La gastronomía española tiene fama mundial y algunos de sus platos típicos son tan populares que estar en España significa también sentarse a probarlos.

España tiene una gastronomía extensa, variada y sobre todo: ¡muy sabrosa! Por ello en Superprof te proponemos que realices un viaje a través de las recetas que únicamente encontrarás en nuestra tierra. Se trata de platos que han ido pasando de generación en generación creando un legado inigualable. Porque, al fin y al cabo, tenemos un país para comérselo.

Los/las mejores profesores/as de Cocina que están disponibles
Aina
5
5 (17 opiniones)
Aina
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Yaremi montero
5
5 (28 opiniones)
Yaremi montero
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jimmy
5
5 (9 opiniones)
Jimmy
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jexther
5
5 (9 opiniones)
Jexther
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Víctor
5
5 (9 opiniones)
Víctor
12€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carla analia
5
5 (8 opiniones)
Carla analia
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dan
5
5 (7 opiniones)
Dan
11€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Inma
5
5 (15 opiniones)
Inma
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Aina
5
5 (17 opiniones)
Aina
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Yaremi montero
5
5 (28 opiniones)
Yaremi montero
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jimmy
5
5 (9 opiniones)
Jimmy
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jexther
5
5 (9 opiniones)
Jexther
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Víctor
5
5 (9 opiniones)
Víctor
12€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carla analia
5
5 (8 opiniones)
Carla analia
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dan
5
5 (7 opiniones)
Dan
11€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Inma
5
5 (15 opiniones)
Inma
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Vamos

La tortilla de patatas

Puede considerarse el plato típico español por excelencia y encontrarás dos bandos enfrentados entre quienes defienden que la auténtica se hace sin cebolla y los que aseguran que este ingrediente es fundamental para una buena tortilla. Sin entrar en polémicas, lo que seguro que lleva es huevos y patatas. Existen muchos bares en España cuyo plato estrella es precisamente este.

Se dice que el primer documento conocido que se refiere con exactitud a la tortilla de patatas proviene de 1817, y es de origen navarro. Sin embargo, mucho antes, las crónicas indias documentan que entorno al 1519 ya se conocía la tortilla de huevo en América y en Europa.

Pero la teoría más reciente sobre su origen, que figura en La patata en España. Historia y Agroecología del Tubérculo Andino, de Javier López de Linaje, sitúa su origen en Villanueva de la Serena (Extremadura) en el siglo XVIII y atribuye la autoría a Joseph de Tenga Godoy y marqués de Robledo.

Platos típicos españoles
¿Quién se puede resistir a una buena tortilla de patatas?

Sea como fuese, lo cierto es que actualmente es uno de los platos que todos los españoles llevan en sus genes y puede degustarse en cualquiera de las ciudades del país, desde Sevilla a Barcelona o A Coruña. Es conocida, por ejemplo, la versión «desestructurada» de esta receta que lanzó el cocinero de renombre internacional Ferrán Adrià.

Descubre también con Superprof cómo ha evolucionado la gastronomía española a lo largo de la historia.

¡Los mejores cursos cocina Barcelona están en Superprof!

El gazpacho

Es inimaginable pasar un verano y sus elevadas temperaturas en el sur de España y zonas de interior sin contar con la ayuda que proporciona un buen gazpacho bien frío. Esta receta cuyos principales ingredientes son el tomate, el pepino, la cebolla, el aceite de oliva, el ajo y un poco de pan, resulta indispensable en los días de calor más intenso y se puede describir como una sopa fría. Suele presentarse acompañado de pequeños trozos de pan frito, pepino o pimiento rojo.

La costumbre de refrescarse con bebidas majadas (machacadas) se remonta al siglo I. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX cuando aparecen los primeros documentos que incluyan el tomate como ingrediente del gazpacho.

En Andalucía también existe una receta similar conocida como salmorejo, más consistente que el gazpacho, pero igual de sabroso. Tradicionalmente siempre se ha asimilado el origen del gazpacho a Andalucía y, aunque no se sabe con exactitud de dónde procede, es uno de los platos más tradicionales del sur y podrás encontrarlo en toda España.

