descubrimientos.

¿Todavía no tienes claro dónde encontrar un curso portugues?

¿Necesitas un profesor de Portugués?

¿Te gustó este artículo?

5,00/5, 1 votes
Cargando…

Raquel

Traductora de inglés, francés y español. Profesora entusiasta, devoradora compulsiva de series de televisión y apasionada del mundo Disney. "Aprende a enseñar y enseñando aprenderás".