La paella

La palabra paella en su origen designaba a la sartén y, a pesar de sus muchas variaciones, hay un ingrediente que está siempre presente: el arroz.

Se dice que la tradicional paella valenciana era una mezcla de arroz con aquellos alimentos que tenían a mano los labradores: pollo, conejo y hortalizas típicas de Valencia como el garrofón o la tabella.

¿Y si pruebas nuestros cursos de cocina en Valencia?

Cocina española en el mundo
La paella, uno de los platos más famosos de España.

La paella se ha convertido en uno de los iconos de la gastronomía española. Su popularidad creció tanto a lo largo del siglo XX a nivel internacional que hoy en día es un plato que puede encontrarse en los restaurantes de occidente.

Esta popularidad ha hecho que la paella haya ido sufriendo transformaciones desde la receta original de la paella valenciana (de pollo, pato, conejo y caracoles) y hayan aparecido variantes que se resumen en: paella marinera, elaborada con una combinación de pescado y/o marisco; la paella mixta en ocasiones también denominada mar y montaña, que consiste en una mezcla de carne y marisco (o pescado), y la paella de montaña, que incorpora distintos productos típicos de cada región tales como costilla, conejo, pollo, butifarra o setas. Por Europa hasta hay restaurantes que le ponen chorizo a la paella. A los valencianos les hierve la sangre solo de pensarlo.

Nada como saborearla recién hecha en una terraza a orillas del mar Mediterráneo.

El cocido madrileño

Valga este popular plato como representante de los sabrosos cocidos que aporta la gastronomía española: castellano, maragato, lebaniego, montañés, caldo gallego, escudella catalana i Carn d’ Olla, puchero andaluz, olla podrida y cocido con pelotas murciano. La versión con más seguidores sobre el origen del cocido madrileño es que se trata de una evolución de la Olla Podrida Manchega.

Este plato se menciona con frecuencia en la literatura del Siglo de Oro como, por ejemplo, en El Quijote. A finales del siglo XVII se le empezó a llamar cocido madrileño.

Es uno de los platos más completos de la cocina mediterránea, en el que se mezclan un sinfín de ingredientes para hacer frente al invierno: garbanzos, carne gelatinosa, media gallina, chorizo, morcilla, un pie salado de cerdo, una pelota (de carne picada, miga de pan, 1 huevo y especias), una col, cebolla, repollo, judías verdes, arroz, tocino, jamón, aceite y ajo.

Con casi tres horas de preparación, el resultado es un potente puchero muy gustoso, del que podrás jactarte cuando lleguen tus invitados.

Si deseas tomar tus primeros cursos cocina madrid, ¡Superprof ofrece una de las más grandes comunidades de profesores de cocina que comparten su pasión!

Las migas

Las migas tienen su origen en un día de lluvia en el que una familia se dejó la barra de pan fuera y esta, hecha añicos, era lo único que podían comer. De ahí que se llamen migas (por las migas de pan esparcidas por el suelo) y de ahí que sea una costumbre comerlo en los días de lluvia.

Platos típicos españoles
En los días de lluvia, no puede faltar un buen plato de migas.

Es una preparación culinaria que ha venido siendo habitual de las gentes que se dedican a la trashumancia española, elaborada principalmente con pedazos de la miga de pan tostado acompañadas de carnes y verduras picadas. Existen variantes populares que se preparan con harina de trigo: las denominadas migas de harina, típicas del sureste español.

Antaño eran parte de la alimentación cotidiana (generalmente servidas como desayuno), pero poco a poco se han ido transformando en un plato de frecuencia semanal. Su uso ha pasado desde una elaboración fundamentalmente pastoril a plato de tasca y fonda. Desde finales del siglo XX es frecuentemente elaborado y servido como una pequeña tapa en los bares, perdiendo su entorno típicamente rural.

Se sirven calientes por regla general, pudiendo ser un plato o un acompañamiento. Se suelen acompañar de un vaso de vino.

Si lo prefieres, puedes probar nuestro curso de cocina online.

Los churros

Es popular tomarlos para desayunar o para merendar y, por supuesto, acompañados de un chocolate a la taza caliente y espolvoreados con azúcar.

Se desconoce el origen de los churros. Una teoría dice que fueron traídos a Europa por los portugueses desde China. Otra teoría es que los churros fueron inventados por pastores españoles para sustituir pastelerías frescas. La masa de los churros fue fácil de producir y freír en un fuego abierto en las montañas, donde los pastores vivían la mayor parte del tiempo.

La receta es bien simple: harina, agua y sal.

El pulpo a la gallega

El pulpo a la gallega (en gallego polbo á feira) es un plato tradicional de Galicia y básico en su gastronomía, aunque su consumo se ha generalizado por toda España. Se trata de un plato festivo elaborado con pulpo que está presente en las fiestas, ferias y romerías de Galicia, El Bierzo (León) y Sanabria (Zamora), de ahí su nombre á feira.

Se elabora cogiendo un pulpo entero, limpio de vísceras, y cociéndolo en ollas de cobre (no siempre, pero es lo tradicional).

Cocina española
No te olvides de probar el pulpo si vas a Galicia.

Se sirve sobre tabla de madera, se rocía con aceite de oliva virgen extra, se espolvorea pimentón dulce y un poco de pimentón picante y sal gorda. A la hora de acompañarlo son típicos los cachelos y a veces también se acompaña de ajo.

La clave es acertar con el punto de cocción del pulpo. Además, antes de ponerlo a cocer hay que «asustarlo», es decir, sumergirlo tres veces en el agua hirviendo y después dejarlo cocer.

Los/las mejores profesores/as de Cocina que están disponibles
Aina
5
5 (17 opiniones)
Aina
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Yaremi montero
5
5 (28 opiniones)
Yaremi montero
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jimmy
5
5 (9 opiniones)
Jimmy
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jexther
5
5 (9 opiniones)
Jexther
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Víctor
5
5 (9 opiniones)
Víctor
12€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carla analia
5
5 (8 opiniones)
Carla analia
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dan
5
5 (7 opiniones)
Dan
11€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Inma
5
5 (15 opiniones)
Inma
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Aina
5
5 (17 opiniones)
Aina
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Yaremi montero
5
5 (28 opiniones)
Yaremi montero
10€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jimmy
5
5 (9 opiniones)
Jimmy
14€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Jexther
5
5 (9 opiniones)
Jexther
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Víctor
5
5 (9 opiniones)
Víctor
12€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Carla analia
5
5 (8 opiniones)
Carla analia
15€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Dan
5
5 (7 opiniones)
Dan
11€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Inma
5
5 (15 opiniones)
Inma
25€
/h
Gift icon
¡1a clase gratis!
Vamos

La fabada asturiana

Es el plato típico de Asturias (el plato regional más conocido de la región asturiana), pero su difusión es tan grande en la península ibérica que forma parte de la gastronomía de España más reconocida. Es un plato invernal con un volumen alto en calorías y grasa.

Probablemente la fabada debió consumirse en Asturias desde el siglo XVI pero no se encuentran referencias escritas de ella hasta el siglo XIX, en distintas notas de prensa de un diario gijonés en el que se la menciona como un plato popular asturiano.

Este plato tradicional se elabora con fabes, chorizo, morcilla asturiana (con un ligero sabor ahumado) y cerdo (tocino, principalmente de la zona de la papada). A esta última combinación de ingredientes cárnicos se le llama el compango. A la manera tradicional es un plato de preparación lenta y entre las reglas para comer una buena fabada figura que en ningún caso deben aparecer fabes rotas o deshechas en puré (por eso durante la elaboración nunca se deben remover con la cuchara). Se presta a muchas variantes y a ingredientes añadidos, pero los puristas del plato evitan añadir laurel, ajo y carnes que no sean de cerdo.

¿Qué esperas para reservar tus cursos de cocina sobre Superprof?

El cordero asado

Típico de la gastronomía de Castilla y León, lo tradicional es asar un cordero lechal en un horno de leña troceado en una cazuela de barro. El tono acaramelado que obtiene hace que esté para comérselo.

En algunos lugares de Castilla y León se sustituye al cordero por el cochinillo y se cocina de la misma manera. Ambos son toda una institución de la gastronomía de esta zona.

El jamón

Acompañado de un buen vino tinto, es una de las delicias por las que muchos extranjeros visitan España. La pata trasera del cerdo es nuestro producto más apreciado y su proceso de elaboración, que comienza con el pasto de bellota, es todo un arte.

En España existen dos tipos de jamones: el ibérico y el serrano, siendo el primero el que proviene del cerdo ibérico y el segundo de alguna variedad de cerdo blanco.

Platos españoles
El jamón serrano, un alimento rico y saludable.

Es una carne rica en proteínas, puesto que el proceso de curación hace que la proporción de proteínas aumente y la de grasas se reduzca, convirtiéndolo en un producto con propiedades nutricionales. También es fuente de ácidos grasos instaurados similares al aceite de oliva; así como de vitaminas B1 y B6, fósforo, potasio y zinc.

¿Te extraña entonces que la gastronomía española haya influido tanto en todo el mundo?

Los callos

Un plato de cuchara para aprovechar la casquería del cerdo. Para echarte una buena siesta luego e ir a dar un paseo, ya que es un plato contundente que se digiere lentamente. Sí, lo de la siesta ha sido meter un cliché con calzador.

Hay distintas versiones de este plato, así que dependiendo de en qué región de España los pidas puede que te gusten más o menos.

Lo que sí tienen en común todas las recetas de callos es que llevan callos de ternera (que viene siendo el estómago de este animal), ajo, salsa de tomate natural, chorizo, morcilla, laurel, panceta y las misteriosas «especies para callos». Decimos misteriosas porque llevamos toda la vida utilizándoles y comprándolas pero no sabemos exactamente qué llevan. Además, dependiendo de la tienda en la que las adquiramos tendrán un sabor u otro. ¡No es tan fácil hacerse con unas buenas especies para callos!

Para desvelar algo de misterio, estas especies llevan pimentón dulce, comino, cayena, pimienta negra y laurel. Todo bien molido.

Estos ingredientes son los que se utilizan para hacer unos callos madrileños. En la receta de callos gallegos, además de todo lo anterior, se le añaden garbanzos.

Se desconoce el origen de este plato y sus variantes, pero aparecen menciones a recetas muy similares a la de los callos en libros del siglo XVII, como en el libro Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán.

La empanada gallega

Las empandas tienen historia y valor en la cultura gallega. Tanto que hay empanadas talladas en el Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago de Compostela que datan del siglo XII. Pero ya se conocía esta elaboración en la época de los godos (siglo VII).

Era una comida típica de viajantes, ya que era fácil de transportan y la masa protegía el contenido del interior.

Un plata típico para cualquier momento.
Empanada de carne. Foto de Recetas de rechupete.

Su buena elaboración depende de algo para lo que hace falta práctica: saber amasar. Una buena masa es la clave de la empanada. Y la cebolla. La masa está elaborada con harina de trigo, aunque en Galicia (sobre todo en la zona de las Rías Baixas) se hace también con harina de maíz. Saben muy diferentes y las dos saben a gloria.

Como mencionábamos, la cebolla es esencial: una buena capa de sofrito de cebolla (y en muchas recetas también un poco de pimiento) debe extenderse por el interior de la empanada.

¿De qué se puede hacer una empanda? De prácticamente de todo. Carne, pescado y verduras. Hay empanada de pulpo, de calamares, de berberechos, de sardinas, de bacalao, de atún. También de pollo, de raxo, de zorza, de filetes de ternera... Difícil escoger. Solo te podemos recomendar que las pruebes todas.

El churrasco

Una buena costilla de cerdo y falda de ternera a la parrilla. Es un plato típico de Galicia que vuelve locos a los gallegos y a los visitantes de esta región. Las especialidades de carne a la parrilla se han extendido por América del Sur, especialmente por Argentina, ya que los miles de gallegos emigrados por las tierras del Río de la Plata importaron su gastronomía.

El churrasco como plato confirma su origen español y aparece citado en documentos del siglo XV.

Se acompaña con chorizo criollo a la parrilla y patatas fritas.

Carne de vacuno de España.
¡Huele que alimenta!

Hay quien una vez en el plato le añade una especie de aliño por encima, la salsa de churrasco. Esta salsa lleva aceite de olive virgen extra, vino blanco (o vinagre), laurel, sal y pimentón.

Es muy habitual hacer una «churrascada» en fiestas, cuando se reúne la familia o los amigos y en verano.

Las patatas con alioli y las patatas bravas

Conquista con su sencillez.

Para las patatas alioli, hay que cortar las patatas en dados y cocerlas en salmuera. En muchos sitios se sirven fritas. Después por encima se le añade la salsa alioli. Se trata de una salsa hecha a base de aceite y ajo. Este plato suele servirse como ración, aperitivo o entrante.

Para elaborar las patatas bravas cortaremos también las patatas en dados y las freiremos en aceite. A continuación añadimos la salsa. Una buena salsa brava está elaborada con pimentón de la Vera (dulce y picante), agua, aceite, ajo, caldo de carne, harina, cebolla y sal.

Gastronomía española sabrosa.
Hay quien mezcla las dos salsas, pero ¡mejor por separado! Foto de Unareceta.com

No obstante, verás que la salsa de las patatas bravas es diferente dependiendo del bar o restaurante en el que las tomes. Incluso entre las marcas que comercializan esta salsa tiene un sabor muy diferente. No te dejes engañar con un asqueroso especie de ketchup picante.

Las patatas bravas tienen su origen en la capital, Madrid. En libros de cocina del siglo XIX como El Practicón de Ángel Muro se recoge esta salsa.

Los huevos rotos

Un clásico que conquista desde a los más pequeños hasta a los mayores. Una receta sencilla que hará que tu estómago quede lleno y contento. Eso sí, es un plato muy grasiento, así que intenta no comerlo muy a menudo.

Los huevos rotos se hacen con huevos y patatas. Las patatas van fritas cortadas en rodajas (aunque ahora en muchos establecimientos las sirven en tiras). Los huevos también se hacen fritos (también llamados huevos estrellados). Hay que intentar sacarle la puntilla al huevo. ¡Mmmmmmm!

A este dúo se le suele añadir algún elemento cárnico: chorizo, jamón o chistorra. También hay quienes le añaden gulas, lo que le da todo un giro de sabor al plato. Un trocito de pan para mojar en la yema del huevo tampoco puede faltar.

Los platos tradicionales de España.
Huevos rotos con chorizo. Foto de Recetas de rechupete.

Su origen no está nada claro, pero las referencias a este plato se remontan al siglo XIX. En el libro Gathering from Spain el hispanista Richard Ford habla de este plato.

Por otro lado, hay quien reclama que los huevos rotos ya se elaboraban siglos antes, y lo vemos plasmado en algunas obras como el cuadro Vieja friendo huevos (1698) de Velázquez.

Llegados a este punto... ¡se nos hace la boca agua! Ya no sabemos qué plato cocinar mañana. Y es que la gastronomía española es así, todo apetece.

¿Qué plato típicamente español añadirías a esta lista? ¿Cuál es tu favorito? Si nos estás leyendo desde el extranjero ¿que plato de la gastronomía española echas más de menos?

Si no sabes elaborar la mayoría de estos platos, ir al bar o al restaurante a degustarlos está muy bien pero nunca está demás aprender a cocinarlos tú mismo. ¿Te animas con un curso de cocina de Superprof? Tenemos un montón de profes de cocina y cocineros que dan clases que están deseando transmitirte su pasión por la cocina.

>

La plataforma que conecta profes particulares y estudiantes

1ª clase gratis

¿Te gustó este artículo? ¡Puntúalo!

5,00 (3 nota(s))
Cargando...

Cristina

Redactora, traductora y revisora. Me encanta contar historias, escuchar a los demás y ver atardeceres. Me gusta bailar y perderme haciendo senderismo. Mi lugar preferido es el mar, que todo lo cura.